Etimología (SS/HG)

Hermione sabía que lo que hacía no estaba del todo bien, que como prefecta que era debía de vigilar los pasillos y las dependencias, pero desde aquella misma tarde en la que el Profesor Snape le mencionó que había una única copia en el mundo de "Libellus de medicinalibus indorum herbis" y que esa copia estaba en la sección prohibida de la biblioteca de Hogwarts, planeó el momento en el que pudiese escabullirse y obtenerla. Claro que pensaba devolver el libro… cuando le hubiese hecho una copia.

Hermione tenía claro que si había una sola cosa que robaría en su vida seria un libro. Bueno y talvez algún beso a su profesor de pociones si es que alguna vez tenia la oportunidad. Quiso reír sonoramente ante tamaña ocurrencia, pero recordó que era de madrugada y que escondía un libro bajo su tunica. Se apresuraba por los pasillos a su sala común, podía ver el retrato de la dama gorda en la penumbra cuando una voz profunda emergió de la obscuridad.

- ¿Qué cree que hace Miss Granger?- sonaba serio y muy divertido a la vez.

Hermione no sabía mentir, su cara palideció, sus piernas no iban a sostenerla por más tiempo y su labio inferior temblaba. Su cuerpo reaccionaba ante esa voz siempre de la misma manera. Observó extasiada a Severus Snape aparecer de entre las sombras con su rigurosa tunica abotonada, como si acabase de salir de clases. Ella por un momento creyó que su irrefrenable deseo de verle se había materializado en esta alucinación.

Se acercó a el muy despacio, como si temiese que le mordiera. El levanto una ceja.

-¿Esta usted sorda Miss Granger?¿O es que el gato le"robó" la lengua?- El sonreía, Hermione le miro intensamente. "Snape no sonríe así, no, no. Snape no sonríe, Snape me hubiese castigado severamente en el exacto momento en el que me vio aquí, el sabe lo que eh hecho, creo inclusive que con solo mirarme como lo hace lo sabe todo sobre mi".

-Pro.. Pro.. Profes..or.- Balbuceó.

Severus se acercó más a ella .La pobre de Granger, temblando como una hoja por haber sacado un libro de la biblioteca sin permiso, oh, pocas cosas disfrutaría como esto.

- Sabe Miss Granger,- le dijo con voz sensual- la etimología de la palabra "Robar" es curiosa.El verbo robar viene del antiguo alto alemán roubón o rauben, significando despojar; bajo esta línea, robar es despojar al enemigo.

Sus negros ojos brillaban intensamente como un fuego negro y abrasador

.-Es interesante señalar que existe en francés un verbo dérober que tiene el sentido de hurtar y también esconder, disimular- hacía ademanes con las manos bastante desganado, como si estuviese en clase enumerando los elementos de una poción -, pero sobre todo que la voz robe, prenda de vestir, correspondiendo a vestido, hábito o toga. Por esa razón, también se asocia con esconder algo bajo la…toga. – Le dijo suavemente apuntando uno de sus pálidos dedos hacia ella.

Hermione siguió el trazado del dedo de Snape hasta sus propias ropas, estaba tan hechizada por su voz que olvido por completo que tenía un libro entre ellas. Nada le importaba ya, ni el libro, ni su educación mágica, lo único que quería, lo único que le pedían sus vísceras era que se acercara a ese hombre y lo besara en los labios.

Caminó segura hacia el, sacó el libro de su toga y lo apoyó gentilmente en el piso, él la miraba extrañado.

-¿Sabia usted profesor – le dijo con voz sensual mientras acercaba su boca a la de él- que la palabra "Sarcasmo" del latín sarcasmus procede del Griego "sarkasmo" o "sarkazein" que significa "morder los labios o la carne"?- El titubeó, observó los labios de la joven por unos segundos, se apoyó en la pared de piedra que se erguía detrás de él.

-¿Cuántos puntos quiere Miss Granger, por su… exquisito conocimiento de la etimología?- Le susurró seductor, dejándose apretar contra la piedra por el cuerpo de ella.

- Todos los que tenga que descontarme por besar a un profesor, señor.- Le dijo en un suspiro y se lanzó sobre sus boca. Atrapó el labio inferior de su profesor con los suyos y le sintió temblar de excitación. Jadeó levemente al apoyar su pecho sobre el de él.

Una mano de Snape le apretaba la cadera y la apoyaba sobre la de él. Hermione subió sus dedos tímidamente hacia el negro cabello de su profesor y sin querer le jaló la cabeza hacia atrás, haciendo que sus labios se separasen unos centímetros, él apoyó la cabeza en la piedra y sonrío jadeante.

Solo un mentecato haría lo que él estaba haciendo, debía dejar las cosas como estaban, después de todo en unos meses ella egresaría de Hogwarts y ya no sería más su alumna. Los sentimientos de ambos habían quedado más que claros y podrían llevar una relación sin más problemas.

Separó a la muchacha de su cuerpo y tomó la varita. Con solo un movimiento, desapareció el manuscrito que yacía en el piso. "De vuelta a la biblioteca" pensó Hermione asombrada de que aun pudiese pensar. Eh hizo aparecer otro libro similar pero con tapas de otro color.

- Serán sólo 10 puntos menos para Gryffindor- le dijo acercándose de nuevo a ella y apoyando un dedo en su boca- Por que sus labios son la gloria. Y ahora guarde su libro y váyase a su sala común – le dijo con algo de fastidio, retirando su dedo y dando media vuelta para marcharse.

-Pero... pero profesor ese libro no es mío y… - Hablar le costaba horrores, sentía aún el frío dedo de su profesor sobre sus labios enrojecidos por la fricción.

-Sin peros, tome SU libro y retírese- Era claramente una orden. Ella tomó el libro del piso entre sus brazos y corrió hacia el retrato de la Dama Gorda sin mirar atrás.

Ya dentro de su cama abrió el libro y pudo leer.

ORIGINAL

"LIBELLUS DE MEDICINALIBUS INDORUM HERBIS"

PROPIEDAD DE:

Willfrius Black (Tachado)

Severus Snape (Tachado)

Hermione Granger.

Su corazón explotaba de dicha, y supo en ese momento que ese beso y ese roce del dedo de Severus, sellarían sus labios al resto del mundo, hasta que en unos meses y ya fuera de Hogwarts, le declararía su amor. Y por alguna extraña razón se durmió pensando en que, llegado el momento, el le correspondería.