Absolutamente nada me pertenece, todo le pertenece a la fantástica stepheanie meyer.

Resumen: Bella es abusada por su padrastro, su madre se da cuenta y la envía con su padre Carlisle, ¿ cómo reaccionará Bella al darse cuenta que llegó a una casa de vampiros?

Capítulo 1:

Carlisle POV

Estaba en mi despacho, revisando las fichas médicas de los últimos pacientes cuando una llamada me saca de mis pensamientos; cojo mi celular y miro el nombre.

Reneé,

Me extraña que me llame, ya que casi siempre es Bella quien lo hace y cuando hablo con Reneé es por que necesita algo sobre algún medicamento o algo así, lo que no entiendo es por qué llama tan tarde, bueno tarde para ella ya que como ser inmortal, no necesito del sueño, pero 2:00 AM, de la mañana, no es una hora común.

Contesto.

Si Reneé?.- le pregunto

Carlisle….- dijo con voz trémula, me extrañó eso

Si , ¿Qué ocurre?.- le pregunté un poco asustado

Carlisle…- volvió a decir.- necesito que vengas urgentemente, es sobre Bella

¿Qué le ocurrió a mi hija?.- me asusté, Bella realmente era torpe y no me extrañaría que tuviera un accidente.

No te lo puedo decir ahora.- a este punto sollozaba.- por favor te necesito

Reneé, tranquilizate.- dije.- esta bien, voy para haya

Y corté.

Estaba inquieto, algo le había pasado a Bella, no podía quedarme con los brazos cruzados, sabía que había hecho bien en separarse de Reneé cuando me convertí en vampiro, pero sin embargo extrañaba a mi pequeña niña y por eso es que no podía relajarme, sabiendo que Bella no estaba bien; así que salí para darle la noticia a mi familia.

Todos estaban en la sala, los chicos jugando con la consola y las chicas ojeando revistas de moda.

Carraspeó para llamar la atención, en el instante todos me quedaron mirando

¿Qué ocurre cariño?.- me pregunta Esme

Verán…- comencé.- quiero decirles que necesito ir a Phoenix

¿Porqué?.- me pregunta Jasper

Reneé me acaba de llamar y se notaba asustada, me dijo que algo le había pasado a mi hija.- dije

Ve cariño.- me dijo Esme dulcemente.- se que quieres saber que le ocurre a tu hija

No te preocupes Carlisle.- me dice Alice.- estos días estarán nublados allá

Asentí y salí, no sabía por qué, pero algo me decía que había ocurrido algo grave.

Tomé el primer avión en dirección a Phoenix, en el viaje no deje de pensar en el encuentro con mi hija, la última vez que la vi era una pequeña de 3 años, ahora de seguro con 17 sería una señorita, sonreí ante ese pensamiento.

En el aeropuerto, tomé un taxi y saqué el papel en el que había guardado la dirección de ellas; le pasé la dirección al chofer y nos dirigimos al lugar.

Al llegar escuché los sollozos de Reneé, me baje rápidamente del taxi e ingresé a la casa, toqué dos veces y cuando hiba a tocar por tercera vez, Reneé me abre.

¡ oh! Carlisle.- me dice y me abrasa mientras empieza a sollozar más fuerte, no entiendo por que esta así, como me gustaría poseer el don de Edward y leerle el pensamiento.

Reneé ¿Qué ocurre?.- le preguntó, en eso ella se dirige a la sala, al entrar quedo en shock.

Mi Bella estaba sentada en el sofá, pero eso no me impresionó, lo que más me llamó la atención fue el moretón grande que había en su mejilla y la herida en su frente, pero en sus ojos, fueron sus ojos, los que más me preocuparon, estaban apagados, sin vida, sin ese brillo característico.

Bella…- le hablé suavemente, me acerqué para abrasarla, pero ella se alejó aterrada, me miraba como si fuera un desconocido, pude ver marca de dedos en sus brazos.

Algo le había pasado a mi hija, alguien la había lastimado, de pronto mire a Reneé, me miraba avergonzada.

Me la llevo.- le dije de pronto.- pero necesito saber que le ocurrió a mi hija

Ella asintió, con los ojos con lágrimas y me llevo a su habitación.

Hay me contó todo; Reneé, se había casado con un tal Phil, el tipo parecía bueno y talvés, sería un mejor padre para Bella, pero lo que vino a continuación, me dejó helado, ese tipo había abusado de Bella, ese tipo la había golpeado y lastimado, pero eso o se quedaría así, si es preciso haría justicia con mis propias manos, por que nadie lastima a mi hija y queda bien parado.

Reneé me decía que anoche llegó antes de lo previsto y vio todo, el golpeaba a Bella amenazándola con matar a su madre si decía algo, lo hacía desde que tenía doce, oh mi pobre ángel, Reneé no paraba de llorar, me dijo que cuando lo vio llamó de inmediato a la policía y se lo llevaron detenido; ahora por su culpa que mi hija le teme a todos los hombre, debía hacer algo por ella.

Como ya te lo había dicho Reneé.- dije con la vista fija en ella.- me llevo a mi hija a Forks.

Ella asintió, sabía que no había nada más que decir, ella había fracasado en cuidarla, así que ahora era mi turno.

Reneé me condujo a la habitación de Bella, era una habitación muy bonita e iluminada, de color celeste las paredes y la cama blanca; Reneé se dirigió hacia el closet de mi hija y de ahí sacó un bolso en el que comenzó a meter su ropa; mientras tanto yo estaba mirando la estantería de mi hija, realmente le gustaba leer, cogí algunos libros y los introduje en el bolso, miraba la habitación de mi hija con nostalgia y con odio, cuantas veces ese tipo en esta habitación había…

No, no podía pensar en eso, el ahora ya no le haría daño, después tomaría justicia, sabía que al menos podía contar con Roselie.

Mi familia.

Les debía contar, pero no todo, no sabía como reaccionarían, sé que Esme, Alice y Emmet lo aprovarían, pero con jasper, Roselie y Edward era el problema.

Jasper aún tenía problemas con su autocontrol y tal vez sería un peligro para Bella, en cuanto a Edward, el puede ser muy desagradable cuando se lo propone y Roselie, bien, ella es la que menos la aceptaría ya que su mayor deseo es ser humana y tener un humano cerca, la haría sentir celos.

Aunque…

Con lo que le pasó a Bella, tal vez Roselie se compadezca ya que vivió algo similar, pero no me deja de preocupar.

Aquí está el bolso.- dijo Reneé sacándome de mis cavilaciones y estirándome a mi dirección el bolso con la ropa de Bella.

Gracias.- le respondí y cogí el bolso, salí de la habitación mirándo por última vez la habitación de mi hija; avancé por el pasillo hacia la sala, en las paredes pude apreciar fotos de mi niña a través de los años, siempre sonriendo; ahora esperaba que conmigo volviera a sonreír como antes.

En la sala, Bella aún estaba sentada en el mismo lugar, estaba como ida, con la mirada perdida, la herida de su frente ya estaba curada, pero el moretón permanecería por unos días más, lo que más me preocupaba eran las heridas psicológicas, tal vez la tendría que internar, no lo sabía.

Bella… hija.- murmuré, no quería asustarla, lo mejor sería decirle calmadamente que se iría conmigo.

Ella me miró como tratando de reconocerme, me estudiaba con el rostro, me miraba como tratando de acordarse; estuvo así un minuto entero y luego se me acercó

Papá… - murmuró, creí que me iba a abrazar, pero solo me acarició la mano, sabía que ella ahora no se dejaría tocar por nadie, yo tenía que ayudarla en eso, a superar su temor a los hombre.

Bella, hija.- dije mirándola alos ojos.- tu madre y yo hemos decidido que te vengas a vivir conmigo.

Creí que se pondría a gritar y a llorar, pero simplemente asintió, miró el bolso y volvió a sonreír, Reneé me había comentado que a ella no le agradaba hacer maletas.

Ahora, otro tema importante que debía tratar antes de llevarla a la casa, era sin lugar a dudas, mi familia.

Debía telefonearlos y darles a conocer la situación, por primera vez en mi vida sentí miedo, sabía que era estúpido, pero no dejaba de atemorizarme la reacción que tuvieran.

Si Emmett me viera en este momento se burlaría de mí, gracias a Dios que no está.

Me disculpan.- dije mirando a Bella y a su madre.- necesito hacer una llamada.

Cuando salí d ela sala, escuche como Bella volvía a sollozar, me partía el corazón el escuchar a mi pequeña llorar; me dirigí a una de las habitaciones y saqué mi teléfono móvil; marcando el número de mi casa me lo coloqué en el oído.

¿Carlisle?.- preguntó Esme

Sí, soy yo.- respondí, no me molesté en preguntarle como sabía que era yo, Alice debió habérselo dicho.- tengo que decirte algo

¿Qué ocurre?.- me pregunta preocupada

Bella se irá a vivir con nosotros.- decidí soltarlo todo de inmediato, para así evitar rodeos.

Pero… ¿ella sabe sobre nuestra naturaleza?.- me preguntó con la voz cargada de preocupación.

No.- respondí.- es mejor que no se entere por ahora, así no violaremos las reglas de los vulturis

Carlisle…- murmuró.- ¿Qué fue lo que ocurrió para que tomaras esa decisión?

Sabía que Esme me preguntaría, yo era muy riguroso con esto de las reglas de vampiro, por lo que debía haber un motivo muy fuerte para arriesgarme, pero ¿Qué motivos más fuerte que la seguridad de tu hija?

No podía explicarle a Esme por teléfono.

No te lo puedo decir ahora.- susurré.- te lo diré cuando lleguemos, pero de todos modos avisa a los chicos.

De acuerdo.-musitó ella.-te quiero, adiós

Y cortó.

Me quedé unos segundos en el mismo lugar, sabía que ahora la vida mía y d emi familia cambiaría, y la de mi hija también, esperaba que solo fuese para bien.

Dejé mi móvil en mi bolsillo y salí de la habitación en dirección a la sala, metí la mano en mi bolsillo y vi dos pasajes aéreos

¿Pero como…?

No tenía caso cuestionarmelo.

Alice

Ella de seguro habría visto que mi hija vendría, así que me colocó otro pasaje, mi hija, mi pequeña, solo esperaba de que ella lo pasara bien en mi casa, aún siendo está una de vampiros.

Al llegar a la sala, vi como Reneé abrazaba a Bella; al notar mi presencia ella deshizo el abraso.

Que te vaya bien mi niña.- dijo ella mientras depositaba un besos en la frente de Bella.

Mi hija tan solo asintió, pobre de mi niña, pero por lo menos ahora ya estaría a salvo de un peligro, aunque la opción sería llevarla a un sitio mucho más peligroso.

Bella me miró y yo le sonreí, me acerque a ella lentamente y la ayudé a levantarse cogiéndola por el codo.

Adiós Reneé.- dije cuando ya me hallaba en el marco de la puerta, solo escuché un sollozo y luego silencio; un taxi nos estaba esperando, con cuidado subí a Bella al asiento trasero, mientras yo colocaba las maletas en el porta equipaje.

Al entrar vi como Bella se arrinconaba y no miraba hacia delante, no comprendí el por que de su reacción, pero luego vino la verdad, el taxista era un hombre, nunca esperé que Bella estuviera tan dañada, pero yo me encargaría de solucionarlo, yo de ahora en adelante la cuidaría.

______________________________________________________________________

Y aquí va el primer cap.

pliz les ruego que me manden review , es mi preimera historia

Saludos

CATHYA MASON CULLEN