Capitulo 4

Amig s adivine ya estoy de nuevo en la uni… así que ya no podre publicar como me gustaría, pero no teman por el fic.. Porque lo tengo escrito en un cuaderno y me lo llevo a la escuela… jejeje

Bien además ya casi lo termino… bien ahora el fic…

A Naruto solo le había quedado esperar a los que ahora eran sus compañeros de equipo, él miro por su ventana faltaban solo unas horas para que oscureciera por completo, fue en ese momento que Naruto pudo oír claramente unos golpes en la puerta y corrió a abrirla.

-Hola Naruto, espero que no te moleste que haiga traído algo de beber- Kiba cargaba una caja llena de botellas de sake.

-Pero Kiba que locura se te ha metido- Naruto dejo entrar a Kiba a la casa.

-Bueno, solo vamos a ver cosas sobre Hinata, así no la pasaremos tan mal- dejo las cajas a un lado de la mesa

-pero será después de arreglar lo de Hinata ¿Vale?- Naruto metió otra caja más de sake a la casa –vaya eso es todo-

-Si claro, pero tengo otras dos en casa por si…- rio Kiba al ver la expresión en el rostro del rubio.

-¿Y los demás?-

-Bueno es que yo me he adelantado- tomo una botella de sake, la abrió y se la llevo directo a los labios.

¡"#$%&/()=?¡!"#$%&/()=?¡!"#$%&/()=?¡!"#$%&/()=?¡

Hinata casi llegaba a la casa de Naruto cuando noto lo que realmente estaba haciendo, se dirigía a la casa de su amado de toda la vida, ¿Cómo iba atravesar el umbral que la separaba por completo de todo regreso?, subió la mirada hacia el cielo y respiro hondamente, no había vuelta atrás o entraba o se arrepentiría por toda la vida.

Cruzo los últimos metros que la separaban de donde estaba a la casa de Naruto, pero al encontrarse frente a esta el temor la invadió y se quedó paralizada frente a esta con su pesada carga en los brazos.

Miro de arriba abajo la casa, realmente no era muy grande pero si representa algo muy grande para ella, tomo aire con fuerza y cuando intento dar un paso en la dirección correcta solo atino a quedarse con el pie extendido en el aire.

No podía dar un paso más en esa dirección, "que le diré" pensaba

-Hinata, soy tu amigo y no te permitiré que te hagas daño- se separo de Hinata se agacho para recoger lo que Hinata había traído- para eso te doy opciones: una, olvidas a Naruto para siempre o la segunda te le declaras-

-Pero Shino, yo no creo tener el valor-

-y entonces como quieres que se dé cuenta Hinata- Dijo Shino abriéndose paso hacía la casa de Naruto.

Hinata lo miro sorprendida, le había hablado directamente sobre el punto exacto, sin miramientos y tapujos, como si de un espejo se tratara y le hablara.

Shino tocó la puerta de entrada, Naruto lo más rápido que pudo pero cuando iba a cerrar la puerta…

-Sabes Naruto, afuera esta Hinata- dijo Shino

-¿Y qué hace afuera?-

-mmm… eso ella te lo puede decir. Porque no vas y la acompañas un rato.- se perdió tras la entrada de la cocina.

-¿Afuera? – Salió de la casa y busco a Hinata desde la puerta. La vio bajo unos árboles mirando el cielo. Camino hacia ella lo más discreto que pudo. Se veía hermosa a los reflejos celestes.

-¿Hinata te encuentras bien?- dijo el joven Uzumaki.

Hinata volteo a mirarlo, no a la cara como le hubiera gustado, sino a los pies.

-Aaa… Na… Naruto-kun, estoy bien – tragó saliva, sabía que Shino lo había obligado a esta situación.

-Hinata ¿Qué haces aquí afuera?-

-Miraba el cielo- se había armado de valor antes de responder.

Naruto alzó la mirada hacía la bóveda celeste y la completo. Era un cielo despejado, era un atardecer en tonos anaranjados y azules una combinación perfecta.

"Esta es mi oportunidad" pensó Hinata que había bajado la mirada y ahora observaba al peliamarillo.

-Na… Na… Naruto-kun –volvió a tragar saliva –yo… quiero decirte una cosa-

Naruto bajo la mirada hacia Hinata. Se veía hermosa, jugaba con un mechón de su cabello, se mordía el labio inferior, a Naruto le pareció una criatura mágica emergida del bosque, bella y delicada.

-Si, Hinata ¿Qué cosa?- su voz se oía seca y sin vida, ni el mismo podía entender como era su se escuchaba de esa manera.

Hinata miro rápidamente el rostro de su querido Naruto-kun.

-Es que yo, este… yo… quería decirte – su rostro se torno rojo, su corazón latía a mil por hora, su respiración entre cortada y sus manos mantenía una presión constante. –quería decirte…

-si Hinata que quieres decirme- "se ve hermosa"

-que… no puedo- se dejo caer su cuerpo sobre el suelo.

-Hinata ¿te encuentra bien?- grito Naruto cuando corrió a socorrerla. La había tomado en el aire evitando así su caída.

Sus rostro estaban a muy corta distancia, él la mantenía contra su cuerpo suspendida con sus fuertes brazos, ella lo miraba en un tono rojo que la hacía irresistible, su pureza y belleza eran una combinación exótica que atraería a cualquier hombre.

-gracias Naruto-kun- dijo la ojos verdes.

-Te ibas a caer en los menos que podía hacer-

-no me refería a eso-

-A no ¿Entonces?-

-me refiero a como me tratas- Hinata volvió a ponerse de pie, camino hacia el árbol, acaricio unas de las hojas de este y después se quedo en silencio. Naruto la miro, lo había hipnotizado completamente.

-tú me tratas diferente a los demás, me refiero a que me tratas como… -se calló no podía decir lo que pensaba y tal vez, solo tal vez nunca se lo diría.

-bueno ya no importa. Volvió a mirar al portador del Kyubi – Kiba y Shino deben de estar esperando.

Naruto miro hacia la ventana y pudo distinguir las siluetas de Kiba y Shino que los observaban. Se llevó una mano hacia la nuca y una gota le recorrió la sien.

-Si será mejor que entremos-

Primero entro Naruto encontrando a unos muy curiosos Kiba y Shino, luego entro Hinata, aún con la cara roja.

-Bueno, veo que al fin llegas Hinata-

-Hola Kiba- Lo saludo al distinguir el rostro alegre del Inuzuka.

-Hinata tus cosas están en la cocina- grito Shino desde su puesto.

-¿Cosas?- dijeron al unísono el Uzumaki y el Inuzuka.

-Gracias Shino, Na… Naruto-kun puedo usar tu cocina-

-Claro Hinata, es por ahí- señalo la puerta que deba a la cocina.

-Con permiso- Salió por la puerta

-Bueno comencemos- comenzó el de lentes –lo primero es ver las pruebas.

-¿Cuántas son?-

-Son cinco Naruto-

-Son pocas no?-

-So pero cada una tiene su chiste Naruto-

-Si por ejemplo, la primera trata sobre la belleza física de las participantes – Shino miro a sus compañeros -la segunda es una prueba de conocimientos-

-La tercera es un combate, la cuarta una demostración de trajes de baño –ahí Kiba se detuvo y tomo aire –

-Y la quinta demostración de jutsu, esta última es la que me preocupa-

-¿Por qué Shino?- pregunto el peliamarillo

-por que debe incluir un elemento natural- respondió el de gafas.

-Un elemento natural –sonó su voz con gran curiosidad-

-ash Naruto, tienes 21 años y sigues siendo un tonto-

-jejejeje- se rasco el cráneo de nuevo

-Un elemento natural, en que convine su jutsu, ya sea con el aire, el fuego, el agua, la tierra o el rayo –

- a Como Gaara-

-Si exacto Na… Naruto-kun - Dijo Hinata des la puerta de la cocina, en su mano estaba una cuchara para cocinar.

-mmm.. Que cocinas Hinata.. Pregunto Kiba mientras que olía el aire.

-solo un poco de ramen, Kiba-

-RAMEN- grito Naruto y salió disparado a la cocina.

-Na… Naruto –kun –Hinata había rozado su hombro con el de Naruto cuando este había pasado por su lado.

-Mmmm… delicioso, oh que bien huele-

Hinata sonrió desde la puerta al ver la emoción del rostro de Naruto.

-ya Naruto sal de la cocina y regresa-

-Pero es que el ramen de Hinata….- hizo un puchero con los labios.

-Todavía no está –dijo ella en voz baja.

-A no, pero si ya huele deliciosa Hinata- se dio la media vuelta y de mala gana regresó a la sala.

-Bueno- continuo Shino – La primera prueba: belleza física –Hinata se sonrojo –Necesitaras un vestido de noche para este evento-

-Un vestido –Hinata se llevo un dedo a la barbilla y empezó a hacer memoria –Lo siento, no suelo usar vestidos-

-No hay problema, además yo pensaba concesionarte tu guardarropa (en esta escena me imagino a un Shino con una araña enorme en su hombro y dos agujas de tejer en sus manos XD) para cada ocasión.-

-Tu haciendo ropa de mujer, phef… no lo creo –Naruto se estrecho los brazos a la altura del pecho.

-Para tu información yo solo hare el diseño y mis insectos harán el resto- contraataco Shino.

-Gracias Shino-kun –Termino la batalla Hinata.

-La segunda prueba es la de conocimiento – Kiba se rasco la cabeza -No creo que en esta tenga problemas ¿verdad Hinata?-

-Hare mi mejor esfuerzo- cerro los ojos y sonrió.

-Claro además eres una de las mejores en eso, bien la tercera prueba es…-

-combate –termino la frase de Kiba el joven Naruto.

-ese será otro problema. Hinata se llevó las manos al pecho en señal de nerviosismo.

-No te preocupes yo mismo te entrenare Hinata- Se ofreció Naruto.

-Gracias Naruto-kun- Hinata tuvo que sentarse para no caer al suelo.

-Bien la cuarta es… -Hinata miró la lista- la de los trajes de baño.

Todos se miraron, no habían contado con ese detalle.

-de que nos preocupamos, eso es pan comido. Dijo Naruto con una gran sonrisa en su rostro.

-Naruto, mira un momento a Hinata – Naruto obedeció a Kiba -¿Dime que ves?-

Hinata se había quedado muda, la prueba de traje de baño, apenas había soportado que Tsunade-sama y Naruto la hubieran visto el otro día, ahora tenía que presentarse a sabe que tantas personas. "Imposible" pensó Hinata "Todo el mundo la mirara así. No quiero" se dijo Naruto.

-No esta prueba no la hará- Todos miraron a Naruto, su voz había sonado celosa.

-Naruto-kun- se dijo para sí misma.

-Baka, que no ves que es una de las pruebas principales, no puede saltársela- Regaño Kiba.

-Hinata no puede salir en traje de baño ante tantas personas – protesto el peliamarillo.

-Tiene que hacerlo-

-No tiene-

-Tiene que hacerlo- Shino y Kiba al mismo tiempo.

Hinata observo a Naruto desde su lugar, no podía creerlo que él estuviera peleándose por ella. Se armo de valor y miro decidida.

-No te preocupes Naruto-kun, lo hare si es necesario- dijo la Hyuga.

-Pero Hinata- suplico el Uzumaki.

-Ya Naruto, es como si te hubieras puesto celoso- Bromeo Kiba.

Cuánta razón tenía, se dijo para sus adentros Naruto.

-Para la última prueba creo que ya la tenemos –concluyo Aburame después de haber revisado la lista por octava vez.

-Hinata conoce una técnica perfecta para esta etapa –

Solo Hinata y Shino sabían a qué se refería (y ustedes también si hacen mención a una cascada, un Naruto adormecido y una Hinata… ejem…. Digamos sin ropa).

Naruto y Kiba se vieron confundidos, fue cuando un aroma conocido invadió la sala. Hinata corrió a la cocina, apago el fuego y sirvió en cuatro grandes tazones el ramen. Lo acompaño a cada uno con un trago de sake y se los ofreció a sus amigos.

Los cuatro comieron deliciosamente, excepto Naruto que se había quedado con hambre. Miró con recelo a los demás, pero su vista se perdió en la cara de Hinata. Esta en cuanto lo sintió, rio, era una risa cálida y tierna que mantenía un secreto y solo se lo revelaría a él.

Ya terminada la cena, Hinata llevo los platos al fregadero y por costumbre empezó a lavarlos, separándose por completo de la extraña y nada entendible conversación de gesto y monosílabos entre Naruto y Kiba que habían bebido más que lo suficiente.

Bien ya es hora que partamos Kiba- dijo Shino llevándose al Inuzuka a su hombro. Estaba demasiado ebrio como para sostenerse de pie.

¡"#$%&/()=?¡ FLASH BACK!"#$%&//()=??¨*

Kiba y Naruto y rara vez Shino habían tenido una conversación muy extensa, hablaron de armas novedosas, de personajes sobresalientes, después entraron en el tema de las chicas donde se oyeron varias veces los nombres como: Sakura, Ino, Temari, Tenten, seguidos por palabras como: ardiente, sexy, gruñona (en especial para Sakura jejeje XD, no me maten por eso es una Naruhina) convencidos de haber descrito cada una de las chicas de Konoha, olvidándose de la que tenían enfrente.

Hinata no había querido salir de la cocina en cuanto vio el sentido de la conversación "Por Dios, hasta Shino anda en eso" pensó Hinata al descubrir la manera en la que describen a las chicas, pero lo peor fue cuando empezaron a hablar de eso que los padres hacen a solas, Hinata se tapo los oídos pero aún seguía escuchando la voz traviesa de Kiba que narraba sus vivencias

-Acuérdense que sigo aquí- lo dijo como si de una plegaria se tratara. Pero al ver que continuarían por mucho más tiempo Hinata vio su salida, si la salida al patio de Naruto. Se refugió en el con nada mejor que hacer que ver las estrellas.

¡"#$%&/()=?¡FIN FLASH BACK!"#$%&//()=??¨*

-Hey Hinata ya nos vamos- dijo Shino desde la puerta, claro ya cargaba a Kiba en el hombro.

-Hai-

Shino volvió a entrar a la casa, paso por la cocina, abrió la puerta y salió a paso lento. Naruto había caído rendido y dormido en medio de la sala.

Hinata entró unos segundo después en la sala miro el desastre que había quedado en la sala de Naruto.

Sin pensarlo dos veces empezó a recoger las botellas de sake acomodándolas en una pila en un rincón de la casa.

Consiguió una frazada y una almohada para Naruto que se encontraba dormido en el sillón de la sala, al recostar la cabeza del poseedor del Kyubi en la almohada, le retiro algunos mechones del flequillo y acaricio lentamente la mejilla y el parpado izquierdo de él.

Se contuvo de seguir mirando, en parte porque Shino había vuelto a la sala, después de dejar a Kiba recostado en quién sabe dónde y lo otro porque no sabía que ese no era su derecho. No hasta que él se lo diera.

-Te guarde ramen Naruto-kun –dijo la Hyuga tras besar la frente de un Naruto muy dormido y salió tras mirarlo un momento.

-Hinata quiero verte mañana para tomarte algunas medidas para el vestuario- Dijo Shino que caminaba junto a Hinata.

-Sí, está bien-

-Pero necesito que lleves ropa suelta-Dijo Shino al acomodarse mejor a Kiba en el hombro.

-¿Ropa suelta?- pregunto Hinata al de gafas.

-Si entre más delgada en mejor, así el vestuario no tendrá que detallarse tanto en las medidas después hecho-

Hinata lo entendió, necesitaba sus medidas exactas para el traje de baño y el vestido que confeccionaría.

Tomaron caminos separados al doblar la esquina, la noche apenas era joven pero para Hinata ya había tardado demasiado para que amaneciera.

Llegó a la mansión unos minutos después, fue directo a la cama, se le a figuro un tormento la espera del sueño, pero al final cayó sumida en uno muy profundo.

Gracias por leerlo…. Espero que les haiga gusta y Hontoni gomenasai no fue mi intención subirlo tan tarde pero la verdad no tengo tiempo, verán estoy en la escuela desde la siete de la mañana hasta las seis de la tarde… jejejej -…

Espero sus reviews… y espero que les haiga gusta el capitulo

En el próximo capitulo… Shino no podrá ir a la cita con Hinata pero Naruto aprovechara el día para estar con ella…. Hinata le dirá que lo quiere… Naruto se dara cuenta que ya esta enamorado… jejeje… me sentí presentador de tele… jajaja nos vemos

JA NEEE!!!!1