Lo sé no tengo perdón, pero no he podido ponerlo antes, mi vida cambio radicalmente hace unos meses y escribir no era lo que más me apetecía. Siento el retraso y espero que os guste, deciros que he leído todos y cada uno de vuestros reviews y son los que me en ayudado a terminar la historia, siento no haberlos contestado. No me voy a enrollar y os dejo leer el capitulo. Espero que os guste. Un abrazo.

Bella POV

4 años después

La pista estaba llena de niñas de entre 6 y 11 años, me había convertido en entrenadora después de tanto trabajo, un año y medio después del nacimiento de mi niña decidí disfrutar de la beca y fue algo maravilloso, los mejores patinadores del mundo estaban allí enseñándome todo lo que ellos habían aprendido con el paso de los años, pude participar en las olimpiadas y traerme a casa la medalla de oro, pero esto para mí no fue lo más importante lo mejor fue 6 meses después de su nacimiento.

Flash Back

-Mi niña esta preciosa, no puedo creer que hoy sea el día- me dijo mi madre con lágrimas en los ojos.

-Mama no llores o llorare yo también y Alice me matara si estropeo el maquillaje- le dije tratando por todos los medios no llorar.

-Bueno basta de sentimentalismos, tenemos que salir a la iglesia mi hermano esta histérico según me ha contado Jasper- nos interrumpió la enana diabólica- Haber Bella quiero que tengas esto es algo prestado que conste la quiero para mi boda con Jasper - Alice me estaba prestando la liga que tenía preparada desde hace años para su boda.

-Yo quiero que lleves la tiara que llevo mi abuela, mi madre y yo el día de nuestra boda, será tu algo viejo- me dijo Esme mientras me la ponía.

-Y nosotros queremos darte esto, tus pendientes y tu pulsera son zafiros, tu algo azul- me decía mi madre mientras me abrazaba.

Estaba nerviosa después de todo no todos los días una se casa con el amor de su vida. Por el pasillo del brazo de mi padre me encontré con toda la gente a quien quería, mi madre avanzaba por el pasillo llevando consigo a mi preciosa bebe, incluso Lauren y Eric con el precioso niño que habían tenido.

Pero todo dejo de tener importancia en el momento en el que mis ojos se encontraron con las dos esmeraldas de mi futuro esposo, mi padre me entrego a él y después todo desapareció no podía dejar de mirarle ni siquiera sé si conteste bien a lo que el sacerdote decía, solo estaba pendiente de la enorme y precisa sonrisa que acompañaba su rostro, la misma de cuando vio por primera vez a nuestra bebe.

La fiesta se celebraría en casa de los Cullen aun recuerdo cuando Edward puso el grito en el cielo al pedirle que debíamos invitar a mi amigo Jake y su esposa Leah, ellos se casaron mientras yo estaba en el hospital tras el incidente con Mike, pues desde la fiesta de la universidad cree que Jake fue un antiguo novio mío.

-¿Supongo que habrán venido no?- me dijo al oído.

-Cuantas veces tendré que decirte que entre Jake y yo nunca hubo nada, y más te vale que no lo digas delante de Leah si no quieres llevarte una buena zurra.

-En aquella fiesta os vi muy bien- nunca dejaría de ser un celoso.

-Me estaba diciendo que le pediría a Leah que se casara con ella, además míralos allí vienen con el pequeño Jake- ellos tuvieron un bebe hace poco de un mes.

-Felicidades chicos- nos dijo Leah mientras nos abrazaba a los dos.

-Gracias.

-Bueno Cullen, que se siente al estar casado con mi hermanita- Jake sabia de la pequeña aversión que sentía Edward por él y eso lo divertía.

-Pues que soy el hombre más feliz del mundo y ahora nadie me la podrá quitar-le dijo mientras me abrazaba posesivamente.

-Bueno ahora quiero ver a Nessie, ¿Dónde está?- lo iba a matar.

-Como vuelvas a llamar a mi hija así, te colgare de las pelotas Jacob Black.

-Vale, pero podías haber cogido un nombre menos enrevesado, al pequeño Jake le va a costar bastante pronunciar el nombre de su futura novia- bromeo.

-Eso nunca, no permitiré que tu hijo ponga las manos encima de mi princesa jamás- Edward se puso hecho una fiera y los dos siguieron discutiendo por un largo rato mientras Leah y yo nos ocupábamos de nuestros hijos. Pero después de todo había sido una boda preciosa.

Fin del Flash Back

Desde ese día a llovido mucho, Edward es el gran medico que siempre quiso ser y a pesar de su juventud es muy reconocido, yo me estaba dedicando a lo que siempre había querido patinar y ahora enseñar a los demás. Mi matrimonio iba viento en popa, cierto es que habíamos tenido muchas peleas a lo largo de los años pero habíamos aprendido a no irnos a la cama sin haberlo solucionada antes o solucionarlo en la cama según se mire.

Mi hija es mi orgullo a sus tiernos 4 años ya da por sentado que será patinadora como su mama y pese a los ruegos de Edward y sus lloriqueos será novia de Jake Black junior.

Alice y Rosalie muy en su línea decidieron casarse nada más terminar la carrera en una hermosa ceremonia doble, estaban preciosas y la boda fue un éxito, aunque sí con Alice así lo seria con Rosalie fue la nova mas, se estuvo hablando por siglos de la boda.

Rosalie y Emmett tienen una hermosa niña llamada Vera, es hermosa de piel clara, ojos azules como los de su mama y el espeso pelo rizado de su padre, sin mencionar los adorables hoyuelos de Emmett.

Alice esta de cuatro meses y esta mas hiperactiva desde que ha pasado el primer trimestre de embarazo, se queja a todas horas de que la ropa se le queda pequeña por momentos y tiene que ir a comprar, a lo que todos estamos de acuerdo en que en eso ella esta mas que encantada, Jasper tiene unos nervios de acero y la paciencia de un santo ya que la sigue a todos lados y la complace en todo, cuando más de uno de nosotros hemos estado tentados en inyectarle algún tranquilizante sino supiéramos que eso perjudicaría al bebe, esta insoportable pero aun así la queremos.

-Un dólar por tus pensamientos-me dijo al oído trayéndome de vuelta.

-Pensaba en lo feliz que soy por tenerte, por Reneesme, por la familia, por mi trabajo, por todo- le dije mientras me abrazaba a él.

-Tienes todo lo que te mereces preciosa, tú me distes a mi princesa, aceptaste pasar el resto de tu vida a mi lado es más de lo que puedo pedir- me dijo mientras dejaba un suave beso en mi frente.

Habíamos pasado mucho desde entonces y lo peor fue la aparición de Mike, resulta que después del accidente que provoco fue enviado a otro hospital, al no llevar identificación no pudieron ponerse en contacto con los familiares, al parecer estuvo 5 meses en coma y quedo en una silla de ruedas, nada mas recuperarse vino a por mí con silla y todo pero esta vez no pudo hacerme nada, yo había salido con Reneesme y Alice de comprar al centro comercial hubo un gran tumulto y cuando nos acercamos vimos a Edward quitándole el arma a Mike, gracias a dios a tiempo, después y tras los análisis de los doctores decretaron que debía ir a un siquiátrico casi seguro de por vida.

-¿Dónde está la niña?- le pregunte a mi querido esposo.

-Mira hacia allí- me dijo señalándome la puerta de acceso a la pista. Allí se encontraba mi pequeña con sus patines puestos y arrastrando a Jake junior hacia la pista, Edward gruño por lo bajo detrás de mi mientras yo habría los brazos para recibir a mi hija.

-Mami- me dijo con su voz de campanillas en cuanto la alce en brazos- ¿Ya le has dicho a papi?- me pregunto.

-¿Qué tienes que decirme?- me dijo intrigado.

-Pues que deberías preparar las donas- le dije sabiendo que el sabría que significaba.

-¿Estas…estas embarazada?- me dijo atónito.

-Siiiiii mi mami va a tener un hermanito mío, papi ahora tenemos que cuidarla y darle mimos como a tía Alice.

-Claro que si mi vida, ve con Jake a quitaros los patines nos vamos a celebrar- les dijo con una gran sonrisa, cuando se habían ido me alzo en brazos y me dijo- no sabes lo feliz que soy con esa noticia, ahora iremos a celebrarlo con la familia, y esta noche lo celebraremos a nuestra manera- me guiño un ojo y me arrastro por la pista hacia los vestuarios.

La familia lo celebro con nosotras, Alice estaba más que feliz diciendo que ahora no sería la única gorda, Emmett bromeo de nuevo sobre la puntería de su hermano y nuestros padres volvieron a llorar de felicidad, pero lo mejor de todo fue que esa noche sin duda lo celebramos igual que lo celebraríamos por el resto de nuestra vida. Quizás no tuvimos el mejor comienzo, y este claramente no era nuestro final pero es un buen camino.

Mi sueño se cumplió fui patinadora profesional, pero este cambio en formar una linda familia con el hombre más maravilloso del mundo, nuestra familia y nuestros hijos. ¿Qué más se le puede pedir a la vida? Yo desde luego nada mas, estoy completa y satisfecha, después de todo es lo que pasa cuando los sueños se cumplen.

FIN

Se acabo la historia, la verdad es que me da una pena grandísima, pero todo tiene un final, igual que la historia que voy a comenzar ahora, la empezare a subir cuando lleve por lo menos el 70% de esta porque no quiero tardar tanto entre capitulo y capitulo. Decidme que os a parecido la historia ahora terminada para mí es muy importante. Me despido con pena pues esta historia ha sido mi bebe. Besosss.