¡Hola de nuevo! Aquí os traigo el último one-shot de la colección dementedchris, titulado "Occidental". Espero que os hayan gustando mucho!

OCCIDENTAL

Respira con dificultad, casi sin aire. Sin dilación, separa sus labios y se reclina sobre su cuello, tratando de convencerse de que no debe sofocarse tanto al besar.

La auto-negación no está hecha para los pecadores. Después de separarse de ella, la tira en el futón y la mata mentalmente; desearía hacerlo. Al acabar, se maldice en silencio y desea que ella hable. En realidad, en noches como ésa, su habla desaparece tan rápido como la tela de su cuerpo. De hecho, la escasez de palabras se ha convertido ya en un hábito entre ellos.

Sin embargo, pese al silencio, ambos saben que él va a pedir aquello que ella está dispuesta a ofrecer; la prueba de ello se encuentra en la manera en la que ella le enreda el pelo mientras pronuncia sílabas que podrían- o tal vez no; en realidad, ninguno recuerda más que la pasión entre ambos- formar su nombre. Sus constantes jadeos quedan atrapados en la habitación de madera, sin posible escapatoria.

Y así, al amanecer, él sigue sin comprender por qué, la noche anterior, los ojos de ella brillaron y llegaron hasta su alma.

--

- ¿Debería amarte menos por esto?- pregunta ella una noche.

Se estremece al escuchar la palabra "amor", tratando de recordar si la había utilizado antes. Su memoria se ha vuelto convenientemente selectiva, por lo que sustituye esa idea por el recuerdo de su cuerpo sobre el de ella. Ella cree que lo conoce lo suficiente como para disipar su vergüenza- sí, sí, sí- pero lo que realmente pretende es que él reconozca que le ha arrebatado su corazón.

Ella debería darse cuenta de que aquellos momentos no son eternos, al menos eso piensa él mientras la toma de nuevo. Él sabe que aún falta mucho tiempo para conseguir salvarse, pero lo intenta; Aoshi lo intenta de verdad.

--

A pesar de sentirse culpable, ninguna de las palabras que pronuncia por las mañanas contiene la disculpa que debería decir. Aún así, ella le prepara el té como a él le gusta y se lo ofrece con una sonrisa en los labios. Parece ser que ambos son bastante costumbristas.

- Gracias- dice él.

Ella asiente y sale de la habitación.

--

Aoshi teme que, de permanecer junto a ella después del acto, ella empiece a querer más de lo que su egoísta corazón puede ofrecerle. Por tanto, muchas veces opta por dormirse antes de que ella empiece a desnudarse. Sin embargo, los sueños lo acompañan.

Ella lo mata en todos ellos.

Normalmente, las pesadillas lo despiertan estando ella aún en su habitación. Sus ojos están completamente abiertos. Él permite que su mano le acaricie el hombro.

- No me preguntes nada- comenta él, restándole importancia.

--

Piensa que tal vez encuentre la respuesta siguiendo sus emociones y no en una sucia y lúgubre taberna. Tal vez así su alma inmortal se tranquilice. Pero, ¿por qué un alma inmortal se calmaría con un sentimiento mortal? La noche es húmeda y ella está cansada pero, aún así, se convence de que ese placer es lo único que busca en realidad.

--

Las estaciones van pasando, aunque los ojos de ella siempre reflejan el invierno. Parecen haberse acostumbrado a él. A veces él desearía poder cambiarlo, pero nunca lo hace.

Una noche, distinta porque ella se ha dormido a su lado, toca su suave piel con sus manos, pensando cómo es posible que algo tan pequeño como ella lo llene o asfixie plenamente, ambos en la misma medida.

Ella se agita y Aoshi se aparta.

--

- Estás preciosa, Misao- comenta una de las mujeres.

En el festival del crisantemo, ella viste un kimono verde y azul, con unas libélulas bordadas al final del mismo. Desde una distancia considerable, él observa el rubor de sus mejillas, mientras las dos mujeres mayores se sonríen ante la apreciación, preguntándose qué puede hacer que ella esté así de colorada.

Al aproximarse al círculo, escucha los pasos de Omasu acercándose. Desdice prestar interés a la conversación pero prefirió no haberlo hecho después de que la chica cogiera a Misao por los hombros y se la acercara, preguntándole, como si de una joya se tratara:

- ¿Qué opina okashira? ¿Le gusta?

--

Ella levanta la vista, haciendo que las libélulas bailen.

- Sí- contesta él, algo ronco- Sí.

Se gira y las dos mujeres se ríen sin ni siquiera disimularlo. Tan sólo cuenta dos risas.

Más tarde, de vuelta al templo, decide caminar detrás de ella aunque, esta vez, es ella quien se aleja de él. En poco tiempo, un abismo los separa.

--

Esa noche, ella decide marcharse de la habitación. Sólo de pensar en la estela de soledad tras su ausencia, Aoshi se estremece hasta los huesos.

- ¿De verdad quieres irte?- pregunta dulcemente.

Las palabras la atrapan como lo hace la mano en su cintura. Ella asiente, dejando los brazos de él buscando su abrazo. Él no consigue averiguar el origen de su miedo.

--

Ambos están presentes en esa habitación, pero sólo él se encuentra vacío.

De pronto, ella vuelve a sus brazos.

FIN

¡Ya está! ¡Se acabó! Parece mentira que el primer fic que acabe sea una traducción XD, aunque me da mucha penita acabarlo. Pero… ¡no os preocupéis, que ya tengo otra víctima para traducir! Además del resto de los AoMi que publique dementedchris, que me ha dado permiso para traducirlos. Espero que escriba pronto.

La verdad es que este capítulo me ha parecido bastante raro, aunque decidí dejarlo el último porque ¡sí! ¡por fin hay sexo entre ellos! Aunque muy sutil, eso sí XD.

Espero que me sigáis animando tanto en mis fics propios como en las traducciones como hasta ahora. La verdad es que no me esperaba que las historias tuvieran tan buena acogida, así que ¡muchísimas gracias a todos!

kunoichi karlá: hola! Bueno, muchas gracias por todos tus comentarios en los fics, me han animado bastante. Espero que te haya gustado el último capítulo, aunque me ha parecido bastante extraño, la verdad. Bueno, supongo que tu preferido sigue siendo el tercero, no? XD. Y respecto al fic anterior, está claro que las hermanas ven lo que ellos no, aunque después del abrazo de Misao pocas dudas le quedarán a Aoshi. en fin, muchas gracias por haberme leído y un beso!

Natsumi Niikura: hola! Muchas gracias por los ánimos que me has dado en todos los fics. La verdad es que dice bastante que la única palabra que dijera Aoshi fuera "Misao", pero, la verdad, no podía salirle otra XD. Espero que la próxima traducción te guste (por fin una autora que me contesta! Vivaa!). Un beso y hasta la próxima!

Mego: hola! Antes que nada quería darte las gracias por todos los reviews que has estado mandando desde el primer capítulo. Muchas gracias, de verdad! Sí, tienes razón, la verdad es que a mí Maeko también me recordó bastante a Kaoru. y también creo que la autora acertó bastante poniendo a la niña como narradora. Bueno, espero que este último fic te haya gustado y que la siguiente traducción te guste mucho más. Un beso!

Bruja: hola! Me alegra que el fic anterior te gustara y espero que este también, que tiene más que un beso entre ellos! XD. La verdad es que este Aoshi me ha aprecido algo oscurillo, parecido al tuyo de "Secuestro". Bueno, muchas gracias por haber leído el fic hasta el final y espero que te gusten las próximas traducciones. Un beso!

También quería darles las gracias por sus comentarios a stela, okashira janet, lapiz, amary-san** (espero muchos de tus chistes en las demás traducciones, aunque tienes que poner uno especial en este capítulo por ser el último XD. Un beso!) y gabyhyatt. Un beso a todas y gracias por haber seguido el fic!