Bien, es cierto que dije que volvería a subir cada cap de este fic pues... ¡me sangran los ojos de sólo leerlo! a tal punto de decir; ¡Oh, My God! ¡¿En verdad esta es mi historia?!

Como dije anteriormente, esta es mi primera historia, así que, no sean duros conmigo si? :D

Y... a las personas que leyeron que voy a resubir... pues ¡Aquí está!

Y en verdad lo siento mucho por la demora, pero apenas hoy termine los exámenes, así que me apuré para poder corregirlo y releerlo de nuevo para que sea del gusto de ustedes! XDDD

En fin! sin más que agregar, los dejo leer!

Disclaimer: Los personajes de Yamato Nadeshiko Shichi Henge no me pertenecen, (ojalá fuera así -.-U) Le pertenecen a Tomoko Hayakawa (nunca terminaré de darle las gracias por tan buen anime y manga TToTT)

LL

LL


Todo por un proyecto

Que hermoso día.

Era simplemente increíble la situación que todos estaban viviendo, incluso parecía que el viento estaba burlándose de ellos mientras agitaba descaradamente las hojas de los arbustos de rosas que rodean el camino hacia la mansión. Pero ni siquiera tenían energías para poder decir algo al respecto, no cuando todos estaban en la sala con el ánimo con el suelo y buscando una manera para salir de esa desagradable situación. Primeramente Kyouhei, un joven de cabellos rubios que le llegaban hasta el hombro y ojos avellana estaba sentado en el sofá de una forma bastante descarada; con las piernas abiertas y la cabeza hacia atrás, mirando el techo distraídamente y refunfuñando al mismo tiempo mientras balanceaba una y otra vez el vaso de cristal que contenía una bebida bien fría para aliviar el calor, o al menos lo era hace una hora atrás. Otro rubio, un poco más bajo que él y con el cabello más apagado estaba tranquilo y sentado de forma correcta sobre el sofá, intentando calmarlo al mayor de alguna u otra manera.

Fracasando por completo.

Bueno, al menos lo había intentado ¿no?

_¡Tsk! ¿Por qué al director se le ocurrió hacer esto? ─

_No es tan malo ─ decía Yuki para tranquilizar al gruñón de Kyouhei ─ Nos servirá para aprender a ser responsables de nuestros actos, ¡ojalá sea una niña!

Bien podía notarse que el único emocionado con la tarea era Yuki, pues Kyouhei atinó a tirarle una almohada en la cara para que se callara. Los otros miembros presentes de esa "extraña familia" –si así podría decirse– se limitaron a suspirar cansinamente, agradeciendo mentalmente a Kyouhei por su intervención. Ninguno de ellos tenía la suficiente energía de aguantar el "intento de levantar el ánimo" del más joven, en especial un peculiar joven de cabellos rojos como la sangre y ojos azules como el cielo; sentía que hacer esa tarea iba en contra de su "código de caballero", o como dicen los demás, "código del mujeriego"

_Estos van a ser los 2 meses más largos de mi vida ─ murmuró Ranmaru lo suficientemente fuerte para que todos escucharan.

_Lo bueno es que el director nos dio 1 semana para elegir a nuestra pareja ─ dijo Takenaga, sin despegar la vista de su libro. ─ Como Sunako-chan también hará el mismo proyecto le diré a Noi-chi para hacerlo juntos ─ dijo con toda tranquilidad

_Es verdad, y como Tamao se mudó a nuestra escuela, podré hacer el trabajo con ella y así no tendré que soportar a un tumulto de chicas pidiendo ser mi pareja, ¡sería tan trágico y cruel tener que rechazar a todas esas lindas gatitas! ─ dijo Ranmaru con la pose más dramática que hacer, como si estuviera en una obra de Shakespeare, o algo así. ─¿Por qué la vida es injusta con aquellos que nacemos con la belleza encarnada en nuestra cuerpo?

_No te creas demasiado Ranmaru ─ dijo Takenaga, un joven de cabellos negro como el carbón y ojos del mismo color. Su piel tostada era un perfecto contraste con su actitud tranquila y reservadora, como todo un hombre japonés hecho y derecho. Se encontraba ojeando su libro con calma, pues ya estaba más que acostumbrado a los arranques de dramatismo de su amigo.

En cambio Kyouhei…

_¡Ya cállate, casanovas de cuarta! ─ gritó Kyouhei tirando una almohada hacia el mencionado, pero fracasando el tiro debido a los rápidos reflejos del mencionado casanovas.

_¡Ja! Mejora tu puntería para la próxima vez ─ sonrió victorioso Ranmaru, mientras el rubio desvía su mirada hacia otro punto de la habitación con un ligero puchero. Ranmaru siguió sonriendo hasta que pensó detenidamente en el insulto de Kyouhei. ─¡¿A quién llamas casanova de cuarta, bestia devoradora de comida?!

_¡¿Cómo me llamaste?! ─ gritó Kyouhei listo para dar pelea si era necesario, pues necesitaba descargarse de toda esa rabia que sentía.

_Ya deténganse ustedes dos ─ dijo Takenaga levantando la vista. ─No es momento de pelear, sino de encontrar una solución a esto.

Kyouhei chasqueó la lengua mientras volvía a tomar asiento con el vaso de cristal que tenía, sin siquiera intentar disimular el enorme enojo que sentía. Ranmaru suspiró cansinamente y también tomó asiento, dando mentalmente la razón a Takenaga. Por algo era el más listo de los cuatro y sus consejos siempre son acertados, como en esta situación. Cuando se hubo apaciguado un poco las cosas, siguieron con la misma charla que los tenía a todos confundidos y molestos, sobre todo Kyouhei.

_Al menos ya tienen con quién hacer el trabajo, ¡Yo aún no tengo! ¡¿Por qué el destino es tan cruel conmigo?! ─ dijo Yuki con lágrimas en los ojos, tirado sobre la alfombra.

_¡aaaahh! ¡Qué molesto! ¡¿Porque tenemos que hacer esto?! ─ dijo Kyouhei a punto de romper el vaso de cristal que traía en la mano (que milagrosamente aún no se había roto). ─Si no apruebo esa maldita materia, ¡reprobaré! ¡Prefiero eso a que cuidar a un estúpido muñeco!

_El que peor lo está tomando eres tú ─ dijo Takenaga con tranquilidad.

_¡Por supuesto! ¡Tendré que soportar una multitud de locas detrás de mí gritando cosas como "¡Sé mi pareja, Kyouhei-kun!" y otras cosas más! ¡Es desesperante! ─ dijo Kyouhei imitando una melosa voz que a todos les dio risa. ─¡Dejen de reírse! ¡Esto es serio!

Cuando se hubo calmado un poco las cosas, Yuki miraba al "Señorito caprichoso" haciendo su berrinche mientras los demás no le prestaban ni la más mínima atención, aunque sabía que eso no era más que una falsa cara. Todos estaban tan o más preocupados que Kyouhei, es decir, la situación no era muy prometedora o algo así. Seguramente sería el proyecto más grande que ellos harían, y ni siquiera estaban preparados para ello, ¡y muchos menos Kyouhei, quién no es capaz de cuidar de sí mismo! Yuki dirigió su vista hacia la ventana, recordando lo tranquilo y apacible que era ese día hasta la fatídica hora en la cual sus destinos se marcaron durante ese largo mes.

Flash back

Todos estaban en el aula, hablando de trivialidades, Ranmaru como siempre rodeado de chicas, Takenaga estaba con su eterno libro y Yuki hablando con Kyouhei. La vida en ese momento era tan hermosa para los 4 chicos, pues no había nada que perturbara su tranquilidad; hasta que el sensei entró con una caja en sus manos y la acomodó por debajo de su escritorio, al verlo entrar todos se acomodaron rápidamente en sus lugares. Cuando levantó la mirada y los observó, con una extraña y macabra sonrisa cabe resaltar, el profesor decidió hablar.

_Bien clase, para este bimestre he decidido hacer un proyecto que tendrá el 80% de la calificación de esta materia ─ dijo el profesor sin dejar que la sonrisa abandone su pálido, y a la vez arrugado, rostro. ─ Para eso formarán grupos de pareja y este proyecto lo harán todos los alumnos en general, incluso deberían estar agradecidos que les dejo elegir a su compañero.

Se produjo un silencio por parte de todos, en especial los 4 chicos que miraban hacia el frente preguntándose si eso sería bueno para ellos. Takenaga siempre se caracterizó por tener una buenísima intuición, por lo tanto, pudo deducir –con temor a equivocarse– que lo que el profesor les mostraría no sería nada bueno. Kyouhei miraba por la ventana sin demostrar ningún tipo de interés hacia la clase, pero la atmósfera un poco pesada en el ambiente lo obligó a voltear, arrepintiéndose al instante de ellos. El profesor sacó la caja que había traído y la abrió en presencia de todos, haciendo que el nerviosismo aumentara si era posible. Luego de un largo silencio en el cual el profesor no se movió ni un solo centímetro –poniéndolos más nerviosos, si es que era posible– sacó de la caja un muñeco algo singular pues, si la memoria no le fallaba a nadie, se trataba de un bebé. Todos en la clase compartieron la misma sensación de shock, Takenaga cerró los ojos al ver que su intuición se había cumplido (por desgracia) y la ceja de Kyouhei no paraba de temblar, pues creía saber a donde apuntaba todo eso.

_Sensei, ¿que es esa cosa? ─ Dijo Kyouhei señalado al bebé como si fuera un bicho raro.

_Esto, Takano-san es un bebé ─ dijo el profesos prácticamente regocijándose de la perplejidad de sus alumnos, el espectáculo era simplemente magnífico. ¡Ja! Eso les enseñaría a no tomar a la ligera su materia y a no dormirse (específicamente refiriéndose a Takano) en plena explicación sobre la vida. ─ Tiene instalado un sensor de tacto, un sistema de sonido y de alarma, prácticamente es un bebé de verdad.

Muy bien, esa no era exactamente el tipo de respuesta que quería Kyouhei. Más bien, quería una respuesta que decía que esto simplemente no estaba pasando o que agarrarían la muñeca, lo atarían a un cohete y lo lanzarían al cielo para que explotara como clase especial de física, o algo así. Takenaga estaba divirtiéndose con el rostro lleno de pánico de Kyouhei, aunque por dentro rogara a todos los cielos que todo esto fuera una simple broma de mal gusto por parte de su malnacido profesor. Ranmaru ni siquiera reaccionaba, al parecer estaba paralizado de terror. ¡Él no sabía absolutamente nada sobre cuidar bebés!

_¡¿Y que mierda se supone que haremos con un bebé?! ─gritó Kyouhei parándose en medio de la clase y agitando su puño de forma amenazante.

_Primero, cuida tus modales Takano-san─ contestó tranquilamente el profesor, sin dejar que la sonrisa maniática abandonara su rostro. ─ Es obvio que tendrán que cuidarlo, darle su biberón a determinadas horas del día, lo dormirán y lo tendrán con ustedes en todo momento, deben tratarlo como si fuera su hijo, si el bebé no esta satisfecho llorará y si está feliz, reirá. Es sencillo, ¿no?

_Sensei, ¿Cómo funciona exactamente el mecanismo del muñeco? ─ preguntó Takenaga con verdadera curiosidad.

_Me agrada tu pregunta Oda-san ─ dijo el profesor, mostrando orgulloso al muñeco que será la tortura de todos los alumnos durante un buen tiempo. ─Este bebé tiene un sensor especial en la cabeza, grabará absolutamente todo y me dará los resultados una vez finalizada la prueba, así sabré cuanto cariño y protección le brindaron. Y no intenten hacer trampas haciendo que otras personas cuiden a sus bebés, porque lo sabré gracias a este muñeco ─ dijo alzando orgulloso al bebé con una extraña sonrisa en el rostro. ─Aunque otra persona puede cuidar a sus bebés, pero sólo hasta un máximo de 3 horas al día, si pasan ese límite…─ el profesor empezó a reír de forma tan espeluznante que nadie intento preguntar nada sobre eso. Por otro lado, Takenaga intentó desviar la incómoda conversación, por el bien de todos.

_Usted nos dará los materiales necesarios para cuidarlo, ¿no? ─

_Así es Oda-san, como es un muñeco, no le pueden dar comida de verdad al bebé ─ rio el profesor aunque disimuladamente ─ sus biberón, al igual que la manta, las cunas y todo lo necesario se los daré yo, cuando tengan a sus parejas establecidas.

Takenaga escuchaba atentamente, aunque aparentaba estar tranquilo no podía evitar sentirse un poco preocupado, pues nunca había cuidado a un niño antes. Ranmaru, al igual que toda la clase en sí, se quedó en estado de shock, intentando asimilar de alguna toda aquella información soltada de golpe por su despiadado profesor. Yuki imaginaba como sería su bebé con brillo en los ojos, llenos de ilusión y, finalmente, Kyouhei llevó su frente a la mesa y se golpeaba una y otra vez con la misma, convenciéndose de que era una terrible pesadilla y buscando despertar de forma, tal vez, drástica. Cuando la gran mayoría volvió del estado de shock, empezaron a maldecir y otros a desesperarse por el hecho de cuidar a un bebé, diciendo que era injusto y que todo esto no era más que un complot y otra estupidez parecida. La verdad, Takenaga no estaba convencido del porqué del proyecto, es decir, ¿acaso la escuela entró en una especie de programa de protección o de educación sexual?

_Sensei, díganos, ¿cuál es el objetivo del proyecto? ─ preguntó Takenaga, pues la curiosidad pudo más que él.

Toda la clase estuvo en completo silencio ante esa pregunta, pues era de interés general saber que mierda le había entrado al profesor en la cabeza para que ellos tuvieran que cuidar a un maldito muñeco mecánico que ni siquiera tenía un corazón que pudiera latir, es más, ¿por qué debían perder su tiempo cuidando a un trozo de plástico? Esa era la pregunta principal que todos, incluido Kyouhei, se hacían en ese momento. ¡¿Qué demonios tenía que ver "historia mundial" con el cuidado de un niño?!

_Pues… ─ el profesor colocó su dedo índice sobre la barbilla, gesto de estar meditando. ─ Porque es divertido hacerlos sufrir ¿no?

Bien, esa era la clase de respuesta que nadie se esperaba. Takenaga no pudo evitar abrir la boca debido a la impresión, ¿cómo es que el profesor puede llegar a ser tan descarado y malvado? Y, por qué negarlo, maniático con serios problemas de autoestima o algo parecido. Kyouhei y los demás alumnos contuvieron a duras penas las ansias asesinas que arrasaron por todo su cuerpo como lava ardiente, incluso algunos casi rompen sus lápices debido a la pura rabia e impotencia. Ranmaru aún no reaccionaba del repentino shock, y Yuki se dio una palmada en la frente por la forma en la que el docente reaccionó.

_Bien, bien, también es porque el director me pidió que haga este proyecto, para que aprendas a ser responsables de sus actos, si saben a que me refiero ─ aclaro el profesor, riéndose internamente de las reacciones de sus alumnos. ─Al parecer muchos no han podido controlarse, ¿eh?

Aunque el hecho de que el profesor haya sugerido de manera "inocentemente intencional", en una de sus tantas charlas con el director a la hora del almuerzo sobre el "comportamiento descarrilado e irresponsable de los jóvenes hoy en día", sobre ese proyecto para así, hacer que los jóvenes tomen conciencia de sus actos, no tiene nada que ver.

Si claro, nada.

Aún así, la rabia no había disminuido ni un poco en ninguno de los presentes en la sala de clase, de hecho, las ansias asesinas crecieron con mucho más ímpetu. El profesor decidió ignorar aquello y se dispuso a explicar todos los pormenores del proyecto, debía admitir que se divertiría durante dos meses con este proyecto. ¡Dios bendiga al director por haber ido a esa convención sobre "padres jóvenes", haciendo posible su más grande sueño!

Torturas a sus alumnos.

_Tendrán 1 semana para escoger sus parejas ─ sonrió el profesor. ─ Este trabajo durará 2 meses y al final del segundo mes me devolverán sus bebés. Si le pasa algo a su bebé ─ Su mirada era de terror y su lúgubre voz resonaba en todos. ─ Bueno, pueden considerarse, ¡REPROBADOS POR TODO EL AÑO!, ¿está claro?

Toda la clase se asustó debido a los cambios tan radicales de humor del profesor, desde "amable profesor" hasta "profesor maniático homicida" y, nuevamente a "amable profesor". La clase emitió un "¡Si, Señor!" en coro antes de que la campana sonar, cuando eso ocurrió, todos salieron, prácticamente, corriendo del aula del más puro horror, algunos (en la mayoría hombres y en especial Kyouhei) salieron con cara de terror y desesperación, otros estaban tranquilos, como Takenaga, aunque por dentro no podía evitar sentir esa preocupación, otros (la mayoría mujeres y Yuki) salieron con un brillo en los ojos y comentando lo maravilloso que sería cuidar un bebé recién nacido (aunque fuera de mentira) y algunos, como Ranmaru, seguían en estado de shock por la gran noticia.

Ahora la pregunta que TODOS se hacían, especialmente Kyouhei: ¡¿Que haremos con un bebé?! Sin duda serían los dos meses más largos de sus vidas.

End Flash back

_Además ni siquiera sé con quién haré el estúpido proyecto ─ dijo Kyouhei en un tono cansado, recostado sobre el sillón y suspirando audiblemente.

_Mmm… Si que estas en un dilema, considerando que no le puedes pedir a nadie sin que una avalancha de mujeres te persiga por todo el instituto ─ respondió Takenaga llevando su mano a la barbilla.

_Y no creo que el profesor te deje hacer el trabajo solo ─ dijo Yuki sentándose sobre la alfombra donde anteriormente estaba tendido. ─Aunque podrías preguntarle.

_¡Ya sé! ¿Por qué no le pides a Sunako-chan para que sea tu compañera de proyecto? ─ Dijo Ranmaru de lo más tranquilo, con una sonrisa en su rostro. ─Después de todo, ella está en las mismas condiciones que Kyouhei.

_No creo que Sunako-chan quiera estar con él ─ dijo Yuki suspirando cansinamente. ─Después de todo, hablamos de la misma Sunako-chan a la que le sangra la nariz cada vez que se acerca a nosotros.

_Es verdad ─ asintió Ranmaru. ─Pero es la única solución.

_Sunako-chan no tiene otra opción ─Dijo Takenaga. ─Como tiene el mismo proyecto y el profesor dijo que para llevarlo a cabo se necesita una pareja, Sunako-chan no tendrá de otra.

_Además dudo mucho que alguien quiera ser la pareja de proyecto de Sunako-chan ─dijo Ranmaru. ─ Nadie es lo suficientemente valiente como para estar con ella, todos salen huyendo cada vez que la ven, lo cual es una desventaja para nosotros si queremos convertirla en una dama y para ella misma si quiere pasar esa materia

Los cuatro chicos se sumieron en un pesado silencio, pues por poco olvidan la renta que tenía que pagar por estar en esa mansión. Lo bueno, es que ellos ya habían pagado por dos meses, así que dudaban que vieran a obaa-chan durante un buen tiempo. Takenaga decidió sumirse en su lectura que, curiosamente, hablaba sobre como cuidar y criar a un bebé, mientras Ranmaru empezaba a hablar con Yuki sobre algunos temas sin sentido. Kyouhei, aunque no lo demostró, pensó muy seriamente sobre la propuesta que tendría que hacerle a Sunako sobre hacer el proyecto.

¿Qué tan difícil sería?

+++++++++++ººººº++++++++++++++

Mientras tanto, en su habitación, se encontraba Sunako viendo una de esas películas censuradas que ella siempre consigue que alguna u otra forma, pero no podía concentrarse debido a esa gran estupidez que se le ocurrió al profesor ese mismo día. ¿Por qué tenían que hacer un estúpido trabajo sobre maternidad? Ella sabía perfectamente que nadie querría estar con ella, aunque a decir verdad no le importaba. Lo que le importaba era reprobar, sabía que los chicos también les habían tocado el mismo proyecto, pero no le podía pedir a ellos pues seguro ya habían conseguido pareja, además que ella moriría desangrada antes de terminar la primera semana de cuidado. Ni siquiera podía disfrutar de la escena de matanza y sangre por culpa de ese maldito tema, ¿por qué tenía que pasarle eso precisamente a ella?

Cuando volvió en sí para poder concentrarse en la película, notó con creciente molestia que ésta ya había acabado. Maldiciendo en voz baja se dirigió hacia el televisor para poder sacar la película y colocarla en su caja correspondiente, luego vio que el reloj marcaba las 19:30, por lo tanto salió de su habitación para poder preparar la cena, si no lo hacía de seguro Kyouhei vendría a su habitación y haría un escándalo por la comida y etc… etc… etc…

Mientras se dirigía hacia la cocina con caminar lento, se preguntaba que haría para salir de esa situación. Si reprueba esa materia su tía le diría a sus padres, y su progenitor no estaría muy feliz que digamos, haría todo un escándalo y despotricaría contra el profesor que no tiene la culpa de nada (dudaba seriamente de eso, pero quería pensar que el profesor era un "buen hombre"). Aunque su madre no le diría nada, no quería tener problemas con ellos, en especial con su padre, que utilizaría ese pequeño "tropezón" como excusa para venir hasta Japón y llevársela con él, aun bajo los reproches de su madre. Pero si para poder aprobar tendría que cuidar un "bebé" nótese el sarcasmo con una de esas "criaturas brillantes" nótese el doble sarcasmo con pizca de terror─ ella no lo soportaría.

_"Estoy en un gran problema" ─ se dijo a sí misma mientras iba hacia la cocina, aunque intento verlo por el lado amable.

Ella no tenía problemas con los niños; muchas veces tuvo que cuidar a los hijos de los vecinos, incluso la habían elogiado varias veces por su habilidad con los niños suena raro, ¿no?Sunako simplemente sabía como tratarlos, prepararles la merienda, mantenerlos entretenidos durante un largo con el fin de cansarlos lo suficiente para que no rechistaran a la hora de dormir, asegurarse de que tomaran un buen baño y luego acostarlos, no era una tarea difícil para ella. Incluso pensaba que tratar con bebés era más fácil, porque ella sabía cambiar pañales, mantenerles ocupados con cualquier cosa que no fuera nocivo para ellos, prepararles el biberón cuidando que no fuera muy caliente, y otras cosas que su madre se había encargado de enseñarle bien.

Si, definitivamente podría hacerlo… Sola

_"Debo pensar en algo rápido" ─ se dijo Sunako, suspirando cansinamente antes de buscar los ingredientes necesarios para preparar la cena. ─"Si no quiero reprobar sin morir en el intento, ¿por qué todo es tan difícil?"

Debía calmarse y pensar fríamente.

No sería tan malo, ¿o si?

+++++++++++ººººº++++++++++++++

Mientras Sunako preparaba la cena, Kyouhei libraba una batalla mental a niveles épicos en la comodidad de su habitación, intentando buscar una posible solución a ese gran dilema que al idiota del profesor se le ocurrió ponerlos sólo para joderles la existencia. Estaba muerto en muchas maneras; sabía que si no encontraba pareja pronto, no sólo tendría que soportar a un tumulto de locas desesperadas todo el día preguntándole si querían hacer el trabajo con él, sino que reprobaría el año entero (según ese profesor psicótico). El problema no radica en el dilema de encontrar pareja, porque si hablamos con la verdad, eso era fácil para él. Pero soportar las miradas deseosas y los acosos durante dos meses eran simplemente intolerable, estaba seguro que acabaría mandando a más de una chica al hospital debido a su microscópica paciencia. Buscando una solución, recordó las palabras de Ranmaru

_¡Ya sé! ¿Por qué no le pides a Sunako-chan para que sea tu compañera de proyecto? ─

Es verdad, ¿porqué no sólo ir a pedirle a Sunako hacer el trabajo "juntos"? No podía por 2 simples razones:

*Sunako no lo haría

*Él no lo haría

Pero por otro lado, tal vez sería bueno si Sunako aceptara, ya que si eso pasaba (por obra del destino o por un milagro claro) dejaría de ser acosado por todas esas chiquillas; conociendo la fama de Sunako, ella sin ni siquiera proponérselo es capaz de asustar a el alumnado entero, junto al profesorado que componen la escuela; sonrió por eso, le parecía francamente divertido. Pero la parte difícil era… ¡¿como carajo hacía que Sunako aceptara ser su compañera?! Tenía sólo 1 semana para conseguir una pareja, si no fuera porque su estómago demandó alimento seguiría en su cama toda la noche intentando encontrar una solución. Suspiró, sabiendo que no había conseguido absolutamente nada en todo ese tiempo, ¡incluso estaba enojado por la gran pérdida de tiempo en pensar en ese asunto! Enojado, se dirigió al comedor y allí se encontraban todos esperándolo, cosa muy extraña ya que él era el primero en estar ahí ¡y a veces hasta reclamaba porque tardaba tanto!

Extrañamente, Ranmaru fue el primero en hablar al verlo entrar al comedor.

_Kyouhei, ¿estás bien? O más bien, ¿en quién estarás pensando, eh? ─ Esto último lo dijo en un tono un poco pervertido, haciendo que la rabia de Kyouhei aumentara.

_¡Cállate, mujeriego del demonio! ¡Eso no te incumbe! ─ gruñó Kyouhei sentándose de golpe en la silla para poder comer ─ "Tú no tuviste debates mentales durante todo el maldito día"

_¡Vaya, que humor! ─ dijo Ranmaru sonrió acomodándose en la silla.

Antes de Kyouhei replicara con una lista de lenguaje no apto para menores o cardíacos─ Sunako entró al comedor con una bandeja llena de comida, deteniendo toda palabra que estuviera a punto de salir de la boca del rubio, y fue depositando los alimentos en la mesa delante de cada uno, como de costumbre. Cuando ya todo estaba listo, Sunako fue a su asiento y empezó a comer con tranquilidad; a diferencia cierto rubio que come de forma bestial los alimentos que ella puso en la mesa. A pesar de estar comiendo tan desastrosamente como de costumbre, Kyouhei no podía evitar dirigir su mirada hacia Sunako durante la cena, analizándola de arriba y abajo y examinando los pros y los contras de su "intento de plan". Sunako sintió que alguien la miraba fijamente, y cuando volteó la vista, se encontró con un par de ojos avellana que la observaban de forma analítica, poniéndola un poco nerviosa y se preguntaba que era lo que quería el rubio para que la mirara así, incluso empezaba a molestarla. Cuando la cena terminó, recogió todos los platos de los presentes a una velocidad increíble y, con paso apresurado, se dirigió a la cocina mientras los demás iban a la sala a relajarse un poco. Sunako quería, de alguna forma, apartarse de la insistente mirada del rubio, era simplemente demasiado para ella; al menos evitó que su nariz sangrara, un gran logro.

Mañana sería un largo día…

Mientras tanto, los chicos se reunían en la sala para comentar sobre el día tan ajetreado que tendrían a partir de mañana, buscando algunas soluciones y burlándose de la situación tan lamentable de Kyouhei. Todos los chicos estaba nerviosos, solo esperaban poder aprobar esa materia, aún si eso incluía tener que cuidar de un mocoso robotizado que no haría más que molestarlos durante un largo, largo, larguísimo tiempo.

_Mañana será un largo día, ¿no? ─ Dijo Ranmaru en un tono cansado.

_Es verdad ─ replicó Yuki ─ además, ¡todavía no tengo una pareja!

_No seas llorica, cualquier chica desesperada querrá ser tu pareja ─ dijo Kyouhei algo fastidiado por la actitud del menor de todos. ─ Yo soy el que tengo un problema

_Ya lo sé, pero será difícil decidir y lo sabes, no quiero morir joven ─ dice Yuki con el rostro enterrado en uno de las almohadas que había allí.

_Ah, por cierto Kyouhei, ¿ya le pediste para hacer el trabajo a Sunako-chan? ─ preguntó Ranmaru con creciente curiosidad, o para evitar que Kyouhei matara a Yuki en un arranque de rabia.

_¡Por supuesto que no! ─ respondió el mencionado rubio enfadado. ─ Además sabes perfectamente que preferiría morir antes que ser mi compañera ─ esto último lo dijo en un susurro lo suficiente audible para que todos oigan

_No desesperes, encontrarás compañera para este trabajo ─ dijo Yuki animándolo

_Además, si no encuentras pareja, ¡reprobarás! ─dijo Ranmaru imitando a su "lindo" profesor, provocando una carcajada general por parte de todos los presentes.

_Tú si que sabes como levantarnos el ánimo ─ dijo Kyouhei limpiándose una lágrima debido a la risa. ─ Dime Takenaga, ¿que te dijo Noi-chan? ─

_Dijo que haría el trabajo conmigo, así que mañana le pediré al profesor para poder anotarnos ─ dijo con impaciencia Takenaga.

_No creo que haya dicho solamente sí ─ dijo Yuki mirando burlonamente a Takenaga. ─ Es más, se podían escuchar perfectamente los gritos llenos de alegría de Noi-chan cuando se lo pediste.

_¡Eso no es cierto! ¡Ya cállate, Yuki! ─ gritó Takenaga con las mejillas teñidas de un leve carmín debido a la vergüenza.

_¿Por qué no admites que estás feliz de hacer el trabajo con ella? ─ dijo Ranmaru ojeando una revista distraídamente. ─Muchas chicas deben tenerle envidia a ella en estos momentos.

_Además, te sacas un peso de encima y, sobre todo, puedes empezar a practicar cuando tengas hijos con ella ─ dijo Yuki aguantándose las ganas de reír al ver la cara enrojecida de Takenaga.

_¡Ya cállense ambos! ─ gritó avergonzado Takenaga, mientras se dirigía a paso rápido hacia su habitación, ocultando su rostro enrojecido por la pena.

_¡Buenas noches y sueña cosas lindas como Noi-chan! ─ gritó Yuki abrazando uno de los almohadones del sofá, mientras reía por la actitud tan a la defensiva de su amigo.

_¡Ya cállate! ─ se escuchó la voz de Takenaga, seguido de un fuerte portazo que resonó en toda la mansión.

Los chicos restantes estuvieron hablando un poco más, o al menos hasta que se abrió la puerta de la cocina y Sunako salió, se despidió de todos con una leve reverencia y desapareció lo más rápido posible del lugar, no quería enfrentarse a una mirada tan penetrante de nuevo, ya es demasiado para ella. Ranmaru y Yuki no le dieron importancia a ese hecho, después de todo, Sunako siempre ha sido reservada; no se dieron cuenta de la fija mirada que Kyouhei tuvo sobre ella todo el tiempo, intentando buscar la forma correcta de pedirle algo tan vergonzoso.

Algo se le ocurriría

_Pues bien, ya me voy a dormir ─ dijo Kyouhei levantándose pesadamente del sofá ─ Buenas noches.

_Buenas noches ─ dijeron al unísono Yuki y Ranmaru, antes de dirigirse a sus respectivas habitaciones.

En su habitación, Kyouhei siguió pensando durante un largo rato sobre su actual situación. Ahora que ya había comido, tenía mucha más energía para pensar las cosas con claridad; pero, como pensar no se le da muy bien, cuando el reloj marcó las 12 en punto, Kyouhei ya había perdido ante el sueño, así que, inevitablemente, cayó en los brazos de Morfeo. Pero antes de dormirse por completo, se juró a sí mismo que no se dejaría vencer tan fácilmente y aprobaría esa materia, con o sin Sunako.

"Aunque, todo sería más fácil si pudiera pedirle a ella"

A la mañana siguiente, la escuela fue todo un suplicio para el joven rubio llamado Kyouhei y el rubio más joven llamado Yukinojo, alias Yuki. No sabían como, pero la noticia de que dos de los hombres más codiciados de todo el instituto estaban libres se dispersó como reguero de pólvora y, como consecuencia, el tumulto de chicas fue mayor. La mayoría de las mujeres que aún seguían "solteras" se la pasaron persiguiendo a Kyouhei y a Yuki para intentar convencerlos de tenerlos como pareja; mientras que Takenaga y Ranmaru estaban más que tranquilos caminando hacia su salón, pues ya habían dicho que tenían pareja y, por lo tanto, sus acosadoras se había resignado y los dejaron libres a ambos. Al llegar al salón, tanto Ranmaru y Takenaga quisieron reírse a carcajadas por sus amigos, pues tanto Yuki como Kyouhei estaban, prácticamente, muertos sobre sus mesas, claramente agotados por el enorme esfuerzo que tuvieron que hacer al escapar de esas locas acosadoras.

_Al parecer tuvieron una mañana muy agitada ─ Ranmaru fue el primero en hablar, sentándose frente a Yuki y picándolo con un dedo para ver su reacción.

_No se burlen ─ pidió Yuki con voz cansada y alejando la mano de Ranmaru de un suave manotazo, ni siquiera tenía fuerzas para eso. ─Pensamos que si veníamos temprano, las mujeres no nos molestarían y podríamos llegar a la sala de clase sin problema, pero…

_Esas malditas acosadoras están en todas partes, se reproducen como plagas y revolotean alrededor tuyo como si fueran moscas ─ terminó Kyouhei sin levantar siquiera la cabeza.

_Ánimo chicos, aún tienen 4 días para encontrar una buena pareja ─ intentó animarlos Ranmaru aunque no estaba seguro de que resultara. ─ no se desanimen tan rápido.

_Ranmaru tiene razón, Kyouhei ─ dijo Takenaga ─ Sabes la solución a esto, pero te da miedo aceptarlo.

_¡Ve y pídeselo a Sunako-chan de una vez! ─ dijo Ranmaru recostándose sobre el respaldo de su silla.

_¡Eso no es cierto! ¡Es sólo que simplemente no voy a pedirle a la chica más terrorífica de la escuela! ─ gritó Kyouhei, ignorando a Ranmaru, poniéndose de pie y enfrentando la dura mirada que Takenaga le dirigía.

Pero su sabio amigo no se rendiría tan fácilmente.

_Entonces disfruta de tus días siendo perseguido por las mujeres, pues… ─ Takenaga se acercó a Kyouhei lo suficiente como para que su voz sonara intimidante. ─Si no consigues pareja para la semana que viene, el profesor de seguro se le ocurrirá una forma para reprobarte de la forma más cruel y dolorosa posible.

Kyouhei no pudo decir nada ante eso, bufó sintiéndose derrotado y volvió a la misma posición en la que estaba antes, sin siquiera levantar la cabeza. Ranmaru y Takenaga suspiraron al verlos así, si hablaban con la verdad, Yuki tenía más posibilidades de que su compañera de proyecto no fuera una loca psicópata obsesionada con llevarlo a la cama o algo parecido al sadomasoquismo. En cambio Kyouhei, tenía tantos malos recuerdos sobre trabajos grupales y/o en parejas, que cada vez que se presentaba la oportunidad, tenía que hacerlo con uno de los chicos porque las chicas eran inevitablemente insoportables. Cuando la campana sonó, anunciando el inicio de las clases, todos fueron a acomodarse debidamente en sus lugares; Yuki levantó la cabeza al igual que Kyouhei, pero ninguno de ellos borró la expresión de cansancio que tenían tatuado en sus rostros. Las clases transcurrieron con total tranquilidad, o al menos esa primera pues, pues al término de la misma ingresó el mismo profesor que les había jodido la existencia con el maldito muñeco, ganándose una mirada de odio por parte de la clase entera, en especial de Kyouhei, pues a duras penas se estaba conteniendo para no ir y darle un buen puñetazo en pleno rostro y mandar a volar esas ridículas gafas. El profesor ignoró todo aquello, incluso se sintió irremediablemente bien al saberse la causa de los pesares de sus alumnos, pero recordó por lo que había venido y dijo lo siguiente:

_Con el permiso de Sahara-san ─ dijo el profesor haciendo alusión a la profesora que impartía la clase en ese momento, quién dio una ligera reverencia dando al profesor pie para continuar. ─ Daré el siguiente anuncio: tendremos un nuevo estudiante que se incorporará a nosotros, por favor sean amables con él. Puedes pasar.

Al escuchar eso, la puerta se abrió de forma calmada, dejándose ver un apuesto chico que poseía unos rebeldes cabellos color verde oscuro no muy largos que se agitaban al caminar; su mirada, penetrante y fría, es de un color castaño claro que tenía un brillo misterioso en ello, y al parecer, tenía un buen físico, o eso algunas de las mujeres allí presentes pudieron notar. El joven se dirigió con caminar lento, pero seguro, y se subió a la tarima que había allí, escribió su nombre en la pizarra y se dio la vuelta para tener una vista general de la que sería su nueva clase. Kyouhei sólo bufó al verlo, según él, a simple vista daba un aire de arrogancia y vanidad que el rubio aborrecía. Ranmaru, Takenaga y Yuki vieron al nuevo con creciente curiosidad, era realmente extraño que venga un nuevo alumno a mitad de año y más con ese físico; Ranmaru reconoció, a duras penas cabe resaltar, que ese muchacho era apuesto.

_Su nombre es Tsurugi Kain y desde hoy estará con nosotros, por algunos asuntos familiares vino a instalarse aquí ─ dijo el "odiado" profesor. ─Como dije, sean educados con él y préstenle algunos apuntes para que se ponga al corriente con las clases, ¿entendido?

_Seeeee… ─ dijo la clase entera sin dejar la mirada de odio hacia su "lindo" profesor.

_Bien, así me gusta ─ sonrió el profesor al ver en "gran entusiasmo" de su clase (por favor nótese el sarcasmo). ─ Por favor Tsurugi-san, toma asiento detrás de Takano-san

Kyouhei no le dio mucha importancia a ese hecho, pues adelante suyo estaba Yuki, a su costado derecho estaba Takenaga y frente al mencionado, estaba Ranmaru. Sólo dirigió una rápida mirada hacia el individuo que se acercaba con paso calmado hacia su nueva ubicación, antes de dirigir su mirada hacia la ventana como siempre hacía en la mayoría de las clases. Después de todo, tenía un amigo como Takenaga que le tenía mucha paciencia como para enseñarle a un cabeza hueca como él.

Si Kyouhei hubiera sido un poco más atento y perceptivo, se habría dado cuenta de la mirada tan dura y llena de rabia que ese sujeto llamado Kain le había dirigido a él, antes de sentarse

"He vuelto y esta vez, todo será diferente, Takano Kyouhei"

LL

LL


Al fin! primer cap resubido, LISTO!

Ahora, escapar de la muchedumbre que quiere asesinarme por tardar... ¡CASI LISTO!

PD: ¡SUBIRÉ EL CAP 19! ¡HURRA! ¡HURRA! *lanza confeti por todos lados*

La Navidad me vuelve gay :v

En fin! Espero sinceramente que les haya gustado! :DD

Vale mi esfuerzo ¿no? Q_Q

Después de esto, no creo volver a subir otro fic de esta pareja en un largo, largo, largo, larguísimo tiempo! y mucho menos de este anime :D

En fin!

Si les gustó el fic, marquen "review"

Si no les gustó... marquen "review" y luego salir.

Dejen reviews! O si no... Barney vendrá por ti wuajajaja! ÒwÓ