Los personajes pertenecen a su autora Stephenie Meyer

Epilogo

Bella POV

Tres Años y medio después.

La vida no me había dado un regalo mejor, tenía al amor de mi vida y un hermoso hijo de dos años era exactamente a su padre bueno salvo por los ojos los tenía como los míos chocolate, su cabello broncíneo era algo rebelde y era todo un galancito para la edad que tenía le dimos por nombre Edward Anthony Jr. creo que un nombre mejor imposible, hoy cumplía cinco meses de embarazo e iba camino a mi consulta médica junto a mi esposo, estábamos ansiosos por saber el sexo de nuestro hijo o hija. Aún no sabíamos que nombre le íbamos a poner, Edward aseguraba que era una niña, yo le decía que era otro niño.

Mis amigas Rosalie y Alice estaban felices con su nueva vida de casadas, Jasper le propuso matrimonio a nuestra pequeña duende y Emmett a Rosalie, ambas estaban tan emocionadas con sus bodas que las hicieron juntas donde reinó la extravagancia y el lujo, se podría decir que las dos tuvieron su boda de ensueños.


Flashback

Estaba en casa cuidando de Edward Jr, cuando escuché mi móvil sonar era una llamada de Alice se le notaba muy feliz, prácticamente estaba saltando de su asiento.

"Bella" – chilló al teléfono

"Hola Alice" – contesté, "Se dice buenos días"

"Si, si eso, buenos días Bella" – dijo, ya calmándose solo un poco.

"Bella" – gritó otra vez

"Que pasa Alice, me estas asustando pensé que el primer grito era broma" – dije

"No, no es broma" – dijo, juraría que estaba aguantando la respiración

"Bella me voy a casar, Jasper me propuso matrimonio" – dijo

En mi boca se formó una gran "O" la pequeña duende se iba a casar, sabía que Jasper pronto se le iba a declarar ya que Edward me había comentado algo al respecto.

"Felicidades Alice, esta es la mejor noticia del mundo" – dije, "Cuando fue cuéntamelo"

"Gracias Bella, no puedo esperar estoy tan emocionada" – contestó, "Todo fue muy tierno, me propuso matrimonio anoche mientras cenábamos aquí en mi casa, lamento no haberte avisado pero es que las cosas se fueron un poquito de control después", podría jurar que estaba muy ruborizada.

"Omite esa parte, demasiada información" – dije entre risas, "Me alegra que Jasper te haya pedido matrimonio, van a ser muy felices los dos"

"Gracias Bella eres una gran amiga y por supuesto serás mi dama de honor con Rosalie, Edward y Emmett los padrinos" – dijo, eso solo significaba una cosa "así que prepárate por que me muero por ir de compras" ahí esta el temido día de compras.

"Si Alice no hay problema, avísame el día y la hora" – contesté

"De acuerdo será pronto, tenemos muchas cosas pendientes" – dijo, "te llamo después, adiós dale un beso a Anthony de mi parte", Alice solía llamarlo así para evitar la confusión con Edward.

"Seguro, hablamos adiós" – dije colgando.

A la semana Emmett le propuso matrimonio a Rosalie en un elegante restaurante bajo la luz de las velas, ella dijo que había sido la mejor noche de su vida, no podría imaginar algo mejor nos contó en una tarde de chicas aquí en casa que Emmett había escondido el anillo en su copa de champaña mientras ella iba al baño, grito de la emoción cuando vio el anillo dentro de la copa, esa noche nos llamaron para darnos la noticia. Más feliz no podía estar mis amigas ahora iban a ser esposas de los hombres más maravillosos que haya podido conocer en mi vida, juntos éramos una gran familia.

Tres meses después las chicas se casaron, Jasper y Emmett se lucieron con su luna de miel aunque no más que Edward supongo, recuerdo cuando me llevó a Cancún a pasar nuestra luna de miel esas fueron las mejores noches de mi vida, después de eso cada noche era distinta y maravillosa, amaba tenerlo junto a mí todas las noches. Jasper se llevó a Alice a pasar unos días en Aruba mientras que Emmett llevó a Rosalie a Punta Cana no podía dudar que habían escogido buenos destinos.

Fin del flashback

Rosalie estaba embarazada de su primer hijo apenas tenía unos dos meses mientras que Alice y Jasper estaban esperando un poco más, las obligaciones que ambos tenían les impedían buscar ese hijo que les faltaba para complementar su hogar y es que Alice había logrado su sueño convertirse en una exitosa diseñadora de modas y Jasper bueno seguía en su consultorio donde le iba muy bien, según le confeso hace poco a Edward que iba a comprar una casa en las afueras de la ciudad para irse a vivir en un sitio más cómodo y alejarse del estrés de la ciudad, tal vez allí puedan tener todo lo que quisieran.

Antes de que naciera Edward Jr, nos mudamos para una hermosa casa que compramos en West Hollywood era realmente adorable, era nuestro hogar aquí crecerían nuestros hijos, era grande con 4 habitaciones, una sala de estar, un comedor amplio, la cocina era un sueño y ni decir del patio y la piscina nuestros hijos adorarían estar en ella.


Flashback

Edward había llegado temprano de trabajar en su última película, fuimos a ver la casa cuando entramos sentí que estábamos en un castillo o algo así, era grande y espaciosa era la casa perfecta para iniciar nuestra vida como familia. Edward me había dicho que después que terminara de filmar su película iba a tomarse un año de descanso para cuidar de mí y de nuestro hijo, era realmente adorable lo que hacía aunque yo le insistí que iba a estar bien pero él no acepto ninguna excusa.

"No Bella, no pienso dejarte sola para cuidar de nuestro hijo"

"Pero Edward es tu trabajo no lo abandones por mi" – dije

"Nada, cero excusas no seas tan terca" – contestó, "mira esta casa es grande y no me gustaría que estuvieras sola aquí"

"De acuerdo, me encanta que me cuides y mimes"

"Yo también adoro estar aquí contigo y esta hermosa criatura que esta en tu vientre" – dijo mientras se arrodillaba besando mi estomago donde estaba el fruto de nuestro amor, unas lagrimas escaparon de mi rostro al ver a mi esposo tan feliz, subió hasta mí me dio un suave y apasionado beso, secó mis lagrimas con sus labios.

"No llores amor, sabes que no me gusta verte así"

"Es que lloro de felicidad, soy tan feliz" – declaré, "amo tenerte en mi vida, eres lo que mas amo en este mundo y ahora Edward Anthony Jr hará de nuestra vida una hermosa familia"

"Eres lo más dulce y hermoso que tengo en mi vida, te amo tanto" – dijo mientras acunaba mi rostro en sus manos, se sentían tan cálidas y dulces en ese momento sentí que el bebé dio una patada, me sobresalté un poco.

"Edward" – dije, "el bebé dio una patada"

"De verdad" – preguntó

"Si justo aquí" – tome su mano y la coloque donde el bebé había dado una patada, en eso sentí otra.

"Esto es increíblemente maravilloso, voy a tener un hijo fuerte y sano" – dijo

"Wow Edward pensé que ibas a decir que iba a ser futbolista o algo así" – dije entre risas

"Ay Bella, Bella tan risueña, por eso te amo" – contestó

"Yo también te amo Edward" – besándolo una vez más.

Fin del Flashback

La espera fue algo larga mientras estábamos en el consultorio, veía desfilar a chicas que estaban a punto de dar a luz.

"Sra. Cullen es su turno" – anunció una enfermera

"De acuerdo, gracias" – contesté, era hora de mi ecografía.

"Bien Sra. Cullen, bienvenida de nuevo" – dijo amablemente, "Ya la Dra. Liz, viene a verte"

"Gracias" – contesté, Edward me ayudo a acomodarme en la camilla.

"Hola Bella, Hola Edward" – dijo la Doctora entrando al consultorio.

"Hola Dra. Liz" – dijimos ambos, no pude evitar soltar una risita

"Estas lista, veamos a su bebé", untó en mi vientre el famoso gel que hacía correr el aparato de ultrasonido se sentía frío.

En la pantalla aparecieron las primeras imágenes de nuestro bebé, su corazón latía fuerte y sano.

"Felicidades van a tener una niña" – anunció la Dra.

"Te lo dije, que era una niña" – dijo Edward en un ataque de niñez.

"Lo se, lo se tú ganas" – suspiré derrotada, odiaba perder.

"Es tan hermosa" – susurró a mi oído.

Una lagrima descendió por mi rostro, me sentía tan feliz por nuestra hija no veía la hora de tenerla en mis brazos.

Cuatro meses después.

"Bella, cariño ya estoy en casa" – gritó Edward

"Estoy en la cocina, amor" – contesté. Sentí unos abrazos rodearme y luego unas manos cálidas acariciando suavemente mi vientre.

"Estas tan hermosa como siempre amor" – dijo en mi oído, me giró para quedar frente a él y me besó.

Nos separamos jadeando un poco, el embarazo ya se acercaba a su fin estaba ansiosa por que íbamos a tener una preciosa niña, habíamos debatido por el nombre y nos costó mucho decidirlo pero al final logramos encontrar uno perfecto.

"¿Donde esta Anthony?" – preguntó

"Esta en su cuarto durmiendo" – dije, mientras señalaba el monitor.

"Quiero subir a darle un beso, ya regreso amor"

"Anda aquí te espero ya la cena esta casi lista"

Seguí preparando la cena, estaría lista en unos minutos iba a empezar a hacer algo de postre tenía unas ganas enormes de comer muffins de vainilla, saqué todo lo necesario cuando de repente sentí un dolor en mi vientre, sentí que un liquido tibio recorrer mis piernas había roto fuentes, estaba entrando en trabajo de parto.

"Edward" – grité, "Edward"

Llegó corriendo hasta la cocina con Anthony en sus brazos se había despertado, "¿Que pasa amor?"

"El bebé viene en camino" – chillé, el dolor me estaba matando.

Todo pasó tan rápido Edward tomó las cosas de llevarnos al hospital, mientras yo subía al coche el dolor era cada vez más fuerte, Alice se encargaría de cuidar a Anthony mientras estaba en el hospital, ya Edward la había llamado para que nos esperara allá.

Llegamos al hospital lo más rápido que pudimos con suerte a esta hora de la noche no había tanto tráfico, me trasladaron en una silla de ruedas hasta el quirófano donde estaba mi medico de cabecera que estaba de guardia esa noche, eso si que era una gran suerte.

Edward apareció a mi lado a los minutos, estaba un poco nervioso ambos lo estábamos a pesar de que era mi segundo parto lo sentía como si fuera el primero.

"Edward ¿llegó Alice?" – dije respirando fuertemente

"Si esta con nuestro hijo, ella y Jasper lo cuidarán mientras estas aquí" – dijo, realmente estaba agradecida con ella era mi salvadora.

"Estas lista Bella" – dijo la Dra., "Ya es hora".

Después de unos largos e interminables minutos por fin mi linda bebé había nacido era hermosa, no pude evitar llorar cuando la pusieron en mis brazos era tan pequeñita y rosadita tenía los ojos verdes como los de su padre y el cabello achocolatado era nuestra hija.

"Es tan hermosa" – dije

"Hola Samantha" – dijo Edward con voz paternal, "Eres la bebé más hermosa del mundo al igual que tu madre".

Luego vino la enfermera y se la llevó hasta una cunita cerca para realizarle los chequeos de rutina.

"Te amo tanto" – me dijo Edward

"Yo también te amo y te amaré para siempre" – contesté.

Mi vida ahora estaba completa tenía dos hermosos hijos que llenaban de luz y alegría mi vida, tenía a Edward que era el mejor padre del mundo, unos amigos increíbles no podía estar más agradecida con la vida nos esperaba un futuro lleno de alegría, triunfos, sueños y amor.


Hola aquí esta el epilogo les confieso que fue un gran reto para mi escribirlo y estoy realmente contenta con lo que logré jejeje espero que les guste, amé escribir esta historia. Nos vemos en otra ocasión pronto iniciaré una nueva historia ya tengo todo planeado jejeje.

Mil millones de GRACIAS por seguir esta historia, por los reviews, las alertas y todo, aprecio mucho todo de verdad.

XOXO estilo Emmett.

Un último review please ;)