Disclaimer: La historia, los personajes y todo lo que puedan reconocer, es mérito de JKRowling.. Esto es sin fines de lucro.

Nota: Son siete viñetas sobre Teddy Lupin en base a distintos colores. La razón básica es que Teddy pasa por todos los colores todo el tiempo, ya que es un metamorfomago. De lo que Teddy relaciona con ciertos colores.

El mundo en siete colores.

Marrón.

–Teddy está a cargo hasta que regrese su madre. Se portan bien y lo obedecen.

Siempre es el mismo discurso, todos los días que tiene guardia en el ministerio. Harry frunce el ceño y habla con toda la seriedad que requieren todas las ocasiones. Y se marcha (siempre suspira al marcharse) sólo después de que James dice está bien, aunque todos sepan que no esta bien, que en cuanto su padre desaparezca aprovechará para hacer alguna maldad innecesaria como encerrar al gato en el closet o llenar de polvo pica-pica las sábanas de Albus.

Y entonces James sale disparado por las escaleras, y Albus va corriendo tras él para proteger sus efectos personales, seguidos de lejos por Lily. Teddy prende la tv y se sienta en el sillón porque no te metas, Teddy, cosas de hermanos.

Se pregunta cuántos incendios tendrá que apagar en la media hora que falta hasta que llegue Ginny de hacer sus compras, y entretanto, cambia los canales sin buscar ninguno y sin encontrar nada tampoco.

El silencio es un mal consejero, sabe Teddy. Pero la risa de Albus resuena y entonces todo está bien por ahora.

Sólo cuando finalmente encuentra un programa que le llama la atención, se oye como una explosión de color, el llanto de Lily.

Maldición. –gruñe, y sale corriendo escaleras arriba, porque uno nunca sabe...

Ella está llorando a pleno pulmón sobre su cama. Suspira resignado (hay que sacrificarse por la familia) y prende la luz.

– ¿Qué fue esta vez? –pregunta, y se sienta a su lado, tomándola en brazos y cargándola sobre sus piernas.

Lily –que es todo llantos y sollozos– señala el desmadejado montón de vellón que sale disparatado de su oso de felpa preferido, y cuyo relleno está disperso por toda la cama.

–Lo hizo explotar. –explicó, y otra vez, sus ojos se anegaron en lágrimas, como si no pudiera conceder tanta maldad.

–Tu mamá lo curará. –le promete, y se esfuerza por no reírse.

–Pobre Teddy. –susurra ella, secándose las lágrimas que resbalan por sus mejillas con el dorso de la mano.

– ¿Yo? ¿Por qué?

–No tú. –exclama resuelta (e incluso ofendida). –El oso. Teddy.

– ¿Le pusiste mi nombre al oso?

–No, tú tienes nombre de oso. –le explica como quien intenta hacerle entender a otra persona que una flor tiene tal cantidad de pétalos señalándolos uno por uno.

Creo que tengo una adicción por Teddy Lupin.

Ah, y una cosa. Y por si nadie se dio cuenta, los osos de felpa son marrones (los que no son negros o blancos, por supuesto xD).

A Teddy le encantan los reviews.

Besotes :)

flowery.