Disclamer: personajes de JK Rowling

Hola, como estan todas, bueno aqui les dejo con mi nueva historia. Es algo experimental, tenemos a la pareja Scorpius-Rose por un lado y tambien la historia oculta de Hermione. En un principio queria contar la historia de un trio un poco siniestro y luego la de los chicos, pero veremos hasta donde me lleva la imaginacion. Quizas deje el Scor-Rose para otro fic y me dedique a resolver el elemento intriga del trio que me propuse en un inicio. Por supuesto habran muchas preguntas, muchas preguntas, y eso es bueno. Solo les dire que sabran la respuesta al final del fic. Advierto que el tema no es para sensible y se tocaran muchos temas adultos y controversiales, asi que si tienen el estomago suficiente, pues entren a leer. Al final yo siempre me especialiso en DRAMIONES O DRAMONES. Claro, prometo Dramion aqui y muchas otras cosas, pero no me culpen si el asunto no va por donde se imaginan.

Nota: capitulo reeditado

Un hueco en mi alma

Capitulo 1.

Una chica de cabello castaño largo hasta la espalda, se paro frente a la verja de entrada de una mansión en Wiltshire, le impresionaba la majestuosidad de la gran casa, una mansión victoriana, con grandes ventanales en su fachada, varios pavos reales deambulaban en el jardín, que estaba cubierto de violetas. "Que curioso, la flor favorita de mama", pensó la joven de 20 años. Al llegar se anuncio con el anciano mago que hacia las veces de portero y puesto que su visita era esperada, los portones se abrieron de par en par hasta permitir su ingreso a los terrenos de la casa. Rose Weasley tenia millones de sentimientos encontrados al pisar ese lugar. Su visita no tenía connotaciones agradables y lo sabia. Venia a descubrir un secreto, a develar una verdad que le había sido esquiva por muchos años, que le había impedido ser feliz con la persona que amaba en las sombras, un sueño que se le había escapado de las manos……………un amor imposible desde todo punto de vista. El horror de esa posibilidad los había atormentado a ambos mucho tiempo, hasta el punto de que tenían aproximadamente tres años sin verse. Nadie lo supo nunca, su relación en secreto en el colegio, fue una desilusión descubrir que era completamente imposible seguir, que no solamente era porque sus familias eran enemigas, sino que había verdaderas razones de peso, razones morales, éticas, para evitar lo que de todas maneras había sucedido.

Solo ellos dos sabían las consecuencias imposibles de ese secreto…………..una mentira sostenida por muchos años, estúpidamente, por todos los involucrados en ella………..¿Porque? ¿Quién se iba a imaginar que un Malfoy y una Weasley se terminarían enamorando? ¿Quién iba a pensar que una niña bien, educada en la rígida moral de Ron Weasley, protegida de todo y de todos, iba enviar sus preceptos al diablo y se entregaría en cuerpo y alma a su primer amor de adolescente? ……La impresión de lo ocurrido había enviado a su madre al hospital, con una hemorragia cerebral, la cual la mantenía en estado delicado hasta la actualidad. Su padre la había sacado de Hogwarts, sin decirle una palabra y ella, su último año lo curso en Bauxbattons.

Rose ni siquiera pudo hablar con él, explicarle aunque sea el motivo de su abrupta partida…………totalmente desquisiada, se resistió a irse de Inglaterra, hasta que Ron Weasley en un ataque de rabia, le contó los hechos tal cual como los recordaba, y ella casi muere de dolor en ese momento. Se fue como una autómata a Francia y Scorpius Malfoy la siguió hasta allí. Y en una penosa conversación que nunca ninguno de los dos olvidaría mientras viviesen, Rose le confío su terrible sospecha.

Scorpius había intentado continuar con su vida, le había escrito que estaba en Francia, en una academia de Rompedores de Maldiciones, que estaba saliendo con una chica francesa y que seguramente pronto anunciaría su compromiso. Rose simplemente trato de alegrarse por él, aunque su corazón estuviese partido en mil pedazos, estaba de novia de un chico llamado Bill Boot, quien le había pedido formalmente su mano enfrente de toda su familia en un almuerzo en La Madriguera, y ella, por despecho, había dicho que si, con una sonrisa fingida y una felicidad prestada.

Por supuesto, Scorpius fue muy vehemente en su respuesta al enterarse que Rose estaba comprometida y esta no fue precisamente escrita. Se presento en su casa un viernes en la noche y entre gritos, lagrimas y reclamos le confeso que……….todavía estaba enamorado de ella. Ron trato de calmar a ambos chicos, a pesar de toda la rabia que sentía por la situación no dejaba de compadecerse por la situación de los jóvenes. Pero él no tenia la solución, en todo caso la verdad solo la sabía una persona y esta estaba imposibilitada para hablar, así que despidio a Scorpius Malfoy de la manera mas amable que su fogoso temperamento le permitió y se dedico a consolar a su alterada hija. Ese día Rose tomo una decisión y le escribió a la otra persona que podía esclarecerle el panorama, el mismísimo Sr. Malfoy. Espero por días la respuesta, el padre de Scor era ignorante de toda su historia de amor y dolor, así que las implicaciones del asunto le eran desconocidas y ella no había tenido el valor de confesarlo en esa carta. Scorpius Malfoy, sumido en la desesperacion y la depresion, tampoco le conto nada a su padre. A Rose le sorprendió el tono amable de la respuesta del Sr. Malfoy, era como si estuviese esperando su carta desde hacia años. Por supuesto, eso la desanimo muchísimo, pero se armo de valor y decidió de una vez y por todas escuchar la versión de esa historia por unos de los involucrados, ya que por la situación de enfermedad de Hermione Granger iba a ser muy difícil que ella despejase sus dudas.

Así que allí estaba, justo en las escalerillas de la puerta de entrada de esa magnifica casa. Scorpius la acompañaría disimuladamente, habían quedado en que como el asunto era de vital importancia para ambos, los dos se darían fuerzas mutuamente para escuchar lo que su padre tendría que decir al respecto.

Con duda y resentimiento, Rose llevo su mano a la manilla de hierro forjado que había en la pesada puerta de madera de la entrada y toco. La puerta estaba decorada con un escudo, en donde se apreciaban perfectamente una serpiente enroscada, un libro y un caballo con dos hombres montados sobre él, era el escudo familiar de los Malfoy, "mala fe" en Francés. En su mente, Rose por primera vez en su vida se dedico a examinar el significado de esas palabras "mala fe". Seria que Draco Malfoy habría actuado con su madre de "mala fe". Por lo que ella tenia entendido, en sus años de colegio, ellos se odiaban hasta morir. Según las historias que recordaba haber escuchado entre su padre y su tío Harry, Malfoy se divertía llamando "Sangre sucia" a su madre, entonces…………no entendía……………no podía entender……………..¿Que era lo que diablos había sucedido? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿A que situación sórdida debía su nacimiento? Ella había sacado sus cuentas y por lo que sabia, su concepción debió haber sucedido en el apogeo de la segunda guerra mágica, justo antes de la caída de Lord Voldemort, cuando Ron Weasley, Hermione Granger y Harry Potter estaban enfrascados en la búsqueda de los Horrocruses ¿Qué era lo que había sucedido?

Rose toco dos veces mas a la puerta y cuando se abrió no se encontró con la peculiar figura de un elfo domestico, como había supuesto…………….sino que nada menos y nada mas que su Scor, quien lucia impecablemente vestido con una gabardina negra. Su cabello rubio platinado estaba perfectamente cortado al ras de su cráneo y sus tristes ojos grises la miraban con cariño, como siempre.

-Scorpius- la voz de Rose salio anhelante, dio un paso adelante y se hundió en un abrazo con él. Scorpius le dio una palmadita condescendiente en la espalda y beso sus cabellos. Los dos estaban tensos como una cuerda de arco ante el contacto de sus cuerpos. Lo sabían, estaba vedado, pero los sentimientos no se obligan y ellos …………..a pesar de cualquier cosa, estaban profunda e irremediablemente enamorados.

-¿Te sientes bien?- pregunto Scor con voz queda, mientras ambos se separaban- Papa esta en la biblioteca, lleva encerrado toda la mañana, nadie se ha atrevido a molestarlo, amaneció hoy de un humor de perros.

-Estoy lista- dijo Rose clavando sus ojos celestes en los de Scor. Eran casi de la misma estatura y los dos tenían ese tipo de físico atletico, eran altos, delgados pero con formas definidas, quizás cuando eran chicos eran algo desgarbados, pero ahora de adultos solo lucían esbeltos. También compartían otros parecidos, como un cabello fino, sedoso y liso, en el caso de Rose de un color castaño claro, el de Scor rubio platino como su padre. Ambos eran poseedores de una nariz romana, barbilla puntiaguda y respingada y de una habilidad innata para jugar Quidditch. Similitudes que les habían pasado totalmente desapercibidas y que solo se dedicaron a buscar cuando supieron el posible parentesco que los unía.

-Tranquila, yo estaré contigo siempre. Como sea Rose y a pesar de lo que sea- le contesto Scorpius con voz temblorosa.

Los dos caminaron por los pasillos, hombro con hombro, alma con alma. El lustroso piso de mármol de la casa reflejaba sus figuras, después de unos minutos recorriendo un corredor repleto de retratos en sus paredes, con figuras que los miraban con curiosidad pero en total mutismo, llegaron a la biblioteca. Scorpius llamo y una voz seca y fría les ordeno la entrada.

En medio de la estancia, fumando un puro y con una botella de brandy en su mano estaba Draco Malfoy , ni siquiera dirigió su mirada a los dos jóvenes que estaban atravesando en ese momento la puerta de entrada. Draco estaba inclinado sobre una poltrona de orejones que estaba de espaldas a Scor y de Rose, quienes solo vieron una mano con una copa y a el Sr. Malfoy sirviendo un poco de brandy al personaje desconocido que ocupaba la silla. Su cara era totalmente inexpresiva, se retiro de la poltrona y dejo la botella sobre el surtido bar que estaba en una esquina de la estancia.

La biblioteca era impresionante, como toda la casa. Las paredes estaban cubiertas hasta el techo con miles de volúmenes, pesados cortinajes de terciopelo verde adornaban las ventanas, estatuas de mármol y bustos de magos prominentes adornaban escritorios gemelos que estaban de un lado de la estancia. Rose supuso que eran los escritorios de los padres de Scor. Astoria Greengrass había sido una prominente periodista mágica, antes de morir de Viruela de Dragon cuando Scor tenía 10 años. Y al parecer el Sr. Malfoy se negaba a quitar el escritorio de su finada esposa.

Draco Malfoy en su madurez seguía siendo guapo, su cabello largo estaba recogido con una coleta. Era alto y con porte elegante, vestía una tunica gris oscuro, sus ojos acerados miraron con interés a la recién llegada. Definitivamente era la hija de Hermione, su color de cabello, como la miel, la delataba, así como esos labios llenos, rojos, del color de las cerezas maduras y su mirada inquisidora y curiosa. Se fue hacia ella y en un gesto de cortesía inusitado en él, le dio la mano dándole la bienvenida.

-Es un placer conocerte, Rose- dijo con voz afectada, luego miro a su hijo- Scorpius tendrías la amabilidad de retirarte.

-No- se apresuro a decir Scor, enfrentando con seguridad a su padre- Quiero escuchar lo que tengas que decir. Este asunto me atañe a mí también.

-No veo porque- dijo Draco Malfoy burlón, pero algo en la mirada de su hijo le detuvo de hacer otro comentario. La joven que tenia enfrente miro anhelante a Scorpius y él apretó su brazo en un gesto de familiaridad que no paso desapercibido para Draco. Entonces lo entendió, y el pánico se apodero de él, de todas las posibilidades, tenia que ser justamente esa chica. Ya entendía…………lo entendía………..la depresión profunda en la cual se había sumido su hijo en los últimos años. Draco sintió una opresión en el pecho y tuvo que deshacer su corbata rápidamente. Tomo un poco de aire y volvió a mirar a los chicos.

-Padre……..yo- empezó a decir Scor. Draco con un gesto le indico que callase.

-Bien………..supongo que también tendrás que escucharlo- Draco entonces se sentó en su escritorio y los invito a tomar asiento también frente a él. La figura incógnita en la poltrona frente a la chimenea, seguía tranquilamente degustando su brandy. Rose miro nerviosamente hacia la figura pero no pudo determinar su identidad, no le veia su cara.

Luego de un rato de incomodo silencio, Rose trago saliva y hablo.

-Sr. Malfoy, tengo 20 años, uno mas que Scorpius……………..- Rose se armo de valor y siguió hablando- Mi padre Ron Weasley, hace aproximadamente tres años, me confeso que …………………..yo no soy su hija. Mi madre…………

-¿Cómo se encuentra su madre?- la interrumpio Draco de pronto, su tono de voz seguia siendo totalmente impersonal.

-No puede comunicarse y tiene la mitad del cuerpo paralizado. Sufrió una hemorragia cerebral, por un disgusto. Los sanadores de San Mungo tienen esperanzas de que algún día se recupere- contesto Rose evidentemente incomoda. Ese tema era muy doloroso para ella, porque sabía la circunstancias que rodearon el ataque de su madre.

-Siento mucho escucharlo. Su madre era una bruja muy talentosa- contesto Draco con voz afectada y cortés. Sin embargo Rose podía ver su mano temblando sosteniendo el vaso repleto de brandy.

-Mentiras- dijo una voz gruesa desde el final de la estancia- Tú no lo sientes en lo absoluto.

- !Silencio!- grito Draco, colocando bruscamente su vaso en el escritorio con tanta fuerza, que el liquido salto, mojando unos pergaminos. Scorpius dio un salto en su silla, su padre pocas veces perdia los papeles, pero podia ver que verdaderamente estaba controlando su furia a duras penas- Te recuerdo que si estas aquí………….es por mi benevolencia y para aclarar de una vez este asunto.

-Maldito- dijo la voz que estaba escondida tras la silla- maldito seas por siempre.

Rose y Scorpius mostraban en su rostro su desconcierto y estupefacción. Desconocían completamente la identidad del hombre que estaba hablando tras ellos, pero al parecer estaba invitado por Draco Malfoy a esa inusual y escabrosa charla. Rose no queria ventilar un asunto tan personal frente a un desconocido, pero resuelta de una vez a terminar de averiguar todo el asunto, decidio continuar la conversación.

-Necesito………..- Rose hizo una pausa y miro a Scor fijamente- necesitamos saber……..Sr. Malfoy ¿Usted es mi padre?

Los ojos gris acero de Draco por un momento se oscurecieron y un rictus de dolor se apodero de su boca. De nuevo sintió la opresión en su pecho y llevo una mano hacia él. Cerró los ojos un momento y de nuevo los abrió. Atravesó con sus ojos a la chica que tenia enfrente y Rose sintió como sus manos se helaban. Ese hombre literalmente la estaba desarmando con esa mirada tan intensa, tan cargada de dolor y arrepentimiento.

-No lo se- dijo después de un rato Draco Malfoy, se levanto y se inclino sobre el escritorio apoyando sus dos manos sobre el- no lo puedo decir…………..no lo se………….no estoy seguro.

Rose miraba impávida al Sr. Malfoy, la rabia se estaba apoderando de su cuerpo. ¡No era posible! Necesitaba una confirmación, una negación, algo……………..Necesitaba la certeza de saber si Scorpius……………..su Scor…………..el amor de su vida……….era su hermano o no………..¿Como Draco Malfoy no podía estar seguro de algo tan importante como la paternidad de un hijo?

Entonces ella sintió un ruido a sus espaldas y volteo. Un hombre alto, corpulento como un oso, vestido con un abrigo marrón, caminaba hacia ella. Su cara estaba cubierta con una tupida barba castaña con reflejos rojizos y tenia unos ojos azules que la miraban de manera amable. Una sonrisa se dibujo en su cara………………sin embargo Rose en alguna parte de su mente…………..sintió temor. Ese hombre no era lo que aparentaba….un aura de peligro se escondía detrás de esa sonrisa.

-Permíteme presentarme soy ………….Theodore Nott- dijo el hombre deteniéndose a pocos metros de ella. Rose dio un respingo……………Nott, un mortifago…………..de los mas despiadados……………Era de conocimiento publico que había cumplido condena de 10 años en Azkaban y las malas lenguas decían que había utilizado toda su fortuna para salir de allí. Theodore Nott fue la mano fuerte de los Mortifagos que quedaron después de Voldemort. Hijo de mortifago, nieto de Mortifago, él mismo un mortifago desde su tierna edad. Un sujeto temible.

-Se perfectamente quien es usted- dijo ella con voz fría, se sentía incomoda con un criminal como ese a su lado. Nott río viendo el azoramiento de la chica. Draco Malfoy lo miraba con odio.

-Mi querida niña- dijo Nott esta vez serio- Por lo que tengo entendido, Draco Malfoy y yo……………tenemos la misma posibilidad de ser tu padre.

0o0

Bueno, aceptos tomatasos, gritos, cualquier cosa.

Fic inspirado por la cancion Hole in my soul de Aerosmith.

DEJEN REVIEWS.