Autor: Zephirotycvm117

No poseo Evangelion, Hellsing, Full Metal Panic! ni Rurouni Kenshin...

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

"Out on the street, I'm stalking the night
I can hear my heavy breathing.
Paid for the kill but it doesn't seem right
Something there I can't believe in.

Voices are calling from inside my head
I can hear them, I can hear them.
Vanishing memories of things that were said
They can't try to hurt me now.

But a shot in the dark one step away from you
Just a shot in the dark always creeping up on you
Alright.

Taught by the powers that preach over me
I can hear their empty reason
I wouldn't listen I learnt how to fight
I opened up my mind to treason

But just like the wounded and when it's too late
They'll remember, they'll surrender
Never a care for that people who hate
Underestimate me now

But just like the wounded and when it's too late
They'll remember they'll surrender
Never a care for the people who hate
Underestimate me now

But a shot in the dark, one step away from you
Just a shot in the dark, nothing that you can do
Just a shot in the dark ,always creeping up on you. all right "

Cancion: Shot In The Dark

Grupo: Ozzy Osbourne

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Durante el ataque de Amalgam en Tokyo-3

El pelirrojo se encontraba de pie frente a la ventana de su oficina, su mirada pegada en la columna de humo negro que se elevaba en la lejanía. Tenía sus manos enlazadas a sus espaldas y el ceño fruncido.

Cerró sus ojos por un momento y tomó un hondo respiro. "Ikari tomó una precaución adecuada al pedirme esa espada…" Murmuró. "…hubiera deseado que estuvieras equivocado, pero creo que finalmente ha comenzado…"

A sus espaldas estaba una televisión encendida en un canal noticiero. "...la policía no ha logrado intervenir ya que han sido abatidos al intentar acercarse a la zona del enfrentamiento, los reportes indican que se requerirá de la intervención de la JSSDF, aún no se sabe qu-…" Decía la reportera, la señal tenía mucho ruido pero no como para que se pudiera ver o escuchar con claridad.

BOOOOOOOOOOOM

Pero de pronto hubo una fuerte explosión y el canal quedó en estática por unos momentos, al momento la estática fue reemplazada por el locutor del canal.

"Hablaré con Ittosai Kunieda…" Dijo al tiempo que se giraba y encarando la figura a sus espaldas. "…será mejor estar preparados" Agregó, sus ojos violetas estrechos peligrosamente. "La guerra ha llegado a Tokyo-3"

Frente a él se encontraba Alucard, quien esbozaba una media sonrisa. "Esto no tiene nada que ver con Abaddon, aún hay tiempo"

"Iie…" Aclaró el pelirrojo, sus ojos violetas cruzándose con los rojos del vampiro. "Amalgam tiene nexos con Millenium… Millenium tiene interés en tercer impacto y Abaddon es un medio para llegar a esto… sin duda hay un nexo, indirecto, pero lo hay" El pelirrojo giró su mirada a un costado y una sonrisa irónica se postró en su rostro. "Jamás pensé que una guerra nos llevara a estos extremos… que involucrara a tantas cosas"

"Es una época extraña, donde lo antiguo toma relevancia nuevamente, donde los hombres buscan un poder más allá que su ciencia puede explicar…" Replicó el Nosferatu. "Procura que esto sea un secreto… nadie puede saberlo además de nosotros, es algo sumamente vital"

"Eso no será un problema…" Dijo Hiko girándose nuevamente hacia la ventana. "…soy bueno guardando secretos"

"El balance de la guerra puede que termine en tus manos… no nos defraudes" Esas fueron las últimas de Alucard antes de desvanecerse del lugar.

El maestro espadachín dejó salir un suspiro. "Será mejor que me de prisa… el caos de la ciudad es un buen momento para pasar desapercibido"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Una semana antes de la liberación de Abaddon. Cuarteles de NERV.

El agente se encontraba recostado en la pequeña cama de su cabaña, había pasado la tarde regando sus plantas, tratando de despejar su mente y mentalizándose para lo que se avecinaba.

Hacía un par de horas que Rei se había paseado por ese lugar, la chica de ojos carmesí se encontraba en una crisis existencial… buscando dar sentido a su pelea.

El agente sonrió al ver la determinación en el rostro de la chica, la inexpresiva Rei poco a poco comenzaba a abrirse al resto de las persona.

Kaji tomó un hondo respiro mientras cerraba los ojos, tomando fuerzas… dejó salir su aliento y se sentó en el borde de la cama mientras abría los ojos… su mirada era seria y su expresión mostraba que su mente se encontraba en otra parte.

/ Flashback /

"Tenemos que protegerla"

"¡Eeeeek!" El agente dio un salto nuevamente al escuchar una ronca voz a su costado.

Kaji se giró rápidamente solo para encontrar a un alto hombre de gabardina roja y sombrero de copa de pie a su costado, las gafas amarillas del vampiro ocultaban sus ojos carmesí, los cuales se encontraban fijos en la figura de la chica que se retiraba.

"Por Dios… casi me da otro infarto" Murmuró Kaji lanzándole una mirada de pocos amigos al vampiro.

"Así que ese es tu motivo ¿Huh?" Dijo el nosferatu, ignorándolo.

El agente se tornó serio nuevamente y dirigió su mirada hacia Rei. "¿Tienes algún problema con ello?" Replicó.

"Iie…" El vampiro esbozó una leve sonrisa antes de dirigir su mirada hacia Kaji. "Quiero saber si cuento con tu apoyo…"

Kaji frunció el ceño y su mirada se endureció. "Por supuesto… Rei tiene el derecho de ser irremplazable" Respondió con una seriedad mortal en su voz. "Es una buena chica y no merece nada de esta mierda"

La sonrisa del Nosferatu se amplió aún más.

"Ella sabe que juega un papel crucial en el Plan del Comandante Ikari…" Dijo el Nosferatu con su mirada en la distancia. "…y es consciente del peligro que representa Abaddon"

"¿Qué tanto hablaste con ella en aquella ocasión?" Cuestionó el agente, lanzándole una mirada expectante refiriéndose a la ocasión en que Alucard habló con Rei poco antes del festival en el Teatro Nacional de Tokyo-3.

El vampiro encogió los hombros. "Solo lo suficiente…"

"¿Cómo vamos a protegerla?" Preguntó Kaji. "Abaddon es nuestra mayor amenaza… y es ella quien va a enfrentarlo, cualquier cosa que hagamos sería inútil..."

"Comprendo tu preocupación, Ryouji." Replicó el Nosferato observando a la chica que se alejaba en la distancia sin mirar atrás. "Yo me estoy encargando de esos preparativos"

"¿De qué forma es relevante ella para Abaddon?" Preguntó el agente.

"Iie… estás equivocado" El vampiro mostro sus afilados colmillos con una sonrisa macabra que se dibujó en su rostro. "La joven Ayanami no es de relevancia para el Abaddon, sino para el Comandante Ikari, es de él de quien debemos protegerla"

Kaji no mostró ninguna sorpresa ante las palabras de Alucard, a decir verdad el Comandante Ikari era una amenaza para cualquier persona.

"Ella es solamente un medio para sus planes… y si logramos ponerla a salvo todo eso se vendrá abajo" Explicó Alucard. "Una persona menos de quien preocuparnos"

"¿Por qué no nos deshacemos del Comandante?" Sugirió el hombre sonriendo con perspicacia. "Tu podrías hacerlo con facilidad… incluso podrías hacerlo lucir como un accidente"

El vampiro dejó salir una ronca y honesta carcajada, tomando al agente por sorpresa… Esto era algo nuevo para él, ver sentido del humor en el vampiro. "Iie… no puedo hacer eso, hay ciertos motivos que me lo impiden" Respondió Alucard una vez que su macabra risa se detuvo.

"La pondremos a salvo… pero también hay algo que necesito que hagas… que le des justicia a la joven Ayanami, que le des su derecho a ser única"

Kaji frunció el ceño, tratando de comprender las palabras del vampiro.

"Hay algo que necesito que hagas y procures que nadie se dé cuenta…" Agregó Alucard. "...las computadoras no son mi especialidad"

/Fin del Flashback/

El agente giró su mirada hacia la mesa junto a su cama, ahí había unos planos… Alucard le había pedido que fuera a un lugar en específico, que buscara la forma de abrirse paso y una vez ahí que tomara una decisión.

"¿Por qué simplemente no puede decirme que es lo que quiere que haga?" Refunfuñó mientras se ponía de pie y se dirigía al baño para lavar su rostro y quitarse el sueño que lo invadía. "Si, lo sé, sé que es una prueba de algún tipo…" Murmuró al aire, no estaba seguro si Alucard lo estaba escuchando o no… al vampiro le había dado por aparecérsele de la nada con frecuencia, sacándole buenos sustos en cada ocasión.

Se miró en el espejo un instante, notando las bolsas bajos sus ojos pero no les dio importancia, salió del baño, se dirigió al pequeño y viejo escritorio, tomó algunos dispositivos electrónicos que tenía sobre un viejo escritorio y los guardó en una mochila que se encontraba en la silla junto a éste.

"Con esto será suficiente para la exploración…" Murmuró.

Finalmente tomó los planos que le dio Alucard, los cuales mostraban varios pisos y zonas del Geo Front que eran desconocidas para él… esto sería interesante.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Media hora más tarde.

Kaji no pudo evitar sentir escalofríos, los pasillos se tornaban cada vez más oscuros y después de todo lo que había visto en los pasados meses temía que algún ser supernatural saltara de alguna esquina para atacarlo.

Había descendido no más de cinco niveles desde el último nivel con el que contaba acceso… había que aclarar que el hecho de que contara con el acceso no quería decir que estuviera autorizado para acceder.

Había logrado descifrar algunas de las contraseñas de acceso a algunas partes del Geo Frente, y lo que podía intuir es que los sistemas de seguridad de estos lugares no estaban enlazados con los actuales… de haberlo estado ya alguien se hubiera percatado de su acceso.

Llegó un punto en el que solamente había una puerta al final de un pasillo, en el cual se desplegaba un mensaje con un fondo rojo:

LCL PLANT: CL3 SEG

RECOGNIZING SYSTEM

LOCKED

WAITING FOR PERMISSION KEY

Pasó la tarjeta programable que utilizó para infiltrarse en los niveles superiores y la pasó por un lector al costado de la puerta. El fondo del display cambió a color verde y despegó un mensaje de acceso permitido.

Las puertas se abrieron dándole paso a un viejo elevador con una luz en la parte superior pero que se encontraba envuelto por una oscuridad abrumadora.

"Aquí vamos…" Dijo el agente al tiempo que ingresaba en el elevador y presionando el botón que cerraba la puerta. Solo había dos botones de navegación, uno para subir y uno para bajar. Ya había bajado mucho, así que supuso que el elevador no lo llevaría arriba por lo que presionó el botón de 'bajar'.

Inició su marcha y el agente se vio acompañado por la tenue iluminación, la oscuridad a su alrededor y el sonido de los componentes mecánicos del elevador.

Pasó poco menos del minuto cuando el elevador se detuvo y las puertas se abrieron, ante él solo había un pasillo de paredes metálicas que daba a otra puerta.

Al llegar a la puerta leyó la leyenda:

ARTIFICIAL EVOLUTION LABORATORY

ANNEX NO. 3

"¿Qué es este lugar?" Dijo mientras sus ojos se estrechaban y fruncía el ceño. Aquí no había un lector de tarjetas al costado de la puerta ni ningún otro mecanismo de seguridad que verificara la identidad de la persona en ese lugar, Kaji simplemente empujó la puerta y el interior del lugar lo desconcertó.

El lugar lucía como una vieja habitación de hospital, desaliñado, lleno de instrumentos oxidados y polvo, medicamentos expirados regados por el piso y una camilla con manchas de sangre en una esquina…

"Este lugar me es conocido…" Murmuró, sintiéndose víctima de un Deja Vu.

No obstante ignoró eso y continuó adentrándose por uno pasillo que se extendía en el costado de la rara habitación. En el fondo había una puerta, la cual estaba abierta y en su exterior había una tenue iluminación.

Fuera de la puerta había una especie de balcón, similar a los que se acostumbraban en las azoteas de las escuelas de Japón.

Al acercarse a la reja metálica sus ojos se abrieron como platos, sintió un nudo en la garganta y respirar se le dificultó. Al costado del edificio sobre el cual él se encontraba se extendían grandes zanjas llenas de esqueletos humanoides de tamaño titánico.

Cráneos con una sola cavidad ocular, espinas dorsales, costillas, brazos… todo de tamaño titánico. "EVA's…" Dijo en un murmullo ahogado.

Las unidades Evagelion eran creaturas sumamente impresionantes, su similitud con los humanos era abrumadora, verlas en combate era algo espectacular… pero esto, ver un cementerio de titanes debajo del Geo Frente era algo simplemente abrumador.

No obstante, este no era al lugar al que Alucard le había indicado llegar. Por más impresionante que esto fuera no le daba ningún valor, o al menos ningún valor que se le pudiera ocurrir por el momento, más tarde se encargaría de tomar algunas fotografías de esto.

Siguió los planos que le brindó el vampiro, bajó por unas escaleras laterales a la estructura y estas lo llevaron a un nivel pero en la parte interior.

Nuevamente todo era oscuridad. Pero en el centro había una columna que destellaba de color naranja y la cual se conectaba a retorcidas y gruesas tuberías que se perdían en la oscuridad del techo.

Caminó hacia la estructura, mirando sus alrededores y cuidando cada paso que daba, no tenía idea de que era lo que se podía encontrar en medio de la oscuridad.

Finalmente se encontró frente a la gran columna, la cual solamente era un cilindro de cristal lleno de LCL. "¿Qué es esto?"

"Te tomó bastante llegar aquí"

Kaji desenfundó el arma que llevaba en el cinturón y rápidamente se giró hacia la voz… captando hasta un momento después que era una voz conocida para él.

"¡Mierda! ¡Mierda! ¡Mierda!" Exclamó Kaji bajando su arma y respirando agitadamente. "Tienes que dejar de hacer eso"

Una figura alta y de ropajes rojos se materializó ante él, esbozando una amenazadora sonrisa colmilluda.

"No esperaba que vinieras…" Dijo el agente.

El vampiro no dijo nada y caminó hacia donde se encontraba, deteniéndose frente a la estructura. "La tarjeta que utilizaste para llegar aquí debe servir…" Dijo al tiempo que señalaba un lector de tarjetas en un panel en la base de la estructura.

Kaji lo observó curioso antes de sacar la tarjeta y deslizarla.

CLANK CLANK CLANK

El sonido de engranes girando y cadenas tensándose inundó el lugar, al mismo tiempo que una franja horizontal de color naranja aparecía en la mitad de las paredes y poco a poco comenzaba a hacerse mas grande.

El agente se acercó lentamente hacia las paredes que se iluminaban ante él… y su rostro se llenaba con más incredulidad con cada instante que transcurría.

"R-rei…" Logró murmurar mientras negaba con la cabeza sin darse cuenta… esto era algo que no podía concebir.

El agente y el vampiro se encontraban rodeados por decenas de clones de la chica peliazul, los cuales flotaban en un mar de LCL con sus miradas perdidas y rostros inexpresivos.

"¿Qué es esto?" Gruñó Kaji, girando su mirada hacia Alucard. Algunos de los clones parecían haber notado su presencia y giraban sus penetrantes miradas hacia el agente, riendo infantilmente y acercándose un poco al cristal… Kaji no pudo evitar retroceder un paso inconscientemente.

El vampiro se encontraba contemplando los clones de la chica mientras le daba la espalda. "No entiendo todo con certeza, solo sé que es el corazón del Dummy System…" Alucard giró su mirada sobre su hombro, sus ojos encontrándose con los de Kaji. "Y los 'repuestos' de Ayanami Rei"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

TOC TOC TOC

El agente se giró hacia el lado contrario, hundiendo su rostro en la almohada, cerrando sus ojos con fuerza, como si apretar sus parpados fuera a desactivar sus oídos.

TOC TOC TOC

Nuevamente tres golpes irrumpieron el silencio, sonando más ensordecedores de lo que en realidad eran.

"Que rayos…" Murmuró con su voz ronca por estar más dormido que despierto.

TOC TOC TOC

"Noooo…" Murmuró de nuevo.

"¡Kaji voy a entrar!" Escuchó la voz de Misato desde el otro lado de la puerta de la pequeña cabaña.

El agente dejó salir un quejido cansado que fue cubierto por la almohada. Solamente había dormido un par de horas, tardó mucho tiempo en procesar los eventos de la noche anterior y solo sabía que se había dormido muy cerca del amanecer.

Escuchó el rechinido de la puerta ser abierta y al mismo tiempo el comenzó a incorporarse, restregándose los ojos y acostumbrando su vista a la oscuridad que lo rodeaba.

Escuchó los pasos de Misato acercarse a donde se encontraba y de pronto…

SWIIFFF

La luz cegadora lo golpeó de lleno en la cara. "No, no, no tanta luz por favor…" Se quejó adormilado mientras se cubría los ojos.

"¿Qué sucede? ¿Tienes idea de que hora es?" Misato había abierto la cortina de la ventana, la luz de fuera solo le permitía a Kaji ver la silueta de la mujer, quien tenía sus manos en la cintura.

"¿Muy tarde?" Respondió el agente mientras batallaba para incorporarse.

"Es la una de la tarde" Sentenció la mujer.

Esas palabras le cayeron al agente como una cubeta de agua fría, sus ojos se abrieron como platos y se puso de pie de un salto al sentir una carga de adrenalina liberarse en su cuerpo.

"¡Rayos! ¡No sonó mi alarma!" Exclamó mientras buscaba por sus alrededores su teléfono y sus zapatos. "¿Ah sucedido algo?" Preguntó preocupado.

Pasando desapercibido por el agente, la expresión de Misato se suavizó un poco. "No, pero me pareció curioso no verte por los pasillos de NERV a estas horas, tampoco nadie te había visto en toda la mañana, así que pasé a ver si todo estaba bien…"

"¿Te preocupas por mí?" Dijo Kaji sonriendo hacia la mujer, en parte bromeando, en parte enternecido por la preocupación de la mujer.

"La situación no está como para confiar en nuestro bienestar…" Replicó la mujer manteniendo la compostura.

Y era verdad, todo se complicaba, todo se tornaba más peligroso, alguien que se moviera en solitario por los alrededores se arriesgaba a que le sucedieran cosas desafortunadas.

Eso lo hizo preguntarse un poco… ¿Alucard se encontraba cerca? No iba a negar, curiosamente, que se sentía más seguro al tener al vampiro en su cercanía. Jamás imaginó que tal pensamiento fuera a cruzar por su cabeza, simplemente era de locos.

"Es verdad… lo siento" Dijo Kaji mientras se sobaba la frente con su índice y pulgar. "Estuve un poco ocupado anoche y con demasiadas cosas en mi cabeza que no me dejaron dormir"

"Lo entiendo…" Replicó la mujer. "¿Hay algo en lo que pueda ayudar?"

El agente se detuvo un instante, ya se había puesto sus zapatos y se encontraba pasando sus manos por su cabello para que no estuviera tan desaliñado, se giró hacia Misato y la contempló por un instante; sus ojos aún no se acostumbraban a la luz así que seguía viendo la silueta de la mujer.

Había muchas cosas que quería decirle, en especial lo que encontró anoche… pero no podía hacerlo, aun no era el momento, la pondría en una situación complicada y probablemente en riesgo. "No te preocupes, creo que ya tengo todo resuelto… pero gracias" Misato lo observó en silencio por unos instantes pero prefirió no insistir en el tema.

"Tengo hambre, ¿me acompañas por algo de comer?" Preguntó él sonriendo amablemente.

"Hai… yo no tuve oportunidad de desayunar bien esta mañana" Respondió ella.

"Ohh… la ausencia de Shinji-kun comienza a afectarles" Se burló Kaji, recibiendo una mirada de pocos amigos por parte de la mujer.

"Anda, vamos" Lo apresuró la mujer dándose la vuelta y dirigiéndose a la puerta. El agente solo negó con la cabeza con una sonrisa en su rostro antes de salir tras de ella.

La pareja salió de la cabaña y comenzaron a caminar por los campos artificiales del Geo-Front, la iluminación hacía parecer como si se encontraran en un bosque en la superficie, también las aves y otros animales del lugar ayudaban a dar esa sensación.

Tres figuras familiares se distinguieron a unas decenas de metros frente a ellos. "Mira quienes decidieron venir…"

Dijo Misato sonriendo levemente al ver a los tres pilotos EVA acercarse a ellos.

"Sería bueno que nos acompañaran" Agregó Kaji con un tono un tanto meditabundo, el cual no pasó desapercibido por la mujer pero quien se limitó a no decir nada al respecto.

"Buenos días Kaji-san, Misato-san" Saludó Toji.

"Buenos días chicos" Respondieron Kaji y Misato, seguido por un breve intercambio.

La mirada de Kaji se postró de inmediato en la chica peli-azul quien devolvió su mirada. La conversación que tuvo el día anterior y lo que vio esa noche… todo se repetía de nuevo en su mente.

Y aunque tan solo intercambiaron miradas por un segundo, Kaji notó el agradecimiento en los ojos de Rei… por haberla escuchado.

"¿Gustan acompañarnos a desayunar?" Invitó el agente.

"Es casi medio día…" Señaló Asuka alzando una ceja y mirándolo con extrañeza.

"Lo sé, lo se… tuve una noche pesada…" Respondió Kaji dejando salir un suspiro cansado.

Asuka y Toji parpadearon un par de veces, mirando a los dos adultos. Rei no reaccionó en lo absoluto.

"Ecchis…" Murmuró Asuka negando con la cabeza y mirándolos de forma acusatoria. Toji solo esbozó una sonrisa de oreja a oreja.

"¿Qué? ¡No!" Exclamó Misato al darse cuenta de lo que cruzaba la mente te los dos chicos. "¡Yo acabo de ir a buscarlo porque estaba desparecido desde la mañana!" Se excusó la mujer con la cara roja. "¡Lo juro!"

No obstante, a pesar de la situación, Kaji en esta ocasión no hizo ningún comentario al respecto… encontrarse con Rei en este momento hizo su cabeza se inundara por los recuerdos de la noche anterior, lo que le había sido revelado.

"Vamos…" Dijo Kaji abriéndose paso, dándole una palmada a Rei en la cabeza en el proceso. "Me muero de hambre"

"Hai, hai…" Respondieron los chicos al unísono.

No obstante, Misato se quedó quieta por unos instantes, su mirada clavada en la espalda del agente. Sí… sin duda había algo que estaba perturbando a Kaji.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Afueras de Tokyo-3. Al día siguiente en la mañana.

"Después de eso entrené a Souichiro por su convicción en volverse fuerte" Murmuró Hiko, le había narrado la historia de Souichiro a Shinji. Su mirada se encontraba fija en la tumba frente a él. "La verdad es que su tragedia me conmovió también… el mundo después de segundo impacto sacó lo peor de los corazones de las personas"

Shinji asintió en silencio, su mirada también fija en la tumba frente a él. "¿Cómo es que se convirtió en Vampiro? ¿Cómo es que terminó en Inglaterra?"

El pelirrojo alzó su mirada a los cielos. "Un grupo de vampiros apareció una noche en este lugar, deshonrando la tumba de su hermano y Souichiro se encargó de ellos… pero ahí fue cuando descubrió que había un poder más allá de lo humano"

"Y él deseaba ese poder…" Agregó el joven espadachín en un murmuro.

"No logro entender que es lo que Souichiro busca… si revivir a su familia o garantizar que va a reunirse con ellos… pero lo que más me preocupas es saber si cuando llegue ese momento será capaz de verlos a los ojos después de todo lo que ha hecho" El pelirrojo dirigió su mirada hacia Shinji. "Tú estás obteniendo un gran fuerza… ahora debes de saber que quieres hacer con ella"

Dicho eso, el pelirrojo se dio la vuelta y comenzó a alejarse con un paso tranquilo, mientras el joven piloto lo observa alejarse.

Shinji dirigió su mirada hacia la tumba nuevamente. "El también perdió a alguien… y por eso perdió su camino…"

No podía decir que su opinión de Souichiro había cambiado, lo que hizo a la familia Williams era imperdonable para él… pero ahora lo comprendía mejor.

El joven espadachín hizo una reverencia respetuosa hacia la tumba. "Lamento mucho lo que te ha pasado y lamento la situación entre tu hermano y yo… aun así, espero que puedas descansar en paz"

Shinji se dio la vuelta y caminó tras los pasos de Hijo Seijuro.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Un poco más tarde.

El agente conducía por las calles de Tokyo-3, se dirigía a la mansión Himura; unas horas más temprano recibió una llamada por parte del pelirrojo espadachín, quien le pidió que lo acompañara ya que tenía algo que discutir.

Kaji no chistó en lo absoluto, probablemente esa mansión era el lugar más seguro en este momento… no contra enemigos, sino contra fisgones y espías.

Se encontraba acompañado cuando recibió la llamada, con él se encontraban Misato y los pilotos Eva… un poco más tarde después de eso, ya que se había ido a hacer otras cosas, recibió una llamada por parte de Asuka.

"A Shinji le dará gusto que pases a visitarlo" Dijo el agente, esbozando una leve sonrisa. La pelirroja se encontraba en el asiento del copiloto, con su mirada en la distancia y sus brazos cruzados sobre su pecho. "No tiene como escaparse de esta…" Pensó Kaji, sin duda Asuka quería ver al chico y difícilmente podría decir que se encontraba en este momento dirigiéndose a la mansión junto con él por algún otro motivo.

"Tengo que preguntarle algunas cosas…" Respondió sin hacer alboroto.

"Wow… encontró una salida" Pensó Kaji sorprendido. La chica no había estallado ni mostrado nerviosismo al responder. "Entonces ya hay algo entre estos dos…" Una amplia sonrisa se postró en su rostro.

"¿Y usted Kaji-san?" Preguntó la pelirroja, lanzándole una mirada de costado. "¿De qué van a hablar ustedes?"

Kaji se mantuvo en silencio por unos instantes, con su mirada al frente. Al final solo encogió los hombros. "No lo sé…"

"Todo el mundo tiene sus planes ¿no es así?" Preguntó ella devolviendo su mirada a la ventana.

El agente tardó un poco en contestar, meditando sus palabras, su respuesta. "No es un secreto, nos encontramos en guerra no solamente con los ángeles… y debemos buscarla forma de hacerle frente" La mirada de Kaji se endureció. "Con nosotros no me refiero a NERV, sino a nosotros mismo… hacer lo que sea que se encuentre en nuestro poder"

Kaji continuó. "Ustedes los pilotos juegan un papel clave en todo esto, pero no como representantes de NERV o Japón… sino como ustedes mismos, cuando llegue el momento ustedes deberán decidir si luchar por lo que es necesario o por las órdenes del Comandante…"

"Eso es lo que Shinji está haciendo…" Murmuró Asuka.

El hombre asintió levemente, sin quitar los ojos del camino. "Él se dio cuenta que estando atado a NERV o a los EVAs no podía hacer nada… no, déjame corregirme, se dio cuenta que estaba atado, que no contaba con la libertad que necesitaba para hacer lo que él tiene que hacer…"

"¿Qué es lo que él tiene que hacer?" Cuestionó ella.

"Eso mismo me gustaría saber…"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Las puertas de la entrada se abrieron después de identificarse. Kaji estacionó el auto en el estacionamiento junto a la entrada, lugar donde se encontraba el auto todo terreno de Hiko.

"Me sorprende un poco que este lugar pertenezca a alguien como Sorata…" Murmuró el agente.

Justo bajaron del auto cuando uno de os mayordomos de la mansión se acercó a ellos. "Señor Ryouji, buenas tardes, lo estábamos esperando"

El anciano giró su mirada hacia la pelirroja. "Buenos días señorita Sohryu, que agradable sorpresa tenerla de visita"

La pelirroja sonrió al reconocer al anciano. "Buenos días Choji-san, es un gusto verlo de nuevo" El anciano era el mayordomo principal de la mansión Himura. En las ocasiones que Asuka acompañó a Shinji a la mansión Himura en sus entrenamientos, el anciano se aseguró de que la alemana se sintiera cómoda en su estancia.

"Por favor síganme" Indicó el anciano haciendo una seña con su brazo. "Himura-sama se encuentra un poco ocupado en este momento pero los verá en su oficina en unos momentos"

El anciano los guio por los pasillos de la mansión, unos momentos después los dos se encontraban en una pequeña estancia fuera de la oficina del pelirrojo.

"Himura-sama no debe tardar en llegar, se encuentra entrenando con el joven Ikari en este momento" Excusó Choji. "¿Les gustaría algo de té o café?"

"Yo un poco de té verde por favor, sin azúcar" Pidió la pelirroja con suma confianza.

"Café negro por favor, sin azúcar también" Pidió el agente.

Junto a la estancia había una pequeña mesa con un termo de aluminio, una cafetera, sobres de té y azúcar. El anciano sirvió el café y el té, puso cada uno sobre un pequeño plato, los cuales estaban sobre una charola, y se los entregó a las visitas.

"Buenos días" Saludó una voz familiar justo en el momento que el anciano les entregaba sus bebidas.

"Sorata" Respondió el agente como saludo mientras asentía levemente.

"Himura-san" Saludó la pelirroja de la misma manera.

"No esperaba que vinieras acompañado" Dijo el pelirrojo mientras intercalaba su mirada entre sus dos visitas.

Asuka cruzó los brazos sobre su pecho y alzó una ceja, pero el espadachín no se inmutó. "¿Dónde está Shinji?" Preguntó.

El pelirrojo negó con la cabeza. "Lo siento, él no puede verte en este momento, se encuentra bajo un estricto entrenamiento…"

La respuesta del espadachín sorprendió a sus dos visitas. "¿Es broma? Solo necesito hablar con él…" Gruñó la chica.

"Romperás su concentración y no sé qué sea lo que vayas a decirle, pero no necesito que cambie su ánimo" Sentenció Hiko.

Kaji lo miró con su expresión llena de sorpresa. A decir verdad en su opinión se le hacía un poco exagerada la respuesta del pelirrojo, pero él estaría más seguro sino intervenía.

"¿Es broma verdad?" Dijo Asuka con un bajo tono feral, lanzándole dagas con la mirada.

"Iie…" Replicó el espadachín. "Podrás hablar con él una vez que termine su entrenamiento. Si tienes algo de respeto por las convicciones de Ikari, lo harás"

La pelirroja por un momento pareció que iba a replicar algo, pero luego guardó silencio, cruzando sus brazos sobre su pecho y girando su molesta mirada a un costado.

Kaji entendió mejor el motivo por el cual lo había acompañado la pelirroja, ella simplemente quería pasar a ver a Shinji, sin realmente tener algo importante que decirle. Esbozó una amplia sonrisa y sacudió su cabeza, divertido.

"Tsshh…" Asuka giró su molesta mirada a un costado y no dijo ninguna palabra más.

Hiko giró su mirada hacia el agente. "Por favor…" Dijo mientras hacía una seña con su brazo, invitándolo a entrar a su oficina. "Tenemos mucho de qué hablar" Kaji lanzó una rápida mirada a la pelirroja, haciendo una pregunta en silencio. "Señorita Sohryu por favor espere aquí mientras discuto con el Sr. Ryouji"

"Sí, sí…" Replicó Asuka, entendiendo que no estaba invitada a escuchar lo que fuera que fuesen a discutir los dos hombres.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Dentro de la oficina de Hiko, los dos hombres tomaron asiento frente al escritorio.

"¿Qué fue todo eso?" Preguntó un divertido Kaji mientras apuntaba hacia fuera de la oficina con su pulgar.

Hiko alzó una ceja. "No era por molestarla… en verdad necesito que Ikari esté concentrado en su entrenamiento"

El espadachín se echó hacia atrás en la silla de su escritorio dirigiendo su mirada al techo. "Necesito que se enfoqué si quiere sobrevivir esta guerra… una vez que termine esto podrá salir con su novia"

"Suenas a un padre celando a su hija…" Rio Kaji, ganándose una mirada de pocos amigos por parte del pelirrojo.

"Pero dime… ¿qué es lo que querías discutir?" El agente fue directo al grano. Sabía que estar reunidos aquí lo hacía un tema delicado, si no fuera de esa forma en esto momento estarían en un bar.

Hiko asintió levemente antes de ponerse de pie frente a la ventana a las espaldas de su escritorio, con la mirada en algún punto fuera.

"Generalmente cuando hago esto Alucard aparece de la nada…" Dijo con una finta de humor en su voz.

"Me da gusto saber que no soy al único que le hace eso"

"No esperaba que hablaran a mis espaldas" Dijo una ronca voz que salió de la nada, haciendo saltar a los dos.

"Mierda..." Murmuraron los dos, conteniendo su sorpresa lo más que pudieron. En ese momento el vampiro se materializó en la habitación con una sonrisa maliciosa en su rostro.

"Bueno, así me evitas tener que repetir información" Dijo Hiko encogiendo los hombros y encarando a los dos.

"He hablado con mi colega Ittosai Kunieda tal y como lo acordamos…" Explicó el pelirrojo, dirigiendo su mirada hacia el vampiro, quien asintió en respuesta. Luego giró su mirada hacia Kaji, quien tenía una expresión confusa. "La familia Kunieda son expertos demonólogos y solicité su apoyo por la situación de Abaddon"

Los ojos de Kaji se estrecharon. "¿Tienen pensado intervenir directamente?" Cuestionó, este era un tema delicado.

"Iie… para nada" Aclaró Hiko, comprendiendo la preocupación del agente. "Ellos no se involucrarán con Ikari ni Abaddon directamente…" Kaji alzó una ceja, cuestionante. "Les pedí ayuda para estar preparados en el momento que Abaddon sea liberado"

"Oi… oi…" Murmuró Kaji, no le agradaban para nada las palabras del espadachín, también giró su mirada hacia Alucard, esperando una reacción por su parte, pero el vampiro no se inmutó.

"La liberación de Abaddon es algo inminente… no es algo que podamos evitar, por eso debemos estar listo para cuando suceda" Agregó el vampiro, aclarando las palabras del espadachín.

"¿Y bien?" El agente cruzó los brazos sobre su pecho y se echó hacia atrás en su silla. "¿Algo más de lo que deba enterarme?"

"Ryouji… tu juegas un papel importante en esto" Intervino el nosferatu. "Cuando Abaddon sea liberado, lo primero que harás será contactar con Sorata y llevar al Comandante a un lugar seguro, asegurándote de que no sepa donde es ese lugar en el que lo estás resguardando…"

"¿Huh? ¿De qué están hablando?" Preguntó Kaji confundido. Aunque había una finta de disgusto en su expresión… Kaji protegería al Comandante como parte de su trabajo en NERV… pero esto era otra cosa y no le agradaba del todo.

Hiko y Alucard intercambiaron una rápida mirada y fue el segundo quien respondió a la pregunta planteada. "No queremos al proteger al comandante Ikari, si eso es lo que te preocupa… sino el paquete que entregaste al llegar a Tokyo-3 con la piloto Sohryu hace unos años atrás"

Kaji sintió como si le hubieran echado encima un balde de agua fría.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Mansión Hellsing. Después de la reunión de la Mesa Redonda.

Walter se abría paso por los pasillo de la mansión, asegurándose de que todo estuviera en orden, su ama llegaría pronto y ésta tenía visitas importantes e inesperadas en este momento.

Salió a recibir a su ama, cuyo auto se estacionaba frente a la gran puerta de la mansión en este momento. Se acercó a la puerta del vehículo y tiró de ésta, haciendo una reverencia respetuosa hacia la rubia mujer.

"Buenas noches Walter, ¿Cómo se encuentra todo?" Cuestionó Integra dirigiendo su mirada hacia él.

Seguido de Integra bajaron Pip y Seras.

"¡Yo! ¡Walter-san!"

"Buenas noches, Walter-san"

Saludaron respectivamente, obteniendo un asentimiento en respuesta por parte del anciano.

"Integra-sama, tiene una visita, se encuentran en la sala de juntas de la mansión" Respondió Walter dirigiendo su mirada hacia su ama.

La mujer alzó las cejas. "¿Visitas?" Cuestionó confundida. "¿Por qué no me llamaste para informarme?"

El anciano esbozó una media sonrisa. "Lo siento, fue petición de su invitado, no confía en los sistemas de comunicación por alguna razón…"

Integra lo miró extrañada por un momento pero luego retomó su serie expresión de siempre. "Síganme" Dijo antes de dirigirse a la mansión.

Una vez adentro, Walter no se limitó a preguntar. "Integra-sama, ¿Hubo algún dato relevante por parte de Vaticano?"

Los ojos de Seras y Pip se pegaron en la nuca de la mujer, quien continuaba su paso sin haberse inmutado y en silencio.

"Más de la que me hubiera gustado…" Respondió después de unos segundos. "Dime Walter, ¿Quiénes son nuestros invitados?"

"Es solo una persona, y es una persona familiar para usted… no obstante prefiere mantenerse en el anonimato" Explicó Walter.

"Ya veo…" Murmuró ella.

El grupo continuó su paso en silencio, la respuesta de Integra había sido sumamente satisfactoria para Walter, y él sabía que hablaría con ella al respecto en cuanto fuera posible.

Al estar cerca de la sala de reuniones, Walter se adelantó un poco y abrió la puerta para que entraran sus tres acompañantes.

Los ojos de Integra se estrecharon al tiempo que fruncía el ceño, intrigada. Por otra parte, Seras y Pip observaban con sorpresa al hombre sentado frente a la mesa de reuniones, al fondo de la habitación.

"¿Lord Mallory?" Cuestionó Integra. "Es un honor que sea nuestra visita, dígame por favor, ¿En qué puedo ayudarlo?"

El anciano de duras facciones lucía más pálido y delgado de lo habitual, vestía de una gabardina café con capucha… sin duda había estado huyendo de alguien.

"Buenas noches, Señorita Hellsing" Respondió el anciano poniéndose de pie y haciendo una reverencia respetuosa en su dirección. "Muchas gracias por aceptar mis visitas a estas horas del día"

"No hay ningún problema, usted sabe que cuenta con nuestro apoyo" El anciano sonrió levemente, mostrando verdadero agradecimiento a las palabras de la mujer. "Por favor, tome asiento nuevamente…" Invitó la rubia antes de girar su mirada hacia sus subordinados. "Me gustaría pedir un poco de privacidad para discutir con Lord Mallory"

La vampiresa y los dos hombres asintieron obedientemente y se retiraron, con esa petición sabían que cualquier tema que tocara con Lord Mallory sería confidencial.

Integra dirigió su mirada hacia el anciano una vez que se habían retirado sus subordinados, estaba a punto de preguntar, pero Mallory se adelantó.

"Señorita Hellsing, me gustaría hablar con usted de mi situación actual…" Comenzó el anciano, quien generalmente tenía facciones amables y alegres, pero ahora se veía cansado y preocupado. "…pero tengo mucho que decirle respecto a Mithrill y Amalgam, por favor escúcheme"

Los ojos de Integra se estrecharon… sin duda este fue un día de revelaciones para ella.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Lord Mallory siempre había sido un hombre para quien las palabras no eran un problema, no obstante, para Integra, ahora él lucía confuso, buscando por donde comenzar.

"Mithrill se encuentra en grave peligro como organización" Inició el anciano, sosteniendo su mirada con la de la mujer, quien lo observaba con serenidad, esperando a que continuara. "…un poder inesperado está creciendo dentro de Amalgam, apoderándose de este y acelerándolo"

Integra no pudo evitar fruncir el ceño y parpadear confundida. "¿De qué habla Lord Mallory?" Otra pregunta más iba implícita ahí, y esta era '¿Cómo es que sabe eso?'.

"Mithrill es un metal ficticio creado por J. R. R. Tolkien, un material más resistente que cualquier metal conocido y que jamás se oxida…"

"Una fantasía..." Dijo Integra interrumpiéndolo momentáneamente.

Lord Mallory se detuvo un momento. "La idea era que Mithrill se convirtiera en algo real y derrotara a la maldad de este mundo, esa maldad que solo puede morir con una espada de plata"

"Mithrill es eso ¿No es así? Combate a Amalgam…" Agregó la mujer.

"No, no es lo suficientemente fuerte" Dijo el anciano dejando salir un suspiro cansado.

"Usted es el líder de Mithrill, pero por su tono intuyo que tiene contacto con Amalgam…" Los ojos de la cabeza de Hellsing se estrecharon peligrosamente.

"Si… aunque esa no es la respuesta más certera" Los ojos del anciano se encontraron con los de ella. "Mithrill es como un hijo ilegitimo mío… quien pelea con Amalgam, ese hijo consentido al que eché a perder"

Los ojos de Integra se abrieron como platos. "¿Qu- ¿Hijo consentido?"

"El origen de Amalgam es algo muy diferente a lo que usted podría creer… del sueño del cual éste nació"

Integra se echó hacia atrás alzando una ceja, observándolo expectante, incrédula. "¿Sueño? ¿Cómo es que una organización que se dedica al terrorismo pudo surgir de un sueño?"

"Amalgam no siempre fue así, era algo totalmente diferente cuando nació, justo después de la guerra, en mil novecientos cuarenta y ocho"

"¿Cuarenta y ocho?" La mujer mostró sorpresa e incredulidad, parpadeando un par de veces.

"Durante este periodo ha habido una gran cantidad de Mr. Gold y Mr. Silver, pero jamás ninguno conoció a su predecesor… no obstante, fue debido a su forma de tomar decisiones que ha sobrevivido todo este tiempo"

"Y por lo que han logrado ser tan poderosos…" Murmuró Integra por lo bajo. "¿Con que fin nació Amalgam y cómo es que se convirtió en lo que actualmente es?"

El anciano asintió. "Durante el conflicto de cuba recuerdo que hubo tres personas diferentes que se hacían llamar Mr. Gold y ninguno de ellos supo quién era cada quien"

Integra lo observó curiosa. "Si, aun así funcionó" Explicó Lord Mallory. "Uno de ellos era de los allegados más cercanos de Nikita Jrushchov"

Una expresión poco habitual apareció en el rostro de Integra, una sonrisa incrédula y anonadado. "Es una broma" Integra Wingates Hellging era una mujer que conocía de todas aquellas creaturas que habitan en la oscuridad, creaturas que para muchos solamente eran cuentos de hadas… y aun así esto le parecía difícil de creer.

"Así es, desde las sombras, los agentes más cercanos a Nikita y miembros de Amalgam tomaron todas las acciones que ayudaran a evitar una guerra nuclear… esta guerra sin duda destruiría el mundo"

Hubo un momento de silencio entre ambos. "Lord Mallory, ¿puedo ofrecerle algo de beber?"

"Se lo agradecería…" Respondió el anciano asintiendo levemente.

Walter había dejado un carrito con una tetera, tazas, cucharas y diversos tipos de té y azúcar.

"¿Qué té es el que prefiere?"

"Te negro, por favor"

La rubia preparó dos tazas de té negro, poniendo una frente a Lord Mallory y otra frente a ella en el extremo contrario del escritorio. Esta pequeña pausa, más que una cortesía por parte de Integra, era para asimilar lo que el anciano acababa de revelarle.

"Mi abuelo, quien poseía una posición privilegiada en la Inteligencia Militar reunió a otras cuatro personas, a un magnate de petróleo Americano, un científico Ruso, un oficial Alemán de la SS y un mercader Japonés"

"¿Solo ellos?"

"Sí, sumando a mi abuelo, quien poseía mucho dinero y un gran conocimiento de criptografía… esos cinco genios dieron luz a Amalgam, unidos en un sueño por el futuro de la humanidad"

"¿Qué fue lo que ocurrió?" Preguntó Integra, ella ya esperaba una respuesta por parte del anciano.

"Pasaron treinta años desde que se inició el sueño de Amalgam… y para cuando se desató el conflicto en Vietnam ya había una generación totalmente nueva y un vasto número de miembros que conformaban Amalgam…"

"Todo se fue por la borda" Intervino Integra.

"Así es… Amalgam no participó en la guerra y no causó nada, fue todo lo contrario, su falta de acción la prolongó la guerra y esto ocurrió a que algunos se estaban beneficiando" El anciano tomó un sorbo de su café, con la mirada en la distancia. "Los intereses personales surgieron, se crearon nuevas reglas de la nada y quienes se opusieran eran sacados de la jugada"

"Un caso típico de corrupción" La rubia recordó su juventud, como su tío intentó asesinarla para tomar la cabeza de Hellsing… el factor humano es uno muy poderoso.

"¿Alguna vez intentó destruir a Amalgam desde dentro?"

"Imposible" Dijo Lord Mallory con una expresión amarga en su rostro. "Yo heredé el título de Mr. Mercury, pero mi rol no es para dar discursos de ideales, solamente me encargo de la administración de las redes de comunicación, mantenerlas, excluir a aquellos que violaban las reglas… soy imparcial, no tengo derecho a velar por mis intereses, mis manos estaban atadas…"

La habitación fue engullida por el silencio, Integra evaluaba las palabras del anciano, un hombre de honor al que creía conocer desde hace varias décadas atrás.

"¿Por qué nos revela esto a nosotros?" Cuestionó la rubia.

El anciano sonrió levemente. "Porque creo que Mithrill puede salvarse de la destrucción total, que puede hacerse de nuevos aliados y estoy seguro que Amalgam difícilmente tendrá personal infiltrado con ustedes"

Eso tenía sentido para ella. "¿Qué es lo que espera que hagamos? ¿Qué espera de nosotros?" Los ojos de la mujer se clavaron en los del anciano. "No poseemos la capacidad de lucha como para enfrentar a Amalgam"

Lord Mallory asintió en silencio. "Como Hellsing solamente no… pero el piloto Ikari se ha hecho aliado de uno de nuestros soldados, el Sargento Sagara Sousuke… si fuéramos respaldados por NERV, sin duda lo más básico de Mithrill podrá sobrevivir"

"NERV… Usted desea que se usen los Eva's para esta pelea" Los ojos de Integra se estrecharon peligrosamente. "Esto es un tema demasiado delicado… primero deberá darme motivos para entender porque Mithrill está en peligro"

"Como le decía… mi rol en Amalgam es administrar las líneas de comunicación solamente, pero eso no significa que se me excluya de las reuniones para la toma de decisiones…" El anciano hizo una breve pausa mientras organizaba sus pensamientos. "Amalgam es una organización democrática, es lenta en tomar decisiones ya que todos deben de estar de acuerdo" Eso sin duda sorprendió a Integra. "Y han tomado la decisión de dar un golpe fulminante a Mithrill… la operación será dirigida por Mr. Silver, el joven Leonard Testarossa, pero el dato que no ha sido revelado es el momento en que éste se hará, lo único que sé es que será pronto"

"Leonard Testarossa…" Murmuró Integra por lo bajo, sin duda conocía ese nombre.

"Veo que ya ha escuchado de este joven" Dijo el anciano sonriendo levemente al ver la falta de sorpresa en el rostro de Integra. "Es un joven peligroso y los dirigentes de Amalgam desconfían de él, nunca saben que está pasando por su cabeza…"

Integra se reclinó hacia el frente, recargando sus codos sobre el escritorio y entrelazando sus dedos frente a sus labios, sus lentes destellando por la luz de la habitación. "Tenemos mucho que discutir… sobre todo respecto a la lista de nombres que debe proveernos"

"No esperaba menos…" Murmuró el anciano en respuesta y esbozando una media sonrisa.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Mansión Hellsing, durante el ataque de Millenium.

La rubia salió de la mansión detrás de Walter y notó que este había detenido su paso, que su cuerpo se tensaba y su mirada se quedaba clavada en un punto en la distancia, en medio de los jardines.

"Walter…" Llamó en un murmullo, estaba segura de que algo no estaba bien.

"Integra-sama… por favor diríjase hacia donde están los Wild Geese, vaya tan rápido como pueda" Dijo Walter con una voz que la mujer no escuchaba en mucho tiempo. "Ahí estará a salvo"

No quería cuestionarlo, si Walter le estaba pidiendo algo como esto era porque sin duda algo ocurría. Integra dirigiendo su mirada hacia los jardines, buscando que era lo que detenía a Walter. Finalmente logró ver una silueta, un alto hombre usando una larga gabardina, caminando lentamente en dirección de ellos.

"Rápido, no sé cuánto tiempo pueda retrasarlo antes de que llegue a usted" Agregó el anciano con un murmuro. Su voz, era de una persona que estaba despidiéndose.

La rubia permaneció inmóvil por un momento antes de girarse a un costado. "Walter… vuelve con vida, es una orden… ¡Sea como sea!" Dijo antes de iniciar su paso en dirección de las barracas de los Wild Geese.

Odiaba tener que hacer esto, dejar a uno de sus subordinados mientras ella se ponía a salvo. La rubia desenfundó su arma y la revisó rápidamente, asegurándose de que estuviera lista para ser disparada.

"Millenium…" Murmuró con un gruñido mientras continuó abriéndose paso por los jardines sin mirar atrás.

"¡Integra-sama!" Exclamó una voz conocida desde la oscuridad, se detuvo y buscó en los alrededores, era Seras Victoria quien la llamaba. "¡Aguarde ahí!"

BANG BANG BANG

Se escuchaba disparos a poca distancia de su posición así que tomó cobertura detrás de una maceta de concreto, al menos quería evitar una bala perdida.

Su aguda mirada no servía de mucho en la oscuridad y no pudo evitar dirigir su mirada hacia el lugar donde se separó de Walter.

STEP STEP STEP STEP

Pisadas que se acercaban hacia ella hicieron que pusiera atención de nuevo a sus alrededores y se preparara para lo que fuera que se avecinara.

"¡Integra-sama!" Era Seras. "¡Manténgase cubierta!"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Minutos antes.

"¡Eres un idiota! ¡Pudiste haber avisado!" Gruñó Seras por la radio, mientras se recargaba su espada contra una de las paredes de la mansión, en ésta había un gran agujero que dejaba pasar la luz de los reflectores UV encendidos por los Wild Geese.

Podía escuchar los gritos agonizantes de los vampiros que se incendiaban dentro y fuera de la mansión, convertidos en llamaradas aullantes.

La vampiresa se dirigía a la armería, se encontraba desarmada en estos momentos, y aunque bien podía entablar combate cuerpo a cuerpo, prefería evitarlo la más posible.

"Lo siento mi querida Fraulein" Respondió Bernadotte desde el otro lado de la radio. "Pero era de suma importancia hacerlo, estábamos rodeados…"

La vampiresa hizo un puchero pero decidió no continuar con la discusión. "¿Número estimado de enemigos?" Cuestionó.

"Eran algunas decenas, pero muchos ya están rostizados… nada que tú y Walter-san no puedan manejar" Respondió el hombre de sombrero. "Apagaré las luces… trataré de encontrarme contigo lo más pronto posible"

"De acuerdo…" Replicó ella antes de que la radio quedara en silencio. Unos segundos después la oscuridad envolvió nuevamente la mansión, pero eso no era ningún impedimento para ella. "Algo no está bien aquí" Murmuró.

Tenía que apresurarse y armarse, en este momento contaba con una pistola de alto calibre con balas anti-midian y una daga de plata, pero nada que le sirviera para esta situación… necesitaba el Harkonenn.

A diferencia del resto de las armas de Hellsing, el Harkonenn lo tenía siempre en su habitación en los pisos inferiores de la mansión, pero esto era algo que no esperaba… un ataque a la base, para esto no estaba psicológicamente preparada.

Pero no podía detenerse por eso… sus ojos se llenaron de determinación al tiempo que se estrechaban y la vampiresa se abrió paso a través de la mansión a una velocidad inhumana.

Rápidamente ingresó a las catacumbas de la mansión y llegó a su mansión. Sus agudos sentidos le permitían escuchar los gritos, maldiciones y disparos de la batalla que se desenvolvía fuera.

Junto a su ataúd… mentalmente dejó salir un suspiro, aun no cambiaban eso después de tantos años… se encontraba un gran estuche de color negro, lo suficientemente grande para cargar un doble bajo en éste, se acercó y quitó los múltiples seguros de la valija.

CLICK CLICK CLICK CLICK

Colocado delicadamente sobre espuma recubierta por tela carmesí descansaba la titánica arma antitanques de la rubia.

"Es hora…" Murmuró, tomándolo delicadamente con sus dos manos y pasando la correa sobre su hombro.

En la base del estuche había múltiples cargadores en pequeñas bolsas con cintas, los cuales colgó de su cintura.

No tenía que verificar su arma, eso era algo que hacía sin falta todos los días, lo cual era algo que aprendió de Pip, así que estaba segura que Harkonnen estaba preparado para derramar sangre Midian.

"Fraulein… Iniciaremos movilización motorizada en T-60 segundos, yo iré con un equipo a buscar a Integra-sama y Walter-san al mismo tiempo" Dijo Pip por la radio.

"Negativo" Replicó ella. "Yo me encargaré de buscarla, ustedes utilicen los vehículos para decimar las tropas enemigas"

Hubo un momento de silencio solamente. "Afirmativo… si hay algún problema, llámame"

Durante el paso de los años ella se ganó indiscutiblemente el respeto de la armada de los Wild Geese… es por eso que Pip no chistó ante su 'propuesta'.

La vampiresa se abrió paso nuevamente por los pasillos, dejando atrás el lugar en el que había sido acogida todo este tiempo y preparándose para la pelea.

Con su velocidad inhumana llegó rápidamente al primer piso de la mansión, sus ojos carmesí destellaban en la oscuridad mientras inspeccionaba sus alrededores al avanzar.

Saltó a través de una ventana rota y se encontró en el costado oeste de la mansión, el cual se encontraba a la izquierda de la entrada frontal.

Era una vista grotesca, cadáveres retorcidos y quemados… Otros aún se arrastraban por el patio con sus cuerpos achicharrados, eran los menos afortunados que habían sobrevivido los reflectores de rayos UV de los Wild Geese.

La mansión estaba en ruinas y comenzaba a incendiarse al igual que los bellos jardines que la rodeaban… este había sido su hogar por los último años y ahora estaba destruido. Bajó su rostro por unos instantes, su cabello escondiendo sus ojos "Imperdonable…" Murmuró, alzando su mirada.

Sus ojos destellaban con un color carmesí llenos de furia. Sus manos se empuñaron y saltó hacia el primer cuerpo achicharrado que aún se movía.

CRASH SPLAT

Sangre brotó por el piso cuando el cráneo del vampiro fue despedazado por el pie de la cazadora…el cuerpo del Nazi se estremeció por un instante antes de quedar inerte.

CLANK CLANK

Seras cargó su arma y puso el dedo en el gatillo.

BANG BANG BANG BANG BANG

El pavimento teñido de negro por el fuego se manchó por el carmesí de la sangre, los cráneos de cada uno de los pocos vampiros enemigos que quedaban con vida fueron despedazados por las titánicas balas del Harkonenn.

Para Seras esto era lo más cercano a justicia divina.

La rubia se detuvo por un instante, observando el caos y muerte a su alrededor… lo que sintió al ver los cuerpos quemados y despedazados la sorprendió; satisfacción, eso fue lo que ella sintió.

Su agudizada vista la hizo percibir movimiento a su costado en la distancia e inmediatamente se giró apuntando su Harkonenn y con el dedo en el gatillo, lista para atravesar el cráneo de cualquier Midian.

Pero se detuvo en seco al distinguir la silueta en la distancia. Era Integra, quien se abría paso a través de los jardines de la mansión.

Seras tomó su radio rápidamente y se comunicó con Pip. "Encontré a Integra-sama, prepara una ruta de escape…"

"Oi… oi…" Respondió el mercenario de no muy buena gana. "¿Dónde está Walter-san?"

Era claro lo que ocurría… si Integra se encontraba caminando por su cuenta en medio de la mansión bajo ataque era porque Walter se encontraba en combate.

"Él está protegiendo a Integra-sama…"

Hubo un breve silencio del otro lado de la línea. "Roger… estaremos en punto Bravo dentro de T-40"

"Entendido"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

"Él está protegiendo a Integra-sama…"

No le gustó la respuesta de Seras para nada. "Roger… estaremos en punto Bravo dentro de T-40"

Si el anciano dejó a Integra por su cuenta es porque estaba enfrentando a algo mucho más fuerte de lo que ellos combatían en estos momentos.

"Entendido" Respondió Seras.

"Tshh…" Sacudió su cabeza por un momento. No quería pensar que era a lo que Walter se estaba enfrentando… pero si no ponían a Integra a salvo los esfuerzos del anciano serían en vano. "No quiero que se encabrone conmigo…" Murmuró, sintiendo un escalofrío tan solo de imaginarlo.

"¡Escuchen todos!" Exclamó. "¡Nuestra querida Fraulein tiene a Integra-sama en custodia! ¡Nos dirigiremos a punto Bravo en este instante!"

"¡Hoooooo!" Exclamó toda la armada de los Wild Geese al mismo tiempo. Y en ese momento el ensordecedor rugido de motores inundó el lugar.

Un instante después se encendieron las luces de los vehículos… la armada de Hellsing contaba con siete Foxhound modificados, dos Vector Pinzgauer 716M con capota blindada para movilizar grandes equipos, dos Husky y un Bushmaster, en el cual se encontraba Bernadotte.

Cada uno de esos vehículos había sido reforzado aún más y modificado con reflectores de luces UV, llantas blindadas y algunos con bombas de agua… bendita.

Un pequeño pero eficaz equipo anti Midian.

FLAP FLAP FLAP FLAP

A las espaldas de los vehículos terrestres, en un hangar separado, se alzaba majestuosamente un helicóptero Westland Apache; era un modelo algo antiguo y éste era dedicado a combate que rara vez era utilizado por la armada.

Eran vehículos lejos de ser modernos, pero eran imponentes, robustos y sumamente efectivos.

"Cuervo-1, mantén tu distancia y has reconocimiento de la zona" Ordenó Pip.

"¡Roger! ¡Hagamos papilla de vampiro!" Respondió el piloto confiado.

Pip esbozó una media sonrisa confiada. No habían tenido ninguna casualidad en su armada y el número de armas que dejaron atrás eran mínimas, se sentía sumamente orgulloso de su equipo. "Amo mi trabajo…" Murmuró al tiempo que apretaba el acelerador.

Frente a él iban tres Huskys y tres Foxhound, a sus costados otros dos de éstos últimos y en la retaguardia el resto, teniendo a los Vectors en los costados… Era una formidable formación acorazada.

BANG BANG BANG BANG

Podía ver chispas salir de las armaduras de los vehículos conforme las balas de sus enemigos rebotaban y también los destellos de fuego de las balas disparándose en contra ofensiva.

"Fraulein, estaremos ahí en T-10" Dijo por la radio.

"¡Entendido!" Replicó Seras. "Aunque no fueron T-40" Se burló.

"¿Qué puedo decir? Esperaba más de la ofensiva enemiga"

Los segundos pasaron rápidamente y finalmente se encontraron en el punto de extracción.

"Los veo, me encuentro a sus cinco en punto" Dijo Seras.

"Entendido…" Hizo una breve pausa. "Chicos… iluminen el resto por favor"

"¡Roger!" Exclamaron todos.

FLASH FLASH FLASH FLASH

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Mientras tanto en Tokyo-3

Blitz sostenía su oz sobre sus hombros, sonriendo plácidamente al ver el rostro de remordimiento en el joven japonés frente a ella, mientras que Winkle lo observaba con curiosidad, nunca dejando de apuntar su mosquete hacia el cazador.

"Hellsing ha sido destruido, Ikari-san" Dijo alegremente el niño gato mientras sostenía la televisión portable con sus manos.

Los ojos de Shinji estaban abiertos como platos, su rostro lleno de incredulidad y pena; no quería creer las imágenes que le mostraba Schrodinger… el momento justo cuando un globo aerostático se impactaba con la mansión de Hellsing, volándola en miles de pedazos.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Integra sonrió confiada al ver como casi todo el rededor de los vehículos se iluminó por excepción del cuadrante por donde ellas se acercaban.

Las llamaradas de fuego no se hicieron esperar, los pocos vampiros enemigos que quedaban inmediatamente fueron golpeados por los reflectores UV y se incineraron inmediatamente.

"La inversión valió la pena…" Murmuró satisfecha.

"Si… pero yo nunca admitiré eso frente a Bernadotte-san o jamás escucharé el fin" Respondió la vampiresa con un tono divertido.

CLANK

La compuerta del Vector en la retaguardia izquierda se abrió y un par de soldados descendieron, esperándolas y vigilando los alrededores.

"¡Integra-sama! ¡Señorita Victoria! ¡Por aquí!" Exclamó uno de ellos sin dejar de vigilar los alrededores.

Seras se detuvo a sus espaldas, observando los alrededores en busca de enemigos…o bien, de aliados.

"Walter…" Murmuró en el momento que hizo una pausa antes de subir al Vector, paseando su mirada por los alrededores.

Se abrió paso dentro del Vector y pidió un radio rápidamente a uno de los soldados. A sus espaldas Seras y los dos soldados subían al vehículo y cerraban la puerta.

"Bernadotte… ¿Walter se ha comunicado contigo?"

"Negativo Integra-sama… no hemos tenido contacto con él" Respondió Pip.

Hubo un breve silencio.

"Enviaremos un equipo de apoyo después de ponerla a salvo"

"Iie…" Respondió ella con su mirada endurecida. "Walter puede encargarse de esto por su propia cuenta"

"¡Todo el mundo sujétese!" Intervino alguien por la radio. "¡Vehículo aéreo acercándose a gran velocidad! ¡Se dirige a la mansión!"

BOOOOOOOOOOOOOOOM

Todos los vehículos se estremecieron por la onda expansiva de una poderosa explosión.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Al mismo tiempo, en Tokyo-3.

Kaji se abría paso rápidamente por los pasillos de NERV. Iba acomodándose la camisa y restregando sus ojos… nunca le había agradado ser despertado súbitamente, de hecho era una de las cosas que más odiaba en este mundo.

Había recibido una llamada por parte de Hiko hacía unos minutos, el pelirrojo se escuchaba molesto, preocupado, con un borde de culpa en su voz.

"Abaddon es libre…" Sentenció el espadachín con tono lúgubre.

Eso fue suficiente, la llamada se cortó un instante después y Kaji perdió el sueño de la forma que menos le hubiera gustado.

Pero él tenía cosas que hacer, no podía ayudar a Shinji de ninguna forma, no podía ayudar a Alucard o a Hiko a contener al demonio… solo podía hacer su parte.

Sacó su teléfono celular y marcó el número de control de agentes de NERV, dio una clave y su localización.

Tan solo unos momento después un par de agentes se encontraron con él en pasillos de NERV y abordaron un par de vehículos oficiales.

El protocolo era sencillo, el Comandante debía ser conducido fuera de los cuarteles de NERV a un punto de encuentro en específico. El Comandante no conocería su ubicación ni a donde se dirige.

¿Sería problemático hacer esto? Claro. Estamos hablando de Gendo Ikari, un 'control freak', y este tendría que ser a la fuerza de alguna forma.

"Yo me responsabilizo de todas las acciones que debemos realizar en este momento…" Dijo Kaji, antes de dar cortas indicaciones a los agentes que lo acompañaban.

Un par de minutos después se encontraban a unas cuantas cuadras de la residencia del Comandante, ésta se encontraba muy cercana a una de las entradas principales de NERV, rodeada de edificios y en una zona comercial. De alguna forma eso decía mucho del Comandante.

La sorpresa de Kaji fue ver que el Comandante ya se encontraba saliendo del lobby del edificio siendo custodiado por Agentes de Seccion-4. "Tshh... ¿Cómo es que no preví esto?"

Fuera del lobby del edificio había una de las camionetas de NERV estacionada, aguardando a que el Comandante la abordara.

"Intercepten el vehículo" Ordenó Kaji por la radio.

Los otros dos vehículos que lo seguían aceleraron y se estacionaron en diagonal, uno frente y una detrás.

Los Agentes que acompañaban al comandante inmediatamente se pusieron en estado de alerta y apuntaron sus armas hacia los vehículos, aunque mostraba desconcierto al notar que también eran vehículos de NERV.

Kaji bajó rápidamente de su vehículo y se acercó a los agentes que resguardaban al Comandante, quienes se mostraron más relajados en su presencia aunque igual de desconcertados.

"Comandante, necesito que venga conmigo" Dijo sin rodeos al cruzar su mirada con el Ikari mayor.

Dicho eso, dos de los agentes que iban con Kaji se acercaron al Comandante y lo sujetaron del brazo.

El hombre de largo cabello se dio la vuelta y abrió la puerta de la camioneta que originalmente iba a abordar el Comandante.

"¿Qué significa esto agente Ryouji?" Preguntó Gendo al tiempo que era metido a la fuerza en el auto.

Los agentes habían llegado junto con Kaji a la residencia del Comandante dentro del GeoFront, entraron y lo sacaron a la fuerza.

Los agentes lo sujetaron, uno de cada brazo mientras un tercero cubría su cabeza con una funda de almohada. "Disculpe las inconveniencias, lo llevamos a un lugar seguro… pero mientras menos sepa al respecto mejor" Replicó el agente mientras guiaba a los agentes a través del GeoFront. "¿Puede confiar en mi palabra?" Cuestionó.

Hacerle esto al Comandante de NERV traería repercusiones negativas sin duda, así que debía hacerlo simpatizar un poco. "Proceda agente Ryouji" Replicó Gendo en silencio y sin chistar.

Gendó no replicó, sin duda estaba al tanto de lo que ocurría con su hijo.

Mientras tanto, Kaji tenía una expresión letalmente seria mientras se desplazaba por los cuarteles. "¿Qué rayos sucede Alucard?" Pensó.

Su 'parte' del plan no le agradaba del todo, sabía que no estaba protegiendo propiamente al Comandante, pero tampoco sabía con claridad el motivo para proteger 'al paquete' que éste cargaba.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Media hora más tarde.

El pelirrojo espadachín conducía el vehículo, en el asiento del copiloto se encontraba un anciano al cual Kaji nunca había visto. El agente se encontraba en el asiento trasero junto con el Comandante, quien tenía su cabeza cubierta.

"¿Es esto en verdad necesario?" Preguntó Gendo, con un tono de voz irritado.

"Claro que lo es…" Replicó Hiko. El trayecto había transcurrido en silencio. "Accedió a seguir a Ryouji en el inicio, ¿Por qué comenzar a joder ahora?"

Kaji parpadeó un par de veces, sorprendido, tratando de contener una carcajada. Nadie la hablaba así al comandante de NERV.

El Comandante no estaba esposado ni atado, solo sus ojos estaban cubiertos. El comentario del pelirrojo sin duda lo molestó.

"Yo no haría eso si fuera usted" Amenazó el espadachín al notar que Gendo se disponía a quitarse la venda de los ojos. "El que se encuentre aquí con vida con nosotros no es más que una mera cortesía… lo único que nos interesa alejar de Abaddon es a Adam" Kaji notó que el cuerpo de Gendo se tensó y dejó de hacer movimiento alguno. "…bien podría degollarlo a usted aquí mismo y llevarme a Adam conmigo…"

"No tiene idea de en qué se está metiendo" Murmuró Gendo.

"Claro que lo sé… es por eso que usted se encuentra aquí en este momento" Replicó el pelirrojo. "Porque somos lo único que puede evitar que Abaddon lo despedace"

No podía negarlo y ya había quedado evidente para todos, no podía ocultar que sentía bastante desprecio hacia el padre de su pupilo. "Tsshh…" Al igual que Kaji, no estaba muy contento de hacer esto.

Por su parte, Kaji se limitó a observar por fuera de la ventana, tratando de contener ocultar una sonrisa divertida. Gendo Ikari cada vez era menos imponente.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Horas más tarde.

La oscuridad se disipaba lentamente sobre Londres conforme el Sol se alzaba en el horizonte… Los rayos rojos y naranjas el Sol naciente iluminaban el convoy que se movilizaba a velozmente a través de las calles de Londres, abriéndose paso sin problemas gracias a las escoltas policiacas.

Un alto mando había dado la orden de que la mansión Hellsing ardiera hasta el amanecer… este no había sido ningún enemigo, sino al contrario, fue Sir Penwood, un viejo amigo de la familia Hellsing.

Era algo que había acordado previamente si alguna vez la mansión Hellsing era atacada de nuevo, todas las instituciones de seguridad se mantendrían alejadas del lugar para evitar que civiles fueran convertidos por los enemigos midian.

Todo se comenzaba a complicar.

/ Flashback /

Los autos acorazados se encontraban dentro de una de las bases militares en Londres, ahí los había recibido Sir Penwood.

La base no era la más cercana a la mansión y eso era con el fin de evitar que el enemigo predijera su ruta de escape.

Hacía unos minutos que habían llegado al lugar obteniendo miradas curiosas por los militares que rondaban el lugar; sin duda se encontraban extrañados al ver un grupo armado no nacional custodiando a una persona con un gran poder.

Integra, Seras y él acompañaron a Sir Penwood al centro de operaciones de la base.

"Muchas gracias Sir Penwood, ha sido enorme el apoyo que nos ha brindado" Agradeció Integra.

El hombre de apariencia nerviosa sonrió levemente y asintió. "No hay nada que agradecer, es lo menos que podía hacer en esta situación"

Integra se había comunicado con Sir Penwood al salir de los terrenos de la mansión, solicitando su apoyo para evitar que alguien se acercara al lugar.

"Es difícil dar este tipo de órdenes, es casi como pedir al departamento de policías y bomberos que vayan en contra de sus instintos"

"Es totalmente comprensible, la protección es su convicción…" Replicó ella.

El pequeño grupo se abrió paso por los pasillos de la base en silencio, hasta que finalmente llegaron a una sala segura.

"Sir Helling… ¿Qué es lo que está sucediendo? ¿Quién los atacó?" Preguntó el noble sin titubear.

"Millenium…" Replicó ella sin titubeos. Los ojos del hombre se abrieron como platos.

"¿M-millenium?" Repitió para sí mismo, bajando la mirada. "Era justo lo que nos faltaba"

"Lo sé, Amalgam destruyó algunas de las bases de Inglaterra a sabiendas de que aliados de Mithrill se encontraban en esos lugares"

La existencia de esas dos organizaciones dejó de ser un secreto, para Amalgam había dejado de ser importante permanecer en el anonimato y el poder que demostraban tener sacudió a las armadas del mundo.

Grandes potencias sufrieron bajas por sus ataques, China, Rusia, Estados Unidos y otros países más.

"Mr. Mercury, ¿Se encuentra a salvo?" Cuestionó ella.

"Sí… se mantiene en el anonimato" Respondió Sir Penwood. "Es difícil creer que él esté relacionado a todo esto…"

Integra simplemente no dijo nada al respecto. "Necesito ir a Tokyo-3…" Sentenció.

"¿Tokyo-3? ¿Qué vas a hacer en ese lugar? ¡Es necesario saldar cuentas aquí primero!"

La rubia comprendía que Sir Penwood estaba indignado por el ataque hacia su amiga, hacia la casa que una vez fue de su amigo Arthur Hellsing.

"Esta ha sido una declaración de guerra solamente…" Murmuró ella. "No es necesario empezar una búsqueda del enemigo, si lo hubieran deseado hubieran destruido todo Londres, pero no…"

El hombre de bigote no sabía que decir a eso, el enojo y frustración era evidente en su rostro. "Esto no se puede quedar así" Sentenció.

"Lo sé… y es por eso que cuando los encontremos de nuevo aniquilaremos a toda esa escoria Nazi"

Había un brillo en los ojos de Integra, su voz bordeando en lo feral y una mirada peligrosa. No sería solamente por hacer Justicia o hacer lo correcto, sería venganza también.

TOC TOC TOC TOC

Alguien tocó la puerta la sala en la que se encontraban. Los cuatro pares de ojos se giraron expectantes… cada uno inconscientemente preparándose para intervenir fuera cual fuera la situación.

"¡Sir Penwood!" Llamó una voz desde fuera. "Soy el Coronel Austin, hay un mensaje importante para usted y Sir Hellsing"

Integra y Penwood intercambiaron miradas por in instante. "Adelante" Dijo el último.

Un hombre adulto ya entrado en años entró a la habitación, vistiendo su uniforme impecable y saludando estoicamente. "Buenas noches, Sir Penwood, Sir Hellsing, lamento interrumpir su reunión"

"¿Qué es lo que sucede Coronel?" Preguntó la dirigente de Hellsing.

"Vaticano ha estado tratando de contactarlos desde hace horas para darles un mensaje urgente"

Todos sintieron que el corazón les dio un vuelco… últimamente las noticias solo iban de mal en peor.

"Nos solicitaron decirles lo siguiente" El militar hizo una pausa y se aclaró la garganta para poner énfasis en sus palabras. "Darkstorm"

Esa palabra fue suficiente para congelar a los cuatro receptores del mensaje.

/ Fin de Flashback /

"Bernadotte… buscarás rastros de Walter con el primer rayo del alba" Había ordenado Integra, sus ojos se encontraban ocultos por la sombra de su cabello, sus dientes apretados con fuerza y sus manos empuñadas.

Darkstorm… ese era un código que habían acordado con el personal de Vaticado la noche que se reunieron con la mesa redonda.

"Mierda… mierda… mierda…" Murmuró, su ceño fruncido y sus labios formando una línea recta… conteniendo su disgusto.

"Tenemos solo dos horas para inspeccionar el área… que todo el escuadrón realice sus tareas lo más rápido posible… Tenemos que volar a Tokyo-3 después"

"Hai" Respondió el soldado que iba a su costado, en el asiento del conductor. El soldado se había mantenido en silencio, porque comprendía lo que hacía sentir furioso a Bernadotte… él también lo sentía.

"Maldita sea… Ikari, perdón… cuanto lo siento… fallamos de una forma tan ridícula… no pudimos protegerte…" Pensó Pip con pesar mientras apretaba sus dientes con fuerza, conteniendo su ira. "Voy a encontrar a los hijos de puta que te hicieron esto…"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Una hora más tarde.

Integra caminaba por los pasillos de la base Militar, frente a ella iba un militar de alto rango de la base con Sir Penwood, quien la guiaba a través del laberinto en el que se encontraban.

El lugar estaba teñido por la iluminación roja, las luces de emergencia se habían encendido hacía un par de minutos.

"Los soldados que presenciaron esto coinciden en haber visto un destello en el cielo antes de que los equipos dejaran de funcionar…" Dijo el soldado que caminaba junto a Sir Penwood.

"Algunos de los equipos dentro de la base aun funcionan…" Intervino la rubia. "¿se encuentran aislados de alguna forma?"

"Así es Sir Hellsing… la base se encuentra aislada contra emisiones y absorción de señales electromagnéticas" Respondió el Militar. "A excepción de nuestros equipos externos"

"Un ataque de pulso magnético de gran altitud" El militar e Integra dirigieron sus miradas hacia Sir Penwood. "La detonación de un arma nuclear lejos de la atmósfera terrestre sería capaz de hacer esto"

"Esto es algo que difícilmente pasaría desapercibido por los equipos de inteligencia de nuestra nación" Dijo el militar. "Los americanos también nos hubieran informado algo al respecto"

"¿Está seguro de eso? ¿Sir Mallory?" Cuestionó Integra. "Recientemente han sucedido muchas cosas que no fueron previstas por ninguna nación…"

Sir Mallory, un hombre de corto cabello rubio y de la misma edad que Integra, y un héroe de guerra; hijo de Lord Mallory, y quien sin duda desconocía muchos detalles acerca de la vida de su propio padre.

Sir Mallory sonrió con algo de desdén, la rubia tenía razón. "¿Quién podría hacer algo como esto?"

El grupo caminó en silencio por unos instantes. "Esa respuesta la puedo obtener en Tokyo-3…"

El grupo se detuvo frente a una gran puerta metálica, Sir Mallory ingresó un código en el teclado numérico junto a ésta y las puertas se abrieron con un ruidoso 'CLANK'.

Ante ellos se encontraba un enorme Hangar que alojaba varios enormes aviones militares.

Sir Mallory se giró hacia Integra. "Me atrevo a decir que estos aviones son algunos de los pocos que aun funcionan en el mundo… Por favor deles un buen uso"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Dos días después de la liberación de Abaddon. Cuarteles de NERV.

La mujer se abría paso por las pasillos custodiada por su armada y acompañada del pelirrojo espadachín.

Frente a ellos caminaban Kaji y Ritsuko. "¿Dónde se encuentran nuestros invitados?" Preguntó Kaji por la radio.

"En el lugar acordado, sin incidentes" Respondió un agente desde el otro lado.

"¿Qué hay de los pilotos?"

"En resguardo"

Kaji se aseguraría de que ellos estuvieran presentes antes de que los pilotos se presentaran a la sala de junta… no quería dejarlos a solas con un pequeño grupo de extremistas católicos.

"Deben estar bastante nerviosos" Dijo Hiko esbozando una media sonrisa.

"No podemos culparlos" Replicó Kaji encogiendo los hombros. "Tenemos un ángel bastante poderoso rondando por ahí…"

Integra se había mantenido en silencio. "Quieren nuestra cooperación para contenerlo… aunque lo que me intriga serán los términos que se usarán para llegar a eso"

Las palabras de Integra tenían sentido… sin duda ambas partes tendrían que dar su brazo a torcer en algo.

La interesante coalición se abrió paso a través de los pasillo de NERV y unos minutos después se encontraron en una de la salas de reuniones de las instalaciones.

Las puertas metálicas se abrieron, ahí se encontraba Enrico Maxwell acompañado por los cazadores de Iscariote. Lo que sorprendió a Kaji era que el Subcomandante ya se encontraba ahí.

"Buen día… es un placer que nos hayan concedido esta reunión" Dijo Maxwell mientras hacía una leve reverencia, intercambiando miradas con cada uno de las personas que acompañaban a Kaji.

El Subcomandante solo asintió en silencio en dirección de Kaji en forma de saludo, la cual el agente respondió de la misma forma.

Pero notó que faltaban una persona clave, Misato. El agente sacó su radió. "Por favor contacten con la Mayor Katsuragi, infórmenle que es requerida en la sala de juntas 3B… también traigan a los pilotos por favor"

"Esto será interesante…" Pensó el agente.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

La reunión no se extendió demasiado, pero temas delicados fueron tratados en ésta.

El grupo de Vaticano era escoltado por los agentes de NERV, los miembros de Hellsing e incluso Sorata; pero en la sala de juntas solo permaneció el personal de NERV.

/ Flashback /

"¿Qué tanto es lo que no me han dicho?" Preguntó Misato, dirigiéndose a Maxwell.

La reunión había continuado y la mujer de cabello violeta había pedido a los pilotos que se retiraran.

"¿A qué se refiere exactamente Señorita Katsuragi?" Replicó el dirigente de Iscariote.

"Todos ustedes parecen saber qué es lo que se avecina, el número de mensajeros restantes, todo… Quiero saber qué es lo que ustedes saben" Sentenció Misato. "Eso es si de verdad quieren nuestro apoyo… no será hasta que me den una explicación satisfactoria de lo que sucede cuando considere pedir a los pilotos que los respalden"

El dirigente religioso sonrió levemente, no esperaba menos sin duda.

"¿Ha escuchado de SEELE?" Preguntó a secas. Más de uno de los presentes se mostraron nerviosos. "El consejo de ancianos que dirige esta organización desde las sombras" Agregó el hombre de cabellos plateados dirigiendo su mirada hacia el Subcomandante.

Misato solo mantuvo su mirada seria y asintió, instándolo a continuar.

"Pido una disculpa por hacer referencia a algo que sé que podrá ser doloroso para usted, pero… imagino que recuerda la misión Katsuragi ¿No es así?"

Hacía mucho tiempo que Kaji no se sentía furioso, pero se limitó a lanzar una mirada fulminante hacia el sujeto, sabía lo que hablar de eso le podía hacer a Misato.

Misato frunció el ceño. "¿Qué tiene que ver eso con lo que sucede en estos momentos?"

Maxwell esbozó una sonrisa macabra que decía 'yo sé todo lo que sucede', luego enlazo sus manos frente a él poniendo sus codos sobre su escritorio y recargando su barbilla sobre éstas, sus ojos lucían afilados.

"Todo" Replicó el hombre de cabello plateado. "Ahí inició la guerra contra los mensajeros, ahí fueron invocados"

"Usted no sabe lo que dice, en ese enton-"

"Guarde silencio" Interrumpió Alucard al Subcomandante. "Lo que dice Maxwell es cierto, y usted lo sabe"

Misato miró al anciano por unos instantes, analizando su nervioso lenguaje corporal.

Maxwell sonrió plácidamente. "Como decía… el consejo de ancianos encontró en la Antártida al primer mensajero, el padre de los mensajeros con los que ustedes han estado combatiendo… Adam, y lo hicieron enfurecer"

"Segundo Impacto"

"Así es…" Continuó y confirmando las palabras de Misato. "…intentaron atraparlo, controlarlo, someterlo y eso desató su furia… las consecuencias fueron fatales y los mensajeros que habían estado hibernando durante millones de años fueron despertados, lentamente preparándose para su liberación"

"¿Qué es lo que sucedió con Adam?" Preguntó la Mayor, estrechando sus ojos hacia Maxwell.

El hombre de Vaticano se limitó a encoger los hombros inocentemente. "Lo desconozco, probablemente SEELE lo tenga bajo su poder, oculto"

En ese momento hubo un rápido intercambio de miradas entre Alucard y Kaji.

"Como sea… estos ancianos buscan destruir a los mensajeros y causar tercer Impacto"

Misato lo miró con disgusto e incredulidad. "Si ellos crearon NERV, si ellos crearon los EVA's… lo que usted dice no tiene sentido"

"Claro que sí querida mía…" Replicó Maxwell. "Las unidades Eva son solo un medio para controlar Tercer Impacto… como se dará cuenta, los enemigos de NERV no son solamente los mensajeros divinos, sino también su creador"

/ Fin de Flashback /

La reunión terminó brevemente después de eso, Enrico Maxwell había dejado caer una bomba poderosa en la habitación y el subcomandante se encontraba en el centro de la explosión.

"Lo que dijo Enrico Maxwell… usted estaba al tanto de todo" Sentenció Misato, No era una pregunta. Su cabello creaba una sombra sobre sus ojos; un había un tono fúnebre en su voz.

El subcomandante se mantuvo en silencio, desviando su mirada hacia un costado. Todo era cierto, lo que dijo el hombre de Vaticano, él lo sabía todo.

"Agente Ryouji le ordeno que ponga en custodia al Subcomandante Fuyutsuki por crímenes contra la humanidad y conspiración" Ordenó Misato, manteniendo un tono de voz serio y frio. "Subcomandante Fuyutsuki…" Murmuró, cruzando sus ojos con los del anciano. "Llegaremos al fondo de esto… descubriremos la verdad" Sentenció.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

El Subcomandante había sido puesto en custodia hacía una hora, se encontraba en la misma celda en la que Shinji fue ingresado en una de las ocasiones que desertó. La misma ocasión en que Misato le dijo que se fuera, que no lo necesitaban.

Ahora solo se encontraba Misato a solas con Kaji en una de las tantas salas de NERV.

"El Comandante sigue sin aparecer…" Dijo Misato, quien se encontraba con su espalda recargada contra la pared metálica del fondo de la habitación.

El agente se encontraba a un par de metros de ella, imitando la postura de la mujer pero en la pared adyacente.

"Él se encuentra bajo custodia, lejos del alcance de Abaddon" Kaji había leído con facilidad el trasfondo de las palabras de Misato. "De todas las personas de NERV, eres el único que probablemente sepa donde se encuentra el Comandante"

Misato frunció el ceño y su mirada se endureció. "¿Abaddon? ¿Por qué Abaddon estaría interesado en el Comandante?"

"No me preguntes a mi…" respondió Kaji. Estaba mintiendo, no le gustaba mentirle a Misato, pero era necesario. "Estoy siguiendo órdenes de Alucard"

Para Misato eso fue como si le lanzaran agua fría encima. "¿Alucard? ¿Desde cuando trabajas con él? ¿Qué tiene que ver Hellsing en todo esto?"

"Misato…" Dijo el agente con suavidad, tratando de apaciguar la ira de la mujer. "…hay muchas cosas que yo no entiendo yo mismo, solo te puedo pedir que confíes en mí. ¿Puedes hacer eso?"

La mujer lo observó en silencio, escudriñándolo, y su rostro cambió en un instante. Sus ojos se dirigieron al piso y su mandíbula se tensó, sus ojos sea filaron y frunció el ceño. "Tu sabías esto… ¿no es así? Lo has sabido todo este tiempo…"

"Misato… todo este tiempo yo he est-"

"¡Guarda silencio!" Gruñó la mujer con furia en su mirada. "¿¡Cómo puedes estar ocultando este tipo de cosas!? ¡Esto cambia todo Kaji!"

Kaji parpadeó, sorprendido… ella estaba furiosa, pero había algo más ahí.

"Kaji… ¿no te das cuenta? No los estamos enviando a pelear para salvar la humanidad sino para que otros hijos de puta la destruyan después" Misato estaba furiosa, pero tambien estaba abrumada. "¡Estos niños han perdido demasiado por culpa de esos bastardos!"

"Lo sé…" Dijo el agente con firmeza. "Me hubiera gustado poner una bala en la cabeza del Comandante… pero lo necesitamos con vida en este momento" La mirada de Misato no se suavizó. "Necesitamos que sea él quien maneje a SEELE, que el consejo de ancianos no se percate de lo que nosotros sabemos…"

Kaji tenía razón. Sun Tzu lo describió en el arte de la guerra, 'Finge estar en inferioridad de condiciones y alienta su arrogancia'.

Mientras el comité no sospechara de ellos, podrían actuar con mayor libertad.

Misato giró su mirada hacia un costado por un momento antes de cruzarla con la de él. "¿Por qué una entidad como Abaddon buscaría al Comandante?"

El solo sacudió su cabeza negativamente y encogio los hombros levemente. "No lo sé Misato, hay cosas que yo no entiendo…" Ella vio la sinceridad en sus ojos… él estaba mintiendo.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Esa tarde. Residencia Himura.

El pelirrojo e Integra se encontraban acompañados por Alucard, quien acababa de materializarse en la oficina del espadachín, dándole un susto.

El vampiro solamente esbozó una sonrisa colmilluda antes de inclinarse ante su maestro por un momento.

"Él tiene algo que Abaddon necesita, y no podemos dejar que éste lo obtenga" Explicó Alucard, refiriéndose a Gendo y respondiendo la pregunta de Integra; la mujer desconocía porque Abaddon podría tener interés en un simple humano.

"Lo importante es saber qué haremos después, una vez que no haya motivo para esconderse…" Dijo Hiko. "Si es que los pilotos logran derrotar a Abaddon, hay muchos cabos sueltos"

El vampiro esbozó una sonrisa colmilluda. "No se preocupen... yo destruiré los planes de Gendo Ikari" Alucard tenía una sonrisa en su rostro que decía saber más de lo que estaba diciendo. "La unidad 01 es una gran aliada"

"Aun no comprendo a que te refieres al decir eso…" Dijo Hiko, sosteniendo su mirada con la de Alucard.

La sonrisa del vampiro se amplió aún más. "Lo siento, lo sabrás a su debido momento" El pelirrojo mostró su molestia al tener un tic en su ceja derecha. "Entre menos sepa cada quien, es menos posible que nuestros planes se arruinen…"

"Las cosas no funcionan de esa forma" Replicó el pelirrojo cruzando sus brazos sobre su pecho.

"Son demasiados enemigos, creo en verdad que es mejor de esta forma"

El tono serio de Alucard remarcaba en el hecho de que no estaba bromeando.

Integra intervino. "¿Qué sucederá con NERV ahora que el Sub Comandante se encuentra bajo custodia?"

"No hay mucho que se pueda hacer… en su momento dejaremos que el comandante Ikari maneje esa situación como mejor le parezca, él debe seguir siendo quien dé la cara por NERV ante el consejo de ancianos para que nosotros podamos continuar operando sin problemas" Respondió Sorata.

Hubo un breve silencio en la habitación, cada quien sumido en sus pensamientos.

"Me preocupa que no logremos recuperar a Ikari" Murmuró Hiko. "Que Abaddon lo destruya"

"Vaticano debe tener alguna buena idea planeada… odio admitirlo, pero si alguien puede hacer una jugada contra este ángel caído, son ellos" Dijo la rubia.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Oscuridad.

Shinji jadeó y miró a sus alrededores expectante, aterrado… Hacía unos instantes solamente Abaddon había estado torturándolo y de pronto se esfumó.

Aun podía recordar su piel arrancada a tirones, su carne viva ser quemada y sus extremidades ser arrancadas… una y otra vez.

No podía ver su cuerpo, aun así se dejó caer al piso y abrazo sus piernas contra su pecho… mirando a sus alrededores, buscando la fuente de su tortura.

"Hay un motivo para todo lo que hago…" Dijo la voz de Abaddon, la cual retumbó en sus oídos y lo hizo sentir un terror indescriptible… insoportable, su cuerpo se estremeció y cerró sus ojos, rogando porque la tortura se detuviera. "…no lo hago por gusto"

Pero para Shinji esas palabras no le importaban, solo quería que se detuviera… no le importaban sus motivos.

"Joven Ikari… ¿Sabes porque ocurrió Segundo Impacto?" Preguntó el ángel caído.

Shinji no abrió sus ojos, seguía estremeciéndose aterrado sin dejar de abrazar sus piernas… y negó con la cabeza muy levemente, sin atreverse a hacer un movimiento rudo.

"Es una pena que estés en medio de todo esto sin saber el motivo…" Replicó Abaddon. "Te hablaré un poco al respecto…"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Dos días después. Cuarteles de NERV.

Abaddon había iniciado su ataque inmediatamente después de la aparición del último ángel.

Iscariote, Hellsing y NERV entablaron combate inmediatamente… y desafortunadamente habían perdido la Unidad 00 con su piloto.

Incognito se hizo presente, acompañado por los híbridos a su servicio, pero fueron neutralizados gracias al as bajo la manga con el que contaba Vaticano. Y ahora, justo en este momento… la pelea contra Abaddon estaba por concluir.

El pelirrojo se detuvo de golpe con una expresión preocupada en su rostro, su ceño fruncido y su quijada apretada, mostrando sus dientes; a sus espaldas se levantaba una cortina de polvo y escombro, una de las esferas de energía lanzadas por Abaddon se había impactado a unas cuantas decenas de metros a sus espaldas.

Su mirada se encontraba fija en la figura en la distancia se carcajeaba perversamente mientras su cuerpo era envuelto por mantos carmesí.

"Ikari…" Murmuró preocupado, aun sin moverse.

Un manto se formó alrededor del cuerpo de Shinji, creando una X, y un instante después ésta comenzó a descender lentamente, casi con cuidado.

Hiko contuvo la respiración. Había llegado en un momento en el que ya no era útil de ninguna forma y se sentía avergonzado, cierto, él había estado resolviendo otros asuntos de suma importancia, pero el no haber estado presente en el combate lo hizo sentirse un poco inútil.

CRASH

La cruz que envolvía el cuerpo de Shinji se desquebrajó, partiéndose en miles de fragmentos que se disiparon en el aire y el cuerpo del chico apareció ante todos.

Dejó salir el aire que había estado conteniendo hasta el momento. "Estúpido pupilo" Murmuró esbozando una media sonrisa.

Pero su sonrisa no duró mucho tiempo, al ver a Alucard ser atacado por la monja y la sacerdotisa.

SLASH SLASH SLASH SLASH

BANG BANG BANG BANG

"¿¡Qué demonios!?" Exclamó confundido, solo para ver como el cuerpo de Alucard era despedazado unos momentos después al explotar las bayonetas que había atravesado su cuerpo.

El poderoso vampiro había sido reducido a un montículo de carne, huesos y sangre. El sacerdote inmediatamente después sujeto el cuerpo inconsciente de Shinji ante Alucard, enterrando el filo de una de sus bayonetas en el cuello del chico… burlándose del vampiro.

Los ojos violetas de Hiko se estrecharon peligrosamente, un semblante macabro postrándose en ellos… su rostro se tornó serio y frio. El pelirrojo se lanzó al ataque.

Recorrio la distancia que los separaba en tan solo un segundo, dejando un cráter en el punto desde el que había estado observando lo que ocurría hace solo unos momentos.

Todo parecía ocurrir en cámara lenta a la velocidad que se desplazaba y al encontrarse a tan solo unos cuantos metros del rubio sacerdote que tenía a Shinji de rehén desenvainó su espada.

SLASH SLASH SLASH SLASH

Solo fue necesario dar unos pocos golpes certeros con la punta de su katana sobre la hoja de la bayoneta.

Tomó a Shinji rápidamente, lo cargó sobre su hombro izquierdo y entregó un letal, veloz y casi invisible ataque.

"Kuzuryusen" Murmuró casi de forma imperceptible, antes de girar su mirada sobre su hombro.

"¡Uuuugh!" Exclamó Anderson, sus ojos abiertos como platos y totalmente desorientado mientras la sangre comenzaba a brotar por los profundes cortes en todo su cuerpo.

"No puedo permitir eso…" Murmuró él.

El espadachín miró al sacerdote sobre su hombro, éste último se desplomó sobre una de sus rodillas, respirando agitadamente mientras la sangre comenzaba a fluir por todos los cortes en su cuerpo.

"¿Quién eres tú?" Gruñó Anderson con una mirada viciosa.

GRAAAAAGHHH

El rubio sacerdote dejó salir un rugido mientras se erguía nuevamente, el sangrado se detenía y sus heridas sanando a una velocidad ridículamente inhumana. "¿¡Crees que eso es suficiente para derrotarme!?"

Hiko lo observó sin inmutarse. "Sería una vergüenza que fueras derrotado con tan poca cosa…" Replicó el espadachín.

SLASH SLASH SLASH SLASH SLASH

Decenas de bayonetas se deslizaron por el aire dejando un as plateado en su paso, todas con dirección del pelirrojo.

Hiko sonrió confiado y sus ojos destellaron con intensidad… Sí, él iba a disfrutar este combate y pelear sin necesidad de contenerse.

Las bayonetas parecían moverse en cámara lenta al tiempo que se abría paso entre éstas y acortando la distancia entre él y el sacerdote. "Puede regenerarse… esto lo hará divertido" Pensó, sonriendo con malicia y sus ojos estrechándose peligrosamente. Su velocidad apenas era menguada por el peso del chico que cargaba sobre sus hombros.

El sacerdote tenía la guardia baja, se encontraba demasiado ensimismado observando cómo las bayonetas se dirigían 'hacia el enemigo' como para notar que Hiko ya no se encontraba en ese lugar.

SWIIFFF CRACK

La empuñadura de la espada se clavó en el torso del sacerdote haciendo que este dejara salir un quejido ahogado antes de salir disparado por los aires.

"Futae No Kiwami…" Murmuró.

CRASHHH

A las espaldas de Hiko, las bayonetas lanzadas por Anderson se clavaban en el piso. Algunas de éstas explotaron al llevar explosivos integrados, levantando una cortina de humo, polvo, tierra y fragmentos de metal.

El espadachín sonrió satisfecho al ver al sacerdote inerte en el piso, sus órganos internos debían de estar despedazados en este momento debido al golpe explosivo que le propinó a través de la empuñadura de la espada.

SWIFFF SLASH

Hiko ahora blandió su espada verticalmente… lanzando una poderosa ráfaga de aire en dirección de Anderson. Se iba a asegurar de que el fanático católico no lo molestara por un rato.

CRASH

A la distancia, una segunda columna de tierra y polvo se elevó cuando el ataque de Hiko golpeó el lugar donde se encontraba Anderson.

CLANK

Inmediatamente después blandió su espada a un costado, la hoja de ésta chocó con la hoja de otra espada japonesa.

Una mujer con ropas de monja, pero con una expresión asesina lo había atacado de pronto. "Vaya…" Murmuró divertido dejando salir también un resoplido.

CLANK CLANK CLANK

Una extraña aura de color morado y negro envolvía a la mujer mientras lo atacaba velozmente de forma consecutiva desde diversos ángulos. Era veloz, pero mucho menos que Ikari.

Notó también que en el lugar que debía de estar el despedazado cuerpo del rubio sacerdote no había nada, y Anderson se encontraba a un costado, a los pies de una mujer con ropas eclesiásticas y apuntando en su dirección con dos armas… no dispararía, querían a Ikari con vida al parecer.

Hiko observaba con curiosidad a la mujer mientras ésta lo atacaba frenéticamente, casi en modo Berserker. Era fuerte y veloz, pero carecía de técnica y táctica.

"Acabemos con esto…" Pensó antes de blandir su espada.

SLASH SPLAT

"¡Uggghhh!" Exclamó Yumei, su brazo colgó a su costado pero jamás soltó su espada, la sangre brotaba a borbotones del profundo corte que atravesaba su torso comenzando desde su hombro izquierdo.

Sintió una presencia familiar en su cercanía. "Te estaban dando una paliza" Murmuró hacia el vampiro que se materializaba a su costado.

Esto era algo que jamás hubiera imaginado, se encontraba combatiendo con un grupo de asesinos de Vaticano, rescatando a un adolescente que llevaba dentro de sí al demonio más poderoso de todos… mientras combatía hombro con hombro con un vampiro.

Pudo ver los afilados colmillos de su aliado cuando este esbozó una sonrisa amenazante. "Solo hacía el combate más interesante… pero ya es tiempo de que nos deshagamos de ellos" Dijo éste. "Encárgate de ellas..."

Jackal y Casull, ese era el nombre de las titánicas armas según le había dicho Shinji, y en este instante ambas estaban apuntadas hacia el sacerdote.

"Hai… preferiría no hacer esto, pero creo que no hay opción…" Las dos mujeres lo miraban con desprecio, Yumei había guardado su distancia y su herida al parecer comenzaba a regenerarse; en algún otro momento esto lo hubiera sorprendido, pero con todo lo que sucedía realmente ahora era casi irrelevante.

Empuñó su espada y se puso en postura de ataque, sus ojos violetas se tornaron fríos, amenazantes, un aire asesino en éstos… no dejaría a ninguna con vida.

La tierra a los pies de Hiko cedió un poco cuando se lanzó al ataque, su mirada estaba fija en las dos mujeres y pudo ver la resignación en éstas… sabían lo que sucedería.

CRASH CRASH CRASH

Él era veloz sin duda, pero Alucard solo ocupaba de jalar los gatillos y tuvo que detenerse de golpe cuando un escudo de energía de color naranja se materializó frente a él.

"¿Un ángel?" Pensó preocupado. Eso sí sería un problema para ellos.

"¡Sacerdote Anderson! ¡Sáquenos de aquí!"

El chico de cabellos plateados apareció frente a ellos, su expresión era consternada pero sin duda mostraba signos de agotamiento… generar ese escudo lo había desgastado.

"Bien…" Solo tenía que ser más rápido.

Pero justo cuando se disponía a atacar aparecieron de la nada centenares de hojas que cubrían al grupo religioso.

"Están escapando con su rabo entre las patas…" Gruñó Alucard a sus espaldas.

Y así fue, tan solo en un instante todos habían desparecido… el combate tendría que continuar en otro momento.

Hasta este momento había estado cargando a Shinji sobre su hombro y era momento de prestarle atención.

Lo bajó de su hombro, lo recostó en el piso y puso su dedo índice y medio bajo la barbilla de Shinji, tomando sus signos vitales.

"Su corazón está latiendo… pero es todo lo que puedo decir" Dijo alzando su mirada hacia Alucard.

"Lo llevaré conmigo…" Dijo Alucard mientras se reclinaba y ponía su mano sobre el pecho de Shinji.

Ambos se desvanecieron frente a Hiko.

Hubo un intenso momento de silencio después de que Alucard desapareció con Shinji. El Geo-Front estaba destruido, casi todos los árboles habían caído, las unidades Eva yacían en el piso en diversos puntos del lugar y una columna de polvo aún permanecía en el aire. No obstante, el silencio ensordecedor lo llenaba de paz… habían ganado ésta batalla.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Un día después.

Las reparaciones ya habían iniciado en el Geo-Front, lo cual era un proceso sumamente lento debido a los daños a todo lo electrónico a causa de Abaddon.

Era como si el mundo hubiera vuelto al principio de 1900, eran raros los lugares que contaban con algo de iluminación nocturna gracias a fuentes de poder de gasolina o algún otro medio. El caos había menguado en las calles pero no dejaban de faltar alborotadores.

Misato no sabía cuáles eran los estragos en otras partes del mundo. NERV era el único lugar que contaba con energía estable y con el comandante Ikari desaparecido y el Subcomandante en una celda, su primera decisión fue brindar apoyo a los sistemas de salud con los recursos de NERV.

Al costado de la mujer caminaban los dos pilotos Eva en silencio, cada uno sumido en sus propios pensamientos. Los tres se dirigían al ala médica de NERV, Shinji se encontraba ahí.

Lo pasillos de NERV se habían convertido en un hospital improvisado, con personas lastimadas en sillas, catres y médicos corriendo de un lado a otro.

Obviamente habían endurecido los protocolos de seguridad para evitar que cualquier persona se filtrara a zonas privadas de la base.

Unos minutos después se encontraban frente a la habitación de Shinji y tuvieron la suerte de coincidir con Ritsuko, quien también iba llegando para revisar los signos vitales del chico.

"Buenos días…" Saludó la falsa rubia mientras habría la puerta de la habitación para darles paso.

"Buenos días" Toji fue el único en responder verbalmente, las otras dos mujeres se limitaron a asentir levemente con la cabeza.

Frente a ellos se encontraba Shinji, inconsciente pero sin nada aparatoso. Solo tenía los sensores que medían sus signos vitales y una intravenosa.

"¿No hay signos de que despierte?" Preguntó Misato con su mirada clavada en el chico inherte.

Ritsuko se acercó a una de las máquinas y comenzó a tomar notas en su agenda. "No, sus signos vitales son normales, pero sus ondas cerebrales son inestables…"

"Eso significa que aún sigue ahí…" Dijo Asuka. "¿Verdad?"

"Si…" Dijo la falsa rubia mirando al chico. "Aunque no sabemos a qué grado le afectó que Abaddon poseyera su cuerpo… la contaminación mental debió ser tremenda"

"Abaddon…" Murmuró Toji esta vez. "Sigue dentro de él, ¿no es así?"

"Si… pero las ondas cerebrales de Abaddon son casi nulas" Explicó Ritsuko. "Es increíble todo lo que no entendemos de ellos... es como si solo fuera ruido de fondo, sin forma ni identidad"

"Ritsuko, ¿y el motor S2? ¿Le está afectando de alguna forma?" Preguntó Misato. Con su pregunta hizo que se ganara miradas estupefactas por parte de los pilotos y una mirada incrédula por parte de Ritsuko. "Toji y Asuka salen a combatir por nosotros, gracias a ellos estamos con vida desde hace mucho tiempo… así que no habrá más secretos para ellos, ellos estarán al tanto de todo lo que sucede"

La respuesta de Misato tomó un par de segundos en ser digerida por la doctora, pero ésta asintió comprensiva. "Entiendo…" Nuevamente dirigió su mirada hacia Shinji y lo observó en silencio por unos momentos. "El motor S2 está activo, podemos recibir sus lecturas de energía pero Magi lo clasifica como un patrón humano… lo que no sabemos es de qué forma pueda estarle afectando a Ikari-kun" Volteó hacia los pilotos y Misato. "Esto es algo que nunca hubiéramos imaginado posible"

"El motor S2… ¿lo extirparán?" Preguntó Asuka.

Ritsuko esbozó una sonrisa irónica. "Eso sería extirpar el cuerpo completo de Ikari-kun… el motor S2 está en todo su cuerpo y en ningún lado a la vez, ha sido completamente asimilado"

Todos parpadearon sorprendido ante la explicación de la mujer. "Lo único que podemos hacer por el momento es mantenerlo vigilado y esperar que no lo afecte de ninguna forma"

"El angel que estaba con los lunáticos de Vaticano…" Dijo Asuka. "El debería saber algo, el… tiene cuerpo humano"

"Sería lo ideal" Replicó la doctora. "Pero ha sido imposible contactarlos"

"Pediré a Sir Integra que continúe con la búsqueda" Agregó Misato.

RIIIIIIIIIIIIIIIING RIIIIIIIIIIIIIIIING

Era el teléfono de Misato el que sonaba.

"¿Si? ¿Kaji?" Preguntó la mujer de cabello oscuro sin quitarle los ojos de encima al chico en la camilla. Sus ojos se abrieron como platos. "¿Dónde están?"

Todos miraron con curiosidad a la chica.

"Vamos para allá…" Dijo antes de terminar la llamada. Misato cruzó su mirada con los ojos curiosos con cada uno de los presentes. "Es Kaji… ha traído al Comandante"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Horas después.

El Comandante se encontraba frente a su escritorio, pero en el extremo contrario en esta ocasión.

Frente a él se encontraba Misato acompañada por Kaji, Hiko y los pilotos, a sus espaldas se encontraba Fuyutsuki y en el costado del escritorio Ritsuko.

"Creo que debemos tener una larga charla" Dijo Misato, sosteniendo su mirada con la del hombre… por algún motivo ya no lucía tan intimidante como en el pasado.

No obstante Gendo mantuvo su semblante impasible. "¿Qué es lo que desea saber Mayor Katsuragi?"

"Todo, los causantes de Segundo Impacto, quienes son SEELE y que rol juega usted con ellos…" Replicó la mujer.

Gendo se mantuvo en silencio, meditando su respuesta. Misato aprovechó el silencio del hombre para continuar.

"Sabemos que Segundo Impacto pudo ser evitado y se pudieron salvar millones de vidas inocentes… sabemos que el consejo de ancianos desea detener a los ángeles pero no para prevenir Tercer Impacto"

Ahora fue Hiko quien interrumpió. "Está de más decir que tu posición como Comandante de NERV no es más que una tapadera de ahora en adelante…" El pelirrojo tenía una sonrisa retadora en su rostro. "Serás vigilado todo el tiempo, inclusive en tus reuniones con el consejo de ancianos…"

"¿Piensan desafiarlos?" Cuestionó Gendo, mostrando algo de sorpresa.

"Iie…" Respondió Misato. "Seguiremos su juego solo por el tiempo suficiente, hasta que sepamos qué es lo que desean y quienes son… los haremos caer"

"El consejo de ancianos es un grupo muy poderosos, son personas respaldadas por un gran poder económico y político"

"Lo cual significa nada para un Eva" Replicó Asuka, sorprendiendo al resto. "Su poder económico y político no será nada cuando los aplaste con la mano de mi unidad…"

Era una declaración de guerra.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Sus ojos se abrieron lenta y casi dolorosamente, un pesado letargo aun yacía sobre él; sus ojos se cerraron instintivamente cuando a luz los golpeó así que intentó llevar su mano a su rostro para restregarlos… no le fue posible, su mano derecha estaba sujeta a su costado, aun así no le dio importancia y replicó su acción con su mano izquierda, obteniendo los mismos resultados.

"¿Qué ocurre?" Murmuró, una voz ronca saliendo de sus labios, esa voz que tienen las personas después de largas horas de sueño profundo.

Intentó abrir sus ojos nuevamente pero fue encandilado por la luz artificial de la lámpara sobre él. "¿Cuánto tiempo…?" Se preguntó, intentando nuevamente restregar sus ojos con sus manos solo para obtener el mismo resultado de hace unos momentos.

"Dos meses…" Respondió una voz que por algún motivo le parecía familiar pero a la cual no lograba ponerle un rostro. "…has estado en este lugar por dos meses"

"Dos meses" Repitió para sí mismo. Se sentía confundido, dos meses era mucho tiempo pero no sabía exactamente a que hacían referencia esos dos meses. Todo era confuso, ¿Qué sucedió hace dos meses?

La voz se encontraba en el pie de su cama así que intentó levantarse para encarar a quien le había dado respuesta a su pregunta, pero algo a la altura de su pecho lo detuvo.

"¿Qué es esto?" Dijo al tiempo que entreabría sus ojos y los dirigía hacia su pecho, había una gruesa cinta que pasaba sobre éste y lo mantenía inmóvil. Al ver eso se alarmó, lo siguiente que hizo fue intentar mover sus piernas, sus pies y sus brazos de nuevo, obteniendo el mismo resultado… Sus ojos se abrieron de golpe con frenesí, la luz ya no era un problema, y fue ahí cuando notó todas las ataduras alrededor de su cuerpo.

"¿¡Por qué estoy aquí!? ¿¡Qué sucedió hace dos meses!?" Preguntó dirigiendo su mirada a la figura al pie de la cama.

Finalmente pudo poner un nombre y rostro a la voz familiar; Andrei Kallinin se encontraba sentado ante él, al pie de su cama. Uno de los superiores de su más reciente colega Sagara Sousuke.

"Kallinin-san…" Murmuró confundido y casi con tranquilidad, pero el frenesí volvió igual de súbitamente. "¿¡Donde estoy!? ¿¡Porque estoy en este lugar!? ¿¡Porque estoy asi!?"

El anciano lo observó con esa fría tranquilidad característica de él, pero se mantuvo en silencio hasta que poco a poco él mismo comenzó a tranquilizarse… Ahora tenía su respiración agitada, su corazón retumbaba contra su pecho y el sudor escurría por su rostro, cayendo en sus ojos y haciendo más difícil mantenerlos abiertos.

"Te encuentras en lo más profundo de un cuartel de alta seguridad de NERV en Tokyo-2, han pasado dos meses desde que el décimo séptimo ángel fue aniquilado… y dos meses desde que Abaddon fue sellado de nuevo"

"Dos meses desde que Abaddon fue sellado de nuevo…"

"Eres muy valioso como para ser asesinado, muy codiciado para ponerte en peligro y muy peligroso para ser libre…" Dijo el anciano. "Esa fue la decisión de SEELE acerca de cómo tratar contigo, pero las cosas han cambiado… y es tiempo de que conozcas más de lo que sucede a tu alrededor, joven Ikari"

Sus ojos se abrieron como platos y un frio aterrador recorrió su cuerpo. "Abaddon" Murmuró estupefacto, las últimas palabras del anciano ya no se registraron en su mente, ésta se encontraba en otro lado ahora.

Su mente fue saturada por recuerdos, imágenes de cosas que sus ojos captaron pero que él nunca vio.

Vio como un satélite gigantesco era destruido por el poder de Abaddon.

Recordó como las luces de la Tierra se apagaban rápidamente después de un ataque.

Los chillidos del ángel en forma de aro al ser aniquilado por Abaddon y ser reducido a una mancha de sangre dentro del Geo-Frente.

Sintió un nudo en su garganta con la siguiente imagen que vino a su mente.

/ Flash /

La imagen de una enorme esfera oscura lanzada contra la Unidad 00… vaporizandola instantáneamente con su piloto.

"Ayanami…" Dijo con un sollozo ahogado, sus ojos comenzando a llenarse de lágrimas. "Ayanami…" Sollozó de nuevo mientras las lágrimas comenzaban a rodar por los costados de su rostro. "Lo siento tanto…Y-yo…"

No pudo terminar su frase, se ahogó con sus palabras y solo un grito desgarrador fue lo que salió de su boca.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

"Joven Ikari… necesito su atención en este momento" Dijo el anciano, observando al chico que se retorcía agónico en la camilla.

Los recuerdos habían regresado de golpe y el chico repetía "yo la maté" una y otra vez.

"Abaddon… maldita sea, maldita sea…" Gruñó Shinji, desviando su mirada furiosa a un costado mientras las lágrimas corrían por los costados de su rostro.

"¡Joven Ikari!" Llamó Kalinin con voz seria y fría, esta vez ganándose la atención del chico.

Shinji centró su vacía mirada en el hombre de larga cabellera blanca… no sabía que pasaba, o porque estaba aquí… y sobre todo porque se encontraba sometido. No… eso último no era del todo cierto.

"¿Qué es lo que quiere?" Preguntó Shinji a secas. No tenía el humor ni los ánimos para los modales.

"Yo, absolutamente nada…" Dijo el anciano tranquilamente. "Yo solamente soy un mensajero" Kalinin se inclinó a un costado para levantar un maletín del que Shinji no se había percatado hasta este momento. "Tengo algo para usted"

"…" El cazador solamente lo observó en silencio.

El anciano colocó el maletín sobre la cama, a los pies del chico, tranquilamente ingresó la combinación de números que lo protegían y abrió el maletín.

De éste sacó algo que lucía como una prenda doblada, la cual extendió en el aire para que la viera. Era una gabardina de color oscuro, se veía de un material ligero aunque no estaba seguro cual.

"¿Una gabardina?" Preguntó Shinji nada impresionado.

Kalinin asintió en silencio y arrojó la gabardina sobre Shinji, ésta cayó sobre su torso.

Los ojos del chico se abrieron como platos cuando vio al anciano empuñar una pistola con silenciados y apuntarla hacía él. "¿Qué-"

FIIIIIIIIZ FIIIIIIIIZ FIIIIIIIIZ

El estruendo de tres disparos se desvaneció dentro del silenciador y el grito de Shinji se ahogó en su garganta cuando todo el aire salió de sus pulmones.

Sintió como cada una de las balas golpeara su estómago, pero no sintió el ardor del metal caliente incrustado en él, de hecho… ¿La gabardina se había movido?

"¿Qué…?" Alcanzó a decir con lo que le quedaba de aliento.

"Es un presente… para su protección" Dijo Kalinin mientras enfundaba su arma bajo su abrigo. "Es una gabardina de protección activa contra proyectiles"

Shinji lo observó anonadado… había visto muchas cosas extrañas, pero esto era algo totalmente nuevo.

"Sé que las armas de fuego no tienen el mismo efecto con usted debido a sus habilidades… pero aun así nos gustaría que lo tuviera, como una muestra de buena fe"

"Sagara…" Murmuró Shinji, el aire ya regresaba a sus pulmones. "Sousuke nunca ha usado algo como eso" Dijo confundido.

El anciano cerró sus ojos por un momento y asintió. Sin decir nada nuevamente metió sus manos dentro del maletín a los pies de Shinji y extrajo una Tablet, presión un botón y la giró para que el cazador viera la pantalla.

"Buen día, joven Ikari… he estado ansioso por hablar con usted" En la pantalla de la Tablet se encontraba Leonard Testarossa con su siempre tranquila sonrisa en su rostro. "Por favor escúchame unos instantes, tengo algo muy importante que decirte… algo que puede cambiar todo"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Habían pasado ya más de media hora, Shinji se encontraba aun asegurado en su camilla sin decir una palabra, con la mirada en el techo mientras Leonard lo observaba en silencio desde el otro lado de la pantalla.

"Piensa en lo que te he dicho…" Dijo el whispered. "…pronto nos encontraremos frente a frente y te mostraré que no miento"

Aun así Shinji no dijo ninguna palabra.

"Nos vemos"

BEEP

La pantalla se tornó oscura, el video del otro extremo de la red se había apagado. Kalinin solamente metió la Tablet nuevamente dentro de la maleta.

"Como dijo Lord Leonard…" Aclaró el anciano. "Ese es su plan, puede formar parte de él o decírselo a sus amigos en Mithrill; no hará ninguna diferencia"

Shinji dirigió su mirada al veterano de origen Ruso. "Sagara confía en ti y tú te unes a su enemigo…" Había un tono amenazante en su voz, una rabia contenida.

Kalinin asintió con un pesar casi imperceptible. "Lo sé… desafortunadamente Sousuke tiene su mente enfocada en asuntos más triviales, el no podrá ver todo lo que tratamos de lograr"

"…" El joven no dijo ninguna palabra al respecto, lo cual complació un poco al veterano.

"Busque como llegar a Roa Napra, ahí contacte al Hotel Moscow… ellos tendrán información útil para usted" Explicó el anciano.

"¿Y si no lo hago?" Cuestionó Shinji tratando de sonar retador, pero en realidad sonó más como un niño tratando de desafiar a un adulto.

Kalinin encogió los hombros. "Nuestro plan procederá con o sin usted… pero contar con su ayuda sin duda inclinaría la balanza de una forma definitiva"

El anciano nuevamente metió sus manos en el maletín y extrajo de este una jeringa con un líquido de amarillo brillante.

Los ojos de Shinji se estrecharon peligrosamente.

"No sé preocupe, esto solamente lo sedará por unos instantes… con ese tiempo podré remover las ataduras y usted despertará antes de que alguien se dé cuenta de que fue liberado"

"Voy a alcanzarlo" Amenazó el piloto.

"Lo dudo" Respondió Kalinin sin inmutarse y clavando la aguja en el catéter, inyectando el líquido en éste. "Los hombres que lo tiene retenido en este lugar trabajan directamente para SEELE… usted sabrá qué hacer con ellos"

Esas fueron las últimas palabras que registraron los oídos de Shinji antes de que todo se oscureciera.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

"Ughhh…" Se quejó mientras abría sus ojos y trataba de enfocar su mirada de nuevo.

Sabía que era lo que había ocurrido, su mente no tuvo que tratar de recordar lo que había pasado, todo estaba presente y claro. Kalinin lo drogó y soltó sus ataduras.

Finalmente se restregó los ojos y nunca pensó que algo como eso pudiera ser tan placentero… era una simple muestra de libertad.

Su cuerpo se sentía débil, sus músculos dolían y sus articulaciones tronaban mientras se erguía su espalda. Todo fue doloroso, estaba pagando caro por el tiempo de inactividad.

Miró a sus alrededores y notó un par de cosas sobre la mesa a su costado: un cuchillo, una bebida y una nota.

Dolorosamente extendió su mano hacia la cama y tomó la nota.

"La bebida es un preparado especial de óxido nítrico y otros complementos… le ayudará a activar sus músculos"

No hacía falta que explicaran para que era el cuchillo de combate.

Se giró hacia un costado, para que sus piernas colgaran de la camilla y solo por ese movimiento se sintió un poco agitado. "Rayos…" Murmuró.

No solo se debía a la inactividad, seguro las drogas que le administraban no le hacían ningún bien tampoco.

CLINK CLINK CLINK

Giró su mirada al piso… las tres balas que disparó al anciano cayeron de la gabardina que estaba en su regazo. Eso sí lo había olvidado.

Sobre la silla que estaba junta a la mesa donde estaba el cuchillo de combate se encontraba un cambio de ropa.

En esta ocasión agradeció mentalmente al anciano, lo que menos quería era salir con una bata de hospital que dejaba su trasero al descubierto.

"Es hora…" Dijo en un murmullo antes de sacarse la intravenosa que estaba conectada al dorso de su mano y quitarse los lectores de signos vitales que estaban pegados a su pecho y cuello. "…no tardaran en venir"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

El cambiarse de ropa había sido sumamente difícil, sus músculos estaban totalmente entumecidos, incluso tuvo un leve calambre al momento de estar de pie.

Vestía unos jeans, botas militares y una playera oscura muy al estilo de Sousuke. El cuchillo militar estaba en una funda que colgaba de su cinturón y la carta se encontraba en pedazos regados por todo el piso.

Tomó titubeante la bebida de color azul exótico y la tomó de un solo y largo trago; no fue hasta este momento que notó que estaba sediento… no, más bien tenía su garganta seca.

Dirigió su mirada hacia la cama, donde yacía la gabardina de protección activa, la observó durante varios segundos, titubeante.

Este era un regalo de su enemigo; él y Sousuke había destruido su Arm Slave en Jindai e incluso habían destruido un par de sus bases. Leonard había acosado a Chidori, intentó secuestrarla. No, de hecho la había secuestrado; también puso en peligro a todos sus amigos y compañeros en Jindai... sin embargo, todo lo que le reveló hace unos momentos…

Su mente tuvo un momento de claridad. Cierto, odiaba a Leonard, desconfiaba de él, pero no fue el whispered quien lo metió en esta situación.

Los ojos de Shinji se estrecharon peligrosamente, tomó la gabardina y la colocó sobre sus hombros. "SEELE…" Dijo con un gruñido.

Ahora todo tenía sentido… lo que le Leonard le había revelado y lo que Abaddon le dijo acerca de Segundo Impacto en los pocos momentos en los que no lo torturó.

Se detuvo un segundo, su cuerpo se estremeció incontrolablemente y sintió un nudo en su garganta…

Tardó unos segundos en recuperar la compostura y se dirigió hacia la puerta, sus piernas falseaban un poco y se sentía desorientado… pero eso no lo detendría. Tenía muchas cosas que hacer en este momento.

Toda la gente que murió en segundo impacto, todas las guerras y conflictos que surgieron después de eso, todas las personas que sufrían por las pérdidas, la muerte de su madre, la muerte de Rei… todo había sido orquestado.

FIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ

Un flash de la Unidad 00 siendo destruida por Abaddon apareció en su mente, lo que había visto Abaddon a través de sus ojos se registraba en su mente cada vez con más claridad.

Abaddon usó su tremendo poder para aniquilarla… pero aun así solo podía sentir una sola cosa, solo podía sentir que fue el quien la asesinó.

La culpa lo abrumó y no pasó mucho tiempo antes de que la furia llegara a él.

Empuñó el cuchillo de combate con fuerza y salió de la habitación en la que se encontraba, fuera había un enorme pasillo de paredes y piso metálicos, con luces de tonos pálidos que lo hacían lucir aún más desagradable.

Cinco agentes en traje se acercaban rápidamente hacia donde él se encontraba, se detuvieron a un par de metros de distancia apuntando sus armas en su dirección.

"Ikari Shinji, póngase de rodillas con sus manos detrás de la cabeza, será escoltado de nuevo a su habitación… de no preceder de esta forma tenemos órdenes de usar fuerza letal…"

"¿En serio… vuelve a tu coma inducida o muere?" Sus ojos se estrecharon y los cinco agentes sintieron un escalofrío.

"No puedo hacer eso… tengo asuntos pendientes con el comité de ancianos" Respondió Shinji. Ahora tenía el cuchillo de combate en su mano, ninguno de los agentes se dio cuenta en que momento lo desenfundó.

"Es una pena…" Dijo el agente que lideraba el equipo.

CLICK CLICK CLICK CLICK CLICK

Removieron los seguros de sus armas, "¿Estás seguro de eso chico?"

FLIP

Una sombra oscura pasó entre ellos y líneas plateadas cruzaron los cuerpos de los agentes.

El chico ahora se encontraba a sus espaldas. "Definitivamente" Murmuró, su cuchillo en su costado y un hilo de color rojo en el filo del arma.

Las gargantas de los agentes se abrieron y sangre comenzó a brotar a borbotones, los cinco se desplomaron un instante después, sus gritos de dolor ahogados en su propia sangre.

SWIIIIF SPLAT

Blandió su cuchillo a un costado, la sangre en el filo de éste creó una línea carmesí en el piso.

Se giró hacia los agentes caídos y se acercó a ellos, se arrodilló junto al agente líder del pequeño escuadrón y buscó en sus bolsillos.

Encontró lo que necesitaba, un radio y una tarjeta de identificación con cinta infrarroja.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Misato se encontraba de pie frente a la gran ventana de la oficina que era del Comandante Ikari previamente, con su mirada en el Geo-Frente.

Cada vez había menos personas en el lugar y una gran parte ya había sido reconstruida. Incluso habían utilizado las unidades Eva para la reconstrucción del lugar.

Las cosas iban mejorando de alguna forma… pero había una sombra en sus ojos. Kaji había desaparecido hace dos meses y Shinji había sido recluido en una base de alta seguridad en Tokyo-2.

Había querido negarse a eso, pero tenían que seguirle la corriente al comité de ancianos para poder descubrir la totalidad de sus planes.

Alucard y el resto de Hellsing habían continuado su investigación por su cuenta pero realmente no había logrado mucho.

Las cosas avanzaban muy lentamente… el comité negaba a reunirse con Gendo salvo por reuniones esporádicas de poco valor. Solo habían salido a la luz unos cuantos nombres, cortesía de Alucard, pero aun así no era suficiente.

Además las cosas ya no eran tan sencillas, Incognito, un vampiro al que Alucard reconoció como un enemigo poderoso estaba inmiscuido con SEELE y la presencia de híbridos vampiro-ángel complicaba las cosas aún más, los mantenía a raya. Incluso cabía la posibilidad de que el comité de ancianos fuera una marioneta de ese sujeto.

"Es un juego de poder muy complicado…" Murmuró para sí misma. "¿Tu que harías Kaji?" Cuestionó con pesar.

"¡Mayor Katsuragi!" Exclamó un agente a través de la radio que colgaba de su cinturón. "¡Tenemos una seria situación! ¡El piloto Ikari ha abandonado la base en Tokyo-2!"

Misato quedó en shock por unos instantes. ¿Shinji? ¿Despierto? ¿Qué demonios estaba ocurriendo?

La mujer tomó el radio y respondió. "¿Cuál es el estatus del piloto Ikari? ¿Han logrado interceptarlo?"

"N-negativo…" El agente titubeó. "Mayor, tenemos decenas de agentes muertos… el piloto no está conteniéndose"

El shock de Misato se agudizó. Shinji estaba asesinando a los agentes… hombres de confianza de SEELE en esta ocasión… pero… esto era demasiado.

"Los agentes están evitando entablar combate con el piloto Ikari…" Continuó diciendo el agente. "Suponemos que se dirige a NERV"

"Manténganse al margen, no se acerquen al piloto Ikari, no conocemos cuál es su estado mental después del ataque de Abaddon…" Ordenó ella.

"Entendido"

Tenía que actuar rápido y evitar que hubieras heridos cuando el chico llegara a NERV.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

El chico se detuvo, jadeando un poco, sus piernas le temblaban y las sentía un poco pesadas, había perdido su condición mas no su velocidad.

A sus espaldas había un charco carmesí que aumentaba de tamaño lentamente... en el charco se encontraba los cuerpos sin vida de agentes de NERV. No, agentes de SEELE.

Dirigió su mirada hacia su mano libre... esta se empuñaba y desempuñaba inconscientemente. No se había percatado que paso mucho tiempo desde la ultima vez que su tic se hacia presente.

"La elección es tuya..." Era la voz de Leonard que se repetía en su cabeza. "...solamente tuya"

Las puertas de la base de abrieron lentamente ante el, o eso parecía, tal vez su aguda agilidad lo estaba engañando y lo hacia percibir erróneamente… no importaba. Finalmente era libre… de nuevo.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

En algún lugar de Tokyo-3

El hombre de avanzada edad cerró la puerta tras de sí, sus asistentes hacían una reverencia respetuosa en su dirección mientras la puerta se cerraba.

Frente él se encontraba su escritorio con sus documentos y computadora, la oficina se encontraba en el distinto comercial mas importante de Tokyo-3, tenia una gran vista hacia la ciudad… o lo que quedaba de ella por el momento.

Se acerco lentamente hacia los grandes ventanales para observar el proceso de restauración de la ciudad con mas calma… sintió un escalofrío recorrer su cuerpo y se estremeció notoriamente pero lo ignoró.

"Hacen lo que pueden, por recuperar lo que tienen… siempre buscando sin saber que es lo que desean encontrar… esa es la maldición de nuestra especie"

Su día fue entrar a una reunión tras otra, escuchando las quejas y necesidades de sus asociados y subordinados… todo era tan irreverente, tan banal.

"Hacemos lo que podemos con lo que tenemos"

Una voz lo hizo girar rápidamente a sus espaldas… sus ojos abriendo se como platos al reconocer a la persona frente a el.

"I-ikari?" Dijo confundido.

El joven se encontraba ante el, en un esquina de la habitación… sus ojos eran los mismos que los de un lobo a punto de embestir a su presa.

Nuevamente sintió un escalofrío recorrer su cuerpo… pero ahora había algo mas. Miedo.

El joven no había dicho nada ademas de aquellas palabras, sus ojos fríos fijos en los de él y con su espada colgando a su costado.

"Necesito enviar un mensaje al consejo de ancianos…" Murmuró el chico, sus dientes se mostraban en los bordes de su boca al hablar con furia contenida.

"Y-yo…" Trató de mentir… pero sus palabras se ahogaron en su garganta.

"Necesito que recuerden que no son intocables… que son solamente humanos" Dijo el chico… sus ojos destellando con malicia.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

"Ikari… acabo de recibir un informe urgente" Murmuró Fuyutsuki mientras ambos observaban como el personal de NERV se movilizaba por el escape del joven piloto.

"¿Que es lo que sucede?" Pregunto Gendo con cierto recelo en su voz, Fuyutsuki no solía ser tan intrigante. Desde la liberación de Abaddon las cosas se habían salido de control… ya no le agradaban las sorpresas, ya no tenia tanto control sobre ellas.

"Es una alarma… del comité de ancianos" Dijo el hombre de cabello gris mientras extendía su teléfono celular hacia Gendo.

Gendo quedó perplejo al ver la pantalla… era Shou Tucker, uno de los miembros del comité de ancianos… su cadaver se encontraba al pie de un edificio de Tokyo-3, ese edificio era el lugar en el que trabajaba y se hacia pasar por un hombre de negocios común y corriente. Su cuerpo estaba hecho un manojo de huesos rotos por el evidente impacto al caer desde una altitud considerable… pero había algo mas en esa imagen, el cuello finamente destajado del anciano.

"No fue suficiente asesinarlo" Murmuró Gendo.

"¿Huh?" Fuyutsuki alzó una ceja y lo observó confundido.

"Lo asesinó e hizo pública su muerte" Explicó. "…está enviando un mensaje al comité de ancianos… está declarando la guerra"

"¿Quien se atrevería a declararle la guerra al comité de ancianos?" Preguntó el hombre de mayor edad.

"Shinji… Shinji les esta declarando la guerra"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Asuka se encontraba sentada en el porche de la casa de Kaji, con su mirada perdida en el huerto de sandías que había sembrado el que alguna vez fue su guardián legal. A su costado yacía un radio en silencio.

A sus espaldas, sentado en una silla, se encontraba Toji, con su mirada en otro punto del Geo-Front, específicamente donde los técnicos realizaban reparaciones en la distancia.

"¿Que crees que suceda ahora?" Murmuró Toji. "Las cosas solo parecen empeorar en cada momento"

"…"

Silencio, la pelirroja no dijo nada, ésta se encontraba absorta en sus pensamientos.

"Lo peor de todo esto es que cuando combatimos con los ángeles solo éramos nosotros los que estábamos en problemas…" Continuó el chico. "…pero ahora también el resto de nosotros"

"No creo que nuestros compañeros de Jindai nos extrañen mucho después de todo lo que ha sucedido" Dijo Asuka… al parecer sí estaba escuchando.

"Los pusimos en peligro a todos innecesariamente…" Dijo él.

"No es del todo cierto…" Corrigió ella. "…pero para ellos es lo mismo"

Toji esbozó una sonrisa amarga. "¿No es divertido?" Preguntó retóricamente.

Asuka dirigió su mirada hacia la dirección de donde venía la voz de Toji pero sin girar su cabeza hacia éste.

"¿Divertido? Tienes un humor de sentido retorcido…" Dijo la pelirroja.

"Es decir… como terminamos en medio de muchas cosas… vampiros, terroristas, demonios… tiene que ser una muy mala broma! NERV no me paga lo suficiente para esto…"

Su compañero tenía razón… eran demasiadas cosas bizarras las que sucedían a su alrededor.

"Ayanami comenzaba a divertirse…" Dijo Toji con desdén en su voz. "Aun no puedo-"

Su voz se corto de golpe, el chico apretó los puños y cerró sus ojos con fuerza, apretando los dientes, su cuerpo estremeciéndose levemente.

Asuka bajó la mirada… era cierto, odiaba admitirlo, pero poco a poco se había vuelto agradable tener a la peliazul a su alrededor. Ya no era una muñeca, Rei le había dado varias sorpresas en su cambio de comportamiento.

¡Mayor Katsuragi! ¡Tenemos una seria situación! ¡El piloto Ikari ha abandonado la base en Tokyo-2!"

Los dos se voltearon a ver mutuamente el uno al otro, sus expresiones era la misma, ambos incrédulos.

Desde la reunión con Vaticano las cosas habían cambiado un poco… los pilotos se enteraban de todo lo que Sección-2 le informaba a Misato, la mujer quería que siempre estuvieran al tanto de todo lo que ocurría.

"¿Cuál es el estatus del piloto Ikari? ¿Han logrado interceptarlo?" Esa era la voz de Misato.

"N-negativo… Mayor, tenemos decenas de agentes muertos… el piloto no está conteniéndose" Ambos se miraban el uno al otro, Incrédulos.

"Los agentes están evitando entablar combate con el piloto Ikari…" Continuó el agente con incertidumbre en su voz. "Suponemos que se dirige a NERV"

"Manténganse al margen, no se acerquen al piloto Ikari, no conocemos cuál es su estado mental después del ataque de Abaddon…" Ordenó la mujer.

"Entendido"

Ambos permanecieron en silencio por unos instantes, las palabras no venia a sus bocas y estaban paralizados, en shock.

Shinji estaba inestable, demasiado inestable. Pero la situación era diferente ahora.

Acaso él sabía lo que ocurría tras bambalinas… del comité de ancianos, de SEELE y lo que éstos habían hecho. El lugar en el que el chico había sido recluido estaba bajo el control de ellos…

Sí, ellos estaban al tanto de que todo era demasiado turbio. El sujeto extraño de Vaticano les había dicho todo lo que ocurrió durante en Segundo Impacto.

Como el consejo de ancianos controlaba a NERV y porque ahora guardaban las apariencias, mantenían al Comandante y Sub-Comandante enfrente como una tapadera mientras Misato se encargaba de todo.

Sí… ellos sabían que su rol de ahora en adelante no sería combatir ángeles, sino defenderse a ellos mismos contra cualquier cosa que el comité de ancianos les enviara si estos descubrían lo que ahora ocurría en NERV.

Querían atraparlos, hacerlos caer y que pagaran por todo lo que habían hecho… pero antes tenían que descubrir todo lo que planeaban y tratar de desenredo de alguna forma.

Debido a esto Asuka tenía otro dilema… que es lo que haría una vez que todo esto terminara. Pero, este no era realmente lo que ocupaba su mente en este momento.

"Chicos…" Era la voz de Misato que les hablaba a través de la radio. "Estoy segura que escucharon lo de hace unos momentos y es debido a eso que quiero reunirme con ustedes… no sabemos como se encuentra Shinji después de todo lo que ha ocurrido"

"¿Donde quieres que nos veamos?" Preguntó Asuka inmediatamente.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Minutos más tarde.

Los pilotos se encontraban reunidos con Misato en una de las salas de juntas de NERV, tambien se encontraba Ritsuko y los comandantes.

"¿Crees realmente que Shinji venga para acá?" Preguntó Asuka mirando a los ojos a Misato, había cientos de emociones en sus ojos azulados.

"Sin duda" Respondió la mujer dirigiendo su mirada hacia un escritorio en el fondo de la sala.

"Ohh" Murmuró Toji.

"¿Solo por eso?" Cuestionó Ritsuko con curiosidad.

"Sí, es mas que suficiente…"

"Eso será suficiente" Sentenció la pelirroja con seguridad.

En la mesa del fondo se encontraba la espada de Shinji, Alucard se la había entregado a Misato con un plan.

Si Shinji despertaba seguramente buscaría su espada, y NERV sería uno de los lugares en los que buscaría… forzosamente tendría que contactar a alguien para encontrarla.

"Hay algo que deben saber" Intervino Gendo, ganando la mirada de todos los presentes. "El piloto Ikari ha iniciado una cacería sobre los miembros de SEELE y ya encontró a su primer presa"

Dicho eso extendió una tablet hacia Misato.

La mujer lo observó confundida por un instante antes de observar el contenido.

"Este hombre cayó desde el vigésimo piso de un edificio… pudo ser un suic-"

"Su nombre es Shou Tucker uno de los miembros mas influyentes del comité de ancianos…" Interrumpió Gendo. "Los reportes indican que fue degollado antes de ser arrojado por la ventana de su oficina…"

"La ciudad es un caos… pudo ser alguien mas" Replicó la mujer.

"Misato por favor…" Intervino Asuka con molestia. "Tiene sentido… yo haría lo mismo" Agregó lanzando una mirada amenazante hacia los dos Comandantes.

La mujer asintió en silencio.

"Debemos ser cuidadosos" Dijo la falsa rubia. "Shinji tiene un motor S2 en su cuerpo y no sabemos de que forma está afectado o controlado por Abaddon" Dirigió su mirada hacia los dos chicos. "Sugiero que tomemos precauciones al respecto"

"¿En verdad? ¿Quieres que estemos dentro de un EVA para esto?" Cuestionó Toji.

"No podemos confiarnos… han sucedido demasiadas cosas inesperadas en muy poco tiempo"

"Háganlo" Ordenó Misato. Alucard había sido claro, Abaddon fue totalmente sellado en Shinji así que usar una unidad EVA era demasiado. Pero el estado mental del chico era otra cosa… y lo único que podría detener a un Shinji fuera de control era un EVA… No, eso no era cierto…

Misato cruzó su mirada con Asuka "Llamaré a Himura-san"

"¿Bromeas?" Cuestionó Asuka.

"El es el único aquí que podría detener a Shinji-kun" Sentenció Misato. La mujer luego sacó su radio y lo acercó a su rostro. "A todo el personal de Sección-4, no entablen combate con el Tercer Elegido, quiero mantener el número de abatidos al mínimo"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

"Entiendo… creo que tenemos que ordenar sus ideas de mala manera" Dijo el pelirrojo al teléfono, mientras intercalaba su mirada entre Alucard e Integra. "No se preocupe Katsuragi-san… iré para allá con refuerzos"

El pelirrojo colgó el teléfono y en forma de negación sacudió su cabeza de un lado a otro un par de veces. "Ikari ha despertado y está fuera de control al parecer"

"¿Ohh?" Alucard esbozó una sonrisa maliciosa y alzó las cejas expectante.

"¿Ha hecho algo?" Cuestionó Integra.

"Hai… Acaba de asesinar a un miembro del comité de SEELE"

Alucard e Integra quedaron en shock ante la revelación.

"Puede que alguien le haya dicho algo a Ikari… atacar a un anciano del comité es un golpe muy directo, no es algo que hubiera hecho él al azar o causado por su inestabilidad mental"

"No sabemos que fue lo que Abaddon le hizo mientras fue libre… Katsuragi-san desconoce si alguien intervino directamente en el escape de Ikari" Aclaró el espadachín.

"¿Como saben que se dirige a NERV?" Cuestionó el vampiro.

"Ahí está su espada" Replicó el pelirrojo mientras se giraba y se dirigía a donde se encontraba su espada.

"Es demasiado riesgo por una espada…" Replicó Integra. "Si se dirige a NERV debe ser para otra cosa…"

"Quiere asegurase que el comité de ancianos haya recibido su mensaje" Dijo el Nosferatu mientras comenzaba a desvanecerse. "Los esperaré en NERV"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Gendo y Fuyutsuki salieron de la sala de reuniones y se abrieron paso por los pasillos de NERV.

Era interesante como ahora solo eran una pantalla, la gente los miraba y miraba con respeto, pero habían perdido todo su poder… Misato era respaldada por Hellsing y Vaticano, así como por Himura, uno de los principales influyentes de JSSDF.

Ya no había ángeles que combatir… al menos ninguno de los descritos en los pergaminos del mar muerto.

También habían perdido a Rei… ella era clave en su plan y Gendo aun no lograba encontrar como proseguir sin ella. Abbadon había minado sus planes terriblemente.

Gendo en un arranque de enojo había tomado acciones en contra del ex líder de Sección-4.

/ Flashback /

Los ojos de Gendo se abrieron como platos y quedó boquiabierto.

"No…" Murmuró incrédulo, negando inconscientemente con la cabeza.

A su costado se encontraba Fuyutsuki con una expresión similar.

"No…" Repitió el hombre de lentes entintados. "¿Que sucedió? ¿quien hizo esto?"

Fuyutsuki desvió su mirada de los cuerpos despedazados que flotaban en LCL, era una imagen grotesca que no toleraba.

Y se acercó a una de las terminales dentro de la habitación, hizo un barrido de los registros de actividad y luego buscó los videos de las cámaras de vigilancia.

"No se molestó en borrar los videos… quería que supiéramos que él lo hizo" Dijo el anciano mientras observaba al Agente destruir los clones. "Alucard también lo sabe"

Gendo no contestó, solo se mantuvo en silencio con su mirada perdida en los cuerpos despedazados de los clones de Rei.

/ Fin de Flashback /

Gendo había dado la orden de que Kaji fuera eliminado y después el mismo se encargó del ejecutor, de desaparecerlo, eliminando los cabos sueltos.

No ayudaba en nada a su plan… era una mera venganza, pero se sentía con mas calma ahora.

Los dos entraron a la enorme oficina de Gendo y observaron con extrañeza a la familiar figura que se encontraba recargada contra el escritorio en el centro de la habitación.

"¿Que haces tu aqui?" Cuestionó Gendo sin detenerse y continuó acercandose al vampiro.

"Yo solo vine a curiosear" Respondió el Nosferatu esbozando una sonrisa maliciosa y sin perder la compostura.

"Mi plan original era contactar con Kaji-san pero fue imposible…" Dijo una voz familiar a las espaldas de Gendo, cerca de la entrada.

Los dos hombres mayores se giraron hacia la fuente de la voz.

"Ikari" Murmuró Fuyutsuki, estremeciéndose un poco al ver la espada que sostenía el chico en su mano.

"Me tomé la libertad de devolverle su espada" Dijo Alucard con un tono divertido. El Nosferatu en verdad estaba disfrutando la situación.

"Alucard me puso al tanto… también hemos perdido a Kaji-san, ¿huh?" Gruño el chico mientras cerraba la distancia entre ellos, su espada desenvainada colgado amenazantemente a su costado… sus ojos fríos centrados en los de Gendo, quien se encontró a si mismo incapaz de moverse.

"El comité de ancianos…" Dijo el chico deteniéndose frente a Gendo, a menos de un metro de distancia. "Convocalos" Ordenó.

"El Comité de ancianos no es algo con lo que tu puedes tratar…" Replicó el padre del cazador. "…ellos son in-"

"Son personas comunes, corrientes y mortales…" Interrumpió el chico. "Y quiero recordárselo"

Gendo lo observaba a los ojos, buscando titubeo… pero no había nada, sus ojos eran vacíos e inexpresivos. "Las cosas se saldrán de control y tú estarás en el centro de todo"

"Es muy tarde para consejos paternales…" Dijo el chico mientras recargaba la hoja de su espada sobre el hombro de Gendo, asegurando de que el filo se encontrara rozando su cuello.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Esto era algo que Keel no esperaba.

Para estos momentos NERV ya debería de estar enterado de que todo este tiempo habían estado trabajando con Corvinus y quien quiera que fuera su Maestro.

Que fue SEELE quien facilitó la infraestructura y dinero a este par de vampiros para experimentar con los embriones de ángeles… los mismos que fueron usados para la liberación de Abaddon y el ataque a las instalaciones de NERV.

SEELE y NERV en este momento eran claramente enemigos… no obstante esta postura no lo preocupaba por el momento, era el menor de sus problemas.

Dejó salir un suspiro cansado y se tranquilizó lo mas que pudo. Uno de los suyos había muerto y el mensaje era claro, alguien los estaba cazando.

Gendo Ikari había convocado a una reunión, lo complacería en esta ocasión, era uno de esos pequeños dolores de cabeza que podía quitarse rápidamente si atendía la reunión.

La sesión dio inicio y todo se oscureció a su alrededor. Los monolitos comenzaron a aparecer en la sala de juntas, uno a uno, todos querían mantener al mínimo la exposición de su identidad.

Aunque ahora faltaba un monolito presente.

La figura de Gendo la ultima en aparecer. Keel frunció el ceño, confundido; gesto que pasó desapercibido al tener su identidad oculta.

Pasaron un par de segundos y una figura se hizo presente en donde debía encontrarse Gendo Ikari… no era la persona que esperaban.

"¿Que significa esto?" Cuestionó SEELE 05.

Ante ellos se encontraba la figura de Ikari Shinji, intercalando su mirada entre cada uno de ellos, sin inmutarse o mostrar algún signo de nerviosismo.

"Ikari Shinji…" Dijo Keel. "A que debemos esta situación extraordinaria?" Lo desconcertaba, pero no era nada extra ordinario, de hecho le sorprendía que no hubiera sucedido esto antes.

"Solo quiero expresar mi resignación como piloto Eva ante las personas que se encuentran verdaderamente a cargo…" Dijo el chico sin titubeos y con un filo en su voz. "Y confirmar a cuantos de ustedes me falta por degollar…"

CLICK

Shinji desapareció de la reunión, pero sus ojos viciosos y la sed de sangre en ellos quedó quemada en la mente del anciano.

Keel se quedó perplejo, los demás miembros del consejo comenzaron a debatir, vociferar exaltadamente su sorpresa y maldecir al chico.

El mensaje había sido claro.

"Hablaremos de esto en otro momento" Sentenció silenciando al resto de los presentes y desconectándose acto seguido.

El lugar donde se encontraba se iluminó de nuevo. Era una oficina amplia con muebles de madera fina, amplios ventanales quedaban una vista a una playa hermosa. Se podía escuchar las gaviotas y el romper de las olas a la distancia.

"Eso fue interesante…" Dijo una voz juvenil a su costado.

El anciano dirigió su mirada molesta hacia el joven a su costado. Leonard Testarossa lo observaba con una sonrisa entre maliciosa y triunfal.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

"Ikari!" Exclamó Fuyutsuki alarmado por la abierta declaración de guerra que había hecho el joven.

"JAJAJAJAJA!" Alucard estalló en una carcajada eufórica. "Excelente! Asombroso! Increíble!" Se regocijó el vampiro.

Shinji ladeó un poco su cabeza y observó al vampiro con una expresión confundida pero divertida; la reacción de Alucard era única.

"Lo que has hecho tendrá consecuencias" Aseveró Gendo.

"Teóricamente comencé algo que tú, con todo tu poder…" El chico puso énfasis en esa última palabra. "…jamás te atreviste a hacer. Tu solo te has escudado detrás de los pilotos Eva y las unidades"

Gendo no refutó a eso, no tuvo tiempo.

"El chico tiene razón, Rokubungi" Intervino el vampiro con su siempre presente sonrisa malévola. Pero luego dirigió su mirada hacia el chico. "¿Como pretendes combatirlos? ¿Renunciar como piloto Eva? ¿Es en verdad esa una opción?"

Shinji asintió levemente, con una mirada distante en su rostro.

"Ahora sé a quien debo combatir y sé exactamente que hacer para detener todo esto" Su expresión y voz se suavizaron un poco, la frialdad se desvaneció tan solo un poco. "Ahora no quiero huir… pero pilotear un Eva no me ayudará en nada, no lo necesito para lo que quiero hacer"

Alucard lo observó en silencio, esperando que continuara.

"Alucard-sama" Sentenció mientras sostenía su mirada con la de Gendo. "Misato-san está a cargo aquí, ¿no es así?" El vampiro asintió. "Entonces confío que hará lo pertinente si Rokubungi intenta interferir de cualquier forma"

La sonrisa malevola del vampiro se amplió. "Cuenta con ello"

"Arigato…" Dijo Shinji haciendo una leve reverencia en dirección de Alucard. "Sayonara"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Una hora mas tarde.

"Pudiste detenerlo" Gruñó Misato. Su molesta mirada intercalandose entre el vampiro y Gendo.

Integra observaba el intercambio en silencio, permaneciendo fuera de la conversación. Todos se encontraban reunidos en las instalaciones de NERV, lugar que Shinji había abandonado desde alrededor de una hora.

Asuka intervino. "¿Saben a donde se dirige?"

"A cazar al resto del comité de ancianos" Respondió Gendo.

El hecho de que él respondiera implicaba mucho, significaba que se lavaba las manos de lo que fuera que sucediera y que realmente no le importaba. De haber sido algo relevante para el y cualquiera que fuera su plan se hubiera mantenido en silencio.

"Ikari ya no es un cazador" Dijo la rubia dirigente de Hellsing, tomando el cigarrillo entre sus dedos indice y medio. Intercaló su mirada entre Misato y Asuka mientras dejaba salir el aire de su cigarrillo antes de continuar. "El se ha convertido en un asesino…"

"Eso no tiene sentido! Que se supo-"

Integra detuvo a la pelirroja alzando su mano, lo cual de verdad sorprendió a Misato, Asuka realmente no era apaciguada de forma tan sencilla.

"Está asesinando personas sin dejar un motivo muy claro…" Explicó la mujer. "Esto se ha vuelto una venganza para él, va a retribuir contra aquellos que le han hecho daño… y no sabemos quien se encuentra dirigiéndolo entre las sombras"

"No podemos confirmar eso último" Aclaró Fuyutsuki.

"De hecho no…" Respaldó Integra. "Su cacería inicio justo cuando fue liberado de donde sea que SEELE lo tenía recluido… alguien interfirió y alguien le dio un motivo, difícilmente pudo ser Abaddon"

El mero nombre los hizo estremecerse a todos los presentes.

"¿Entonces iremos a buscarlo?" Cuestionó Toji,

"Si tienes deseos de morir…" Intervino Alucard en esta ocasión. "Ikari no tiene interés de permanecer en NERV, no pueden hacer nada por él…" Su sonrisa se amplió. "Incluso nosotros, Hellsing, nos hemos convertido en ataduras para él… y eso es lo que menos quiere en este momento"

"¿Entonces que haremos respecto al consejo de ancianos?" Cuestionó Misato. "¿resguardarlos?" Dijo eso último de muy mala gana, realmente no le importaba si esos ancianos vivían o morían en las manos de Shinji.

"No es necesario" Integra se mantenía serena, casi estoica. "Esos hombres han vivido hasta este día viviendo las consecuencias de sus acciones… ser el blanco de Ikari no es mas que una consecuencia mas para ellos"

"Solo podemos esperar a que nuestros caminos se crucen de nuevo…" Agregó el vampiro.

Asuka miró incrédula al grupo de adultos y negó con su cabeza, mirándolos con desdén. "No podía creer que vayan a hacer nada…" Dijo con un gruñido y apretó los dientes, dicho eso se dio la vuelta y se alejó con un paso molesto.

Los demás la observaron alejarse en silencio, con una mezcla de sorpresa y seguridad.

Misato dejó salir un suspiro "Iré a hablar con ella…"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Minutos mas tarde.

Misato se acercó lentamente a la chica pelirroja, ésta se encontraba recargada contra el barandal del porche de la casa de campo de Kaji, su mirada molesta la evitaba mientras golpeaba la madera ritmica con sus dedos, perdida en sus pensamientos.

La mujer se recargó contra el barandal con su espalda, dirigiendo su mirada en la dirección opuesta a la de Asuka en algún punto a la distancia del Geo-Front.

"Esto es una mierda…" Dijo Misato. "No sé donde esta Kaji, me tiene preocupada, tengo miedo de que le hay pasado algo malo… ¿pero sabes? siempre le gustó meterse en problemas innecesariamente"

Tenía una expresión distante en su rostro, ahora dirigía su mirada al techo. "Siempre metiendo sus narices donde no le importaba…" Sonrió levemente. "Pero de alguna forma siempre se salía con la suya y esbozaba esa sonrisa estúpida"

Asuka la miró de costado pero se mantuvo en silencio.

"Voy por una par de cervezas, seguro tenía guardadas en el refrigerador" Dijo Misato antes de perderse dentro de la casa y saliendo unos minutos después con dos latas de cerveza destapadas.

"Toma" Dijo poniendo una de las latas frente Asuka. "Acompáñame"

Asuka miró con recelo la lata por un momento pero la aceptó. "¿Crees que estén trabajando juntos?"

Misato no cruzaba su mirada con la de Asuka y la mantenía distante. "No lo sé, puede que sí… Kaji también investigaba a SEELE"

FLASH FLASH

Sus piernas se debilitaron como si fueran de papel y cayó de rodillas frente al cuerpo de Kaji… mientras sus ojos comenzaban a llenarse de lágrimas.

Sí, el cuerpo del agente había sido encontrado en el lugar al que le gustaba ir a ver la ciudad de Tokyo-3, su mirador personal. Los agentes habían mantenido un perfil sumamente bajo en ese aspecto y dispensaron del cuerpo lo mas pronto y discreto posible… no podía darle el funeral que le gustaría, no en este momento, la moral de todos estaba despedazada. Así que Kaji permanecería como Perdido en Acción por el momento… en una tumba sin nombre.

Guardó la compostura y con un trago de cerveza se deshizo del nudo que se formó en su garganta. "Estoy segura que estarán bien…"

"Ese idiota va a hacer que lo maten…" Dijo Asuka finalmente con una expresión amarga en su rostro.

Esa frase hizo que una leve sonrisa se pintara en el rostro de Misato. "Asuka-chan" Dijo mientas ponía su mano en la cabeza de la chica y le acariciaba el cabello con un toque maternal. "…dificilmente creo que eso pase"

La piloto Eva se mantuvo en silencio, la verdad es que ella sabía que difícilmente podrían matar al cazador y espadachín. La verdad es que ahora era él quien era un peligro.

"Pudo haberse despedido…" Dijo finalmente Asuka casi inaudible.

El rostro sonriente de Kaji apareció en la mente de la mujer mayor… y tuvo que reunir todas sus fuerzas para no romperse en ese momento frente a su protegida. "Lo sé…"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

El pelirrojo se abrió paso por los pasillos de NERV… sus ojos eran los mismo que los de Shinji al encontrarse en una cacería. Fríos, viciosos, inexpresivos… pero al mismo tiempo revelaban la furia del espadachín.

El personal de NERV meramente se hacía a un lado al verlo acercarse.

Una compuerta se abrió y un atrevido agente intentó detenerlo.

CRASH

Un movimiento imperceptible, el agente sintió como si lo hubiera golpeado un automóvil, pero era su cuerpo impactándose con una de las paredes aledañas.

La compuerta daba al hangar donde se encontraba específicamente una de las Unidades Eva, la unidad 01.

Y ahi se encontraba "él".

No puedo evitar mostrar sus dientes es una expresión feral al verlo de pie tan campante.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

El Nosferatu giró su mirada.

Esta aura… oh sí, este era el instinto asesino de alguien, esto era algo con lo que él estaba muy familiarizado.

Sus sus ojos carmesí se cruzaron con ojos furiosos ojos violetas.

Hiko extendió su brazo y lo sujetó de cuello de su camisa, estrujando su moño y acercandolo a el de un jalón.

"¿Ohhh?" El vampiro no pudo evitar esbozar una expresión entre divertida y confusa.

Nadie, absolutamente nadie se había atrevido nunca a hacer algo como eso. Cualquier humano estaría muerto, con mierda y orina en sus pantalones de atreverse a hacer algo como esto.

Pero este era Hiko Seijuro… uno de los humanos mas temibles que había conocido a lo largo de su larga vida.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

La sonrisa del vampiro lo hizo enfurecer aun mas y sus ojos destellaban con furia contenida. "Contesta" Gruñó.

Alucard lo observó en silencio por unos momentos. "El tomó su decisión" Dijo simplemente.

"¿Que clase de puta respuesta es esa!?" Explotó el pelirrojo; al mismo tiempo Alucard pasó a travesde sus manos, convirtiéndose en algo etéreo y comenzando a desvanecer.

"¿Que clase de respuesta es esa?" Repitió el pelirrojo, mirando a sus alrededores en busca de Alucard.

No hubo respuesta… por unos instantes.

"¿Para que lo estás entrenando?" Dijo la ronca voz del vampiro, Hikó siguió el origen y giró su cabeza hacia arriba; el vampiro se encontraba de pie sobre la cabeza de la Unidad 01. "Espero tu respuesta no sea 'para limpiar el desastre de mi previo alumno'"

Ese fue un golpe bajo… pero también era cierto.

"Detener a Sorata es tu responsabilidad, no lo olvides…" Aclaró Alucard. Los dos cruzaron miradas en silencio por unos momentos.

"No sabes que responder…" Agregó Alucard. "Le has dado una fuerza descomunal a ese chico y finalmente la esta enfocando en algo que va mas allá de degollar midians"

El espadachín lo observó en silencio, esperando que se explicara.

"Ni tu, ni yo, ni NERV, ni Hellsing podemos hacer lo que el ha comenzado… hay muchas implicaciones políticas que puede complicar todo, pero él… él es libre"

"¿Y solo por eso asesinará a diestra y siniestra?" Replicó él.

"HAHAHAHAHA"

El vampiro estalló en una estruendosa carcajada que hizo eco en el enorme hangar.

"Estamos en guerra" Dijo una vez que su carcajada había menguado. "Tenemos enemigos que asesinarán a nuestros aliados sin miramientos o tentarse el corazón"

"Tendremos que ser despiadados y aniquilarlos antes de que ellos puedan aniquilarnos a nosotros"

El vampiro comenzó a desvanecerse nuevamente y su voz ahora se encontraba a las espaldas del espadachín. "Abaddon rompió a Ikari pero también removió sus ataduras y sus miedos… creo que debemos seguir su ejemplo"

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Días después.

Autos descompuestos, paredes mal pintadas, puestos de negocios casi cayéndose en pedazos. Personas armadas caminando a su alrededor y observándolo con desprecio.

Era una ciudad que apestaba con perdición y muerte, un lugar del cual nada bueno podría emerger y cuya malicia atraía a lo peor que podía haber en este mundo.

Sin necesidad de esconder la katana que colgaba de su cintura… Ikari Shinji se abria paso por la ciudad de Roa Napra.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

En un futuro no muy lejano.

Gendo se encontraba sometido contra el piso, un hilo de sangre escurría de su boca, su rostro estaba ennegrecido y lleno de raspones por golpear con el pavimento.

Su cabeza era sujetada con fuerza, así que solamente pudo alzar un poco su mirada, viendo poco más arriba de las botas militares del joven cazador ante él.

No habría piedad, estaba seguro de eso; sabía que en este momento Shinji alzaba su espada sobre su cabeza y se preparaba para dar gustoso el golpe de gracia. Podía sentir un aura terrible aura asesina emanando de él.

Fue en ese instante cuando recodó una advertencia y las palabras de aquel momento retumbaron en su cabeza…

"Este joven… ha perdido a muchas personas importantes para él, recientemente perdió a alguien más… desde entonces lleva una carga dentro de sí… este joven está lleno de furia, pena y vergüenza, tan grande que no lo comprende… tan grande que a duras penas puede controlar… hoy tuviste suerte… pero puede que yo no esté aquí la próxima vez que él intente degollarte"

"Hoy tuviste suerte… pero puede que yo no esté aquí la próxima vez que él intente degollarte" Se repetía una y otra vez.

Podía imaginar como Alucard se mofaba de él con su malévola sonrisa.

()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()()

Pido una disculpa, de nuevo, por el largo tiempo de actualización, pero creo que ahora así será de ahora en adelante. Ahora cuento con menos tiempo para escribir debo admitir, pero poco a poco esta historia irá saliendo.

Agradezco a todos los lectores que esperaron pacientemente por éste capítulo, mis más sinceras disculpas para ustedes.

Este fue un capítulo de transición, más corto, creo que ya sé cómo comenzará el siguiente. Y creo que los demás capítulos serán cortos también aunque no estoy del todo seguro. Odio las transiciones, quiero guerra y quiero escribir la siguiente etapa de Shinji.

Ya sabemos cuáles son los planes de todo el mundo, así que menos conspiración y más acción como al principio.

Creo también que haré un salto en el tiempo, así que esperen muchos flashbacks.

Sin más que decir me despido. El siguiente capítulo se llamará: Architecture of Agression