hey hola! que tal? bueno aqui hay una pequeña historia de amor. este es solo el primer cap. van a venir dos capitulos mas aunq van a ser cortos. espero que les guste.

Era hoy. Por fin era hoy. Hacia meses que había estado esperando este día. Mimi regresaría a casa y se llevaría una sorpresa. Cada año siempre era lo mismo. Tomaban desayuno, llamaban al trabajo a decir que hoy no iban a trabajar y salían a pasear, a divertirse. Almorzaban algo ligero, iban a la playa y miraban el atardecer. Luego, por la noche, regresaban al apartamento. Cada uno tomaba un obsequio y subían a la azotea. Se recostaban sobre unos cojines cubiertos con una sabana roja rodeada de pequeñas velas, creando un ambiente sumamente romántico; y miraban las estrellas. Luego se entregaban los obsequios. Siempre eran cosas pequeñas, detalles más bien. Pero al final, esos detalles eran los que realmente mantenían su relación. Bueno, la de cualquiera la verdad.

Pero este año seria diferente. El ya lo había planeado todo. Hoy, no pudieron tomar el día libre. Por lo menos ella no. Digamos que él no lo permitió.

-¿Estas seguro?

-Si, Matt. Estoy seguro.

-Pero no prometo nada eh. ¿Qué pasa si al final resulta que esta enamorada de mí?

-¡Ja! Matt, ya son 7 años. No creo que lo tengas del todo claro, pero hoy es el día.

-Muy bien.- dijo sonriendo- si tú lo dices. Pero no me hago responsable de lo que pueda suceder, Tai.

Tai lo golpeo suavemente en el brazo.

-Ni se te ocurra. Solo sigue el plan. Llévatela a tomar las fotos en la playa y tráela a casa a las 4. Yo me encargare de que todo sea espectacular.

La conversación no duró más de 10 minutos cuando se escucharon pasos en el corredor.

-Es ella. Solo llévatela y no la traigas antes de las 4.

-Esta bien Tai, pero prométeme que no le diras nada a Sora. No creo que le guste la idea de que muy rara vez pase la tarde a tiempo completo con ella, y que de pronto le dedique toda una mañana y tardea tu novia.

-Eres un idiota, ¿sabes?

Ambos se callaron repentinamente. La puerta se abrió y Tai se escondió tras el sillón de la esquina.

-Tai, ¿estas aquí?

-¿Mimi?

-¿Matt, que haces aquí? Estoy buscando a Tai. ¿Sabes dónde esta?

-No.- Matt intentaba disimularlo, pero nunca fue bueno guardando secretos.

-¿Qué ocurre?

-Nada. Necesito que me hagas un favor.

-¿Si?

-Necesito que seas mi modelo.

-¿Modelo? Es broma.

-No, necesito tomar unas fotos en la playa con algunos trajes de baño y vestidos de verano; pero la modelo que había contratado renuncio esta mañana.

-Seguro intentaste ligar con ella.

-No.- Tai realmente sabía como hacer sufrir a Matt. Sabía que no era bueno mintiendo, menos inventando historias. Y ahora Mimi se estaba burlando de él, por querer ayudar a su amigo. Mimi intentaba aguantar la risa que le ocasionaba la expresión en el rostro de Matt. –Llamó su representante y dijo que estaba enferma. Y como es de último minuto, nadie más estaba disponible. Por eso te lo pregunto. ¿Me ayudas?

-No puedo. Hoy iba a pasar el día con Tai como todos los años. Esto es una vez al año, y es nuestro séptimo aniversario. Por eso lo busco. Se supone que tenemos planes.

-Respecto a eso… Tai me dio la idea de preguntártelo.

-¿Por qué?- Mimi lo miraba extrañada. Matt podía escuchar como Tai se golpeaba la cara con la mano.

-Me llamo pidiéndome que te avisara que hoy recién podrían salir a las 4. Dice que lo llamaron de la oficina, que era urgente y que no podía postergarlo. No me dijo que, pero me pidió que te dijera. Dijo también que te estuvo llamando, pero que por alguna razón, aparentemente no entraba la llamada.-Mimi parecía decepcionada. ¿Quién no? Había esperado un día maravilloso, y aparentemente tendría que esperar.

-Esta bien. –Matt podía escuchar el suspiro de alivio de Tai. –Tal vez debería llamarle- dijo sacando su celular. –Solo para ver como está.

-No-dijo casi gritando. Mimi frunció el entrecejo. –Es que, ¿no seria mejor si guardas todas esas ansias que tienes de verlo para las 4? Me parece más romántico. –Eso si que era una mentira, pero la verdad es que no se le ocurría nada más que decir.

-Tal vez tengas razón. Bueno si no hay más remedio, vamos.

Mimi y Matt salieron del cuarto y Tai pudo respirar tranquilo nuevamente. Bien ahora que Mimi estaba con Matt hasta las 4, tenia el tiempo suficiente para llamar a Sora y empezar con su plan. Cogió el teléfono y marco su numero. No pasó más de 1 tonada y contestó.

-¿Aló?

-¿Sora?

-¿Tai?

-Si, ¿cómo estas?

-Muy bien gracias. Mira llamaba por que necesito un favor.

-Dime.

-¿Recuerdas que te dije acerca de la sorpresa para Mimi para cuando llegara el momento?

-Si, ¿que pasa con eso?

-Bueno, quería saber si tu mamá seguía trabajando en la florería.

-Si, aun sigue en eso.

-Bueno se que esto es de último minuto, pero necesito que me digas, si aun tiene aquellas docenas de flores de cerezo guardadas en algún lado.

-¿Las del matrimonio que cancelaron hacia 4 días?

-Si

-Deben estar por ahí, pero son flores Tai. Si no están marchitas, ya deben estar deshojadas.

-La verdad solo quiero los pétalos. Solo necesito los pétalos.

-Tai, ¿acaso tu…?

-Si, ya es hora.

-¡OH POR DIOS! Tai, eso es maravilloso. No puedo creerlo. Voy a llamar a mi mamá a preguntar. Te llamo al rato.- ella no esperó una respuesta y colgó el teléfono.

-Bien ya están las flores, ahora Kari.

Marcó otro número y espero pacientemente a que contestara.

-Kari, soy Tai. Llamaba para preguntarte… ¿ya lo tienes?

bueno, ya saben como es esto. una critica constructiva y algun comentario que me quieran hacer.

muchisimas gracias por leer. espero verlos en el siguiente cap.

dedicado a todos los que leen.

-M