Capitulo 4; Promesa

Edward POV

Habían pasado dos días desde que Bella y yo decidimos ser compañeros de cuarto. Sabía que era una idea estúpida de varias formas. Esto no me ayudaría más que a que mis sentimientos por ella crecieran. Pero no tenía ningún lugar a donde ir, y me agradaba ser el que la ayudara con eso.

El sábado en la noche, fuimos a cenar con Rosalie y Emmett. Se veían muy unidos a Bella, y fue bueno conocerlos al fin. Parecen buenas personas. Emmett y yo nos volvimos amigos rápidamente, y ya tenemos planes para ver el partido en mi casa el domingo, mientras Rosalie lleva a Bella de compras por nuevas cosas para reemplazar a las que se perdieron en el incendio.

Alice había dejado las cosas de Bella en el umbral de la puerta, y ni Bella ni yo habíamos recibido alguna llamada de ella o algo. Debe de haberse sentido culpable, y no la culpo. Estaba enojado por lo que había hecho. No era justo para Bella. Tras los últimos días, había llegado a conocerla, y ahora éramos en realidad muy buenos amigos. Se podría decir que confiaba en mi, y yo hacia todo lo que estaba en mis manos para que se sintiera cómoda en esta extraña situación.

Ahora era lunes en la mañana y me había ido temprano al trabajo para poder presentarle el caso de Bella a mi jefe. Sabía que lo aceptaría. No había manera de que pudiéramos perder. La única pregunta era cuanto podríamos sacar de él.

Era en realidad difícil concentrarme en el trabajo. No había tenido una buena noche de sueño desde que dejaba a Bella quedarse en mi habitación. Su cama debía ser entregada mañana, igual que mi piano. La había convencido de quedarse mi cama hasta que la suya llegara.

Aunque estuviera entusiasmado por el hecho de que Bella finalmente estaba escuchándome, tenía que admitir que el sofá cama estaba lejos de ser cómodo. Había un resorte que seguía enterrándoseme en la espalda, y había dormido con el cuello torcido también. La carencia de sueño estaba afectándome, pero el pensamiento de ver a Bella después del trabajo estaba conmigo durante todo el día.

Tendría que regañarme a mi mismo por pensamientos como ese. Entre más la conocía, más me enamoraba. Como sea, la situación estaba complicándose. Éramos buenos amigos ahora. Si estábamos juntos y no funcionaba, estaríamos comprometiendo nuestra amistad, nuestros arreglos de vivienda, y nuestra relación con Alice. No podía arriesgar eso. Tendría que estar satisfecho sólo con tenerla en mi vida.

Aunque estaba tratando de evitar mis sentimientos por Bella, no estaba interesado en buscar otra chica. Emmett y Rosalie me habían ofrecido arreglarme una cita con una de sus amigas, pero lo rechacé. Esa era otra situación en la que no quería meterme. Era demasiado difícil tener a Jessica, mi asistente, coqueteándome en cada momento del día. Nunca tomaba mis indirectas enserio, a pesar de que la había rechazado alrededor de 10 veces en las dos semanas que había estado en la firma.

Ese día, Jessica entró a mi oficina a decirme que tenía una llamada.

"Es de alguna Bella," dijo, desaprobatoriamente. "¿Quieres que le diga que estás ocupado?"

Debió haber visto mi rostro iluminarse cuando dijo el nombre de Bella. Jessica bufó y sacudió su cabeza.

"No, no estoy ocupado, Jessica," respondí feliz. "¿En qué línea está?"

"Línea 2," contestó Jessica rodando los ojos. No salió de mi oficina cuando respondí el teléfono. Decidí usar eso a mi favor.

"Hey, Bells, ¿qué hay?" Saludé, con mucho entusiasmo.

"Well, mi jefe me envió a casa temprano. Dijo que como mi apartamento se había quemado, tenía excusa para tomarme tiempo libre del trabajo. Trabajaré desde casa esta semana,"

"Que bien de su parte," Respondí. Sería agradable verla cuando llegara a casa.

"Sí, así que estaba preguntarme si podría tener tu permiso para pintar mi habitación. Pensé que como aún está vacío, y tengo todo este tiempo, podría comenzar hoy,"

"Claro, haz lo que quieras con el lugar," exclamé. "Ahora también vives ahí ¿recuerdas? El apartamento es tanto tuyo como mío,"

Le eché una rápida mirada a Jessica mientras decía eso. Con suerte, haría una suposición.

"Gracias, Edward. Me aseguraré de no hacer un desastre…Oh, debería irme. Hay alguien en la otra línea,"

"Bien. Llámame si la gente de entregas llega. Puedes firmar por las cosas cuando estén ahí,"

"Okey. Diviértete en el trabajo,"

"Gracias. Adiós, Bella,"

"Nos vemos,"

Colgué el teléfono y miré a Jessica, quien seguía parada frente a mi escritorio.

"¿Necesitas algo?" Le pregunté.

"Uh, no, no en realidad. Um, ¿esa era tu novia?"

"Jessica, nada de eso es asunto tuyo," respondí, esquivando la pregunta.

"Ya veo," dijo, mirando hacia abajo. "Suena cómo a que está mudándose contigo. Así que, ¿has estado viéndola por mucho tiempo?"

Suspiré. "¿Hay algo relacionado con el trabajo de lo que quieras hablar conmigo, Jessica?"

"Uh, no puedo recordarlo,"

"Bueno, entonces puedes irte y ocuparte de tus asuntos. Tengo un nuevo caso por venir, y mucho trabajo por hacer,"

"Oh, claro…sólo llámame si necesitas algo,"

"Adiós. Y Jessica…"

"¿Sí?" Se giró esperanzadamente.

"La próxima vez que tenga una llamado, por favor mándamela desde el teléfono de tu escritorio. No es necesario que escuches mis llamadas en mi oficina,"

"Lo siento, Mr. Cullen" respondió, avergonzada. "No volverá a pasar." Dejó la habitación rápidamente.

Sabía que estaba siendo duro con ella, pero necesitaba aprender a ser más profesional. En Alaska, ni siquiera tenía una asistente, así que se me dificultaba mantener ocupada a esta.

Después del almuerzo, mi jefe llegó a ver la información del caso potencial.

"Buen trabajo con esta, Cullen," me elogió. "Tenemos aquí un caso perfecto. Cableado defectuoso en un producto que causa un incendio. La compañía deberá presentarse en una corte, y estas dos mujeres podrían obtener un buen pago,"

"Eso es genial señor," sonreí. "Aunque sólo una de las mujeres está involucrada en este caso. La otra ha decidido no participar en el pleito,"

"Okey," asintió. "Ahora, ¿quién es esta señorita Swan? ¿Estaría dispuesto a representarla?"

"Definitivamente. Estaría feliz de hacerlo,"

"¿Cuál es tu relación con ella?" Preguntó. "Sabes que no es contra las reglas representar a alguien con quien tengas una relación personal, pero necesito saberlo para el registro,"

Genial. Ahora tenía que definir mi relación con Bella.

"Oh, bien, era la compañera de cuarto de mi hermana antes del incendio, y ahora está quedándose conmigo por tiempo indefinido

"Así que, ¿es su compañera de cuarto, o su novia?" Presionó.

Suspiré. "Supongo que puedo decir que es mi compañera de cuarto por ahora,"

"Bien. Pero si eso cambia, ¿podría por favor dejarme saber?"

Asentí. Estaba a punto de ponerme a la defensiva, pero esta complicada situación no debería ser traída al trabajo.

Finalmente, las cinco en punto llegaron y fui capaz de irme y volver al apartamento. Decidí llamar a Bella en el camino, y preguntarle que quería comer. Decidimos pizza, y recogí una caja en el camino a casa.

Cuando entré, pude escuchar el radio sonar desde la habitación de Bella. Me quité la chaqueta y seguí la música después de dejar la pizza en la cocina. Cuando llegué a su habitación, la vi sobre el escalón de una escalera pintando lo más alto de la pared. Incluso vestida en su ropa más casual, se veía radiante. Vestía un tank-top blanco y shorts de mezclilla, los cuales estaban salpicados de la pintura azul cielo que cubría las paredes.

Estaba tan concentrada en lo que hacía que ni siquiera me notó a su espalda.

"¿Bella?" Comencé, tratando de atrapar su atención. En lugar de ello, la asusté y perdió el balance en la escalera. Antes de que lo supiera estaba cayendo, y la atrapé instintivamente entre mis brazos. Ahora estaba sosteniéndola fuertemente mientras recuperaba el aliento.

"¿Estás bien?" Pregunté, preocupado.

"Sí, estoy bien," respiró. "Esa estuvo cerca,"

Liberé mis brazos de su cintura lentamente, y la dejé ponerse en pie.

"Gracias," dijo, con un sutil tono rosa llenando su rostro. "Disculpa eso,"

Reí por su torpeza. "No hay problema. Yo tuve la culpa de todos modos, por asustarse,"

"Sí, ¿Qué hay con eso?" Bromeó. "Tienes razón, todo es tu culpa,"

Riendo, miré alrededor de la habitación. Era un agradable color azul pálido, que realmente iluminaba el lugar.

"Esto luce genial," dije, examinando las paredes. "Me gusta el azul,"

"A mí también. Parecía quedar muy bien,"

"Es perfecto," coincidí. "Oh, y hablé con mi jefe hoy. Discutimos el caso contra la compañía de microondas. Dijo que deberían presentarse en la corte, y probablemente obtendrás mucho dinero a raíz de ello,"

"¡Eso es genial!" Exclamó emocionada. "Pero, me siento mal por Alice. Si no se une al caso, no podremos repartirnos el dinero,"

"Bueno, tal vez esta es su manera de recompensarte," destaqué. "Estoy seguro de que se siente culpable en estos momentos,"

"De hecho, hablé con ella hoy," admitió Bella. "Arreglamos todo. Me dijo porque… no importa,"

"¿Qué, Bella? ¿Pasa algo con Alice?"

Miró la pared y suspiró. "Edward, no estoy en lugar de decirte nada. Alice quiere decírtelo ella mismo. Sólo prométeme que no te pondrás difícil con ella,"

"¿Qué diablos es, Bella?" Pregunté de nuevo.

"Edward…" suspiró mientras se movía más cerca. Me miró con sus hermosos ojos marrones llenos de preocupación. "Por favor no me hagas decírtelo. Sí eso es lo que en realidad quieres, lo haré. Pero Alice y tú me odiarán por ello. Sólo prométeme que lo mantendrás presente en tu cabeza hasta que ella te lo diga,"

Su mano tocó gentilmente la mía. Sabía que haría lo que quería. Asentí en silencio.

"Okey," dije. "Por ti, me comportaré,"

"Gracias," susurró. Puso sus brazos alrededor de mi cuello y me abrazó. Nunca me había abrazado antes. Era agradable. Cómo si finalmente me tuviera confianza como para ser su amigo.

Después de eso, decidimos comer. Reímos con nuestra pizza, hablando sobre nuestros días. Esta era una nueva experiencia extraña para mí. Nunca había tenido una compañera de cuarto que no fuera hombre. Era extrañamente cómodo. Bella no lo hizo ver fuera de lugar. Luego, durante nuestra conversación, mi teléfono comenzó a timbrar.

"Es Alice," dije, viendo el identificador de llamadas. Bella se paró de la mesa y puso su mano en mi hombro.

"Te daré un poco de privacidad," dijo suavemente.

Tomé un gran aliento y contesté el teléfono.

"¿Hola?"

"¿Edward? Soy yo, Alice,"

"Sí, lo sé,"

"Bella probablemente te dijo que necesitamos hablar sobre algo,"

"Sí, pero no me dijo exactamente qué,"

"Bueno, es una situación muy complicada, Edward. Hay una razón por la cual estoy mudándome con Jasper tan rápido,"

"Sólo dilo, Alice,"

"Esto no era parte del plan, lo prometo. Sólo sucedió. Pero quiero que sepas que así pasó, y tengo que hacer mi mayor esfuerzo con ello,"

"Dilo,"

La escuché exhalar. "Estoy embarazada, Edward. Jasper y yo tendremos un bebé,"

"Eso pensé," suspiré.

"Escucha, sé que sólo he estado con Jasper por tres meses, y es muy pronto para que hagamos esto. Pero quiero a este bebé,"

"¿Van a casarse?"

"No,"

"Bien. Creo que eso sería una mala idea,"

"Lo sé. Pero seguiré viviendo con él, para que podamos criar al bebé juntos. ¿Estás enojado?"

"Sólo estoy tratando de asimilarlo,"

"Lo siento. Pero estoy asustada, Edward. Necesito que estés bien con esto. Te necesito en mi vida. No podría hacerlo sabiendo que me odias,"

"No te odio, Alice. Sólo estoy preocupado,"

"Entiendo eso. Yo también lo estoy. Sólo dime que estarás ahí para mí. Por favor."

Pensé en la promesa que le había hecho a Bella.

"Okey, estaré ahí," asentí seriamente.

"Bien, porque mi bebé necesitará a su tío Eddie,"

"No va a llamarme de esa manera,"

"Bien. Gracias, Edward, por ser tan genial con esto. Iré a tu casa mañana en la noche y podremos hablar,"

"No me agradezcas. Agradécele a Bella. Me hizo prometerle que me mantendría calmado,"

"Ella es buena para tí, Edward. Ustedes dos serían una buena pareja,"

"Alice, esa no es una buena idea. Complicaría las cosas,"

"Pero sí te gusta, ¿cierto?"

"Adiós, Alice," dije. "Descanza,"

"Bien. Buenas noches, Edward. Te quiero. Lo sabes, ¿cierto hermano?"

"Sí, también te quiero, Alice. Ahora, ve a dormir. Asegurate de que ese niño tenga descanzo,"

Colgué el teléfono y volví a la cocina con Bella. Estaba sentada en la mesa nerviosamente, esperando a que volviera.

"Así que, ¿te dijo?" Preguntó Bella cuando me senté a su lado.

"Sí, lo hizo. Y mantuve mi promesa,"

"Gracias,"

"No, gracias a ti," dije con sincero agradecimiento. "Gracias a ti, no arruiné la relación que tenía con la única persona que se preocupa por mí,"

"Yo me preocupo por ti," respondió Bella. Su tono serio cambió a uno juguetón. "Si no fuera por ti, no tendría un lugar donde vivir,"

"Gracias," me reí. "Supongo que eso significa mucho,"

"Supongo que sí," dijo.

¿Qué quiso decir con eso?

N/T:

Pues, de alguna manera tenía que volver con esto de las traducciones. xD Así que le cambié a Ljoo (quien es una aprovechada(?) mi madre en vidas pasadas, y un amor de persona totalmente) dos one-shots por seguir traduciendo esta historia y el galán extranjero. Así que ya saben, cualquier tipo de agradecimiento, va para ella. Ah, sí, búsquenla en mis autores favs, y lean su hermoso one-shot. :) Dejando un review, obviamente. Besos :D