Disclaimer: Crepúsculo pertenece a Stephenie Meyer; When Life Gives you Lemons, a Daddy's Little Cannibal, yo sólo me limito a subir la traducción.


Cuando la Vida te da Limones

(When Life Gives you Lemons)

7.- Rapidito.

Tiré la bolsa de mi libro (la cual estaba usando como estuche temporario) en mi cama. Miré alrededor de mi habitación y noté algo en mi escritorio. Parpadeé antes de caminar hacia él, allí había por lo menos cinco condones con envoltorios rojos manipulados en una rosa, era una linda rosa, solo había un problema: agujas clavadas en cada uno de los condones.

Miré de nuevo el escritorio allí había una nota con mi nombre escrito en ella. La abrí y rodé mis ojos. Por supuesto que era de Emmett. Leí la nota:

Sexo

Seguro

Apesta

Así que

Échate un polvo con

Alguien

Especial

Bella,

Encontré esto en la vista de cosmetología, es en virtud de "su orgasmo garantizado". Por lo tanto decidí probarlo con Rose antes de dártelo, ella pareció disfrutarlo así que ahora es tu turno. A continuación hay un link a la vista y las instrucciones.

Atentamente,

Emmett.

Doblé la nota y me quejé. Ahora yo tengo que buscar posiciones. Gracias Emmett…

--

—No tenemos mucho tiempo —le dije a Edward mientras sacaba mi camiseta por mi cabeza Charlie estaría en casa en cualquier momento, alguien dejó un auto robado en el estacionamiento de la escuela.

Edward estaba inclinado contra la cabecera de mi cama. Su camiseta se había ido, al igual que sus pantalones, estaba sólo en boxers. Lo besé apasionadamente en los labios mientras él me agarraba los senos. Gemí fuertemente en su boca. Odiaba los 'rapiditos' pero lo necesitaba a él más ahora que de lo que lo he necesitado durante toda la semana. Pasar el día buscando posiciones sexuales me había dejado muy caliente.

Gemí de frustración mientras empujaba los pantalones del pijama, pateándolos hacia mis pies. Edward tomo esto como una señal para deshacerse de sus boxers. Volví a besarlo mientras me posicionaba sobre él. Se apartó un poco de mis labios.

No le di tiempo de decir nada. Me baje rápidamente en él, sus ojos se ensancharon y dejo salir un fuerte gemido. Sabia que esta posición fue especialmente diseñada para mujeres, así que estaba dispuesta a hacer cualquier cosa para que Edward se viniera conmigo.

—Edward —gemí en voz alta en su oído.

Dejó salir un gemido. Sonreí mientras lo observaba.

Empecé a balancearme hacia delante y hacia atrás, justo como la pagina web prometió mi clítoris estaba rozando contra él. Estaba gimiendo en voz alta mientras me movía en círculos contra él. Edward me agarró de las caderas y me guió, moviéndolas en círculos. Me incliné mirándolo. Esta era mucho más fácil que las otras posiciones.

—Edward —aullé en su oído.

Edward gemía mientras me movía hacia delante y atrás en su miembro. Incline mi mano y tomé sus tú-sabes, jugando con ellas suavemente. Me avergonzaba estar tocándolo allí, pero me estaba acercando a mi orgasmo y quería que él obtuviera algo de esto. Me apreté aún mas contra él mientras continuaba mi meneo encima de él. Los ojos de Edward estaban cerrados y se inclinó de nuevo.

—Edward —gemí en su oreja—. Por favor vente conmigo.

Me miró, me estaba costando respirar y mi cuerpo se estaba apretando, estaba casi allí. Se empujo aún más dentro de mí, mi aliento se atascó en su garganta. Me dejé ir por él. Enganché mis manos alrededor de su cuello, me sostuvo quieta y supe que estaba por llegar al orgasmo.

Mi respiración se estaba haciendo pesada y me presionó fuertemente contra su pecho.

—Edward —gruñí en su oído—. Date prisa.

Rió antes de empujar sus caderas, golpeando mi punto 'G'. Mandándonos a ambos hacia el borde. Me dejé caer a su lado y mi cabeza cayó hacia delante.

—Edward —grité frustrada porque él podía hacerme sentir así con un solo empuje.

—¿Cómo estuvo eso para ser un «rapidito»? —me sonrió cuando fui capaz de respirar nuevamente.

—La venganza viene en muchas formas, Edward —murmuré mientras me salía de él. Mi cuerpo todavía estaba débil por el intenso orgasmo que me hizo sentir. Él era la única persona en el mundo que me podía hacer tener un orgasmo tan duro durante un rapidito.

Me acosté al lado de él y me tapo con la sabana, besando mi frente.

—Mañana será, mejor lo prometo.


¡Cuánto tiempo me he demorado! Pueden amenazarme si lo desean (?), ok, no. Pero la verdad tuve problemas con la tecnología, además de mis otros fics y, para variar, entré a la escuela. De todas maneras intentaré traducir los otros capitulos más seguido.

Le agradezco la traducción a SabriCullen.

Besos,

Janelle.