Indignation

By Hermachis

Disclaimer:FMA no es mio. Ni lo es, ni jamás lo será. Los derechos pertenecen a la genial vaca con calzones (Alias: Hiromu Arakawa), a Square Enix y a BONES. Yo solo uso los personajes para satisfacer mis ansias de fan. A mi solo me pertenecen los sucesos del fic, por los cuales, por desgracia, no me pagan. Asique hago esto gratis, como todo pringado que se precie, pero con mucho amor.

Capítulo 1

"Dicen que, a veces, la cosas ocurren cuando uno menos se lo plantea. No hay una explicación para ello, no hay un porqué... Maldición, tampoco estoy pidiendo una explicación científica. Quizás incluso con una divina me bastaría. Pero nada, sigo igual de perdido. Es como una especie de tortura psicológica. ¡Demonios!¡No quiero pensar en ello! ¡No quiero! No quiero..."

Alphonse dirigió su vacía mirada hacia el poseedor de la cama contigua, al darse cuenta de que al fin sus movimientos erráticos habían desaparecido y había logrado conciliar el sueño.

De había regresado tarde, sin una explicación, ahorrándose argumentos con un "Ahora no Al, estoy cansado" Ignorando todas las preguntas que la armadura pronunciaba.

Sí hubiera podido, Alphonse hubiera suspirado. Así era su hermano, no tenía solución. Aun así, confiaba en él. Fuera lo que fuese, seguro que a la mañana siguiente pediría perdón por su actitud y le contaría sus preocupaciones con pelos y señales. O eso esperaba, no le apetecía tener que sacárselo a golpes. Había más inquilinos en la posada y no quería molestar, asique tenía fe en que el rubio de ojos ambarinos eligiera la opción más sensata. Hasta entonces, tendría que esperar sentado, viendo como Ed se retorcía entre las sabanas, hasta que, vencido por el cansancio, logró dormirse.

Dejó pasar la noche, mirando por la ventana como se movían lentamente las pocas estrellas que la contaminación lumínica de Ciudad Central no había hecho invisibles. Cuando las estrellas desaparecieron y el cielo se volvió de un anaranjado tenue, lo suficientemente fuerte para ver, Al sacó un libro y siguió esperando. Todas las noches la misma rutina. Si no la misma, bastante parecida. Era aburrido tener ocho horas vacías, en las que temía siquiera moverse por temor a despertar a su exhausto hermano con el sonido metálico de su cuerpo.

Pasaron al menos tres horas más hasta que Ed al fin abrió los ojos y se desperezó.

- "Buenos días" - Dijo Alphonse mientras el rubio estiraba sus miembros de metal, que funcionaban tan eficientemente como el día anterior.

- "Buenas" - Respondió el joven, acompañando su saludo con un bostezo. No había dormido para nada bien.

Al dejó el libro sobre la cama en la que se encontraba sentado y se acercó a Ed.

- "¿Te pasa algo? Más bien ¿Te pasaba algo ayer?"

Ed sonrió de forma forzada.

- "Preferiría no tener que hablar de ello. Si no te importa..."

- "¡Claro que me importa!" - La armadura se puso de pie, con su característico tintineo. -"Llegas a las tantas, sin ninguna explicación, con un humor de perros y te pasa toda al noche dando vueltas en la cama. ¿Tan poco confías en mí que no puedes contarme que te ocurre?"

Ed se levantó y quedó frente a su hermano.

- "No es eso... Eso solo que... son cosas mías. De verdad, son tonterías, de verdad."

- "Por tonterías no reaccionarías así..."

La habitación quedó en silencio unos instantes, oyéndose solo el trino de las aves que pasaban junto a la ventana.

- "No pararas hasta que te lo cuente ¿Verdad?" - La armadura asintió - "Da igual, supongo que habría terminado contándotelo de todos modos..."

oOOoOOo

Edward Elric caminaba por las calles de Ciudad Central mientras veía como entraba la noche. Aquella ciudad era enorme. Se había tirado media hora dando vueltas tras salir del cuartel en busca de la posada en la que se alojaban él y su hermano. Tras eso, cinco minutos gritando maldiciones en medio de la calle, haciendo que los pocos transeúntes que quedaban huyeran o pasaran de largo lo más rápido posible. Y después, otra media hora más buscando a alguien a quien preguntar, maldiciendo de nuevo, aunque esta vez de manera más sutil, su ataque de ira, que había ahuyentado a todas las posibles fuentes de información.

Suspiró mientras veía como se encendían las farolas. Al debía de estar preocupado, y él estaba empezando a cansarse de dar vueltas. Eso sin contar que no había comido nada desde la mañana y el hambre y el cansancio empezaban a cobrarle factura.

Se sentó en el bordillo a mirar la calle totalmente desierta. La próxima vez pediría un mapa de la ciudad. Daba igual quedar como un paleto, era mejor que perderse en un calle solitaria ya entrada la noche.

Sacó su reloj del bolsillo y miró la hora. Bufó al ver que eran casi las once y media de la noche. Llevaba más de dos horas perdido.

En ese momento, vio como una pareja doblaba la esquina y entraba en la calle. Por fin el destino le sonreía. Se levantó y corrió hacia la pareja. Llegaría a la posada, aguantaría la riña de su hermano por ser tan despistado. Comería algo y...

- "Disculpen ¿Podrían decirme dónde está...?"

¿¡Por qué el destino le odiaba tanto!? ¿¡Por qué tenía que encontrarse justo a al última persona que quería ver!?

- "¿Acero? ¿Qué haces por aquí a estas horas?"

-"Yo..."

Roy Mustang observó como el joven hacía un gesto de desagrado. Lo más probable era que...

- "¿Estás perdido?" - Sonrió mientras su ceja se enarcaba en un gesto de incredulidad - "No puedo creerlo..."

Lo único que podía hacer era preguntar donde quedaba la posada y salir pitando lo más rápido posible. Ya aguantaría las burlas otro día.

- "Roy ¿Quién es este niño?" -Pregunto una voz aguda, justo al lado del coronel. Una hermosa morena de ojos verdes le miraba con el ceño fruncido.

- "Nadie, Madeline." - Los dos morenos siguieron su camino, dejando a Ed atrás - "¡Ah, Acero! Si buscas la posada, está tres calles más abajo. Después girá a la derecha y sigue recto. Buenas noches."

La mujer se rió, mientras el rubio se quedó allí de pie, viendo como la pareja se alejaba. Tras un rato, sintió un inexplicable ataque de ira. Quería correr tras el coronel y partirle la cara. Pero en cambio, corrió el la dirección contraria, justo la que el moreno le había indicado.

oOOoOOo

- "¿Eso es todo?" - Preguntó Alphonse ladeando la cabeza.

- "Te dije que era una tontería."

- "Tú reacción fue un poco exagerada ¿No?"

- "Lo se, créeme que lo se. Pero en aquel momento, me molestó tanto..."

- "¿Molestarte?¿El qué?"

- "¡Qué dijera que no soy nadie!¡Qué esa imbécil me mirara así! Yo..."

Alphonse miró como su hermano comenzaba a vestirse mientras le respondía.

- "Pero es normal. Supongo que el coronel actuó así para evitar tener que hablar de nada del trabajo que pudiera comprometerle... Y lo de ella... seguro que eran imaginaciones tuyas..."

Ed apretó los puños mientras se sentaba de nuevo en la cama, ya completamente vestido. No quería tener que decirle que era lo que había estado pensando aquella noche antes de lograr dormirse. Pero si tenía que decírselo a alguien, Al era la mejor opción. Él le ayudaría.

- "Me dio mucha rabia... No, muchísima rabia verles juntos. No entiendo porqué..."

El rubio se quedó en silencio un momento, apretando los labios y mirando al suelo.

- "¿Edward?" -Dijo al armadura, empezando a preocuparse.

- "Me... me dolió tanto verle con esa chica. Fue como una patada en el estomago" - Si Alphonse, hubiera tenido rostro, este se habría convertido en un poema - "Creo que..."

El rubio tomo aire mientras apretaba más los puños, empezando a marcando con las uñas la palma de su mano de carne.

- "...Creo que siento algo por el coronel."

Continuara...

El rincón de las estupideces de Hermachis.

Y hasta aquí el primer capítulo de mi primer fic de Fullmetal alchemist (Y en realidad, del primer fic que me tomo en serio)

Nacido una noche de tormenta en la que no había ganas de estudiar y mi rabia momentáneas contra el mundo me llevaron, de manera inexplicable, a escribir esto.

Adoro el Roy x Ed (logico, por eso escribo este fic) Y espero de todo corazón que otras fans de esta pareja (Y quizás otras personas que no lo son, pero a las que les pueda llegar a gustar) disfruten leyendo este humilde fic tanto como disfruto yo escribiéndolo.

Se que da pereza (Lo se muy bien) Pero agradecería muchísimo sus reviews. Me gustaría saber que les ha parecido y que me informaran de mis fallos. Agradezco muchísimo las críticas constructivas, ya que aun me queda muchísimo por aprender.

Gracias por vuestro tiempo y por leer ^^

¡Hasta pronto!