Shards and Slices

Escrito por: Darkangel-LD

Título: Ánfora

Summary: Ella había sido todo para él; para ella, él no era nada más que una marioneta. Sin importar lo mucho que deseara ser algo más. (355)


Desde el principio, debería de haber sido más consciente, de haber estado más alerta; no debería haber dejado que sus emociones lo cegaran. Nunca debería haberse permitido caer tan profundo. Su deber como emperador era, sobre todas las cosas, cuidar de su gente; y él había olvidado eso. No, mejor dicho, no le había importado, al menos no tanto como ella.

Porque, después de todo, ¿qué era de su orgullo de soberano, del legado de su dinastía, de su pueblo, si arrastrándose como un gusano a sus pies lograba que le mirara?

Hubo un momento en que no había sido así; hace mucho, cuando aún era merecedor de su nombre, sabía que ella debía de amarlo, y ella era solo hermosa y nada más. Pero en algún momento, antes de que pudiera preverlo o evitarlo, antes de que se diera cuenta del peligroso juego del gato y el ratón en el que se había metido, ella se había filtrado por sus poros, había llegado a sus venas y era su perfume el que corría bajo su piel—lo que movía a su corazón.

Ese suave y gentil, bump-bump. Siempre constante, siempre allí…

No era más que otra atadura, un collar más que se había echado al cuello gustosamente.

Bump-bump, bump-bump.

En su hora final —de pie sobre la muralla que lo había protegido de todo durante tanto tiempo, dándole la cara a sus hijos, dispuesto a pagar por los pecados que él cometió en su nombre— no puede si no pensar en ella. En verdad la ama. Alguna parte suya, al menos, por razones que no puede comprender.

Bump-bump. Bump-bump.

Sus ojos buscan ese rostro familiar entre la multitud que espera por su sangre, aun a sabiendas de que no lo hallará, no allí, no así. Cerró los ojos, el golpe vendría en cualquier momento—

Bump-bump.

Le había dado la mitad de su vida, su dinastía, la vida de su esposa, de sus hijos, de su gente, todo aquello a lo que ni siquiera tenía derecho, y por lo cual tenía que morir… A ella sola, sólo a ella.

Bump-bump.

—y Dakki no estaba allí.


... Darkangel esta aquí, explotando los traumas de tus personajes favoritos y no tan favoritos. ¡Sintozinanos mañana, a la misma angst-hora, por tu mismo angsty-canal!

En otras noticias este será el último drabble por el momento, al menos hasta que relea el manga...

Bueno, ¡hasta pronto!