Capítulo 59: Cabaña.

BPOV

Estaba acurrucada junto a Edward, viendo la salida del sol en las azules aguas cristalinas del Atlántico. Edward dormía profundamente, su cálido aliento hacia cosquillas en la piel de mi cuello. No había dormido mucho, pero sinceramente no me importaba. Edward y yo habíamos pasado la noche haciendo el amor.

Mire a mi mano izquierda, examinando las dos sortijas que ahora la adornaban. El hecho de ser una mujer casada era abrumador, en una buena manera. Estaba tan feliz que podía cantar. Tenía todo lo que siempre había soñado, aunque aún faltaba una pieza que deseaba añadir. Quería tener un bebe propio.

Abby era mi hija, pero sentía como si Edward y yo nos hubiéramos perdido demasiadas cosas. No estuvimos cuando nació, o cuando caminó por primera vez; tampoco para escuchar sus primeras palabras. Y yo quería darle eso a Edward. Quería darle un hijo, u otra hija.

Toqué suavemente mi estómago, preguntándome si habíamos concebido. Sabía que no había manera de decirlo, o al menos, no por ahora. Deje la píldora hace poco más de un mes, pero siempre nos habíamos asegurado de usar condón. Queríamos que nuestro hijo fuera concebido después de ser marido y mujer.

—Estás despierta desde temprano —ronroneó Edward, besando suavemente la suave piel detrás de mi oreja, sus dedos recorriendo mis costados.

—Estoy muy feliz para dormir —contesté, volteándome para mirarlo.

— ¿Estás feliz? —preguntó mientras yo reía y besaba su mandíbula.

—Increíblemente feliz, no creo que existan palabras con las que pueda explicarlo —expliqué. Se movió, jugando con mi cabello.

—Estoy de acuerdo —dijo besando mis labios un par de veces antes de abrazarme.

—Así qué... ¿Qué hay para hoy? —pregunté, mis dedos danzaban alrededor de su pecho.

—Bueno, esperaba quedarme en esta cómoda y espaciosa cama con mi hermosa esposa —declaró, besando y mordisqueando suavemente mi cuello.

— ¿Y malgastar el hermoso sol? —cuestioné sorprendida en un tono herido, tratando de ahogar la risa que se estaba formando en mi garganta.

— ¿Entonces, el sol es mas importante que yo? —preguntó mientras yo me encogía de hombros juguetonamente—. Sabes que puedo hacer que valga la pena.

Sonreí ante su sugerente comentario. Sabía exactamente de lo que él era capaz, y la idea de estar en la cama con mi esposo era muy atrayente. Enumeré el número de cosas que podíamos hacer desde la comodidad de la cama.

—No dudo que puedas. Pero, ¿No me quieres ver en bikini? —añadí susurrando la última parte en su oreja—. Sabes que Alice cree que menos es más—.

— ¿Menos de qué? —preguntó con un guiño.

—Menos tela —respondí. Mi mano bajaba por su abdomen hasta su duro miembro. Parecía que nuestra pequeña conversación estaba teniendo bastante efecto en él.

—Tengo una muy buena vista desde aquí —replicó, removiendo lo que nos cubría y atacando mi boca con la suya.

El sol y la arena tendrían que esperar.

EPOV
Había sido una buena mañana. En realidad, había sido una gran mañana. Bella y yo habíamos hecho el amor al menos tres veces sólo esta mañana, y ahora estábamos listos para encaminarnos a la piscina y la playa.

Mi teléfono empezó a sonar mientras esperaba a que Bella saliera del baño. Sonreí inmediatamente cuando note que era el número de mi padre, lo más probable es que fuera Abby. Estaba sorprendido de que se hubiera abstenido de llamarnos tanto tiempo.

—Hola princesa —dije contestando la llamada rápidamente, al otro lado de la línea se escuchaban suaves risitas.

— ¿Cómo sabías que era yo, papi? —preguntó Abby mientras yo reía.

—Yo lo sé todo, mi dulce ángel. ¿Te estas divirtiendo con el abuelito y la abuelita? —cuestioné, saliendo al balcón y tomando asiento.

—Si, papi. Estoy ayudando a la abuelita cuidando a Sophia. Estoy practicando para cuando mami tenga un bebé como Sophia —me explicó mientras yo reía.

— ¿Qué haces para ayudar? —inquirí sonriendo ante la idea. Abby amaba a los niños, y sabía que ella sería una gran hermana mayor, cuando se diera la ocasión.

—Ayudo tirando el pañal. Es muy apestoso —añadió impaciente—. Pero la abuelita me deja cantarle, y ella se duerme.

—Suena como si estuvieras ocupada —comenté volteándome para ver a Bella preparando un pequeño bolso con filtro solar y toallas.

— ¿Que estas haciendo papi? ¿Donde esta mami? —preguntó.

—Nos estamos preparando para ir a la playa —respondí. No escuché nada al otro lado de la línea.

—Papi, te extraño a ti y a mami —dijo con voz triste.

—Yo también te extraño, princesa —dije sintiéndome increíblemente culpable. Sabia que Bella y yo necesitábamos una luna de miel, pero eso no apartaba la culpa. No me gustaba tener que apartarme de Abby. —Estaremos juntos pronto—.

— ¿Cuándo? —cuestionó al momento en que Bella entraba con un pareo negro. Su cabello estaba ligeramente recogido con un broche negro.

—En dos días, cariño. No es mucho tiempo —le aseguré. Ella suspiró, derrota. —Anda a divertirte con la abuela y el abuelo.

—Te quiero, papi —dijo, haciéndome sonreír.

—Y yo a ti, mi princesa —le contesté antes de colgar.

— ¿Esta bien? —preguntó Bella sentándose junto a mí en la silla.

—Está ayudando a Esme con Sophia —respondí. Ella sonrió.

—Va a ser una gran hermana —comentó. Me levanté cargando a Bella.

—Así es, mi amor —añadí mientras ella chillaba entusiasmada—. Pero ahora es tiempo de algo de diversión y sol.

Bajamos a la piscina donde yo había reservado una de las cabañas. Quería que tuviéramos algo de privacidad, pero aún así disfrutando de las comodidades del hotel.

—Sr. Cullen, Sra. Cullen. Soy John, y seré su conserje por el día de hoy—. Un hombre con una camisa blanca y pantalón caqui nos recibió a la entrada del área de piscina. —
Su bungalow (1) esta listo, por favor siéntanse libres de llamarme si necesitan algo. Hay un menú de bebidas y comida adentro, pero estaremos encantados de darle cualquier cosa que no este en el menú. ¿Les puedo traer algo ahora?

—Una piña colada sin alcohol—contestó Bella por lo que la mire con una expresión curiosa. ¿Acaso había algo que ella no me había dicho?

—Yo quiero un Captain and Cola (2) —ordené. El hombre anotó nuestra orden y nosotros fuimos a la cabaña.

— ¿Esto en nuestro? —preguntó Bella, así que asentí.

La cabaña no estaba situada tan lejos de la amplia piscina y se veía cono una casa pequeña. Tenía una televisión, su propio baño y casi todo lo que podrías necesitar.

—La podemos usar hoy, o el resto de nuestra estadía aquí, si tú quieres —informé mientras ella reía poniendo nuestro bolso en la silla.

—Bueno, Sr. Cullen —dijo con una sonrisa sexy—. Quiero broncearme.

— ¿Quieres? —pregunté. Asintió deshaciéndose de su negro pareo. Me tuve que agarrar al marco de la puerta para evitar caerme. Se veía casi pecaminosa, es su pequeño bikini.
Bella estaba frente a mí en un bikini color azul medianoche que estaba unido por hilos en vez de tirantes. Eran demasiado delgados para ser considerado un tirante. Sentía que podía rasgarla, si tenía que hacerlo. La tentación estaba definitivamente ahí.

— ¿No te gusta? —inquirió Bella girando lentamente; tuve que reprimir un gemido.

—Me encanta —susurré, yendo hacia ella y besándola suavemente.

—Tienes que deshacerte de esto —dijo Bella, quitándome la camisa y sonriendo apreciativamente.

Puse mis brazos alrededor de mi esposa, besándola. Estábamos a salvo de miradas indiscretas ya que nos encontrábamos dentro de la cabaña, y quería hacer uso de nuestra privacidad. La besé, primero amorosamente, aumentando poco a poco nuestro ritmo. Bella no hizo ningún movimiento para detenerme, e iba a sacar ventaja de eso.
Nuestra privacidad fue corta ya que nuestro conserje volvió con las bebidas. —Una Piña Colada para la dama y un Captain and Cola para el caballero —dijo dándonos las bebidas—. ¿Necesitan algo más?

—No en este momento, gracias —respondí mientras Bella se alejaba de mí para ir donde estaban nuestras sillas reclinables.

BPOV
Tomé lugar en la silla, trayendo mi libro conmigo. Era un hermoso día para sentarse bajo el sol, con un buen libro y una bebida tropical. Pero la compañía era mejor.

— ¿Hay alguna razón por la que tu bebida no tiene alcohol? —preguntó Edward, sentándose junto a mí en la silla continua.

—No quiero correr el riesgo. Si hay la mínima posibilidad de que haya pasado algo la noche anterior, quiero estar segura. Además, no soy una gran fan del licor fuerte —expliqué mientras él me besaba la mano.

—Eres mucho para mí, Bella —suspiró Edward con una sonrisa—. Te amo.

—Yo también te amo, Edward, mi esposo —respondí tomando su mano y uniendo nuestras sillas hasta que nos estuviéramos tocando.

—No tienes idea, Bella —contestó, inclinándose para besarme.

Cuando me sitúe en la silla reclinable, no pude evitar pensar acerca de cuan maravilloso resultó todo. Claro que tuvimos contratiempos en el camino. Abby había sido una inesperada sorpresa, pero no me imaginaba vivir sin ella. Ella era mi hija en mi corazón y legalmente. Y sabía que Edward y yo haríamos adiciones a nuestra familia. Quería mostrarle cuanto lo amaba. Quería que completáramos nuestra familia.

Fin.



(1) Una cabaña.

(2) Lo siento, no supe como traducirlo... Vendría siendo algo así como Capitán Cola, pero mejor que estuviera en inglés.

Siento el retraso pero tuve algunos contratiempos y apenas hoy traduje el capítulo, siento mucho la espera…

N/A: The sequel to this story is on hold, but I will let you know when I do start working on it again. (La secuela de esta historia esta en espera, pero les avisaré cuando empiece a trabajar en ella)

No han publicado aún la secuela, y no sé si realmente lo hará; pero si es así, supongo que les avisaré de cualquier cosa.

Bueno me despido… y nuevamente espero que Sam se recupere.

Nos vemos chicas.

Steph.


Comentario de Andrea y SAM!!!!!!!!!

Perdón por no haber podido subir antes el capítulo que Steph me había mandado pero tengo que decirles que.. MI HERMANA DESPERTO!!!... el 29 de Julio después de 2 meses, ella regreso.. por eso no lo había subido. Muchas gracias a todas las que me preguntan por ella.. ahorita esta bien, sigue hospitalizada esta en observación pero el doctor nos dijo que todo esta perfecto.. como es logico le costo un poco en entender todo lo que había pasado.. pero creo que lo esta llevando muy bien.

Me pidio que les agradeciera a todas las que le mandaron buenos deseos y también quiere decirles que las quiere mucho y que las extraña.... y que van a tener Sam para mucho más tiempo... en cuanto salga del hospital no dudo que va a escribirles... otra vez muchas gracias a todas!!!!... no saben lo mucho que ayudaron a mi hermana...

Andrea