Los personajes son de Stephenie Meyer, yo solo use mi cabeza para crear la historia. Si hay alguna similitud con alguna otra historia solo es coincidencia, ya cke la he creado yo :). Espero que les guste (;

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

CAPITULO UNO

TRISTE DESPEDIDA

Mi nombre es Isabella Marie Swan, tengo 17 años y no me considero una persona ''agraciada'' pero tampoco voy tan mal. Vivo en forks, el lugar mas lluvioso del mundo. Rara vez sale el sol.

Mis padres han tenido una crisis matrimonial por lo que han decidido divorciarse.

Para deshacerse de mi en el periodo del divorcio, han decidido enviarme a unas vacaciones de verano, donde van muchos jóvenes adinerados cuando sus padres se quieren deshacer de ellos. Almenos eso pensaba yo. Es algo así como un campamento de verano pero hay que pagar mucho y en ves de tiendas son cabañas.

Las "vacaciones'' – Que para mi iban a ser pesadillas- eran en Phoenix.

Estaba en el aeropuerto con mis padres para tomar el avión a Phoenix.

-Mama, estaré bien –quise sonar tranquila pero mi tono de voz me delato

-OH bella! Soy tu madre y a mi no me engañas. Puedes quedarte si quieres, pero creo que es mejor que estés lejos de todo esto, no quiero verte sufrir.

-Estoy bien mama, Adiós – le bese la mejilla y la abrase

-Cuídate mucho hija – era la voz de mi padre.

-Cuídense, los quiero.

Entonces subí corriendo al avión, dándoles la espalda para que no vieran mis lagrimas.

Llore todo el vuelo a Phoenix, pensé que debería estar feliz por ir a ahí a conocer gente nueva, pero me venció el dolor de la separación de mis padres.

Nunca entendí porque se separaban, tenían una bonita relación, o eso aparentaban.

Antes de que pudiera seguir pensando me quede dormida. Desperté cuando el avión comenzó a descender y ya estaba en Phoenix.

Baje del avión buscando la furgoneta que la organización ''Midnight Sun'' había enviado a los jóvenes que estuvieran en el Aeropuerto.

Recogí mi equipaje y encontré la furgoneta con el cartel de ''Midnight Sun''.

Puse mis maletas en el porta equipajes, tome mi mochila y subí a la furgoneta.

No había nadie por lo que supuse que la furgoneta se iría mas tarde.

Tome mi Mp3 y seleccione el Playlist de música clásica.

La música clásica siempre me ayudaba a dormir cuando estaba asustada o afectada por algo.

Comenzó ''Claro de Luna'' de Debussy y a los segundos me quede dormida.

Soñé que mis padres paliaban y se gritaban, yo estaba escondida detrás de la puerta del baño escuchando todo lo que ellos decían. Se insultaban y discutían sobre mi, yo quería salir pero no podía, tenia mucho miedo. Estraño que a esta edad tenga pesadillas, y mas aun que tuviera miedo de ellas pero mi inconciente estaba en mi contra..

-Isabella se queda con migo!- grito mama

-No Isabella se va con migo! – escuche a papa

Siguieron discutiendo diciendo un rosario de insultos y blasfemias.

Yo rompí en llanto cuando escuche romperse algo de cristal y el grito ahogado de mama.

Noooooooo! –Chillaba yo en sollozos

Y en eso me desperté alteradamente.

Me di cuenta de que estaba en la furgoneta todavía, pero me asuste al sentir algo calido en mi mejilla, y precisamente no era una almohada.

Cuando levante la cabeza me encontré con los ojos mas hermosos que he visto. Eran color esmeralda, que hipnotizaban a cualquiera.

Me erguí rápidamente y me fije que estaba durmiendo sobre el hombro de un chico de pelo cobrizo desordenado, como si nunca se hubiera peinado en su vida. Llevaba una sudadera Gris que marcaba su perfecta musculatura, y claro sus ojos esmeraldas me observaban molestos.

-Lo..lo siento- Sentí como la sangre me subía a las mejillas.

-Si, debes disculparte, no he pegado ojo gracias a tu cabeza en mi hombro y tus habladurias.-Rió por lo bajo

Demonios! Sabia que hablaba en sueños, papa siempre me lo decía, pero porque debía hablar justo aquí?

-No…Por favor dime que dije! – murmure mientras ponía las manos en mi cara de pura vergüenza. Pero sentí algo húmedo en mis palmas. Lagrimas! Dios llore en sueños….

-Bueno.. Gritaste algo así como: ''Papa, Mama no quiero no.. Por favor dejen de pelear'' . Luego lloraste y dijiste "Nooo!" y despertaste.- dijo con una expresión de pena y rabia- Aunque creo que te dormiste en mi hombro apropósito.

-Porque demonios aria eso?- dije enojada.

-Pues mírame – murmuro mientras se apuntaba con el dedo índice-, nadie se resiste a mi, además no eres la primera en fingir estar durmiendo para tocarme.

-Quien te crees que eres idiota? Te crees muy galán eh? Pues yo no soy ninguna rubia oxigenada con implantes y sin cerebro, así que disfruta de la decepción! –le grite indignada, como pensaba eso de mi? Jamás fui detrás de ningún chico, nunca me había enamorado ni nada. Es verdad que es muy guapo pero nunca para hacer eso conciente.- Estupido arrogante – susurre-

-Claro, claro-Rió- lo que digas

-Imbesil- susurre mas alto para que lo escuchara.

No respondió.

Me gire hacia la ventana observando el hermoso paisaje. Cogí mi mochila y saque una lata de Coca-Cola que llevaba para el viaje. Bebí unos sorbos cuando me fije que ya habíamos llegado.

Todos comenzaron a bajar de la furgoneta menos este estupido chico que estaba a mi lado. Espere, ya que yo iba sentada en las ultima fila de asientos y en el rincón por lo que el me encerraba totalmente.

Ya se habían bajado todos y solo quedábamos el chico de pelo cobrizo y yo.

-Puedes moverte!? – Le dije mientras lo empujaba.

-No. –Sonrió maliciosamente

-Quiero bajar!, muévete chico no tengo paciencia. –le dije frunciéndole el seño

-No.- dijo mientras se ponía las manos en la nuca y puso los pies en el respaldo del asiento anterior al de nosotros.

Observe como poder escapar de ahí sin tener que pasar por encima de el. La única opción era pasarme sobre el asiento de adelante.

Me pare, pegue un saltito y puse la rodilla en el respaldo del asiendo de adelante. Luego puse la otra rodilla y gire sobre mi misma para caer en el asiento.

Me arrodille sobre el asiento i me volteé para coger mi Coca-Cola.

Cuando cogí la Coca-cola se me ocurrió una idea mejor. Me reí en silencio.

El chico seguía con los ojos cerrados, asi que tome la lata y la vacié sobre su hermoso cabello y su preciosa cara.

Idiota! No puedes pensar en el palabras como " hermoso y precioso" –pensé

El chico abrió los ojos de golpe y me miro confundido y furioso, eso me iso recordar: si las miradas mataran….

-UPS! – Corrí y baje de la furgoneta antes de que pudiera responderme.

Cogí mis maletas rápidamente – agradecí interiormente que tuvieran rueditas ya que pesaban toneladas- y me dirigí a la entrada.

De pronto senti los chillidos de muchas chicas, me volteé en dirección a los chillidos y vi a una turba de chicas ponerse en circulo alrededor de Edward, como si fuera algun famoso de Hollywood. Que absurdo! Que tontas son! –Pense-. Edward trataba de alejarce pero una se le tiro encima y le beso los labios. Puse los ojos en blanco y segui a mi camino.

Pude ver de fuera las cabañas donde viviríamos estos 3 meses. Eran realmente preciosas. Habían unas blancas, verdes y otras azul claro. Eran pequeñas, perfectas para dos personas.

Fui caminando hasta la entrada donde había un arco de madera con la palabra "Bienvenido" con letras de madera rojas.

Hice la fila que había hasta que quede bajo el arco. Una señora de unos 40 años estaba ahí con una libreta, tenia cara de ser muy amable.

-Hola, mi nombre es Sue – dijo con una sonrisa amable – tu nombre es..?

-Isabella Swan – respondí.

-Stanley.. Swan – Digo mientras escribía en la libreta donde estaba la lista de nombres – Te toca la cabaña 405 – Me paso la llave – camina hacia la derecha la octava cabaña es la tuya.

-Gracias