Gracias a todos por sus comentarios. Aquí esta el epilogo. Y la nota esta al final. Besos.

EPILOGO

-Vamos, no estés tan nervioso, lo peor ya paso.- decía Emmet de la manera más calmada.

-A que te refieres con lo peor?-dijo Jasper.

-Pues, que cuando le pidió matrimonio ella pudo decir que no, ahora el día de la boda lo único que puede hacer es intentar huir al estilo de "novia fugitiva", y con su suerte se caerá en el intento.-dijo con una enorme sonrisa, refiriéndose a la situación como si fuera de lo más común.

-Gracias, Emmet, me haces sentir mucho mejor.-dije sarcásticamente. Moría de los nervios, hoy me casaría con mi preciosa Bella.

Hacía ya año y medio que la había encontrado, que me había devuelto la sonrisa, que casi la había perdido y que había vuelto a mí.

Casi después que nos mudamos, empecé con los planes de cómo pedirle matrimonio, porque si de algo estaba seguro, era que quería que Bella Swan se convirtiera en mi esposa.

Alice me había aconsejado que le diera algo de tiempo y me aseguro que cuando se lo pidiera todo seria hermoso, como yo quería que saliera. Y con lo que conocía a mi hermanita había aprendido algo, nunca y repito nunca apuestes contra Alice.

Los primeros días en la casa fueron un tanto extraños, había perdido mi trabajo y Bella quería trabajar en otro lado para ganar más dinero. Ya le había explicado que no necesitábamos el dinero, pero ella era necia que no quería vivir de mantenida. La convivencia entre ambos era muy buena, por no decir perfecta, ella se iba a trabajar en la mañana y yo, por raro que parezca me encargaba de la casa, no muy bien cabe agregar; a veces pensaba que había desaprovechado las lecciones de cocina que mamá quería darme. Y en la noche cenábamos cualquier cosa que pudiéramos pedir, o algo que Bella preparaba, y luego veíamos una película, nos sentábamos juntos en el sillón y casi siempre a mitad de la película, nos besábamos y eso besos llegaban a mas por lo cual nunca terminábamos de ver la dichosa película.

Claro que no pensaba estar desempleado, pero quería pasar tiempo con Bella, y esperando que Bella se casara conmigo, tal vez, si ella quería nos cambiaríamos de ciudad y buscaría empleo en otro hospital.

Una tarde, mientras metía la ropa a la lavadora telefonearon a mi celular.

-Buenas tardes

-Buenas tardes, hablo con el Dr. Cullen?

-Así es, que desea

-Buenas tardes, soy el Dr. Steven Peterson

-En que puedo ayudarlo?

-mire, iré directo al punto. Quería ofrecerle nuevamente su empleo en el hospital de Phoenix, considerando la situación en que estaba, y que usted es uno de los mejores médicos que tenemos en el hospital, la jefatura y yo decidimos que podría volver a su antiguo puesto. Que le parece?-

Yo realmente, no salía de mi shock, me ofrecían mi trabajo de nuevo, eso era maravilloso.

-Claro que acepto, cuando inicio.

-Mañana mismo si gusta-

-Ahí estaré.

Y colgué, eso era genial, tenía mi trabajo de nuevo.

Cuando se lo conté a Bella, ella se puso muy feliz por mí.

Un mes después de haber vuelto a mis labores. Alice me llamo.

-Edward, tengo el anillo perfecto, para ti- era un favor que le había pedido, que buscara el mejor anillo que pudiera encontrar.

-Bien, cuando lo podre ver.

-Estará ahí en menos de cinco minutos- y corto.

Luego, a mi oficina llego una entrega, cuando la abrí, era un anillo hermoso, era de oro blanco con una esmeralda incrustada, rodeada de pequeños diamantes, era realmente hermoso, y esperaba que a Bella le gustara.

Ya tenía la primera parte, ahora tenía que organizar el lugar.

Tarde una semana en organizar esa cena tan importante para mí. Había elegido la fecha de su cumpleaños para proponérselo.

Cuando el día llego, Alice vino de New York con un vestido especialmente diseñado para Bella.

Ella y Rose pasaron toda la tarde arreglando a Bella para su "salida de cumpleaños"

Cuando por fin pude verla, me dejo sin aliento. Estaba espléndidamente hermosa. No es que no fuera hermosa, pero el vestido que llevaba la hacía verse más exquisita. Era un hermoso vestido azul de seda, que le llegaba a las rodillas. Tenía una ligera capa de maquillaje, ya que no la necesitaba, y su hermoso cabello caía en ondas por su espalda.

-Estas bellísima. –era lo único que mi cerebro pudo armar ante la visión de mi hermosa novia.

-Gracias.-susurro un tanto apenada-Tu no te ves nada mal.

-Lista para salir.

-Nop, pero que más da, vamos. –dijo regalándome una sonrisa.

Cuando llegamos al restaurante, Bella se asusto.

-Edward, aquí no hay nadie.

-No te preocupes, he rentado el lugar solo para nosotros.

-Pero…como…..esto debió costarte una fortuna…no debiste...-dijo completamente asustada.

-Shh, claro que debía, tú te mereces lo mejor y más.- y le di un pequeño beso en los labios.

Nos atendió una camarera que nos llevo hacia la mesa del centro del salón.

Ya en la mesa le aparte la silla para que ella se sentara y luego me senté yo.

La cena trascurría tranquilamente, pero yo estaba que me moría de los nervios. No quería pensar que Bella me rechazaría, pero que tal si no quería casarse aun, tendría que esperar a que ella lo desease.

Cuando terminamos, supe que era el momento.

-Bella, tengo algo que decirte.

-Si?- me miro expectante.

-Bella, yo te amo, con todo mi ser, con toda mi alma, con todo lo que tengo. Mi vida sin ti seria vacia.-decia todo lo que sentía en mi corazón, mientras tomaba su pequeña mano entre las mías-tu eres la luz de mis días, la razón de mi existencia, tu eres mi vida. – En ese momento me puse de pie para acercarme a ella, sin soltar su mano, me arrodille frente a ella.- por eso y por muchas cosas más, Isabella Swan, te pido que me des el honor que te conviertas en mi esposa.-le dije mientras abría la cajita de terciopelo mostrando el anillo.

Ella no decía nada, solo mantenía apretada una de mis manos, podía ver en sus ojos las lágrimas asomarse.

Empecé a creer que no me contestaría, pero empezó a balbucear.

-S-Si, claro que sí, claro que me quiero casar contigo-dijo entre lagrimas, tirándose a mis brazos.

Le puse el anillo, y me acerque mu lentamente a sus labios y dedique a besarla con devoción, con cariño, con amor. Y así una vez más, Isabella me había convertido en el hombre más feliz del mundo.

Y el acontecimiento de ese día, nos trae hoy aquí, ante el altar de una iglesia con Jasper junto a mí, el seria mi padrino. Y Emmet seria quien entrega a la novia, en lugar del padre de Bella.

Realmente estaba nervioso, nerviosamente feliz, pero nervioso al final.

-Tranquilo, no le hagas caso a lo que dijo Emmet halla atrás, son burradas que le gusta decir-

-Claro que no le hago caso.-dije en tono de burla. Ambos sabíamos que Emmet tenía más momentos de locura que de lucidez.

Cuando la marcha nupcial empezó a sonar, Jasper puso su mano en mi hombro, lo cual logro tranquilízame un poco.

Por el pasillo pasaron primero Alice y Rose, quienes eran las damas de Bella.

Cuando por fin entro mi precioso ángel del brazo de Emmet. Se veía preciosa de blanco, tenía su mirada baja, por lo que sabía que también estaba nerviosa.

Cuando por fin estuvo frente a mí, Emmet le dio un beso, y cuando ella tomo mi brazo, el me susurro.

-Sabes que mi amenza sigue en pie. Hazla sufrir y moleré tus huesos hasta hacerlos polvo.- y me sonrió, luego fue a ponerse junto a Jasper, el era también mi padrino.

Mientras el padre hablaba, yo no ponía nada de atención, ya que solo podía pensar en la hermosa mujer junto a mí.

-Te amare por el resto de mis días, te protegeré con mi vida, porque ella sin ti no es nada- dije mientras deslizaba el anillo por su dedo.

-Te cuidare con todo mi corazón, estaré contigo hasta que la muerte y te amare mas allá de esta-recito Bella poniendo el anillo en mi dedo.

-Lo que Dios unió, no lo separe el hombre. Los declaro marido y mujer. Puede besar a la novia.-dijo el padre, y eso fue exactamente lo que hice, tenía ya mucho tiempo que deseaba hacerlo, la bese de la forma más tierna que pude, demostrándole cuanto la amaba.

Salimos de la iglesia, rumbo a una recepción que prepararon nuestros amigos.

Donde todos nos felicitaron y nos desearon lo mejor para nuestra vida juntos.

Qué bien se escuchaba eso, una vida junto a Bella.

Sonó el primer vals. El cual teníamos que bailarlo solo Bella y yo.

-Soy tan feliz-susurro a mi oído Bella mientras nos movíamos lentamente por la pista de baile.

-Soy más que feliz, te amo, te amo…-le susurre al oído.

Y así pasamos el resto de la noche, bailando juntos disfrutando de la cercanía del otro y añorando más.

Cuando por fin nos íbamos, teníamos que tomar un avión para nuestra luna de miel, que sería en Italia, nos despedimos de todos.

Cuando me despedí de Alice, ella me dijo algo que me extraño

-Edward, puedo arreglar un cuarto de tu casa?

-Para qué?-

-Bueno, dentro de unos nueve meses, necesitaran ese cuarto acondicionada para una hermosa niña-dijo dándome una sonrisa.

-en serio?

-Me he equivocado alguna vez-me dijo aparentando estar molesta.

-Arregla todo lo que tu quieras. Alice…..-quería preguntarle, pero no encontraba como.

-Sera hermosa, una parte de ti y otra de Bella, será preciosa.-me dijo dándome un abrazo-Espero que seas muy feliz, hermanito.-dijo y después me dio un beso en la mejilla. Luego corrió hacia Bella, la abrazo y le dio un beso en la mejilla, deseándole lo mejor.

Emmet y Jasper, se despidieron de Bella como si fueran sus hermanos, bueno, técnicamente lo eran, la protegían como hermanos. Y a mi, pues la típica amenza de: "Hazla sufrir y te ira mal" de parte de los dos. Y al final Rosalie, la abrazo tiernamente, al ver la imagen me pareció como una madre y su hija. Y luego me abrazo a mi.

Cuando por fin ya subíamos al coche, todos salieron a despedirnos, puede ver a Alice de la mano de Jasper quienes se despedían con un gesto con la mano. Cuando fije la mirada en el rostro de Alice ella me regala una enorme sonrisa y me guiño el ojo. Yo le regrese el gesto.

Cuando Bella y yo íbamos en el auto. No pude suprimir una sonrisa. No pensé que sería más feliz de lo que era, pero si, estaba que reventaba de felicidad.

-Así que, que dijo Alice.-pregunto Bella, mientras tomaba mi mano.

-Nada, solo quería hacer unas remodelaciones en la casa

-porque?

-ya sabes cómo es Alice. Espero no te moleste.

-Claro que no, ella puede hacer lo que quiera con la casa.-tome su mano, la acerque a mis labios y le di un beso.

-Te amo.

-Y yo a ti, para siempre.

-Para siempre.

Dije aquellas palabras con tanta convicción, deseando que nuestro amor se extendiera por el tiempo como ambos deseábamos, para siempre.

FIN

Final, que les pareció. Se que el contexto de para siempre aquí cambia, no es lo mismo que en el libro pero se me hizo lindo ponerlo. XD. http://nami86. deviantart. com /art/Bella-and-Edward-SPOILER-112981422; este es el link de una imagen de la boda de Edward y Bella, cabe aclara que la imagen no es mia, la encontré en uno de mis momentos de ocio, cuando la vi pensé que quedaba perfectamente en el momento que ambos están bailando y se dicen que se aman (en mi historia) asi que véanla.

Ahora, déjenme muchos reviews, muchos, muchos, para ser muy feliz. Me alegra mucho que les gustara la historia tanto como a mi. Y pues espero que lean las historias que ya tengo publicadas, en su mayoría one-shot y las comenten, y también las futuras, tengo algunas ideas en las que trabajo de a poquito y espero que las comenten también.

Sin mas solo me queda agradecer inmensamente, a todas y todos, si había niños, que leyeron esta historia. Quienes la comentaron, quienes la agregaron a favoritos, o me agregaron como autor favorito muchas gracias de todo corazón, los quiero mucho.

Esperando que la historia halla sido de su agrado, se despide, esperando leerlos pronto:

T. G. Kira