Sin Recuerdos.

Capítulo 1.

Una melodiosa música.

Entre sus propios sueños y abrazándose a sí misma y siendo inconsciente de este acto, comenzó a escuchar una agradable melodía. La hacía sentir en paz consigo misma y su propia calor la envolvía por completo. Gimió con placer al sentirla más cerca suya y aunque deseaba abrir sus ojos hacía el origen de esa música, sus párpados no le obedecían.

Y de repente para disgusto suyo, la música dejó de sonar y nuevamente el silencio la envolvía por completo. Sintió como una mano pasaba por su mejilla y comenzó a experimentar el miedo a un ataque. Quería abrir los ojos y enfrentarse ante ese peligro, e incluso curvó sus labios advirtiendo que estaba consciente de todo lo que ocurría.

Pero esa mano siguió frotando su mejilla suavemente, consiguiendo que su aura comenzará a tranquilizarse y a sentir nuevamente la calor de la felicidad. No sabía si todo lo que estaba experimentando era producto de su sueño, pero la verdad es que cada sensación que sentía era similar a la realidad. Y entonces sintió como unos labios se aferraban a sus párpados y los besaba con gentileza.

Y eso la maravillo más, consiguiendo que una sonrisa fuera el principio de esa alegría.

Y la música comenzó a sonar nuevamente, transportándola hacía otro mundo, hacía otra dimensión y concretamente hacía otro sueño. Era agradable y sentía que su cuerpo estaba en extasís. Se acurrucó más sobre ella misma y siguió durmiendo en esa maravilloso sueño. Los labios de esa persona se clavaron en los suyos y con una voz más melosa.

-Por fin te he encontrado.

0o0o 0o0o Sin recuerdos 0o0o 0o0o

La puerta se abrió bruscamente y aunque el ruido había sido bastante ruidoso, no consiguió despertar a la propietaria de la habitación. El visitante se acercó hacía la dueña del lugar y agarrando las sábanas, las apartó bruscamente de ella, para acercarla más al frío invernal.

Y ella se encogió más, mientras seguía soñando lo mismo de cada noche. Esbozó una sonrisa tierna, pero su visitante no se intimidó ante ese gesto y con un tic en la ceja, se inclinó y llevando sus dedos a la nariz de la joven, los apretó para evitar que entrará el aire necesario para seguir viviendo. A los segundos, ella abrió la boca para permitir la entrada, pero nuevamente su visita con más maldad le tapó los labios con su mano libre.

Y poco a poco su rostro se iba haciendo más blanco, comenzó a moverse con histérica y abrió los ojos con espanto al sentir que el aire se había detenido y le impedía seguir aspirándolo. Se llevó la mano al pecho y suavizando su respiración agitada, desvió sus ojos con maldad hacía el "asesino".

-¡¿Pero qué haces imbécil?!..-le preguntó histéricamente..-¿te has vuelto loco?.

El joven le guiñó el ojo y sonriendo, se llevó ambas manos detrás de su cabeza y con la inocencia fingida en su rostro. Levantó su mirada al techo y comenzó a soplar.

-¿Es obvio no?..-le soltó..-¡vamos a llegar tarde por tú culpa y he decidido despertarte!.

-¡¡Pero no así!!..-volvió a recriminarle la joven con rabia.

Él encogió los hombros y dando pasos hacía atrás.

-Pero he conseguido mi propósito, así que no te molestes..-curvó sus labios..-vístete que vamos a llegar tarde.

Y tal como había expresado ese deseo, el joven abandono la estancia de su habitación y se encaminó hacía el exterior para esperarla. Mientras tanto, la joven permaneció en la cama y agarraba con fuerza las sábanas. Había tenido un agradable sueño y le había molestado bastante la interrupción de él, entristeció su rostro al pensar en ese joven misterioso.

Se llevó una mano a sus labios e intentó sentir la calor de hacía unos momentos, pero estaban frío y cortados, un hecho ocasionado por las temperaturas tan bajas que estaba reinando en Nerima desde hacía unos días. Se desperezó ruidosamente y no sintió el deseo de estresarse ante el echo de que iba a llegar tarde al instituto, hoy le daba igual la puntualidad.

Dirigió su mirada hacía el armario y bufó con desgana, ella quería seguir dentro de ese sueño para seguir escuchando esa música y poder sentir la caricia del joven, que le había transmitido una calor necesaria para todas las personas. Agachó su rostro al saber de que se trataba y musitó unas palabras apenadas.

-Si tan solo él...

Nuevamente unos golpes le llamaron la atención y desviando su mirada hacía la puerta, comprobó como su hermana mayor se asomaba con el rostro preocupado por la tardanza de la más jovencita.

-Akane, ¿estás bien?.

-Claro Kassumi..-soltó con una sonrisa..-me he despertado un poco atontada, pero ahora me cambio y me marcho.

Kassumi asintió a las palabras de su hermana pequeña y cerrando cuidadosamente la puerta, la volvió a dejar en la completa soledad de sus pensamientos. Meneó la cabeza con resignación y apretando el pomo del armario.

-¡No pierdas el tiempo Akane!..-se recriminó a sí misma.

0o0o0o0o0o0

Sus pasos eran bastante apresurados y el viento helado les cortaba el aire que iba hacía el interior de sus cuerpos, sentía como ese frío se clavaba profundamente en su piel y solo le hacía más lenta en su carrera. El vaho que desprendía el aire que expulsaba de su interior, le hacía parecer una fumadora y sonreía ante este pensamiento.

Demasiado correcta para cometer eso.

Alzó levemente su mirada para ver como Ranma corría por la valla con la misma intensidad que ella y podría deslumbrar la rabia que había reflejaba en sus ojos. Definitivamente estaba molesto por esta situación, pero por una vez en mucho tiempo, él había esperado por ella.

Se lo debía.

Súbitamente sus pasos se detuvieron y su cuerpo dejó de funcionar. El aire frío seguía pasando por su lado y Ranma no se había percatado del estado de su compañera de carrera y había seguido su camino hacía el instituto. Pero Akane estaba paralizada en la calle y desviando su mirada por varios lados, intentó ver al culpable de la entonación musical. Quería verle el rostro y ponerle una cara al joven de sus sueños, pero la música parecía que salía de la nada pero que escuchaba perfectamente.

Tragó saliva al imaginarse que su mente le estaba jugando malas pasadas y que se estaba riendo de sí misma. Y cuando volvió a recuperar el control de sus músculos.

Esa melosa voz volvió a sonar a su alrededor.

-Por fin te he encontrado.

Sus labios temblaron ante el impacto de esas palabras y se dejo embriagar ante esa extraña pero maravillosa sensación de ensueño. Y aunque su cuerpo estaba ahí, su mente y espíritu viajaban hacía otro mundo. Sus ojos llenos de vida se habían vuelto vacíos y pronto sucumbió a ese final. Se desplomó en el suelo y comenzó a dormir pesadamente.

Continuará

Holas, ya estoy de vuelta con el fic que comenté. "Sin recuerdos". Llevo una racha de hacer fics con misterio que me está gustando bastante este género, aunque no sea muy buena a la hora de hacerlos, pero poco a poco voy avanzando hacía el lado positivo. También he de comentar que habrá bastante romance, así que disfruten de el.

Nos vemos y saludos a todos.

Chao.