" El momento esperado "

The Loveless fanfic

Lentamente abrió sus parpados, viendo ahora un nuevo día frente a el, se estiro y se froto los ojos con suavidad, para luego sentarse en la cama, todo su cuarto estaba en orden, miro hacia la pared, donde tenía pegadas las fotos de todos aquellos que se cruzaban en su camino y habían y seguían ayudándolo a entender esta vida, había pasado momentos inigualables al lado de sus amigos, momentos que nunca olvidaría, siempre que había tenido miedo de olvidar estos lo ayudaban sabiendo bien que si llegase a olvidar ellos se lo recordarían, así pues le echo un vistazo a todas las fotografías incluyendo aquella fotografía de su hermano.

Seimei…

Pensó su nombre con tristeza repitiéndolo incesantemente, recordando de nuevo aquello que le dijo antes de morir "mi verdadero nombre es Beloved" algo que nunca olvidaría, y jamás lo olvido, paso grandes momentos al lado de su hermano quien en ese entonces lo era todo para el, no pudo evitar pensar que si Seimei estuviera vivo ese día hubiera empezado totalmente diferente…

-Kuso- espeto cuando vio la hora, ya era tarde, se perdió tiempo entre sus recuerdos, ya tenia que irse al colegio, se metió en la ducha dejando que su cuerpo entrara en contacto con el agua fresca, se fue rápido se puso el uniforme de la escuela, y atrancando la puerta con seguro de su departamento…

Camino normalmente dejando que los recuerdos ese día lo envolvieran, era un día especial y no podía llegar tarde o al menos eso pensaba como fuera, estaba simplemente feliz, como siempre llevaba colgada su cámara digital, tenía que enmarcar los hermosos recuerdos para ese día (aunque seguía tomando fotos ya no lo hacia tanto, normalmente unas 5 fotos cada vez que salía con sus amigos y esas simplemente eran para recordar un poco y pasárselas a los demás), ya podía divisar a lo lejos su colegio, así que se apresuro a llegar…

-Ritsuka-kun…!!- se escucho a lo lejos- Ritsuka-kun…aquí estamos!!

Ritsuka volteo para ver a la portadora de esa voz, pudo ver a sus amigos Yuiko y Yayoi enfrente del portón, el iba con sus amigos a la escuela aún, con el paso del tiempo se volvieron más unidos, y por ende siempre iban a la misma escuela no importa que pasara y por raras casualidades aun les tocaba la misma aula a los tres, y su maestra de primaria, aún se reunían con ella, claro en las tardes que necesitaban consejo o para hablar simplemente. Llego hasta a sus compañeros y los saludo de la mano bueno a Yayoi si pero no contó con que Yuiko sorpresivamente lo abrazo con fuerza…

-Kyaaa!!...Ritsuka-kun, hoy es un día especial debes estar muy contento..!- Le dijo y al separarse lo miro a la cara con una sonrisa sincera y un pequeño sonrojo en la cara, como diciéndole " me alegro mucho por ti "…

-Si, mi querida Yuiko tiene mucha razón debes estar feliz Aoyagi, después de todo hoy cumples dieciocho años…-

-Tienes razón-sonrío mientras vio como Yayoi quería tomar la cintura de Yuiko y esta lo rechazaba aun todavía – pero no creo que contento o feliz sean la palabra más indicada para hoy…

Sus amigos lo miraron preocupado, Ritsuka solo sonrío levemente como diciendo "todo esta bien no se preocupen", como fuese las clases pasaron rápido, como era de saberse estaban ahora en el 6 semestre de Preparatoria, el colegio era de un simple uniforme negro y para las mujeres igual claro que a estas se les distinguía por la falda, ya en la hora de irse, se apresuraron para salir de clases, después de todo como era el cumpleaños de Ritsuka tenían sus amigos planeado llevarlo a comer después de clases…

Ritsuka, miraba lento y algo aburrido un restaurante ni tan lujoso pero no tan modesto que sus amigos habían rentado para la ocasión, si, todo un restaurante solo para ellos, la entrada estaba decorada con una pancarta que decía "Feliz Cumpleaños Ritsuka", que en las esquinas estaba dibujadas unas caras chibi de Yuiko y Yayoi, con globos de colores, y cintas por todas partes, con una leve movimiento pudo observar que adentro también estaba muy decorado, demasiado para su gusto pero no pudo evitar sonreír, después de todo quien podría conseguir amigos como los que el tenia.

-Yuiko-chan creo que esto es demasiado, ¿no crees que exageraste con esto de mi cumpleaños?- dijo al entrar y ver el lugar bien y la comida servida ya junto con los meseros a un lado para cualquier capricho que se les ocurriera…

-Iie, claro que no- contesto mientras hablaba con el dueño acerca de al parecer otra pequeña sorpresa, o tal vez de lo que era necesario para ese día y que tuviera listo todo, como fuera ella si estaba feliz – Ritsuka recuerda que hoy es tu cumpleaños, y pues solo quisimos darte las felicidades como todo un adulto debe…- le sonrío amablemente.

Así todos comenzaron a celebrar, comieron bastante bien, entre risas, juegos, comida derramada, felicitaciones y muchas bromas, en ese momento no podría estar más feliz de los amigos que tenía pero faltaba algo o alguien más bien, pero hasta ahora y apenas fue que lo noto, pero no era que se hubiera olvidado de él, eso era algo ue jamás haría pues ¿Cómo hacerlo?, mas bien lo que ahora que lo pensaba al principio creyo que tal vez era una fiesta solo de amigos, pero ahora que se detenía para reflexionar, recordó que su amiga Yuiko sabia de su relación con aquel hombre y que siempre era invitado a donde fueran, aunque la decisión de que fuera o no erradicaba siempre en Ritsuka.

Soubi…

Susurro para él mientras veía su reflejo en el cristal del restauran ya bajando la mirada sin darse cuenta, lo estaba a empezando a hasta a extrañar ¿La razón? Era muy difícil imaginar un dia sin él o si no que su teléfono móvil sonase por las llamadas o mensajes, ese hombre se había metido lo suficiente a su vida y hasta en algo más, siempre que se veian platicaban y a veces el cuerpo escurridizo del mayor lo tomaba abrazándolo, a veces en ocaciones se colaban esos labios cálidos en sus mejillas enrojecidas del contacto, pero los cumpleaños ¿Cómo olvidarlos?...desde que Soubi estaba con él hasta eso había cambiado, además de que con su llegada también encontró a sus ahora más preciados amigos, a diferencia de los besos en la mejilla robados en aquellos días en que el cumplía un año más de existir, después de las pequeñas reuniones de siempre en la celebración, Soubi era el último en irse, apenas se quedaban solos lo tomaba de las caderas y suavemente lo empujaba hacia una pared o a un sillón ante la mirada sorprendida y confundida que adornaba el sonrojado rostro de Ritsuka, se miraban fijamente, estando tan cerca que casi podían saborear sus alientos, algo que Soubi detenía acortando el poco espacio que les quedaba y besándolo en los labios, un simple pero cálido contacto, lo besaba con ternura y amor, Ritsuka cinco segundos después cerraba sus ojos para disfrutar el contacto mientras pasaba sus manos sobre la espalda de Soubi deseando que el final nunca llegase y gimiendo cuando el ponía su pierna en medio de las suyas rozando su intimidad, abrazándose y besándose con pasión discreta pero siempre ocurría igual, justo cuando Ritsuka estaba más exitado Soubi se paraba para irse lentamente saliendo con una sonrisa de oreja a oreja dejándolo con la mirada confundida y el rostro encendido.

-Maldito Soubi- siempre decía él ya envuelto en las sabanas al sentir su entrepierna despierta y las imágenes de Soubi y él producidas por el contacto de antes y sin olvidar que solía pasar sus manos por sus labios aun tibios y latentes recordando el beso que siempre le era dado año con años en esas ocasiones.

-¡Y ahora una gran sorpresa de parte de todos nosotros!- La voz de Yuiko lo hizo regresar a la realidad de aquellos recuerdos vergonzosos pero buenos, miro a su amiga quien estaba realmente feliz y lo animaba a parase de la silla para ir a ver su "sorpresa".

-Ven Ritsuka-kun rápido – ella lo jalaba del brazo fuertemente para llevarlo al centro del restaurante donde la pared parecía falsa obviamente había algo detrás o lo habría – Ahora una gran sorpresa- grito Yuiko con emoción, tal vez era ella la que estaba mas emocionada con todo aquello que el mismo cumpleañero.

Ella era una amiga maravillosa, siempre lo ayudaba, lo aconsejaba, le daba animos pero tal vez lo que apreciaba mas es que le demostraba que siempre contaria con ella no importara lo que pasase y que con su personalidad alegre y un tanto juguetona, alegraba a cualquiera y con su intelecto no más alla de lo normal estaba seguro de que había tan siquiera un poco sus días y su vida.

Los pensamientos a su siempre amiga se suspendieron al vez aquella pared falsa abrirse con un raro mecanismo, dejando ver algo que salía de ella, primero se veian unos colores y luego una enorme caja, su cara como ya se lo imaginaran era una de lo "lo típico" o "No tenias que hacer eso…", " es muy vergonzoso", por que era una caja de regalo gigante con un enorme moño forrado de caras chibi de Ritsuka.

Ante la cara medio sorprendida de Ritsuka, la totalmente emocionada de Yuiko, y la confiada de Yayoi, y los demás chismosos de los empleados, la enorme caja se abrió dejando un lluvia de serpentinas y confeti para mostrar…

-SORPRE…jajajaj, Felicidades Ritsuka-kun- dijo nerviosamente Yuiko cuando al abrirse la caja mostro un pastel solitario ahí en el centro del regalo mientras los adornos caian lentamente, miro al festejado quien levantaba su pastel casi sin expresión o mas bien algo confundido, corrió hacia donde Yayoi susurrando cosas como - ¿Dónde rayos esta…?...le dije que era hoy a las cinco…hasta hable a su trabajo…kyaa todo se arruino…

Ritsuka se quedo estatico mientras levantaba su pastel, lo normal que el pensaba era que "alguien" saldría con ese pastel en las manos, un minuto ¿estaba pensando en Soubi acaso?, para que negarlo si en verdad quería verlo y sin pensarlo recordó los cumpleaños anteriores donde siempre al final Soubi le daba aquel beso, lo enloquecía totalmente pues el calor de sus labios contra los suyos, esta lengua ligeramente amarga de cigarrillo y esas manos que por mas que se lavara siempre olian a pinturas era lo mejor de su vida.

-¿Rit-chan?, ¿Qué pasa?- solo lo llamaba asi cuando estaba preocupada o bien cuando necesitaba algo, pero es que el se había quedado inmóvil ahí con aquel pastel sin evocar palabra alguna.

-Ah, no es nada- dijo riendo nerviosamente totalmente sonrojado pues se dio cuenta de que había estado fantaseando con Soubi esperando su llegada, ¿en verdad deseaba tanto verlo?, bueno aunque ya no recordaba un momento en el que aquel hombre de rubios cabellos y esbelta figura no haya estado a su lado y ese dia no lo había visto para nada.

Luego de unas cuantas risas y embarradas de pastel por fin empezaba a oscurecer, la fiesta estaba poco a poco llegando a su fin, con los contratiempos y todo "era una fiesta" se decía Ritsuka, en claro ejemplo que tenia unos amigos buenos y valiosos.

-Felicidades Ritsuka-kun, adiós- fue lo ultimo que dijo Yuiko antes de cerrar con broche de oro la fiesta y partir a casa seguida por su puesto por Yayoi (N/A: que mala soy ni siquiera le doy oportunidad en este fic, pero bueno el no me cae tan bien…XD)

"Que buenos amigos" pensó Ritsuka mientras rebobinaba el camino hacia su departamento, era un dia raro y a la vez un tanto triste, pues se había divertido tanto pero Soubi no estuvo junto a él, de repente paro en seco...¿Por que últimamente pensaba tanto en el?

0000

Minna-san ahora les traigo este fanfic, el primero que hago de Yaoi y lo quise hacer de Loveless por el asunto de las orejas que todas hemos fantaseado tal vez alguien diga "Otro mas" pero aun asi estoy preparada, aquí me concentre en el cumpleaños 18 de nuestro neko pues es la edad donde se considera hombre en muchas partes del mundo.

Si lo se ahora este primer capitulo es muy leve pero el segundo entra nuestro Soubi y habrá lemmon al por mayor, aquí me concentre en la amistad claramente y mas en Yuiko pues a mi me cae realmente bien y tal vez por que durante un año yo fui toda una Ritsuka y la verdad me alegro tanto por que yo tuve a un Yuiko (con esa personalidad toda alocada) que me ayudo tanto y que aun recuerdo con ternura, mi mejor amiga por cierto.!

Disfrutenlo.!

Rage Kirihara