Luna Llena

Summary: ¡Darías tu vida por salvar la vida de quien quieres? Una segunda oportunidad, una cadena de oro y la habilidad de matar solo ocupando un dedo. 5 kiras y dos genios unidos. Sentimientos encontrados y un deber inevitable. ¿Quién ganará?

- hablando – contado por Light Yagami

No me pertenece Death Note. Esto lo hago sin fines de lucro y solo para divertirme.

Capítulo 1: De la muerte a la vida

- Light-kun - Al frente mío observo con dolor como mi peor enemigo se retuerce en el suelo, agonizando.

Llueve como nunca antes lo había hecho. Estoy en el techo del edificio más alto de donde vivo. Desde aquí escucho y veo los sollozos de mi madre, las lagrimas de mi hermana y… la desilusión de mi padre.

Y siempre llego al mimo hecho…

Si todo hubiera sido diferente, si en vez de ocupar el cuaderno se lo hubiera devuelto a Ryuk probablemente estaría ganándome un premio de la universidad, o estaría viendo uno de esos aburridos programas en la tele acostado en mi cama, comiendo alguna manzana o comiendo papas fritas.

Y quizás, solo quizás, hubiera conocido a Ryuusaki, hubiéramos comido un pedazo de torta o jugado tenis, o quizás una partida de ajedrez.

No, si no hubiera sido por la death note probablemente no, seguro que no hubiera conocido a L. Ese amigo se lo debo a la death note, pero esta también me lo quito. Cuando recuperé la memoria; ¡ahí fue cuando debí haber devuelto la death note! Estoy seguro. Si lo hubiera hecho ahora estaría en mejores condiciones, y no en la nada, como estoy ahora.

- Light-kun – miro hacia el frente y veo a alguien que nunca pensé que lo vería aquí.

- ryuusaki – este saltó y llegó al edificio en donde yo estaba, con una cadena uniéndolo a mi.

Apenas llegó frente a mi me dio un golpe directo, haciéndome volar fuera del edificio. Pero pasó algo inexplicable: L se lanzó después de mi, con cara de pánico.

Y ahí fue cuando todo empezó

Por arte de magia caímos en nuestra pieza: la pieza que compartíamos cuando ocupábamos las cadenas. Todo estaba en completo desorden, como si se hubiera desatado una pelea dentro. Pero había algo diferente: un ser extra terrenal estaba en la habitación, sonriéndonos.

- un shinigami- esta era completamente diferente de Ryuk o Rem. Ella tenía forma de una niña de no mas de 15 años, con ropa extraña y una blanqueza en la piel increíble.

- soy la diosa de la vida – al ver que no decíamos nada prosiguió – yo los estuve vigilando desde que nacieron. Mi deber aquí es revivir a las personas que no debieron haber muerto, y ustedes – nos apuntó – no debieron haber muerto, por los que le doy una posibilidad: los devuelvo a la vida, pero tendrán que estar amarrados por esta cadena – apunto a la cadena de oro que nos unía – hasta que se comprometan con la persona que aman, si no es así, si ninguno de los dos la encuentra o se da cuenda de quien es, quedarán unidos por siempre.

- y ¿que ganas tu con todo esto?

- Lawliet, es mi trabajo – ella abre un pequeño libro, parecido a la death note pero con los colores invertidos – escriban sus nombres aquí y serán inmediatamente devueltos a su mundo

L, un poco dudoso, se acerca y toma el lápiz que le ofrecía esa chica y escribe su nombre, y, en eso, desaparece. Yo me parto acercando y escucho mientras desaparezco de ese lugar la tranquila voz de la chica

"tendrás que matar cada luna llena a una persona, ocupando tu cuerpo como las hojas de la death note y tu dedo como el lápiz. Si no lo haces, L muere, si lo haces, apenas te sueltes de las cadenas ya no lo tendrás que hacer, eso si, tu cuerpo siempre será una death note."

Y todo se volvió oscuro.