From my sky / Capítulo 1: "Paciencia".

Personajes: Elricest

Alter Fic: Annie-chan Diethel: "Desde mi cielo" (Edward's POV): s/4690595/1/Desde-mi-cielo

-X-

Estaba tan concentrado en mi trabajo que me sobresaltó mucho el sonido del timbre. Suspirando, me levanté para salir del despacho y abrí la puerta de entrada, encontrándome con Winry, tan sonriente como siempre.

- ¿Puedo pasar? – preguntó

- Si, claro – respondí, mientras me apartaba para que entrara – Está todo un poco desordenado, pero...

- ¿Estabas trabajando?

- Sí, tenía unas cosas que hacer atrasadas

Me senté en el sofá que estaba enfrente de ella y la miré. Estaba pensando como sacar por enésima vez el tema. El famoso tema.

- Alphonse...

- ¿Sí? – cuestioné casi suspirando, poniendo los ojos en blanco.

- Estás todo el día encerrado en casa – comenzó – Eso no es sano...

- ¿Y qué me propones?

- ¡Trabaja fuera! Te vendrá bien y...

- ¿Otra vez? – interrumpí – Sabes que no puedo, que si Edward llama...

- ¿Y por qué no te podría llamar al trabajo?

- Por qué no sabría a donde llamar.

Se quedó dudando unos instantes, así que creí que había ganado la batalla. Que equivocado estaba...

- ¡Pero tienes derecho a hacer tu vida!

- Y la estoy haciendo – respondí pausadamente – Edward nunca me obligó a nada

- Pues parece que si, estás condenado a esta casa, nunca sales...

- Winry... – la miré directamente a los ojos – Tú mas que nadie debería saber que no hemos tenido nunca un hogar fijo

- Pero...

- Déjame terminar – la corté – Ahora que tenemos un hogar, no quiero que se olvide nunca de él. Y si me tengo que pasar encerrado otro año más al lado del telefóno, lo estaré… me parece que es lo más justo.

- Pero Al…

- ¿En algún momento Edward dejó de buscar mi cuerpo porque le surgieran otras cosas?

- No…

- ¿Nunca, ¿verdad?

- Nunca - admitió

- Pues fin de la conversación.

Y esta vez, había ganado la batalla definitivamente. Seguimos hablando de cosas triviales hasta que se marchó, y me sentí muy aliviado. Volví a sentarme en el sillón y miré el teléfono fijamente.

- Suena - ordené

Suspiré.

- ¿No vas a sonar? - pregunté sonriendo al tiempo que me levanter para seguir con mi trabajo.

Pero sonó.

Y supe inmediatamente quien era o sobre quién era la noticia: la única persona que respondía a mis llamadas aunque estuviera a mil kilómetros de distancia.

Pero de repente, sentí miedo. Esa noticia cambiaría mi vida fuera cual fuera… podia volver a ser feliz, o quedarme esperando siempre. O quizá ya no tuviera que esperar nunca más.

- ¿Diga? - pregunté, temblando, con la voz quebrada

- ¿Hablo con el señor Alphonse Elric?

- Sí, soy yo

- Debe acudir inmediatamente al Cuartel General, su hermano ha regresado de la Guerra que se libró en el Este.

- ¿Edward? - pregunté, nervioso - ¿Esta bien?

- Le esperamos en el Segundo Edificio - dijo la voz al otro lado del teléfono - Cordiales saludos.

Y la línea se cortó.

Sonreí. Edward lo había vuelto a hacer: Había regresado.

Creo que nunca había corrido tanto. Me preparé como pude, con el corazón latiendo a mil por hora y salí de casa casi volando. El camino se me hizo interminable, pero cuando llegué sentí rozar el cielo.

- ¿Alphonse Elric? - me preguntó la secretaria al otro lado de la mesa de entrada

Afirmé con un movimiento de cabeza

- Por aquí - y comenzó a guiarme por el lioso laberinto que suponía el Cuartel General. Creo que subimos dos pisos y caminamos unos minutos, pero se me hicieron eternos. Hasta que se paró frente a una puerta. Una puerta preciosa, a mi parecer. - Hemos llegado.

Quise agradecérselo, pero no podía. Solo quería atravesar ese espacio rectangular donde al otro lado estaba mi hermano. Giré el pomo y abrí la puerta.

¿Por qué estaba Edward en una silla de ruedas? ¿Por qué una manta cubría sus piernas?

No entendí nada. O no quise entenderlo.

Solamente supe que a mí, al tranquilo y responsable Alphonse Elric, el mundo se le cayó encima desde el mismo momento en que abrió aquella maldita puerta.

- X -

No te vayas sin dejarme un Review... Ellos no lo harían :3.

~ Kuroiku