Hola!!! Bueno soy Nalu con este nuevo fic de Twilight… me tiene super emocionada el fic, me encanta sentarme a escribirlo. Bueno este es el primer capitulo, mas que todo es una introducción al panorama, espero que les guste! Y pues como han leído en el summary… Edward es un miembro de la guardia Vulturi, no refrena su sed y no le gusta que le nieguen la dulce sangre de ningún humano, menos de la nueva humana que ha llegado hasta ellos y nadie se lo va a impedir… Espero que lo disfruten!!!

Gracias a todas por leer. Y especialmente este capitulo va dedicado a mi gran amiga Astrid… gracias Prongs por siempre estar a mi lado, eres mi mejor amiga y siempre has estado junto a mi, en mis tristezas (amorosas mas que todo jajaja) y locuras… No podría tener una mejor compañera que trabara los ojos cada vez que grite en el cine viendo a Edward Cullen 3 Gracias, sos la mejor!

Aclarando: los diálogos en cursiva son de hechos los pensamientos de las personas que Edward escucha.

SAFE TONIGHT (A salvo esta noche)

Capitulo 1 – En Italia

"There´s a log on the fire, and it burns like me for you"

Bella abrió los ojos nuevamente. Miró a su izquierda al reloj, eran las 4:00 de la mañana, todavía faltaban dos horas para levantarse, debía ser que todavía no se acostumbraba al cambio de horario, si estuviera en Phoenix estaría cocinando o leyendo algo.

Ya llevaba una semana en Italia y no se había terminado de acostumbrar, también debía ser el nerviosismo por que ese día comenzaría en un nuevo trabajo y en una escasa semana sus estudios en la Universidad Italiana como becada. Todavía se sorprendía al pensar que le habían entregado una de 20 becas que daba la Universidad Italiana a estudiantes de todo el mundo para estudiar y trabajar para los patrocinadores de la beca, los famosos y conocidos hasta ayer para Bella, los Vulturi. Había sido informada sobre la historia de los tres hombres de gran corazón que ayudaban a este fondo de becas y pues para ayudar a los alumnos con sus necesidades les daban trabajo en sus oficinas para ganar dinero. Estudiaban de día y trabajaban por la tarde.

Se le hizo un nudo en el estomago al pensar en eso nuevamente. Bella dio otra vuelta en la cama tratando de conciliar el sueño otra vez.

Cuando abrió nuevamente los ojos ya había amanecido. Sin dudarlo mucho se levanto, se sirvió café y tomo con tranquilidad, tomo un baño, se arreglo, ordeno su pequeño departamento y salió del edificio al brillante sol italiano. El día era hermoso, el cielo azul y despejado.

Le había costado mucho dejar a su familia en Phoenix, su mama había llorado y la llamaba todos los días a todas las horas imaginadas. Recordaba detalles de su vida en Estados Unidos mientras caminaba por las estrechas calles. En los días anteriores ya había tenido la oportunidad de conocer un poco. Ya tenia noción hacia donde conducirse, claro todavía con la ayuda de su amigo el mapa. Observaba todo a su camino tratando de evadir la idea que debía de enfrentarse a una entrevista, donde claro te explicaban "todo lo que debías saber" antes de comenzar a hacer lo que quisieran que hicieras.

Finalmente llego frente a la gran puerta de un antiguo edifico, era como el resto de los edificios de Italia, era una especie de palacio barroco lleno de adornos y de color crema añejado la palabra palacio era poco parecía un mas un castillo. Varios turistas miraban curiosos y observaban los horarios para hacer recorridos por el enorme castillo. Ella entró jugando nerviosamente con sus manos a un pasillo mas oscuro solamente ilumino por la luz del sol que se colaba.

-Buenos días –a Bella se le detuvo el corazón al ver una figura con una capa gris salir de la penumbra- sígame –la voz era de una mujer poco delicada pero igual Bella no reaccionó, se quedo parada donde estaba. La figura se detuvo a unos pasos mas adelante cuando noto que no la seguía- viene por el trabajo? –Bella asintió- entonces sígame

La figura siguió caminando por los pasillos oscuros sin voltear el rostro cubierto por la capucha. En aquel lugar no quedaba ni vestigio del hermoso sol que hacía afuera. Tras varios minutos de solo escuchar solamente su propio paso llegaron a un gran salón donde había al menos 30 personas mas, todas con cara de incertidumbre

-Espere su turno – dijo la voz femenina bajo la capucha. Se dio la vuelta y marcho antes que Bella lo notara, se le puso la piel de gallina. Todo aquello era demasiado extraño.

Busco asiento libre entre la gente y se sentó a su lado había otra chica de piel morena y rasgos marchados que le sonrió

-Hola… soy Ana

-Soy Bella –contesto con una sonrisa. Bueno, alguien amable era un consuelo

-De donde eres? No tienes acento italiano –dijo la chica con un notorio acento que no supo detectar

-Soy de Phoenix…

-Estados Unidos?

-Si… tu?

-Yo? Soy cubana… -Bella sonrió

-Que estamos esperando?

-Que nos llamen… cuando te toque te llamaran y entraras en esa habitación –con la vista indico una puerta negra que estaba frente a ella.

Bella la observó con interés, la puerta concordaba perfectamente con toda la fría y rara atmosfera que se experimentaba en el lugar, las paredes altas de color café oscuro y las antorchas anticuadas. Mientras realizaba su análisis la puerta se abrió mostrando a un chico rubio y pálido salir de ahí con cara de miedo para que otra chica entrara.

-Pero las becas ya fueron otorgadas?... –preguntó Bella a la chica junto a ella

-Si pero son formalidades… todavía te la pueden quitar… ya ha habido varios que se han ido…


-Estoy cansado… -dijo el hombre sentado en una silla frente a una amplia mesa. Había hablado al otro hombre parado detrás de el que permanecía con la cabeza gacha y cubierto en una capa gris. Éste soltó un bufido- es una retorica… no le veo el punto a esto, nadie mejor que Aro sabe que encontrar habilidades de un humano me toma tiempo y mas que allá una que valga la pena. Aro esta llevando todo esto un poco lejos –El hombre de capa gris luego de un silencio alzo la vista para ver al otro sentado, sus ojos rubís brillaron bajo la capucha

-Que? –Pregunto parándose derecho y retirando la capucha dejando a relucir su piel nívea y cabello dorado- te vas a ir?

-Tú sabes que los Vulturi no obligan a nadie a quedarse y ya no les importaría mi partida si encontramos a una persona con potencial

-Y a donde te irías, Eleazar? –la voz aterciopelada mostraba un poco de aprensión

-Pues, pensaba en…

-El clan de Denali? –interrumpió- o el de Olympia?

-Edward… -dijo Eleazar reclinándose- nos podrías acompañar…

-Ese no es mi lugar

-De ahí vienes

-Pero me fui, no podría volver… no se si él…

-Claro que Carlisle te recibiría!

-No –corto Edward con voz aterciopelada y baja mas acongojada que molesta

-Edward… -Eleazar se interrumpió a si mismo cuando la puerta se abrió mostrando a una joven pelirroja con fingida seguridad –"Todavía lo estamos pensando… ya veremos. Mientras tanto entra la siguiente victima, con un cazatalentos vampiro y un leedor de mentes" –el sarcasmo en los pensamientos de Eleazar hicieron a Edward sonreír a pesar de la pesadumbre que lo había llenado- Toma asiento –indico Eleazar a la chica –esto será rápido "y sin dolor" Dime tu nombre

-Jenn –"Tengo que causar una buena impresión… sonríe, siempre sonríe" una nueva sonrisa se dibujo en los labios de la chica. Edward reprimió una sonrisa burlesca

-"No le veo nada especial… bueno tiene la habilidad de aburrirme al igual que los demás"

Edward permaneció recostado contra la pared. Al principio todo aquello había sido divertido pero ahora si pudiera se dormiría del aburrimiento. Llevaban varios días hablando con todo tipo de personas. Aro quería incrementar su circo de bichos raros y había puesto a Eleazar a cargo de dicha tarea, llegaban ciento de personas creyendo que se les daría todo tipo de regalos, claro todos extranjeros, alejados de sus familias porque, pues claro, después de tenerlos tanto tiempo ahí no podía correr el peligro de darles libertad, si no servían, serian la cena. Eran muy pocas las personas que descubarían todo el mismo día después de varias horas, a otros les tomaba un poco mas y claro había unos escépticos que creían que todo era una mala broma. Todos eran tontos y superficiales pensamientos

-"Pero que guapo… -pensó la chica sentada frente a el- bueno ambos… No Jen! Enfócate… mis logros? –Eleazar le hacia el cuestionario de rutia- acaso no los ve en la hoja frente a el? Bueno lo perdono por ser tan guapo aunque sus ojos son… hipnotizantes… pero no son del todo negros… será que usa lentes de contacto? Será una regla de la empresa? Uy… que freaky… al igual que el lugar… -Edward hizo caso omiso, esos pensamientos no estaban ni remotamente amenazadores

-Bueno, puede marcharse –indico Eleazar- hágame el favor de pedirle a –consulto una hoja- a Isabella Swan que pase

-Claro… -la joven se levantó y marcho con paso inseguro

-Y? –dijo Edward cuando la chica desapareció tras la puerta

-Nada… lo mas interesante de hoy fue el chico con la temperatura corporal alta… tu? Detectaste algo?

-Nada, tan frívola como el resto, si hubiera de haber alguien con dos dedos de frente lo notarias hasta tu

-Cierto… -la puerta se volvió a abrir mostrando una nueva chica con grandes ojos chocolate y un rostro dulce y suave… pero olvido todo eso cuando sintió su fragancia, eso superaba cualquier cosa que hubiera olido en el últimos siglo, el más delicioso. Sus músculos se tensaron rápidamente y prepararon para saltar, mostrando los dientes, Edward, gruñó y se abalanzo sobre su indefensa presa.


-Debo admitir que esto tiene algo de humor negro- Aro volvió a reír por lo bajo. Cayo y Marco estaban a su lado sentados con parte del ejercito presente tras ellos- Hubiera esperado algo así de alguien como Dimitri, nadie ha logrado romper su record… pero tu? Edward me sorprende de sobremanera, matar así? Tu siempre fuiste muy controlado con tus actos, parecía que pensabas dos veces antes de atacar –Aro espero una respuesta del rostro sin expresión de Edward que estaba parado frente a él- no creía que te lanzarías así sobre la pobre chica, pero dime Edward porque decidiste eso, mas bien lo que no pensaste hacer –Edward permaneció igual- quieres que quede en privado? –no contesto. Aro se acero a Edward esperando una reacción. Edward habló

-Lo siento Aro, creo que me subestime, tenia sed

-Pero no volverá a suceder esto, Edward… confió en que no –Edward asintió- eso va para todos, nadie puede tocar a ninguno de esos humanos a menos que yo lo indique o sea el momento de alimentarse y para dejar claro, nadie pero nadie puede tocar a esa chica Swam… Eleazar me hizo saber que no hubo necesidad de estar mucho con ella para notar que hay algo en ella,-Aro sonrió así que nadie se acerca a menos que yo lo indique –Aro volteó a ver a Edward- Prohibido.

Edward abrió más los ojos ante la sorpresa. Eso era increíble, esa humana era "especial". Veríamos cuanto tiempo duraban en un lugar lleno de vampiros con una sangre tan dulce y tentadura como la suya, eso parecía una muy mala broma. Y si no fuera porque los reflejos rápidos de Eleazar lo habían detenido en menos de un segundo hubiera tenido esa monstruosa sed saciada y la broma se hubiera terminado ahí.

-Ahora bien, nuestra lista de "candidatos" se ha visto reducida y dentro de un rato vendrán los que no han podido quedarse con nosotros ante su incompetividad para que los podamos despedir –una risa oscura recorrió la fila- al resto que todavía siguen se les serán otorgados sus cuidadores para que no hablen de más. Edward puedes regresar a tu lugar.

Edward ocupo su lugar en un movimiento veloz al lado de Alex y Dimitri.

-"Que cosa mas idiota, cuidar humanos, preferiría estar sentado un siglo sin moverme" –Dimitri manifestó su inconformidad por lo bajo con un siseo.

Edward no se inmuto. A el jamás le había tocado aquella molesta tarea, tenia una peor. Ayudar a Eleazar o a Aro cuando lo necesitaban, al menos Eleazar era un amigo. Pero últimamente toda la situación con los Vulturi se esta volviendo algo sin sentido para él.

Aro comenzó a asignar a quienes debían "cuidar"

-Edward –dijo de pronto Aro- tu estarás a cargo de Isabella Swan

-No lo hare –Edward había dado un paso al frente. Su cerebro no había tardado ni medio segundo en darse cuenta de la realidad de la petición de Aro. Aro rió

-No es una opción

-No lo hare

-Ven –indico Aro. Una tensión recorrió las filas mientras Edward llegaba frente a Aro que tenia la mano extendida hacia el –dime porque – Edward tomo la mano de Aro por un momento para soltarla rápidamente. Aro sonrió –interesante, muy interesante pero aun no he cambiado de idea

-Ahora explícame porque –demandó Edward

-Necesito a uno de mis mejores soldados

-Manda a John

-Siempre los mata

-Y que te hace pensar que yo no lo haré?

-Siempre te has destacado por tu autocontrol

-Me acabas de indicar que no me acercara a esa humana

-Y no lo harás, solo tendrás que hacer la tarea de cuidar que no hable de mas con nadie. Y si lo hace tienes mi permiso de silenciarla, se que nadie lo disfrutaría mas que tu, después de lo que me has mostrado…

Una sonrisa se dibujo en el rostro de Edward y sus ojos rojos brillaron de manera especial mientras desde ya saboreaba el sabor de esa sangre recorriendo su garganta. Isabella Swan sería suya y nada lo detendría.

Que les ha parecido??? Espero que les haya gustado!! Pues este solo es el primer capitulo, lo mas bueno todavía esta por suceder… Edward no parece querer refrenarse y no parece que lo vaya hacer…

Nos leeremos en el siguiente capitulo, actualizare pronto y gracias por leer!! Ah y REVIEWS!!! Me encanta saber que piensan y siempre los contesto personalmente así que estaré esperando!!!

Nalu!