"Llegada"

BPOV

Desperté para encontrarme con otro usual día nublado en Forks.

Me levanté con rapidez, lista para empezar mi día… bueno, para ser honesta, lista para ver a mi novio.

Pensar en Edward envió, como siempre, una oleada de felicidad mezclada con preocupación. Había pasado un mes desde el incidente con el cazador, y Edward aún llevaba las señales de la batalla en su pecho. Yo quería que se recuperara por completo, pero la única solución disponible era beber mi sangre, algo que él se rehusaba a hacer antes de la boda. Yo había insistido en más de una ocasión, y cada vez él había terminado la discusión con una absoluta negativa a la idea.

Incluso había pedido ayuda al resto de su familia, pero fue en vano. Edward, tan terco como siempre, se había rehusado a escuchar cualquier argumento para apoyar mi idea, hasta que el resto de los Cullen se vieron forzados a mantenerse al margen. El único alivio era que la boda sería en una semana, lo que significaba que estaría curado muy pronto. La idea de la boda me hizo temblar… era irracional, lo sabía; después de todo, significaba que podría pasar la eternidad a su lado, pero aún así era algo difícil para mí. Como si no tuviera suficiente con su actitud.

Bajé las escaleras para reunirme con Charlie en la cocina, lista para tomar mi desayuno.

"Buenos días, Bella" me saludó.

"Hola, papá" respondí, aún inmersa en mis pensamientos.

"¿Edward va a venir a recogerte?" preguntó. Aún después de un mes, no podía creer su cambio de actitud.

"Um, si. Su familia tiene planeada una pequeña reunión para hoy" dije sonriendo. Era su cumpleaños y, como sus hermanos estaban algo aburridos, habían decidido celebrar… o intentar molestarlo. Ni siquiera podía imaginar lo que Alice podría haber hecho para ello.

"Muy bien. Dile que le deseo un feliz cumpleaños… ¿Cuántos años tiene ahora?" preguntó Charlie.

107… "Umm… 19" dije. Por supuesto, Charlie no dudaría de eso. De pronto, escuché el motor de su Volvo cerca de la casa. Me levanté y prácticamente corrí hacia la puerta, mientras mi padre me miraba con sorpresa. Abrí la puerta para encontrarlo ahí, con una sonrisa en su rostro y mirándome con sus hermosos ojos dorados. Me lancé a sus brazos y lo besé suavemente.

"Feliz cumpleaños" murmuré. Él rió.

"Alice esta molesta" dijo, un poco irritado. A Alice le gustaba mucho exagerar en las fiestas… así que, ¿Por qué estaba molesta? Mi padre salió de la cocina, y lo saludó rápidamente antes de irse al trabajo. Una vez que estuvo fuera de vista –y que los dos estábamos a salvo en el auto de Edward- hice la pregunta que llevaba haciendo diariamente durante un mes.

"¿Cómo estás?" le pregunté. Él me sonrió.

"Bien" dijo. Yo fruncí el ceño.

"Sabes a qué me refiero" dije, seria.

"Si. Estoy bien" insistió. Quería hacerlo difícil, entonces.

"¿Puedo ver?" pregunté. De inmediato se puso serio.

"Esta igual… ¿para que quieres ver?" preguntó.

"Exactamente por eso. Quiero ver si de verdad esta IGUAL" dije. Era tan extraño preocuparse por una herida. La herida de un vampiro.

"Bella, por favor, no empieces…" pidió él, casi me rogó.

"No puedo evitarlo. Estoy preocupada, Edward. Solo quiero que estés bien de nuevo" dije, intentando calmarme. Sabía que esto era difícil para él también.

"Lo siento. No quiero que te sientas así" dijo Edward, que tomó mi mano mientras conducía. "Estoy bien, de verdad. Eso puede esperar un poco" concluyó. Yo suspiré; había escuchado eso muchas veces. De pronto, él alzó la cabeza, alerta.

"¿Qué?" pregunté. Él me miró.

"Nada importante… lo descubrirás pronto" dijo misteriosamente. Odiaba eso, y lo miré con irritación. A él pareció resultarle gracioso, pues rió todo el camino hasta su casa.

Cuando llegamos, me sorprendió ver que la casa estaba como siempre: sin luces, sin decoración, nada. Me pregunté si habían atado a Alice o algo. A mi lado, Edward suspiró de alivio… mi teoría pareció aún más posible. Bueno, hasta que Alice se acercó a nosotros, dándole a Edward un abrazo tan fuerte que creí que iba a aplastarlo. Hasta mi mano, unida a la suya, tembló por el movimiento.

"¡Que malo eres, Edward!" dijo ella. "Oh, por cierto, feliz cumpleaños"

"Alice, me lo has dicho más de cien veces en lo que va del día…" dijo él, pero sonreía. De pronto, me di cuenta porque me había sentido tan aprehensiva por ese abrazo.

"Alice, quizás no deberías…" comencé.

"Oh, ¡Hola Bella! No te preocupes, está bien" dijo ella, sonriendo como siempre.

Mientras caminábamos hacia la casa –y Alice regresaba adentro- resolví mis dudas.

"Estoy asombrada. Creí que tendría un gran plan para hoy. ¿Qué hiciste para controlarla?" pregunté, algo molesta. Si podía contenerla, ¿Por qué no lo había hecho en MIS fiestas? Él rió.

"No fui yo. Rosalie dijo que si hacía algo y nos exponía su auto 'accidentalmente' dejaría de funcionar… y Jasper prometió cancelar todas sus tarjetas de crédito" dijo Edward sin dejar de reír. Yo lo imité; Rosalie ciertamente sabía como amenazar a Alice, pero Jasper era aún mejor.

Dentro de la casa, el resto de los Cullen me saludó. Carlisle me indicó sutilmente que me moviera antes de que la enorme figura de Emmett saliera de la nada, tratando de sujetar a Edward. Por supuesto, su mente lo delató y Edward se movió para esquivarlo.

"¡Que bueno que regresaste, hermano!" dijo Emmett, sonriendo.

Esta reunión no fue tan desastrosa como mi fiesta y ciertamente no tan extravagante o, bueno, humana, pero tuve que admitir que fue divertida. Emmett había comprado una nueva consola de video juegos, y todos comenzamos a competir entre nosotros. Incluso yo me uní al equipo, pues era algo que podía hacer (seguramente, esa era la razón detrás de ello). Me reí mucho cuando Edward venció a Emmett en el primer partido; su hermano se puso serio y pidió la revancha, que Edward ganó también… la expresión del rostro de Emmett era divertidísima. Después fue el turno de Jasper. Él terminó manipulando las emociones de Edward para hacerle perder la concentración.

"¡Hey! ¡No se admiten poderes!" Dijo Alice, riendo.

"¿Por qué no? Debemos usar cualquier ventaja que poseamos… de todas formas, él está leyendo mi mente" dijo Jasper.

"¡No es cierto!" protestó Edward, pero hasta yo pude ver que estaba mintiendo. Esme puso los ojos en blanco.

"Les juro que a veces se comportan como niños" dijo ella. Carlisle rió a su lado.

Por supuesto, Jasper ganó –para desgracia de Edward-. Después, Alice se sentó. Simplemente tocó los controles y sonrió.

"Yo gano" dijo. Jasper la miró con sorpresa.

"Eso no es justo… ni siquiera he comenzado. ¿Cómo puedes saber eso?" preguntó. Ella simplemente se acercó y lo besó.

"Porque vas a dejarme ganar" dijo ella, para molestarlo.

"¿Por qué a ella? Es MI cumpleaños, ¿cierto?" protestó Edward a mi lado. Todos reímos.

Después de un rato, decidieron tener una revancha física (bueno, en realidad, lo decidió Emmett). Lucharon afuera, pero eso no me molestó. Después de todo, solo estaban jugando… hasta que Edward quiso unirse a ellos.

"Bella, está bien" dijo él, pero yo no quería dejarlo ir.

"Quizás deberías escucharla… Emmett está muy molesto por ese partido" dijo Carlisle con tono divertido. Me pregunté si era una forma sutil de advertirle a Edward sobre su 'condición'. Él simplemente asintió y continuó observando. Emmett estaba ganando; ya tenía a Jasper en el suelo. Alice se levantó.

"¡Emmett! ¡Si le haces algo a mi Jasper le diré a Rosalie todo sobre el regalo que vas a comprarle!" gritó Alice, riendo, mientras Rosalie la miraba con curiosidad… estaba segura de que trataría de averiguarlo después. Funcionó; Emmett se distrajo y Jasper se movió para cambiar posiciones. Emmett gruñó con suavidad.

"¡Eso es trampa!" protestó.

"Es tu culpa si no puedes concentrarte" le respondió Alice.

El día continuó del mismo modo. A pesar de que en ocasiones yo no podía jugar con ellos, me sentía como en casa. Era como si ya no fueran vampiros… se reían y se comportaban como cualquier chico, cualquier chica. Incluso Carlisle se había unido a las bromas. Sin embargo, me sorprendió notar que siempre pensaban en mí. Habían preparado comida para mí, y elegían juegos en los que yo pudiera participar. Se sentía bien saber que les importaba tanto.

Ahora, ya era tarde. Edward y yo estábamos solos, sentados frente al hermoso piano. Él comenzó a tocar mi canción de cuna mientras yo recargaba mi cabeza en su hombro. Suspiré, mis sentidos llenos de su fragancia.

"Fue divertido" dije.

"Me alegra que lo hayas disfrutado" respondió él. Sin dejar de tocar, se inclinó para besarme. Se sentía tan bien permanecer así… hasta que su celular sonó. ¿Por qué no puede dejar el mundo de conspirar contra nosotros? Edward respondió, pero solo dijo 'si' y colgó de nuevo.

"¿Quién era?" pregunté.

"Tu padre. Quería saber si regresarías a casa pronto" dijo él, y pude notar que algo le molestaba.

"¿Pasa algo malo?"

"No… alguien quiere verte. Al menos él decidió esperar" dijo Edward. ¿Él? Estaba confundida. Sin decir nada, se levantó y me guió hacia su auto. Eso era extraño; ¿iba a llevarme a casa tan temprano?

"Quiero quedarme" le dije, pero me sonrió de nuevo. ¿Me imaginé la expresión triste en sus ojos?

"Créeme, quieres verlo" dijo con misterio. El camino a casa estuvo extrañamente silencioso. Edward parecía no querer dejarme, pero al mismo tiempo decidido a hacerlo… cuando llegamos a mi casa, me besó de nuevo.

"Te veré mañana… si no tienes planes" me dijo. ¿Planes? Todos mis planes lo incluían a él.

"Bueno… si, claro. Edward, ¿qué…?" pregunté, pero el apretó sus labios contra los míos de nuevo.

"Ya lo verás… no quiero arruinarte la sorpresa" dijo, con un tono extraño en su voz. Incapaz de decir algo, y aún mareada por el beso, salí del auto después de despedirme. Observé mientras el Volvo desaparecía, preguntándome la razón de que su humor hubiera cambiado tan drásticamente. Pero, cuando abrí la puerta, lo comprendí.

"¡Bella!" me saludó una voz con alegría. Una voz que no había escuchado en mucho tiempo.

Jacob había regresado.

Primer capitulo de mi secuela… si, Jake esta de vuelta!! n.n Podemos esperar problemas XD. Ya se que nada realmente importante sucede aquí, pero quise comenzar mas tranquilo esta vez… pero no se preocupen, tenemos mucho por delante!! /mira planes malévolos/ pobre Edward!!!

Y por supuesto q Edward esta molesto con el regreso d Jacob… pero vamos! Seguramente lo ocultaría –lo mas q puede- para hacer feliz a Bella ;)

Y sobre el juego de video? Bueno, cuando estaba jugando PS2 (YAY!) me imagine la escena con ellos… estoy segura que seria muy divertido de ver :P. Espero q no hayan sonado muy, huh, diferentes? A sus personalidades :P