EPILOGO

Ya mi espalda no resiste el peso de tu ausencia, el deseo de sentir tus labios y el roce de tu cuerpo se hacen cada día más imprescindibles y aun entre lágrimas te confieso que no habrá mejora en mi sentir hasta que el milagro de tenerte no sea real de nuevo...

Cien años…

Mi vida en Volterra, en aquel castillo subterráneo, junto a los Cullen y los licántropos – quienes tras la pelea fueron en busca del resto de su familia y regresaron para convertirse en nuestros aliados – era un calvario a la vista de un rayo de luz.

El mundo exterior había cambiado. Era maravilloso – todo lo contrario a lo que se predecía en el pasado - pero se tornaba triste para mí, sin él. Pasaba todas las horas que podía a su lado. Me pasaba contemplando su pálida belleza que contrastaba de manera especial con el negro de su ropa y el oscuro forro del ataúd que le habíamos mandado a diseñar. Verlo ahí, era como ver a uno de los vampiros creados por la imaginación de Anne Rice.

Su rostro lleno de paz fue lo que hizo al dolor un poco soportable. Recordaba las palabras que alguna vez había dicho "Algo envidiable de los humanos es que su alma tiene un descanso", y tras pensar y analizar la situación, no era tan mala como suponía ser, si lo veíamos fuera de mi burbuja de egoísmo, ya era lo menos que Edward se merecía: un descanso.

"No Bella. Edward todavía no despertará aún" me había dicho con voz triste Alice aquella tarde. Me recargué en el borde del ataúd, como siempre solía hacer, y comencé a sollozar. Un siglo sin Edward… y lo que quedaba aún por esperar.

Tras sollozar largas horas y contemplarlo una vez más, salí de aquella habitación. El castillo estaba en completo silencio, algo extraño y complaciente. Con tantos habitantes en el, era imposible estar a solas. Me senté en una de las escaleras de aquella enorme habitación en la que Edward y yo nos habíamos despedido, disfrutando del acogedor silencio. Me abracé las rodillas con ambos brazos y sumergí mi cabeza entre ellas. Si tan solo yo también pudiera dormir

Las campanas del reloj de la plaza anunciaron la llegada de la media noche, me perdí en los doce campaneos

—Bella… -

Levanté mi rostro al escuchar aquella aterciopelada voz a mis espaldas. No me atrevía a girar mi cuerpo, tenía miedo de encontrarme con la nada, de que mi anhelo me estuviera fallando a tal grado… Imposible pensé. Tenía poco Alice me había negado tal posibilidad…

Todo volvió a quedar en silencio, pero mi nariz se deleitaba con aquella fragancia tan conocida y tan amada. Me puse pie, sin girar todavía. Sería grande y dolorosa la desilusión. Una piel suave y calida recorrió mi hombro con un roce casi insensible, dejándome estática.

—¿Edward? – pregunté en un susurro. Aunque su aliento fresco cerca de mi oído no me dejaban ya duda alguna. Giré mi cuerpo y aunque su respiración rozaba mis mejillas no lo creí verdad.

Levanté mi mano y roce la piel de su cara es real me dije sin mirar sus ojos. Una sonrisa se le dibujo en sus perfectos labios, al momento en que su mano se posaba delicadamente en mi quijada, levantando mi rostro lo suficiente para que nuestras miradas se unieran

—Perdona la espera – dijo con la misma dulzura con la que sus oscuras pupilas gritaban la felicidad que sentía.

Me acerqué lentamente, con cuidado, movida cautelosamente por el miedo que sentía de imaginar que me lanzaría a una imagen de humo. Sus brazos me enrollaron con ternura, sentí su calor y su pecho moverse por su respiración.

Mis brazos cubrieron su cintura y cuando lo sentí seguro entre ellos, lo abracé fuertemente, despertando a la realidad, despertando a la felicidad.

—¡Edward! – sollocé de felicidad en el momento en que él me apretaba más y depositaba un beso en mis cabellos.

—Tranquila mi amor. Estoy aquí y ya no nos vamos a separar nunca. Jamás.

Alice… Alice me dijo que tu no despertarías aun – dije alegremente confundida - ¿Cómo…?

—Me debes una, hermanita – interrumpió la pequeña duendecito entrando junto al resto de mi familia y los licántropos - ¿Te gusto la sorpresa?

Entrecerré mis ojos mientras los veía sonreír. Les dediqué una gran sonrisa de agradecimiento, reflejo de mi plena felicidad. Me lancé de nuevo a los brazos de Edward quien me sostuvo en el aire y reía igual que yo

—Te amo – confesé antes de que nuestros labios se juntaran ansiosos.

—¡Ey, Ey! – Interrumpió Jacob quien abrazaba a Leah por el costado - ¡Ya basta! ¡Mucho amor! ¡Puaj! – Leah le soltó un codazo en el estomago y todos reímos

Edward clavó de nuevo sus ojos en los míos

¿Qué te parece si vamos a otro lugar? Necesito compensar y cobrar el tiempo que he estado sin ti

Le dediqué una sonrisa de complicidad y momento después salimos de aquella habitación sin previo aviso…

Soy una visión, soy una justicia

Nunca pensé que pudiera llegar a amar

Viviendo en sombras, existencia marchita

Nuca fui lo suficientemente bueno

Dentro de la oscuridad, tú fuiste la luz que brilla

Estás atrapada en violencia, puedo ser el hombre que salve la situación.

For you (para ti) – The calling

FIN

Agradecimientos

YA TERMINÓ T_T PUF! BUENO PUES AQUÍ LES VOY XD:

EN PRIMER LUGAR LO QUE SIEMPRE LES HAGO SABER: MUCHISIMAS GRACIAS POR SU APOYO EN ESTA HISTORIA, POR ACOMPAÑARME EN ELLA HASTA ESTE CAPITULO, ¡DE VERDAD! NO SE COMO AGRADECERLO YA QUE ME ABRIERON LAS PUERTAS Y ME DIERON LA MOTIVACION DE SEGUIR HASTA TERMINARLA

"TIEMPO SIN TI" FUE LA PRIMERA HISTORIA QUE ESCRIBO, Y GRACIAS A LOS QUE ME APOYAN CON LAS OTRAS TRES QUE TENGO PUBLICADAS.

ACLARO: LOS PERSONAJES QUE AQUÍ HE USADO SON PROPIEDAD DE LA SEÑORONA STEPHENIE MEYER, YO SOLO ME TOMÉ LA LIBERTAD DE TOMARLOS PARA ESCRIBIR ESTA HISTORIA

OK… ESPERO HAYA SIDO DE SU AGRADO ^^ (EN LO PARTICULAR, QUEDÉ MUY SATISFECHA CON EL FINAL, PERO LA OPINION ES DE USTEDES, ESPERO RECIBIR SUS COMENTARIOS, CRITICAS, TOMATAZOS, Y TODO LO QUE SEA)

¡MUCHAS GRACIAS OTRA VEZ!

** NOTA ** LA CANCION QUE APARECÉ EN ESTE CAPITULO ES DE LA BANDA "THE CALLING", SE LLAMA FOR YOU Y FUE UNA DE MIS PRINCIPALES MUSAS PARA ESCRIBIR LOS ULTIMOS CAPITULOS Y ESTE FINAL, ASI QUE SI PUEDEN DENSE UNA VUELTA EN YOU TUBE Y VEAN EL VIDEO ORIGINAL Y ESCUCHENLA. NO LA QUISE TRADUCIR AL ESPAÑOL POR QUE SIENTO QUE SE LE QUITA LA VERDADERA ESENCIA

OK ¡HASTA LUEGO! Y MUCHAS GRACIAS A TODOS POR SU GRAN APOYO