N/A: Ok chicos y chicas, este es mi primer fic de Twilight... les advierto desde ya que tiene clasificación M por una razón... hay mucho lemon, quizás no en este primer capitulo, pero luego lo tendrán, se los aseguro, no sean malos y dejen sus reviews.

REENCUENTRO

Y ahí estaba, en una galería de arte, viendo pinturas, fotografías, esculturas, ya se me había hecho un ritual de fin de semana y esta vez había arrastrado a Alice conmigo, había intentado traer también a Rosalie, pero desde que salía con mi hermano mayor se había olvidado totalmente de sus amigas, y como culparla, Emmett solía causar ese efecto en las mujeres.

Renée, mi madre, decía que nos parecíamos mucho, aún no entiendo en que exactamente, ambos éramos blancos, pero mi piel siempre sería mas pálida sin importar que, con un leve sonrojo al sol o al ejercicio, pero pálida a fin de cuentas, él sin duda alto y musculoso, yo por otra parte no pasaba de la estatura promedio y uno de sus brazos podría fácilmente ser mas grueso que una de mis piernas... o ambas, el era muy activo, en todos los sentidos, amigos, fiestas, actividades académicas y deportivas... mujeres, y yo por otra parte prefería quedar siempre tras bambalinas, solo dibujaba en un rincón de la secundaria o leía a Austen y Brontë, participé una vez en el club de teatro, pero solo como escritora, jamás de actriz, me desmayaría en cuanto pisara el escenario.

La secundaria había sido una pesadilla, ser la hermana desconocida del campeón súper estrella, era un poco agobiante, pero Alice me había alivianado la carga, nos conocíamos desde jardín de infancia, o mejor dicho ella me conocía a mi, yo nunca me iba a terminar de acostumbrar a sus locuras y ocurrencias, por fortuna, ambas habíamos salido de la secundaria, la preparatoria y estábamos en la mitad de nuestros años universitarios.

"Bella" su voz de campanita me sacó de mis pensamientos "creo que no fue tan mala idea venir a ver esta galería, hay fotografías muy interesantes"

"¿Lo ves Ali? Te dije que te gustaría venir acá, quizás quieras traer a Jasper, de seguro a él también le gusta-" justo en ese momento lo vi, había cambiado mucho desde mis años de colegio pero pude reconocerlo, su cabello alborotado, su andar despreocupado en sus vans negras y sus jeans gastados "Edward" susurré casi para mi misma pero Alice y su súper oído captaron todo.

"¿Qué tiene que ver tu antiguo amor de colegio aquí?" navegó con la mirada toda la sala de exhibición para dar en efecto con mi antiguo amor de colegio "Oh" soltó finalmente.

"Si... oh" la miré realmente confundida, ¿Qué debía hacer? ¿Debíamos irnos? ¿Debería saludarlo?

Su respuesta a mi lucha interna calmó mi cabeza por un segundo "Estaré por ahí... salúdalo de mi parte".

Asentí con la cabeza al verla alejarse de mí, y mientras una chica con unas copas de vino tinto se acercaba, tomé una de las copas y me lancé todo el contenido en la boca, tragándolo y éste quemando mi garganta, decían que el alcohol tenia la cualidad de desinhibir a la gente... y ojala este dicho funcionara conmigo, solté la copa en una mesa y fui caminando en mis baletas negras hacia Edward. Él admiraba uno de los cuadros con gran devoción, era la figura de una mujer dibujada a carboncillo en un fondo blanco, la silueta no tenia rostro, estaba de espalda, solo se apreciaba un largo cabello, mas o menos a la altura de los omoplatos.

"Hola" mi voz rompió con su silencio, sentí sus ojos verdes posándose sobre mí.

Fue divertido ver su reacción, sus ojos pasaron por el asombro, a la desesperación y luego a un poco de vergüenza, creí ver un leve sonrojo en sus mejillas, pero no se si fueron ideas mías, finalmente su voz aterciopelada respondió mi saludo

"Bella... Hola, tiempo sin verte"

"Lo se" tragué un poco de saliva, la situación era extrañamente cómoda no decíamos mucho, pero ambos sonreíamos.

"¿Puedo..." dudó un poco antes de continuar "puedo enseñarte algo?" caminó hacia un pasillo de la galería.

"Si, claro" lo seguí, no sin antes mirar a Alice quien vigilaba del otro lado de la galería, asentí para hacerle saber que todo estaba bien y me guiñó un ojo en respuesta, de repente sentí la fría mano de Edward tomar la mía, me estremecí ante al contacto "¿Qué me querías mostrar?"

"Solo mi portafolios... estoy estudiando arte contemporáneo y es primera vez que la galería me permite mostrar algo de mi trabajo" quedé en shock con su respuesta ¿era 'su trabajo' el que estaba expuesto en las paredes de la sala de exhibición? Y yo que creía ser la artista escondida.

"¿Son tuyas? Es decir... las pinturas" se acercó a un cubículo y sacó un portafolio negro asintiendo a mis palabras.

"Y también las fotografías... están firmadas 'EC' ¿de quien creías que eran? ¿Elizabeth Carter?" sonrió al ver que mi estado de shock seguía en pie.

"No, no es eso... es solo que jamás imaginé verte aquí... estudiando arte y mucho menos con tu propia exhibición" miré entre sus dibujos, muchos en blanco y negro, y otros pocos a color, una pieza de papel cayó al suelo boca abajo me apresuré a recogerlo, era una hoja de cuaderno, mi corazón latió rápidamente... no podía ser.

**************************

"Dibujas muy bien" un Edward de unos 16 años se acerco a Bella, quien estaba sentada en el suelo, dibujando en un cuaderno en pleno día de escuela.

"Gracias, supongo" ella lo miró acercarse y sentarse a su lado.

"Mi nombre es Edward Cullen, tu eres Bella Swan no?" ella solo asintió aún dibujando, pero se detuvo para verlo confundida.

"¿Cómo sabes mi nombre?"

"Eres hermana de Emmett Swan... el campeón súper estrella, cualquier cosa relacionada con él es noticia y rumor" Bella lo miró aliviada, al menos no era un acosador, lucía muy indie para ser del grupo de su hermano, cosa que la calmó un poco, por lo menos sería un idiota menos del cual preocuparse.

"Si... supongo" un sonrojo se hizo evidente en su rostro, Edward era guapo y le estaba hablando, a ella, al ser mas callado del universo "Ah, quedó arruinado" miró su dibujo enojada, arrancando la hoja del cuaderno a punto de arrugarlo.

"¡No! Está perfecto..." la tomó por las manos para detenerla, ambos compartiendo una intensa mirada, la química se podía sentir en el aire "¿Puedo quedármelo?" Ella solo asintió y el estiró el papel sonando luego la campana "¡Diantres! Debo irme Bella, nos vemos, hasta luego" le dio un beso en la mejilla y desapareció rápidamente entre los pasillos de la secundaria.

"Hasta luego" Bella dijo mas para si misma que para el chico que prácticamente había desaparecido como fantasma, tocando su mejilla que ardía en un fuerte sonrojo.

**************************

"No puedo creer que conserves esto" me reí ante la idea, seguía intacto como hace 3 años, diría que aun mejor, no había perdido las líneas, ni el color del grafito del lápiz.

"Pues si... creo que nunca superé mi antiguo amor de colegio" no pude evitar sonrojarme ante la idea, yo su amor de colegio... tomó el dibujo de mis manos y lo puso de nuevo en su portafolio en un compartimiento especial "Y cuéntame... ¿que haces ahora? Estudias o trabajas...?"

"Estoy estudiando, dentro de algunos años tendré una licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas" mi aspecto tan informal no ayudaba con la idea, las faldas de jean y las franelas vintage jamás ayudaban a dar una idea de ejecutiva.

"Wow... suena grande, me imagino que tu novio te apoya lo suficiente" bajó la mirada organizando de nuevo los dibujos que yo previamente había regado en un escritorio.

"Mmmm... no, no hay novio que me apoye" dije riéndome ante la idea, técnicamente era un repelente para los hombres.

"Oh cierto... tiempos modernos, tu novia..." prosiguió, pero mis ojos se abrieron aún carcajeándome ante la idea.

"¡NO! Sin novio ni mucho menos novia... Alice es solo una amiga, no sientas celos" le guiñé el ojo de manera coqueta "por cierto... debe estar muriendo por conocerte, vamos y te la presento" lo tomé de la mano y lo arrastré de nuevo a la galería hacia donde estaba Alice.

"Hola Bella te estuve buscando" su sonrisa y su figura de pixie se acercaron a nosotros de manera acusadora.

"Alice me gustaría presentarte a..."

"Edward Cullen, lo se Bells... estudiamos en la misma secundaria ¿recuerdas?" me miró con sus pequeños ojos azules de manera curiosa.

"Bueno... tampoco era tan popular, no era Mike Newton ni mucho menos Emmett Swan" interrumpió Edward el juego de miradas que me lanzaba Alice.

"Como olvidar a Mike!" solté rodando los ojos

"Bueno, estoy segura que él nunca te olvidará Bells" Edward miró a Alice extrañado y Alice respondió a su pregunta silenciosa "Verás Edward... nuestro amigo Mike se quiso pasar de listo en una fiesta a la que Bella fue con Emmett y pues... Bella lo dejó sin día del padre"

"Auch... eso debió doler" dijo Edward mirándome con curiosidad, hubiese sido totalmente distinto si hubiese sido él quien lo intentase, sólo me encogí de hombros y acoté un gesto con el rostro.

"¿Qué puedo decir? Mike es un patán" noté que aún tenia mi mano en la suya y no pude evitarlo pero enlacé mis dedos a los suyos, Alice no se perdió ni un movimiento ¿acaso veía el futuro? ¿O yo era muy predecible? Él rápidamente se desenlazó de mi agarré y me tomó por la cintura, y como si su cuerpo fuese un imán y yo un metal muy ligero mi cabeza fue a dar directamente a su hombro, con una sonrisa en el rostro miré a Alice totalmente sonrojada.

"Iré a dar una vuelta, recuerda que luego nos vamos Bells" Alice se dio la vuelta dándonos un poco de privacidad.

"¿Por qué deben irse tan pronto? Apenas y te recuperé" sonreí al contemplar la idea... ¿tanto me extrañó?

"Pues debemos ir al centro comercial... va a ser un día largo" ir de compras con Alice siempre era un infierno para mi, pero esta vez valdría la pena, iríamos de compras para su fiesta de compromiso con Jasper, y luego iríamos al cine a comprar boletos para el pre-estreno de la película que habíamos estado esperando casi todo el año.

"Mmmm... Bella..." puso su otra mano al otro lado de mi cintura, mis manos cayeron en su pecho, había estado haciendo ejercicios, estaba firme como una piedra, su respiración era calmada, lo pude notar en su suéter color plomo que subía y bajaba lentamente con su pecho "¿Puedes subir la cabeza?"

"¿Por qué?" fue lo único que alcancé a decir, mordí mi labio nerviosa, mi corazón latía a mil y mi frente encontró un lugar especial en su pecho, solo sentí sus labios al lado de mi oreja susurrando delicadamente.

"Quiero saber si corro con la misma suerte de Mike" sin previo aviso me tomó del mentón, lo miré a los ojos, deseaba tanto que pudiese leer mi mente y tomara mis labios en los suyos, hasta que mi deseo se cumplió.

Presionó levemente sus labios contra los míos, el ritmo era suave, rápidamente mi cuerpo pidió mas y mis labios se entreabrieron dando paso a su lengua no tardó en corresponder a mi deseo pero presionó de nuevo, pero firmemente sus labios, deteniendo el beso, lo miré confundida quizás me había sobrepasado, una mirada oscura recorrió sus ojos verdes.

"Edward yo..." me plantó un beso rápido los labios para detenerme y sonrió.

"Salgamos de aquí Bella, hay mucha gente" me limité a asentir con la cabeza, me tomó de la mano y me llevó por unos pasillos de paredes blancas, serpenteantes pasillos blancos, no sabia a donde me llevaba y no me importaba tampoco, mi mente estaba en otro sitio y lo que reaccionaba por mi era mi libido.

"Bella no sabes cuanto te he extrañado" me puso contra una pared, era un rincón poco iluminado, nadie podría vernos, era perfecto... mis labios atacaron rápidamente los suyos, no quería que hablara, solo quería que me besara, que me tuviera en su brazos, que me apretara contra su cuerpo.

"Bella me gustas demasiado... demasiado para ser normal" me apretó contra su cuerpo "¿puedo?" preguntó con su voz casi reflejando dolor y duda.

"¿Qué cosa?" mis brazos se habían hecho un candado alrededor de su cuello y una de mis manos se había hundido en la espesura de su cabello color bronce.

"Pues... tocarte" me reí muy bajo con su petición, de verdad se pasaba de cortés a veces y no creo que en la situación que estábamos, mereciera tanta caravana.

No respondí, sólo tomé una de sus manos y lo guié a uno de mis senos, lo apretó, sin embargo no pude notar mucho ¿por qué permitía que Alice me vistiera como si yo fuese su Barbie? ¿Y por qué justamente hoy se me ocurrió usar un brasier push-up?

"La intención es lo que cuenta" susurré a su oído, pasando luego mi lengua por todo el contorno de su oreja. Lo oí suspirar mientras bajaba la cabeza hacia mi pecho, lo que no me esperaba era su reacción. Sentí su mano subiendo mi pecho izquierdo como un trofeo para luego clavarle los dientes. "Una mordida... wow... esto es nuevo" mi respiración era incesantemente rápida e increíblemente me había gustado. Ataqué de nuevo sus labios y decidí devolverle el favor, presioné levemente mis dientes en su labio inferior jalándolo mientras lo miraba directamente a los ojos.

"Bella, no me hagas esto" casi gemía en mis labios y al pronunciar estas palabras, ellas dispararon en mí un gatillo de algo desconocido por mí hasta los momentos: Lujuria.

"¿Hacer qué? ¿Esto?" besé todo el ángulo de su mandíbula hasta llegar a su cuello para morder de nuevo, pero esta vez mas fuerte, jalando un poco de su perfecta y nívea piel. Su gemido sordo fue música a mis oídos. "¿Por qué? Me gustó"

"Porque si tu haces eso" sonrió alcanzando el lóbulo de mi oreja derecha y susurrando "me veré en la obligación de hacer esto" no la vi, pero pude imaginar una sonrisa malvada pintada en sus labios, mientras ambas de sus manos me tomaban por el trasero, levantándome hasta quedar en la punta de mis pies, me apretó con insistencia a su cuerpo y ahí pude notar algo ajeno a mi propio cuerpo.

"Edward" solté en un grito su nombre, ansiosa de él...

Notas finales: de acuerdo! Mentí, si hay lemon de una... XD pero como lo vi muy largo lo cortaré :P, please dejen sus reviews!!! Son el salario de un fanficker ^,^

Si... seguiré traduciendo fics para Daddy's Little Cannibal... el próximo será Boundaries (no se nota que amo a Emmett! Siempre lo quise como hermano mayor!!!)

Denle a "GO"