Esta es la traducción de Take My Heart Away, de Hatusu.

((NA: Bienvenido a Quítame el Corazón. Espero que disfruten leyendo así como yo disfruté escribiéndola. Una cosa más... las citas al principio de cada capítulo son extremadamente importantes. Pista, pista... y , oh sí, review! ;D))

Disclaimer: No soy dueña, bajo ninguna circunstancia, de Harry Potter (una mujer maravillosa que se llama J. K. Rowling lo es, si alguno se lo preguntaba). Tampoco soy dueña ni pretendo serlo de cualquiera de las citas en cursiva al principio de cada capítulo. Sin más dilación...

Desmorónate

y deja de sentir.

Quema ahora

lo que una vez respiraba.

Alcanza

y podrás quitarme el corazón.

AFI, Leaving Song Part 2.


Prólogo: Quítame el Corazón


Hermione ahogó un grito mientras un rayo de luz verde cegador pasó volando al lado. Miró su recorrido a través del claro del bosque con una espantosa fascinación, congelada en donde estaba. El tiempo pareció detenerse mientras presenció al haz de luz golpear a su mejor amigo de lleno en el pecho. Ni siquiera se volteó cuando Harry Potter cayó al suelo, sus ojos ya en blanco y sin vida.

La siguiente cosa de la que se dio cuenta fue una aguda, congelante risa que parecía hacerse eco entre las ramas más altas de los árboles. La carcajada despiadada de un demente.

Hermione de repente sabía lo que era que tenía que hacer y un frío adormecedor envolvió su interior. Es la única manera.


"Es la única manera ", Harry dijo en un susurro, sólo unas cuantas hora antes. Sus ojos, normalmente llenos de luz y determinación, ahora tenían la fiera resolución a menudo vista en los ojos de un prisionero condenado.

Hermione levantó su mirada hacia él, llena de temerosa incertidumbre.

"Pero Harry, Dumbledore dijo..."

Harry la interrumpió con un movimiento brusco de su mano a través del aire.

"Yo sé lo que dijo Dumbledore", dijo con una voz severamente agobiada. "'No se enreden con el tiempo.' Pero sólo te estoy pidiendo que hagas esto si yo – si yo fallo "

La miró, deseando que ella entendiera a lo que se refería sin tener que explicarlo.

"No vas a fallar, Harry. No puedes," Hermione dijo con dificultad. "Dumbledore dijo..."

"Dumbledore se ha ido!" Harry gritó, golpeando su puño contra la pared. Cuando vio la expresión en la cara de Hermione, su presencia entera pareció decaer con el hecho de que la estaba asustando; asustando a la única mejor amiga que le quedaba.

"Lo siento," murmuró, sin reconocer su propia voz, "Pero como dije, Hermione: tengo esta – esta certeza, casi, de que algo o alguien hizo a Voldemort quien es. Créeme, yo lo conozco, y yo que no nació como esa horrible creatura. Si tu pudieras regresar a antes de eso, podrías matarlo tan simple como a un humano normal. Y Hermione, si hay alguien – cualquiera que sea – en quien confiaría en regresar en el tiempo en mi lugar y arreglar todo, serías tú. "

La observó con una expresión tan llena de la sinceridad que recordaba en el antiguo Harry, que se ruborizó con una confianza repentina.

"Lo haré," dijo Hermione firmemente.


Lo haré, pensó ella. Decidió que estaba dispuesta a hacer casi cualquier cosa para invertir los horrorosos eventos de las semanas pasadas.

El silencio espectral del bosque alrededor de ella pareció intensificarse con la aparición de una ligera niebla. La luz de la luna caía como un velo a través del paisaje sin sonido. La única solidez en la extraña realidad a medias a la que se enfrentaba eran los árboles, retorcidos y sin vida, pero sólidos de todos modos.

Un ligero cambio en la niebla...

Y el mismo Lord Voldemort se había volteado a enfrentarla. Se dio cuenta, como si rociada con congelante agua de hielo, que era la única viva en el claro, salvo el demonio que estaba en frente de ella. La niebla le obscureció momentáneamente el rostro.

"Ah, la asquerosa hija de Muggle que Potter tanto adoraba. " escupió Voldemort, su voz ominosa enviando incontrolables escalofríos por su espalda. Ella rebuscó la cadena alrededor de su cuello.

"Lástima, ni siquiera sé tu nombre," susurró con una sonrisa terrible. Voldemort levantó su varita.

Al mismo tiempo, Hermione agarró su gira-tiempo. En vez de girarlo, como usualmente haría, lo volteó hacía la izquierda. En vez de regresar horas, ella estaba tratando de viajar décadas. Con el primer giro, una sacudida como un rayo la golpeo. De nuevo lo giró, mientras el extraño claro del bosque comenzó a desaparecer. Ella fijó un tiempo en su mente y se concentró en girar el instrumento a su voluntad. Cada sacudida la golpeaba más fuerte y más fuerte, hasta que voló a través de un vórtice indescriptible de recuerdos, eventos y lugares que ella no había estado viva para recordarlos. El rugido en su cabeza se volvió más alto, hasta que pareció consumirle cada fibra. Y después de eso: Oscuridad.


Tom Riddle ahogó un grito mientras se sentó en su cama. Acariciando sus sienes, trató de recordar el sueño del que había despertado. Estaba seguro de que no había sido una de las habituales, pesadillas horribles que le habían asolado durante todo el tiempo que podía recordar. Esta vez había sido algo completamente diferente, pero de alguna manera aún más inquietante que cualquier pesadilla. Recordó, o mas bien, imaginó, una chica con grandes ojos marrones y cabello color miel, y un chico con una cicatriz en forma de un rayo. No obstante, la chica era la que sobresalía. Su rostro, aunque obviamente normal, era por alguna razón escalofriantemente hermoso para él. Rápidamente, se menospreció por pensar tales pensamientos triviales . Los sueños no son nada más que veneno para la mente, se recordó a sí mismo severamente.

Por alguna razón, esto no lo consoló mucho. ¿Estoy viendo cosas?¿Me estoy volviendo loco?

((NA: y bien? ¿Qué creen que va a pasar? Díganme en un review!))