EPOV

Corría tan rápido como lo permitían mis piernas… algo que, considerando mi naturaleza vampírica, debería ser suficiente para escapar. Sin embargo, mis heridas estaban haciendo la tarea más difícil para mí. Fui descuidado; ¿cómo pude permitir que tal amenaza se me acercara sin darme cuenta? Aún recordaba claramente los eventos de esta mañana, mientras mi cuerpo se enfocaba en escapar del Cazador.

Estaba solo. Mi familia había decidido pasar las vacaciones en Denali y yo había decidido quedarme. Carlisle y los demás no se sorprendieron; después de todo, sabían que deseaba pasar las vacaciones con Bella, ahora que no había riesgo de que Victoria la rastreara. Esta mañana, salí a cazar en el bosque… y fue ahí donde todo se complicó. La sed de sangre no debió cegarme tanto pero, cuando me levanté, estaba ahí: un hombre con un largo saco negro, observándome. Entré en pánico; me había visto. ¿Qué debía hacer ahora? ¿Matarlo? Pero, antes de que pudiera reaccionar, su cuerpo tembló y cambió frente a mis ojos, transformándose en un lobo negro, que gruñó listo para atacar. '¿Un lobo Quileute?' Sabía que no era Jacob pero ese pensamiento, el temor de que pudiera ser uno de los amigos de Bella, evitó que atacara o me moviera. La criatura aprovechó mi indecisión y, con un rápido movimiento, me atacó. Salté para apartarme, pero consiguió morder mi pierna izquierda. Giré y lo sujeté por los hombros; el lobo aulló de agonía cuando mis manos rompieron sus huesos, y usé la distracción para patearlo y alejarlo de mí. Corrí hacia él mostrando mis dientes, listo para romper su cuello… pero, entonces, recordé el rostro de Bella cuando creyó que Jacob había muerto; de nuevo, la idea de herir a uno de los queridos amigos de Bella me detuvo. No podía hacerla sufrir así. En vez de seguir mis instintos y matarlo, di la vuelta y corrí hacia el interior del bosque. El lobo me siguió de inmediato. No recuerdo cuanto tiempo pasó, ni cuantas veces nos encontramos de nuevo; consiguió morder mi costado en un encuentro, y estoy seguro que le rompí algunas costillas en otro.

Ahora, finalmente, parecía haberse cansado, o al menos estaba lo bastante lastimado como para dejar de buscarme. Seguí corriendo sin rumbo fijo, esperando confundirlo –algo difícil de hacer considerando que estaba sangrando; la sangre que acababa de consumir escapaba por mis heridas abiertas-. Me reí mentalmente ante la ironía de todo esto: el cazador siendo cazado, el depredador convertido en presa… lo único que esperaba era escapar, ver a mi Bella de nuevo.

BPOV

Era un día lluvioso en Forks. Mientras miraba por la ventana de mi habitación, recordaba lo mucho que me deprimían esos días la primera vez que vine aquí. Ahora, la lluvia y las nubes grises significaban algo totalmente diferente: significaban que Edward podía salir, que podía estar conmigo todo el día sin preocupación alguna. Como su famila no estaba, y Charlie estaba trabajando, teníamos mucho tiempo para nosotros. Lo imaginé aquí, sentado en su lugar de siempre en mi habitación, mirándome con esos hermosos ojos y esa sonrisa torcida que yo amaba tanto. Incuso ahora, después de todo lo que había pasado, me preguntaba qué había hecho para tener tanta suerte.

Un aullido de dolor proveniente del bosque interrumpió mis pensamientos. Inmediatamente, una imagen de Jacob vino a mi mente… no, no era él, estaba segura; lo conocía demasiado bien para reconocer su 'voz'. El alivio que sentí se desvaneció casi de inmediato, reemplazado por miedo y preocupación. Si no había sido Jake, ¿entonces quién? Mi miedo aumentó, volviéndose pánico, al recordar que Edward estaba cazando en ese momento. ¿Podría ser que…? No, no podía pensar en eso; la simple idea de que Edward estuviera peleando contra uno de mis amigos me partía el corazón. Curiosa, salí a la calle. Vi una figura emerger del bosque, una figura humana que permaneció allí, de pie en las sombras. Me pregunté quién era, me pregunté si vería a Paul, o a Embry, o a Sam caminar hacia mí, herido… pero ni en mis más extraños sueños imaginé ver lo que vi, y esa imagen fue aún peor que todos mis pensamientos anteriores.

Edward avanzó hacia mí, con su cabello cobrizo húmedo y sus ojos fijos en mí. Pero, en vez de felicidad, había miedo en sus ojos. Continuó moviéndose, y me di cuenta de su expresión de dolor con cada paso que daba, la forma en que cojeaba hacia mí… nunca lo había visto así. Pero lo que detuvo mi respiración, lo que envió lágrimas a mis ojos, fue el líquido escarlata que manchaba su ropa…

Bueno, como lo prometido es deuda :P aquí esta la versión traducida al español de mi fic. Alguien mencionó hace poco que no había muchos fics de Crepúsculo en español, así que decidí poner el mío… ojala les guste ;)

Soy mala, lo sé!! Pero no se preocupen, nunca mataría a Edward (solo lo hago sufrir un poco :P) Para los lectores que ven esto x 1ª vez: no sean muy duros conmigo, es mi primer fic y estoy usando un tema que nadie mas ha hecho antes (Edward NUNCA se lastima, ¿cierto?) Sobre la sangre… leerán la explicación después (porque HAY una)

Gracias por leer!