La venganza

Es un plazo

Que se sirve

Frío

FAN FICTION; El nuevo renacimiento.

Estaba con mi madre Renée en la mesa pequeña del comedor. Renée tenía una gran sonrisa marcada en su rostro ya lleno de arrugas por la edad. En su mano tenia uno boletos de avión para ir a Forks. Mi madre y yo teníamos como 13 años sin ver a mi padre, mi madre me decía que tenia curiosidad por saber que tan viejo se veía mi padre, así que iríamos a visitarlo por un mes a Forks.

-Solo será un mes bella, no te preocupes

-Si, lo se… que bueno que veremos a papá

-Esa es la actitud cariño- Mi madre quería que no me sintiera incomoda con el

Nuevo cambio, ya que yo estaba acostumbrada al calor, y en Forks… se puede decir que el sol no es amigo de ese lugar… ¡El sol casi nunca visita Forks!

-Cariño, ¿ya tienes todo listo, cierto?

-Claro mamá

-Muy bien, recuerda, 7:00 PM ya tenemos que estar en el aeropuerto- Mi terca

Madre compro boletos de avión que salían a las 9:00 PM, iba a ser un viaje muy largo, al final íbamos a terminar llegando como a las 12:00 PM a Forks.

Me escape de la mesa donde estaba con mi madre frente de mi muy preocupada de que yo este a gusto con el nuevo cambio. Charlie, mi padre, había llamado horas antes para avisarnos de que no podría ir a recogernos al aeropuerto por el trabajo, así que mandaría a uno de sus amigos, que, según el, el nos conocía perfectamente.

Cuando me di cuenta eran las 6:30 PM, ya estábamos saliendo de la casa con nuestras 2 pequeñas maletas en las manos. Junto con nosotras nos acompañaba el mejor amigo de mi madre, Phil, quien parecía ser la nueva pareja de mi madre, aunque aun no era nada oficial, la verdad… a mi no me importaba en lo absoluto.

Al llegar al aeropuerto me di cuenta que mi madre estaba muy triste, al parecer la vi soltando una pequeña lagrima, creo que estaban a punto de besarse mi madre y aquel tipo casi extraño para mi, pero no paso, eso no me alegro ni me enojo.

Cuando estábamos en el avión cerré los ojos y trate de dormir, mi madre se quedo viendo la ventanilla del avión. Esperaba dormir lo suficiente como para que al despertarme ya me hallara en mi nuevo hogar, el cual solo seria mío por un miserable mes.

Tuve un sueño muy extraño cuando dormía en el avión. Soñé que me hallaba en Forks, el sol no estaba ni asomado por ese lugar, habían muchas nubes, todas con intención de soltar un gran aguacero en cualquier momento.

Vi en mi sueño una silueta blanca, era la de una persona parada enfrente de mi, sobre un verde pasto. Me acerqué a esa persona paliducha, no podía verle la cara, era muy borroso todo. Al acercarme vi como esa persona me hacia una seña con la mano de que me detuviera; Me detuve pero pensé –Quien carajo es este-. Volví a acercarme inconcientemente a esa persona y vi como llego una sombra blanca flotante y se llevo a aquel hombre. Todo paso en un abrir y cerrar de ojos. Me acerque corriendo hacia donde se encontraba antes parada esa persona y vi un suelo repleto de sangre, no tenia ni idea de que había pasado. Rápidamente e inconcientemente pose mi manos sobre mi rostro, recordé que ¡La sangre me asustaba!, bueno, la verdad es que, me podía desmayar ante su fuerte olor. Grite muy fuerte… Sentí que estaba en peligro quedándome ahí, así que corrí para alejarme de aquel horroroso lugar y entonces sentí una mordida en mi cuello, entonces, desperté.

-Bella, Bella, ¡Despierta, es un sueño!- Mi madre me movía de un brazo para

Tratar de despertarme, al parecer apenas lo lograba.

-¿Qué paso?- Pregunte aun adormilada… al ver la ventanilla me di cuenta de que

Aun era de noche y de que seguíamos en el avión, nada mas que había cambiado algo… el avión ya había despegado.

-Le haz pegado un gran susto a toda esta gente con tu gran grito… y también… ¡Bella ya llegamos a Forks!-

Genial, lo que me faltaba… ¡Grite en el avión!... ¿Qué habrá pensado toda esa gente?... de seguro dirían ¡Esta loca!

Por fin bajamos del avión y sentí varias miradas amenazadoras sobre mi… al parecer reconocieron el rostro de la que grito como una loca entre sueños dentro de un avión.

Al estar ya dentro del aeropuerto, ni mi madre ni yo sabíamos que hacer, ya que mi padre nos dijo claramente que el no iría por nosotras y que el que nos recibiría era un amigo de el… valla, ¿Qué le sucede?... no teníamos ni idea de a quien rayos mandaría a recibirnos.

Estuvimos viendo rostros y nadie parecía conocernos. Camine con mi mamá hacia la salida ya que estábamos dispuestas a irnos a casa de Charlie sin que nos llevara su amigo.

Llegamos por fin a la salida con nuestras maletas en la mano y nos subimos a un taxi que estaba estacionado enfrente de nosotras. Mi mamá se sabia de memoria la dirección así que nos fue fácil llegar a nuestro destino

Llegamos a los 30 minutos a el hogar de Charlie y mi mamá saco de no se donde una llave escondida y la metió en la cerradura. Al entrar a la casa mi madre dejo tiradas las maletas y tomo su teléfono celular y le llamo a mi papá.

-No, no fue… no se como es Charlie… si, Bella esta conmigo… no, antes dime,

¿Qué paso con tu amigo?... No quiero que le reclames pero… Por favor Charlie…

bueno ya, llegamos a tu casa, ¿a que hora piensas volver?... Esta bien, te

esperamos… Adiós-

Al terminar la charla mi mamá me explico que el amigo de mi papá no se a comunicado con el, que no sabe ni donde esta. Mi papá regresaría del trabajo como a las 2:00 AM ya que ha habido muchos problemas con unos ataques de unos animales.

Mi mamá se encontraba furiosa de que Charlie no haya ido por nosotras, así que lo primero que hizo para relajarse fue tomar una ducha, yo en cambio fui al sillón viejo de Charlie y me senté a ver la televisión, que por cierto… No había nada interesante.

Mi mamá por fin salio del baño y yo me encerré luego en el. Cuando cerré la puerta del baño, escuche que tocaban la puerta… lo mas seguro es que era el amigo de mi padre.

Me tarde en el baño como 20 minutos ya que el agua para mi, estaba helada. Al salir yo vestía con unos vaqueros color negro y una blusa de manga larga negra con costuras blancas.

Al salir del baño me encontré con una mujer algo joven, sentada con mi madre, ambas platicaban, pero la mujer que se sentaba con mi madre se veía muy preocupada.

-Buenas noches- Dijo aquella mujer con una voz muy linda, era joven, pero se

veía algo… ¿maternal?... ¿será madre ya?

-Buenas noches

-Cariño, ella es Esme, Esme ella es mi hija, Bella

-Un gusto Bella

-Igual

Estuve con ellas un rato y comenzaron a hablar de Carlisle, el que nos iría a buscar, al parecer, el había desaparecido.

-No saben donde esta, y aparte, esta no es la primera desaparición, ya se han llevado a varias personas unos… animales

-¿Animales?- Repetimos mi madre y yo al mismo tiempo.

Aquello de desapariciones gracias a "animales" nos tomo por sorpresa… mi padre no nos había contado nada de animales salvajes… sentí una punzada en el pecho, me dio temor de toparme con uno de esos animales, ya que yo son un imán para los malditos problemas