Los personajes aquí presentados pertenecen única y exclusivamente a Stephenie Meyer. Mía, sólo la idea de la sorpresa.

Es un obsequio para mi querida amiga VvGs67… Ahora tiene una nueva historia, muy linda. Pasen a leerla! Se llama "L'amour dans l'école de médecine"

Gracias a todas las personas que me dejaron reviews. ¡Son un amor! Espero que disfruten este capitulo, ya que es el ultimo. Un saludo en especial a lecaosma.

--

Esme POV

El amanecer llegó mientras Carlisle y permanecíamos juntos, debajo de las sábanas. Se oyeron dos autos entrando al garaje.

-Ya llegaron…- comenté.

-Se tomaron muy enserio mi advertencia…

-Qué bueno.

Nos reímos. Yo pensé en todo lo que había pasado ayer, y suspiré satisfecha. Carlisle me besó en la frente.

-Eh, ¿podrían pensar en algo más? Como traducir el himno de inglés a latín… -se quejó Edward-. Yo no quería saber tanto- todos nos reímos, incluso él.

-Vamos, cariño – me dijo Carlisle. Nos levantamos y vestimos. Después nos reunimos con los chicos en la sala. Ya habían acomodado los muebles en la habitación.

-Buenos días, par de gorrioncitos enamorados- saludó Emmett, riendo entredientes.

-¡Emmett!- lo reprendió Rosalie, luego nos miró-. Se ven contentos, papá, mamá… ¿Se divirtieron mucho?

-Ni que lo digas, Rose….- contestó Carlisle sonriendo.

Edward frunció el ceño, y saludándonos con una inclinación de cabeza, se dirigió a su cuarto tatareando la Novena Sinfonía.

-¡Seguro! – asintió Alice-. Yo lo vi todo…

-¿Huh?- me apené, y la miré desconcertada.

-Es decir… -bajó la vista-, no exactamente todo… pero sé que lo disfrutaron… -se mordió el labio.

-Aún siento su alegría, y amor… y su emoción, y su amor…- la expresión de Jasper denotaba su confusión. Tenía los ojos entrecerrados.

-Este… Jasper… creo que lo estás dejando fluir, ¿sabes? – Emmett estaba un poco nervioso.

-¡Emmett!- gruñó Edward desde su habitación-. Jasper, ¡por favor!

-Oh, lo siento – se disculpó el aludido, e inmediatamente sentimos paz y tranquilidad. Alice lo abrazó. Rosalie se sentó en un sofá y Emmett junto a ella. Carlisle tomó asiento en el descasabrazos del otro sofá y , abrazándome de la cintura, me atrajo hacia él.

-Bueno, chicos- inquirió Carlisle-, ¿dónde pasaron la noche?

-Oh, bien- respondió Alice desde los brazos de Jasper-, pues pasamos la tarde en Port Angeles. Fuimos al centro comercial a The Game Zone a que estos "niños" –miró a Emmett, Jasper y hacia la habitación de Edward- jugaran un rato…

-Mucho rato…-comentó Rosalie.

-Bella comió pizza, Rose y yo vimos vestidos para la graduación, fuimos al cine… y después dejamos a Bella en casa….

-Y como Charlie tuvo que hacer guardia nocturna- interrumpió Emmett entre risas-, decidimos quedarnos con Bella…. ¡Fue genial!

-Vimos mas películas, platicamos, jugamos a "la botella"…- continuó Jasper.

-Y Bella se durmió…- apuntó Rosalie.

Emmett estalló en risas. Jasper y Alice rieron. Rosalie sólo sonrió. Escuché a Edward gruñir un poco mas fuerte.

-¡Y comenzó a hablar en sueños!- más carcajadas de Emmett-. Empezó a decir que Edward….

-EMMETT CULLEN –gritó furioso Edward-, SI SIGUES HABLANDO VOY A DECIRLES A TODOS LO DE LA SEMANA PASADA –Emmett guardó silencio, asustado-, Y PARA LOS DEMÁS, SI SE SIGUEN RIENDO, PREGUNTENLE A ALICE QUÉ HARÉ…- los chicos miraron a Alice, quien tenía cara de espanto.

-Nada bueno… susurró, negando con la cabeza. Jasper y Rosalie dejaron de sonreír.

-¡Gracias!- dijo Edward. Carlisle y yo nos reímos.

-Me alegra que se hayan divertido, chicos…- les dije.

-Esme, creo que es hora de empezar a alistarnos…- comentó Carlisle, y nos dirigimos a nuestra habitación.

-Mamá, mamá- Alice corrió y se interpuso en la puerta, impidiéndonos el paso-, ¿verdad que me vas a dejar hacer tu maleta?- me miró con su famoso pucherito, luego posó su mirada en Carlisle-. Y tu también, ¿verdad papá?

Carlisle y yo intercambiamos miradas. No podíamos resistir ese gesto. Nos rendimos y asentimos.

-¡Genial!- nos besó en la mejilla y entramos a la habitación.

Mientras Carlisle y yo poníamos un poco de orden, Alice metió ropa metódicamente en cuatro grandes maletas.

-Nunca se sabe- nos dijo cuando vio que la mirábamos fijamente.

En un rato mas, Alice abandonó la habitación y nos vestimos. A las once ya estábamos listos, con las maletas en el coche de Carlisle, y los chicos despidiéndonos.

-Nos vemos, chicos… -abracé y besé a cada uno.

-Edward, eres la voz de la cordura aquí- miró seriamente a Edward-, te dejo a cargo esta semana. Confío en ti- mi hijo sonrió maliciosamente, mirando a sus hermanos.

-¡Edward!- chilló Alice. Sin duda vio lo que tenia pensado Edward.

-Cariño- me dirigí a él-, por favor, sé considerado, ¿entendido?

-Si, mamá- asintió.

-Ok. Emmett, si quiebras algo, busca reponerlo antes de que vuelva, y tu y Rosalie, por favor, nada de espectáculos- los miré fijamente. Apenados, asintieron-. Alice, no molestes demasiado a Bella. Si no quiere ser tu Barbie Bella, no la obligues ni le hagas tu carita, ¿si?- Alice puso cara de inocencia y susurró un "si"-. Jasper, cuidala- la abrazó cariñosamente. Eso me sonó a un "si".

-Bien chicos, recuerden lo que dijo Esme- les dijo Carlisle-. Y Edward, ya sabes. En fin, volvemos en una semana. Cuídense. Y cuiden a Bella.

-Adiós, corazones- Carlisle me abrió la puerta del auto y entré. Luego él se subió al asiento del conductor.

-Diviértanse.

-Los extrañaremos.

Salimos de la casa, y avanzamos por la carretera.

-Sé que te encantará- Carlisle pasó un brazo por mis hombros y me atrajo hacia él.

-¿En serio?¿Alice te dijo? – le bromee.

-No, pero te conozco, lo suficiente para saberlo- respondió.

Lo besé en la línea de la mandíbula.

-Mi amor, ¿te he dicho cuánto te amo?- inquirí. Él se rio.

-Demasiadas veces, mi vida, tantas como yo a ti.

Suspiré. Este estaba siendo mi mejor aniversario. Y eso que todavía no terminaba….

--

Ok, vale. Espero sus reviews… ¡Un gran saludo! Oh, pasen por mis otras historias.

Chao!