Este es mi primer historia, espero no sea tan mala, gracias por leer

Nota: Los personajes son autoría de Stephenie Meyer

Bella POV

Era un día soleado y muy agradable, pasaría por mi mejor amiga Alice Brandon a su casa, para ir a cancelar los bocadillos para el día de mi boda, si como lo leen MI BODA, tengo 27 años y estaba a punto de pisar el altar para unir mi vida a mi ahora ex novio Jake Black, me di cuenta a unos cuantos días que no es lo que quiero de mi vida, aparte de que mi ex ya tenía todo planeado hasta con quien me pondría el cuerno, si no mal recuerdo el nombre, era una tal Jessica. Pero eso está en el pasado, y aprendí a no confiar en nadie o mejor dicho el destino me recordó que no debo confiar en nadie…

-Oye Alice, ¿qué paso aquí? ¡No me digas que paso un huracán!

-¡Bella! Solo buscaba unas fotos de mi familia para ponerlas en la sala, y otras para actualizar el álbum

-¡Oh! ¿Quieres ayuda?

-Me encantaría, estoy buscando fotos de mi infancia pero están todas revueltas….

-No me extraña…

-¡Qué insinúas bella Swan! ¿¿Qué no soy ordenada??

-Mira Alice, ¿esta foto es la que buscas? es hermosa… ¿Quién es el bebé?? ¡Es lindísimo!

En ese momento vi a mi mejor amiga por primera vez sin palabras, con un nudo en la garganta y apunto de las lágrimas

-Alice, ¿qué pasa?

-¡Es el! Bella, lo estaba buscando a él…

-Oh es un lindo bebé, ¿Quién es?

-Mi hermano- su mirada estaba llena de nostalgia-

-No se parece nada a Emmett

-Es mi hermano pequeño…

Nunca me había hablado de un hermano pequeño, pero al parecer era un recuerdo doloroso así que me acerque a ella y le di un fuerte abrazo…

Alice POV

Estaba esperando a Bella, teníamos varios pendientes pero al parecer se le hizo tarde y llegaría una hora después así que pensé que una hora bastaría para encontrar esas fotos familiares que tanto extrañaba ver. Estaban muy escondidas porque cada vez que me topaba con ellos era imposible no llorar al recordar que sucedió como si hubiera sido ayer…

Mi padre, mi madre, mi mellizo y yo (en ese tiempo de 5 años) vivíamos en Chicago cuando un pequeño llego a nuestras vidas, mis padres no podían tener más hijos o eso habían creído los médicos vaya error en el que estaban, por lo que la llegada de mi hermano menor fue una sorpresa para todos, aun lo recuerdo vivamente como ayer…

Flash back

-Mami, ¿por qué papi llega tarde de trabajar siempre?

-Alice, cariño- me dijo mientras me abrazaba a mí y a Emmett mi odioso mellizo- papi llega tarde porque es un abogado muy importante y tiene que ayudar a mucha gente pero no olvides nunca cuanto te quiere al igual que yo.

-y nosotros también los queremos, mami-repone Emmett a lo que solo me queda asentir.

-¿Cuándo llegara la bebé?- le pregunte con curiosidad, si como lo leen pronto tendría una hermanita a quien vestir y prestar mis muñecas, las dos juntas haremos miles de maldades a Emmett

-Alice no sabemos si será una niña aun, ¿Qué tal si es un niño? –Emmett me miro divertido mientras yo no podía ni imaginármelo- ¡Un niño! Nooo!! Será niña!

-¡¡¡No!!! ¡¡Será niño!! ¡Lo sé!

- ¡No es cierto Emmett, es niña lo sé!

-Desde cuando eres vidente hermanita-dijo con una mueca burlona

-¡Basta niños! El o la bebe será amado y protegido por sus hermanos mayores no es así?

-si mami- dijimos Emmett y yo a la vez mientras nos dirigíamos al jardín a seguir con nuestro juego…

Pasaron así las semanas hasta que llego EL bebé, ¡si un niño! Emmett el grandulón me había ganado, fue un niño muy hermoso con carita de ángel, y unos hermosos ojos verdes los más grandes y brillantes que haya visto jamás, en el momento en que me miro y me sonrió tanto mi hermano Emmett como yo prometimos algo, cuidar a nuestro pequeño hermano

Después de unas semanas salió del hospital y lo llevamos a casa, era un bebe muy despierto para su edad y a mí me gustaba eso, sería muy inteligente de eso estaba segura, lo único es que su corazón era muy débil y debíamos cuidarlo mucho mas hasta que fuera un corazón muy muy fuerte, lleno de amor.

Una tarde Emmett y yo jugábamos y mamá saco a Edward (así llamaron al bebe) al jardín a que recibiera unos rayitos de sol en su piel pálida como la nieve, eso sí que era de familia.

Fueron solo segundos en los que mi mamá salió a regañarnos por seguir peleando, y cuando volteamos no había nadie en la pequeña mecedora de bebe, nuestro ángel se había ido…

Fin del flash back

Ya pasaron más de 20 años desde eso y aun sigo extrañándolo como ayer. Mis padres y familiares los buscaron como locos por todo el lugar, ¡por toda la cuidad! Y nada… pasaron días, semanas, años, hasta que nos rendimos y cada quien siguió con su vida o con lo que quedaba de ella. Todos nos dijeron que el estaba muerto pero nunca quedamos conformes, y aunque nunca de los nuncas lo dije a nadie, yo lo buscaría siempre hasta encontrarlo. Cada que lo recordaba no podía dejar de llorar y acariciar el collar que tenia grabado las iníciales de mis dos hermanos y mi nombre, Emmett tenía uno igual y mi ángel lo tenía también en su cuellito el día que salió de nuestras vidas, eso nos unía a los tres.. Los tres mosqueteros.

-Alice, cariño ¿estás bien? – me dijo Jasper mi prometido- Si amor estoy bien solo recordaba me abrazo dulcemente y se despidió para ir al trabajo, minutos más tarde Bella llego…

Carlisle POV

Flash back

Esme mi esposa y yo estábamos en la sala de nuestra casa platicando cuando recibí una llamada del hospital, acudí urgentemente y Esme insistió en acompañarme cuando supo el motivo, un bebe con pocos meses de nacido con un padecimiento cardiaco fue encontrado abandonado cerca del hospital. Nosotros éramos un matrimonio que buscaba tener hijos, sin embargo no teníamos mucha suerte. Esme era muy sensible con ese asunto pero lo estábamos superando poco a poco con nuestro amor.

-Cariño, míralo es una lindura, aun con todos esos aparatos- Esme tenía un brillo especial en los ojos

-Esme, amor ¿en que piensas?

-En como pudieron dejarlo tan solo, nos necesita

-No podemos hacernos ilusiones, cariño. Primero tenemos que estabilizarlo, lograr que sane y después buscar a su familia.

-Carlisle por favor al menos déjame cuidarlo mientras pueda, por favor

-No quiero que te lastime esta situación entiéndeme

-Estaré bien, por favor permíteme cuidarlo

En ese momento el pequeño abrió los ojos y me miro fijamente, Esme metió su pequeña mano a la incubadora y el bebe le presiono el dedo con gran fuerza para su edad y estado, eso me hizo cambiar de idea y después de hablar con Esme, fui a hablar con las autoridades correspondientes para saber la situación de este hermoso bebe.

-Doctor Cullen, el bebé una vez recuperado será llevado a una casa hogar, se buscara a su familia más cercana pero no tenemos más datos que esta placa que tiene al parecer su nombre y un par de iníciales, así que lo más seguro es que se quede en custodia del estado

Pasaron tres largas semanas en las que acompáñanos al pequeño Edward en su recuperación, y cuando salió de peligro iniciamos los trámites de adopción, no fue un proceso sencillo pero logramos quedarnos con el justo cuando salió del hospital, con visitas de trabajadores sociales para que estuvieran seguros de que seriamos unos buenos padres para él, y sé que lo seriamos porque lo amamos desde el momento en que lo tuvimos en nuestras vidas y lo amaríamos siempre hasta el final.

Fin Flash back

-¡Papá! ¡Te extrañe tanto! ¿Dónde está mamá?

-¡Edward, hijo! Estas enorme, ¡nosotros te hemos extrañado como locos! Tu madre está en la casa acomodando tu habitación, y si te parece y no estás muy cansado antes de ir a casa podremos pasar al hospital para que te presentes ¿Le gusta la idea Doctor Cullen? –tuve que reír ante el último comentario, me enorgullecía que mi hijo fuera medico y que accediera a pasar sus prácticas como residente a mi lado en Washington, en el pequeño poblado de Forks.

-Claro papá, me encantaría- una vez que dijo esto me abrazo de nueva cuenta y salimos del aeropuerto para ir al hospital.