-NUPCIAS-

CAPITULO IX.

Hubiera podido resultar por demás incomodo el hecho de que había transcurrido más de ocho meses desde su matrimonio y salvo por algunas personas nadie los había visto juntos; así que ahora el genio Hyuga se planteaba aquella cuestión por demás embarazosa, teniendo en cuenta que al menos que sus ex compañeros de equipo lo arrastraran jamás asistía a esos eventos, aunado al indiscutible hecho que ahora caminaba al lado de su esposa.

Sin ser consiente dejó escapar un largo suspiro; tal vez de resignación que no pasó desapercibido por la persona a su lado.

-"Lamento haberte hecho venir Neji"- Se disculpó la chica al dirigirle una rápida mirada para constatar que su semblante era tal y como lo imaginaba.

El hombre regresó extrañado su rostro hacía la mujer cuando escuchó su voz y por toda respuesta le dirigió una fría sonrisa.

Hinata correspondió aquel gélido gesto con una suave sonrisa, pues había aprendido en ese poco tiempo a interpretar y descifrar casi sin ningún falló los gestos que el shinobi solía emplear cuando las palabras escaseaban. Supo que todo estaba bien, que a pesar del lugar, la muchedumbre y del cansancio que reflejaba su rostro estaba dispuesto a permanecer en aquel lugar, a su lado el tiempo que ella quisiera.

Y saber eso la hizo feliz porque pudo constatar como finalmente y después de todos los contratiempos que ambos habían vivido en diferentes etapas a lo largo de sus vidas, el tiempo comenzaba a recompensarlos. Las cosas desde hace poco más de cuatro meses mejoraron considerablemente en comparación a como se había desarrollado su unión matrimonial. Respiró hondo dejando que sus pulmones se llenaran con el fresco aire impregnado con motas del dulce olor a glicinas imaginando la reacción de hombre a su lado cuando le comunicara la noticia que a su padre le había negado conocer.

Antes de seguir indagando más en aquel aspecto escuchó una voz familiar que pronunciaba su nombre, prestó atención al frente viendo como Sakura junto a Ino agitaban su mano en un intento por llamar su atención. Hinata se adelantó unos pasos imitando el gesto de las dos chicas contenta por haberlas encontrado.

Ambas kunoichis avanzaron hasta la joven mujer y su reacción más que de sorpresa o curiosidad por encontrarla en aquel lugar fue de alegría por la amiga que no veían desde hace varios meses, pues tanto Ino como Sakura recién regresaban de sus misiones en diferentes aldeas.

Mientras su plática giraba en torno a temas sin mayor relevancia más que la suscitada en relatar algunos chismes y anécdotas de sus misiones, olvidaron la presencia del hombre tras la heredera del Souke; hasta después de pasado unos minutos e invitar a la chica a que se les uniera, al menos mientras se dirigían a un puesto de comida para merendar algo.

Hinata no respondió con la misma rapidez con que se había acoplado a la plática de las dos médico, por el contrario giró su rostro hacía atrás notando como Neji la esperaba en el mismo lugar, pues al no haber sido participe de aquel encuentro se había olvidado de su presencia hasta ese momento; después de una breve mirada al chico Hinata se giró hasta sus amigas con expresión de estar por negar su invitación pero antes de siquiera separar los labios el hombre se le adelantó.

-"Estaré cerca del río, búscame cuando quieras volver a casa"-

Solo notó la sonrisa que se dibujó en el rostro de las tres mujeres y como las dos médicos inclinaban ligeramente su rostro hacía él antes de alejarse de aquel lugar. A pesar de que la noche había caído hace algunas horas los distintos colores de las luces sobre los puestos de comida y juegos de azar daban una plena claridad a quienes transitaban por ahí; de cualquier forma cuando se alejó del centro y acercó a las orillas del río se encontró con el esplendor de una luna llena reflejada sobre las tranquilas aguas.

Permaneció de pie junto a un viejo sauce observando la quietud de la noche, disfrutando ese breve lapso de soledad, donde su mente y sus pensamientos podían estar en orden. Conocía; tal vez más de lo que quisiera aceptar, que sus deberes y responsabilidades eran mayores que las de sus demás compañeros.

Los cuales no solo se referían a aquellos en torno a su clan sino además estaban sus deberes como ninja y más ampliamente como ANBU; contaba con la misma información que todos los demás ninjas de su nivel y aunque la situación tras los límites de Konoha era inestable esperaba que las murallas de su aldea fuesen lo suficientemente resistente para permanecer lejos de aquel conflicto que comenzaba a gestarse.

Se concentró en alejar el asunto de su mente y concentrarse de nuevo en el medio que lo rodeaba, pero después de quince minutos de relativa calma la estruendosa voz de su amigo junto a ese particular gesto de rodear sus hombros con su brazo como si fuese Gai en lugar Hyuga Neji produjo que su ceño se frunciera en un gélido reproche.

Rock Lee ignoró con un verdadero entusiasmo olímpico el agrio gesto del shinobi, tan acostumbrado al carácter de su amigo que se concentró en imprimir un poco más de fuerza a su abrazo.

-"Neji es un gusto verte de nuevo después de tanto tiempo. Por cierto me sorprende que no te percataras de mi presencia antes"- Bromeó la siempre alegre bestia verde.

-"Lee estuvimos juntos en la misión así que solo he podido descansar de ti medio día"- El pelinegro rió por lo bajo con el gesto de fastidio que mostraba su compañero –"Y no soy ningún idiota por supuesto que note tu presencia"-Remató el Hyuga.

-"Ohh"-Fue la primera expresión que brotó de los labios de Lee y dejó de rodear los hombros de su amigo dándose cuenta como Neji dirigía por segunda vez su vista hacía atrás, siguiendo el andar de la figura que ya se perdía en la lejanía.

-"Tan solo necesito un poco más de tiempo. Aun no estoy lista"-

-"Fue lo que dijo, y creo que fue lo mejor"- Expresó Lee dirigiendo su mirada a donde él mismo había estado minutos antes, sin pasarle desapercibido el gesto de culpa que enarboló el rostro de Neji.

La joven kunoichi como el resto de las chicas de su aldea vestía un kimono que en comparación al que usaba la tímida heredera del poderoso clan Hyuga, el suyo resultaba una pieza sin demasiado valor económico; sin embargo el que no estuviera hecho de telas tan finas y exquisitas que muchas de ellas eran importadas no menguaba en ningún momento la belleza de la castaña. Una suave prenda que delineaba su sutil cuerpo, colores que habían rivalizado toda la noche por destacar con cada movimiento premeditado y que a la vista de muchos hombres de su edad confundía creyendo se trataba de una chica nueva en la aldea, aunque después de notar a su compañero y en especial después de mirar su tradicional peinado develaba cualquier duda de quien se trataba.

Ella no había ignorado desde luego las miradas que le dirigían, ni los torpes saludos que muchos intentaron cuando se cruzaban y eso ayudo para que su racha de buen humor continuara durante el festival. Tenten siempre se había destacado por su buen humor y la disposición que mostraba en cualquier actividad, de eso a pocos les quedaba la menor duda pero lo cierto era que durante los últimos meses su sonrisa había perdido cierto brillo y frescura; al principio había sido peor, durante algunas semanas no se había dejado ver en toda la villa y cuando finalmente lo hizo fue porque partía por encargo de la quinta a una misión que le hizo ausentarse poco más de cuatro meses.

A su regreso muchos constataron que su jovialidad había regresado pero también comprobaron un cierto atisbo de madurez en sus gestos ahora carentes de una vieja infancia, y tal vez ese paso de la adolescencia a la madurez era lo que resultaba tan exquisito ante su indiscutible belleza.

Se había vuelto una persona más abierta hacía las relaciones con otros, aunque nunca le habían visto entablar una relación tan profunda como la que llevaba con su amigo de la infancia, y mucho menos una relación amorosa. Por eso muchos apostaban que ella y Lee mantenían un tipo de relación sentimental secreta.

Nada más lejos de la realidad, él solamente era la columna sobre la cual Tenten pudo recargarse y ocultarse mientras el dolor de perdida de la persona que durante tanto tiempo había amado, amenazaba con destruirla lentamente por dentro. Durante cuantas noches su viejo amigo había sido testigo de las lágrimas que derramaba, cuantas veces sus brazos se habían elevado al aire en busca de un consuelo inútil que parecía no querer llegar, cuantos habían sido los días que había visto como el cuerpo de la chica comenzaba a deteriorarse; Lee lo sabía mejor que nadie, había estado a su lado todas esas veces atado de manos, incapaz de hacer algo por ella más allá cuidarla y brindarle un poco de su llama de la juventud, que había comenzado a menguar al no poder hacer más.

Pero la resignación que durante tanto tiempo había buscado finalmente llegaba, una noche Tenten se dio cuenta que le había llorado todo lo que su infantil corazón parecía guardar, que una fuerza que ella misma desconocía la puso de nuevo de pie y como si el destino le brindara una nueva oportunidad Tsunade le daba una misión que no solo la mantendría ocupada, demostraría sus habilidades como ninja y sobre todo se alejaría de su villa que por azares de la vida le había jugado una cruel broma.

Y después de ese tiempo fuera de su hogar había regresado y continuado su vida lo mejor que podía, Lee no había faltado ni una sola vez a su palabra de no mencionar nada acerca de su ex compañero, hecho que la kunoichi agradecía pero esa noche cuando ambos amigos iban de salida del festival lo habían visto de pie cerca del río y aunque el hombre se limitó a esperar la decisión de la chica, ella comprendió que no tenía el derecho de separar la extraña pero autentica amistad de ambos shinobi, así como sabía que tampoco podría eludir por mucho tiempo el volver a hablarle al ahora heredero del clan Hyuga.

-"Puedo regresar sola a casa, tu ve y pásala bien"- Le dijo después de un rato con una alegría que no sentía.

-"Estas segura, puedo acompañarte a tu casa después de todo no creo que a él le importe mi compañía; o prefieres que ..."-

Tenten meneó el rostro como negación y Lee pudo notar como sus ojos se abnegaban en lágrimas que supo no dejaría caer.

Sintió una fuerte opresión en su pecho, y cómo un nudo se había formado en su garganta impidiéndole hablar. Era cierto que su decepción amorosa había sido muy grande; era como una gran herida en un combate, le había producido un dolor que abrazaba todo su interior con una recuperación lenta, pero que sabía a la larga la cicatriz sería muy banal. Estaba segura de eso por qué en ese momento no dolía como su amigo podría pensar, al menos no a esa distancia; porque también tuvo la certeza, en cuanto lo vio que si se acercaba más a él aquello sería como exponer su herida bajo el frío metal de una espada, esperando con seguridad el instante en que la sangre volviera a brotar. Por eso prefirió alejarse de ahí para continuar el rumbo de su propia vida y esperar a que todo estuviera mejor.

-"Tan solo necesito un poco más de tiempo. Aun no estoy lista"-

Murmuró y antes de obtener una contestación dio media vuelta sin regresar la vista atrás.

Aunque Rock Lee sabía que lo que estaba a punto de preguntar no le incumbía y que por el contrarío podía dañar a una tercera persona de igual manera la formuló.

-"Neji tu... ¿aun sientes algo por Tenten?"-

Aquella pregunta provocó que su amigo dirigiera su vista a él, con un gesto de sorpresa que no era propio en el shinobi. Clavó un instante sus fríos ojos sobre los suyos antes de regresar la vista al frente y responderle con sinceridad.

-"No lo hago, tan solo creo que una parte de mi es culpable por lo que pasó"-

-"Me alegra oír eso, pero ya debes saber que Tenten es una mujer fuerte y no pasará mucho antes de que lo supere por completo y todo vuelva a su curso"-

Neji se limitó a asentir con el gesto y Lee pudo notar como su amigo había empezado a cambiar.

-"Eso significa que las cosas con Hinata van bien"-

-"Ella ha sido muy fuerte, aprendió a despojarse de sus propios sueños para acoplarse a lo que su padre desea. Sé que las cosas para ella no han sido fáciles y aun así ha sabido salir adelante, Hinata se ha convertido en alguien importante para mi"-

-"Entonces es cierto, tu en verdad la amas"-Expresó con naturalidad el chico, seguro que esa era la palabra que su amigo pretendía usar.

-"¿Amarla?. No lo creo, tu mejor que nadie conoces como ha sido mi vida. Desde la muerte de mi padre me cerré a todo aquello que no fuese venganza así que conceptos como amor me son desconocidos. Lo que siento por ella es gratitud, a su lado me siento seguro y la quiero como siempre lo he hecho desde que la vi hace veinte años"-

Lee lo escuchó con detenimiento, esbozó una triste sonrisa al escucharlo hablar, porque a pesar de todo su amigo aun continuaba siendo hermético con sus sentimiento hacía los demás y sobre todo hacía él mismo. Pensó que el tiempo lo haría cambiar, se le presentaría la ocasión en que las palabras brotaran con libertad de sus labios ya sin tanta amargura pues con el venir de los días aceptaría y comprendería que aquello no era tan malo como ahora lo veía. Y el pensar en el futuro lo obligó a mirar al frente en la misma dirección en que el shinobi mantenía la vista fija.

-"¿Qué ha pasado?, ¿Sabes cual será la decisión de la quinta?"- Cuestionó el ninja y su voz sonaba serena y alerta.

-"Nada;... no sé más que tu del tema, Tsunade aun tiene el asunto sobre la mesa y el debate entre los miembros pende de un hilo. Aunque no creo que pase mucho antes de que la paz que ahora gozamos se vuelva lejana"- Respondió con un tono tan sereno que Lee incluso pudo notar notas de melancolía en su respuesta.

-"¿Que harás cuando ese tiempo llegue Neji?, ¿Qué camino piensas elegir?"-

-"Responder a las ordenes de Tsunade; después de todo es nuestra misión como ninjas"-

Lee dejó inconclusa su siguiente pregunta al percatarse del gesto que hizo Neji; había desviado su vista del frente y girado su cuerpo hacía un lado en espera de la figura que ya se acercaba a ellos. Por alguna razón el chico se sintió mal cuando Hinata se puso al lado de su amigo, no sin antes saludarlo y mientras se alejaba de la pareja le fue imposible dejarse de preguntar que pasaría con ellos y con los habitantes de su aldea.


¡Ahhh! tanto tiempo sin vernos, bno no sé si alguien se haya pasado por mi profile, ahí tengo mi excusa para esta ausencia jaja, y si no como siempre perdón por ser tan lenta en las actualizaciones.

Star Flowers, Tsunade25, Okashira janet, Liiliannahyuga, Conejitacake, Maranine Scual, xxxBelldandyxxx, Claressa. Mil Gracias chicas por sus comentarios y por la larga espera. (#^o^#)

Ojala les haya gustado el chp, y si todo va bien actualizare mas seguido, por cierto chequen mi profile y voten en la encuesta :D Onegai :D

-Sherrice Adjani-