Desclaimer: Nada es mío. Todo es de J.K.

Uní al trilogía, por cuestiones de comodidad. Espero, no le moleste a nadie. Siento que se eliminen los reviews, quzás eso es lo que más me duele. Pero quiero creer que abro la puerta a otras posibilidades. Gracias por estar allí.

Han pasado tres años desde que ella trata de seguir con su vida. Mas no le gusta seguir sola. One shot.


La Vida Sigue

Me empiezan a doler las rodillas.

Ya han pasado tres años y se siente como si fuera ayer.

El rocío del pasto moja mis ropas, pero ya no importa, porque también las lágrimas empapan mi rostro.

Ya han pasados tres años de esa fatídica noche. De ese momento del cual revivo cada detalle en mis sueños, mis pesadillas. Encadenándome a mis temores.

Arrodillada ante la lápida que describe cínicamente lo que todos veían que eras.

Mas yo me atreví a escarbar un poco más. Adentrarme en tu mente, sacarte de tu caparazón. Derribar tus murallas.

¿Recuerdas esas noches en vela, frente de la chimenea, cuando nos comentábamos nuestras tinieblas, cuando las lágrimas nos acompañaban y nos reconfortábamos en los brazos del otro?

Yo si y las extraños tanto como a ti.

El sol ya está saliendo.

Me agrada el sol¿sabes? Me hace recordar a tus sonrisas, esas que hasta en el peor momento te daban un delicioso gusto de esperanza.

Pero esas sonrisas se han ido contigo.

¿Por qué nos abandonaste¿Por qué me dejaste aquí sola en este mundo de hipócritas, donde yo soy una más del baile de máscaras?

Anhelo tus ojos, también me gustaban, tan verdes, tan inocentes.

La ira me domina al pensar en todo lo que tuvieron que ver. Me gustaría volver al pasado y evitarlo, para que estos no se cubrieran con ese halo de dolor que tuviste durante las semanas próximas a tú partida.

Tu vida se fue esa noche en el cual no fue tu enemigo quién te derribó, sino el cansancio y el dolor mezclados en tu pecho, salpicados con amargura y culpa.

Esa noche en la cual me dijiste cómo te sentías. Esa clase de noches las cuales no revivíamos hace tanto tiempo. Desde el comienzo de la pesadilla.

¡OH! Como lloro ese momento. Me culpo en silencio.

Quizás si te hubiera expresado los pro de todo, si sólo…

Pero culparme no te traerá de vuelta.

Todavía sufro cuando recuerdo tus parpados cerrarse, dejando de derramar lágrimas, cuando tu mano dejó de apretar la mía.

Cuando me dejaste sola en este frío mundo.

Todos se fueron, tú fuiste el último en acompañarlos.

Sólo quedo yo.

Pero la vida sigue¿no?

Si, la vida sigue.

Mas yo no quiero que siga una noche más sin ti.

Mis últimas palabras a tu ya olvidado cuerpo, mejor dicho, a la piedra que te representa: prepara todo, amigo, porque me canse de extrañarte.

Para mí, la vida ya no sigue.