Todos los personajes le pertenecen a Stephenie Meyer


Rosalie POV

Entramos a la habitación con Sergio y Jasper y yo nos miramos algo preocupados. Sergio se sentó y Jasper lo hizo a mi lado, abrazándome.

- Antes que nada, quiero ofrecerles mis disculpas por venir a esta hora y este día, pero tenía que verlos lo más pronto posible – Sergio comenzó

- No se preocupe, pero comprenderá que para mi hermana y para mí esto resulta muy confuso – mi hermano habló por ambos

- Lo comprendo y sepan que es por algo realmente importante, bueno permítanme presentarme correctamente, soy Sergio Robinson y soy el abogado de Stella y Roger Hale

Al oír esos nombres, me estremecí, hacía diez años que no sabíamos nada de ellos y que viniera su abogado a estas horas y este día era aún más perturbador. Ni mi hermano ni yo dijimos nada.

- Según tengo entendido ellos son sus tíos – nosotros asentimos – Bueno, ellos hicieron su testamento algunos años atrás y pues… lamentablemente ellos fallecieron hace unas horas en un accidente de avión – la noticia de su muerte me afectó, Jasper me pasó un brazo por los hombros – ellos venían hacia aquí, a Phoenix, según me dijeron, venían a pasar la Navidad con sus sobrinos

Me llené de más asombro, ¿ellos iban a venir a vernos? ¿Después de diez años? Ni Jasper ni yo podíamos pronunciar palabra.

- Ellos nombraron como sus herederos universales a Rosalie y a Jasper Hale, todos sus bienes se repartirán entre ustedes equitativamente – esto era aún más confuso ¿qué, qué? – aquí tienen una copia del testamento

Jasper la tomó y la leyó para luego pasármela a mí. Efectivamente, eso era cierto. El abogado nos explicó que tendríamos que firmar y luego procedería todo el trámite, después podríamos hacer con el dinero y las propiedades lo que nosotros deseáramos.

- Bueno, finalmente, ellos me pidieron que si algo les sucedía antes de que pudieran verlos a ustedes, les diera esto

El abogado nos dio un sobre, yo lo tomé temerosamente y lo abrí, era una carta. Me aclaré la voz y la leí en voz alta, para que Jasper también la escuchara

Rosalie y Jasper:

Ruego a Dios que se encuentren bien y a salvo, con buena salud y que no les falte nada. Les escribimos esta carta porque lo creímos necesario en caso de no tener la oportunidad de decirles esto en persona. Desde que se fueron, todo en nuestras vidas se ha ensombrecido de manera evidente. Ya el trabajo no nos llena, no tenemos un propósito por el cual seguir viviendo.

Jamás nos dimos cuenta de qué tan importantes eran en nuestras vidas, es terrible pensar en eso hasta ahora que no los tenemos. No pensé decir esto pero, cuánta razón hay en la frase "Nunca sabes lo que tienes hasta que lo ves perdido". Nosotros no debimos de haber permitido que eso sucediera.

Queremos decirles lo arrepentidos que estamos de haberlos hecho sufrir tanto, ustedes tenían toda la razón y nosotros jamás lo vimos hasta que fue demasiado tarde. Si no los buscamos antes, fue por cobardía, porque nosotros no nos merecemos el cariño que, ha pesar de todo, ustedes nos tenían o tienen.

No tenemos perdón, y no hay noche en que no nos acostemos y no pensemos en ustedes. Cómo nos hubiera gustado que se fueran a dormir con nosotros cuando eran pequeños, como nos hubiera gustado compartir sus logros con ustedes, como hubiéramos gozado de sus viajes estando nosotros a su lado.

Pero no hay hubiera que valga la pena, por ello les pedimos nuestras más sinceras disculpas, sabemos que eso no arregla nada, pero nos gustaría que no haya rencor en sus corazones tan grandes y tan hermosos. Sean felices, hijos míos, aunque jamás lo dijimos ni lo demostramos, los amamos como si fueran nuestros hijos y desearíamos recuperar el tiempo y cambiar las cosas, pero como eso no se puede, deseamos que su futuro esté lleno del amor y la felicidad que ustedes se merecen, y que nosotros fuimos incapaces de dárselos.

Con todo el amor y el arrepentimiento que caben en nuestros corazones

Sus padres, Stella y Roger.

Terminé de leer y mi corazón se llenó de perdón y mis ojos de lágrimas, Jasper me abrazó mientras los sollozos salían de mi garganta. Me hubiera gustado abrazarlos, decirles que yo también lo sentía por lo mal que me comporté con ellos, quería tener otra oportunidad de decirles que los amaba. Ellos habían venido a decirnos eso y…habían muerto.

- Claro que los perdono, con todo mi corazón – murmuré al aire, deseando que ellos pudieran escucharme

- Que descansen en paz – mi hermano susurró con la voz entrecortada – los perdonamos

El abogado nos dio su pésame y se retiró, dándonos su tarjeta para que lo contactáramos e hiciéramos los trámites. Salimos del estudio y nos fuimos con nuestras familias. Emmett, al verme llorando, me abrazó fuertemente. Y yo me refugié en su pecho mientras sus brazos me envolvían cálidamente.

- ¿Mi amor, qué tienes, princesa? – me preguntó visiblemente preocupado mientras me besaba el cabello, yo negué con mi cabeza, las palabras no me salían – tranquila, estás aquí, conmigo.

Esperé unos minutos antes de relajarme, esto era algo muy pesado, no sabía como digerir tantas emociones. Mis tíos querían venir a disculparse y ellos habían muerto, antes de poder escuchar de nuestros labios que los perdonábamos. Las manos de Emmett acariciaron mi cabello suavemente y el ritmo de su corazón poco a poco iba calmándome.

Me separé un poco de él y con sus dedos, secó las lágrimas que caían de mis ojos para después darme un dulce beso.

- Te amo – me susurró

- Y yo te amo a ti – respondí

Nos sentamos en la sala y entre Jasper y yo contamos lo que el abogado nos había dicho, mi madre también lloró un poco por la pérdida de su hermano y de su cuñada. Pero todos sabíamos que era Navidad y era un día en el que no podíamos estar tristes.

Recogimos un poco la sala y nos fuimos a acostar, no sin antes asegurarnos de que los regalos de los niños ya estuvieran debajo del árbol. Emmett y yo nos dirigimos a nuestra habitación, no sin antes ir a ver cómo estaban Vivian y Amanda. Las dos dormían profundamente y estaban tomadas de las manitas. Emmett me abrazó por detrás y me dio un beso en el cuello.

- Nuestras hijas son hermosas – me murmuró

- Sí, lo son – estuve de acuerdo, no había dos niñas más hermosas que ellas – gracias por hacer mi sueño realidad

- Nuestro sueño – Emmett corrigió y volvió a besarme.

Entramos a nuestra habitación y yo me aseguré de que Emmie estuviera bien. Al igual que sus hermanas, estaba perdido en sueños, le aparté sus ricitos de la cara y sonreí al ver lo parecido que era a su padre. Esme tenía razón, era su clon. Emmett salió del baño y yo entré a desmaquillarme. Me puse la pijama y me dormí entre los brazos de mi marido.

Edward POV

- ¡¡¡Mami!!!¡¡¡Papi!!! Ya despieten ¡¡¡Ya es Navidad!!! – oí el grito de emoción de Anthony mientras brincaba sobre la cama

Bella se removió entre mis brazos con un gruñido, yo abrí los ojos poco a poco y miré el reloj, eran nada más y nada menos que las siete de la mañana y ya se oían los gritos de todos los niños en la casa y obviamente, eso despertó a Emmett y a Nessie que comenzaron a llorar.

Miré a mi hijo y vi sus ojitos brillantes de alegría mientras se me lanzaba y me abrazaba.

- ¡¡Feliz Navidad, hijo!! – le dije mientras besaba su cabecita

- Igual papi

- ¿por qué no vas a ver que te trajo Santa en lo que mami se despierta? – le sugerí mientras me levantaba de la cama

- Sí, papi – respondió y bajó corriendo

Saqué a Nessie de su cuna y la arrullé. Sus ojitos se abrieron y me miraron fijamente.

- ¿Tú también quieres ir a ver tus regalos princesita? – le pregunté mientras le sonreía – porque tu mami dormilona sigue en la cama, mírala.

Caminé hasta la cama y puse a Nessie sobre ella. Bella seguía con sus ojos cerrados y Nessie la miró e inmediatamente la reconoció así que tiró suavemente de los cabellos de mi esposa clamando atención. Y en el momento en el que Bella abrió los ojos, recibimos uno de los mejores regalos de Navidad, la primera sonrisa de nuestra bebé.

- ¿Qué hace esta hermosura aquí? – preguntó Bella sonriéndole a Nessie - ¿Qué haces aquí princesa?

- Vino a despertar a su mamá – le respondí mientras Bella cargaba a la niña y la ponía contra su pecho

Abajo se oían risas y gritos de emoción así que Bella y yo nos pusimos unas batas y salimos de la habitación, también teníamos que ir a calentar el biberón de Nessie y nos moríamos de ganas de ver la carita de emoción de Anthony. Al salir vimos que nuestros amigos salían de sus habitaciones con un aspecto cansado igual que nosotros. Rosalie tenía cargando a Emmie y Emmett salió de la habitación con una cámara. Alice y Jasper también ya estaban de pie visiblemente cansados.

Al llegar a la sala, los gritos y las risas eran aún mayores. Aline sostenía una muñeca, Vivian tenía un oso de peluche entre sus brazos, Amanda jugaba con una muñeca vestida de rosa mientras que Anthony jugaba con uno de los carritos que tenía cerca. Verlos tan felices era fascinante, nos llenaba de dicha a todos nosotros. Al vernos ahí parados, corrieron hacia nosotros y yo cargué a Anthony mientras Nessie miraba a su hermanito con sorpresa.

Jasper tenía a Aline subida a sus hombros y ella se reía felizmente con sus papás. Mientras que Emmett había cargado a sus dos princesitas y Rosalie acariciaba el rostro de ambas mientras sostenía a Emmie con su otro brazo. Dejamos a los niños jugando mientras que nosotros fuimos a hacer el desayuno. Jasper estaba encargándose de preparar los hot Cakes, Emmett estaba preparando el jugo y el café, yo picaba algo de fruta y preparé la papilla de mi sobrino y el biberón de mi hija.

Las chicas estaban sentadas, Alice porque no debía de andar de un lado para otro debido al grado de su embarazo, Rosalie estaba dándole su papilla a Emmett y Bella el biberón a Nessie.

A una hora decente, como a las diez, mis papás, mis suegros, Lily, Will, María e Ethan se despertaron. Ya quería yo ver como los últimos dos se las arreglaban con su próximo hijo y por fin entendía como se sentían papá y mamá cuando los íbamos a despertar todas las mañanas de Navidad.

Rato después, Bella y yo estábamos en los jardines vigilando a los chicos mientras jugaban entre ellos. Nessie estaba con sus abuelitas y nosotros estábamos lo suficientemente retirados de los niños como para que no nos oyeran.

- Te amo, hermosa – le dije a mi esposa abrazándola por atrás – eres la luz de mi existencia

- Yo también te amo Edward – Bella se recargó en mi pecho y besó mi cuello – tú eres mi todo, mi amor. Tú y nuestros maravillosos hijos

- ¿Sabes lo que estaba pensando? – le pregunté apoyando mi mejilla en su mata de rizos

- ¿En qué?

- Que son demasiadas niñas en esta familia

- Bueno, esperemos que tu regalo de cumpleaños sea un varón – Bella se volteó y me rodeó el cuello con los brazos

- Sí, un niño igual de guapo que su padre – le dije sonriendo

- Sí, guapo y deslumbrante como su padre – Bella se acercó aún más y sus labios se posaron sobre los míos con dulzura y amor.

Sus manos se posaron en mi pecho y yo pasé un brazo alrededor de su esbelta cintura y con la otra mano la acerqué más a mis labios. No había nada más dulce que los besos de Bella y jamás, jamás podría terminar de agradecer a la vida que me haya dado el regalo de su amor.

Estábamos sumidos en nuestra propia burbuja hasta que oímos un grito proveniente de la casa, mi hermana. Bella y yo nos separamos y vimos que los niños se preocupaban. Un segundo después Jasper salía de la casa con su esposa en brazos. Creo que habría otro regalo de Navidad para la familia Hale Cullen. Bella se quedó con los niños mientras yo iba con Jasper.

- Llévala al hospital, nosotros cuidamos a Aline – le dije a mi cuñado que se veía sumamente nervioso – descuida todo saldrá bien.

- ¡¡¡Papi!!! – Aline llegó corriendo a abrazar a su padre

- Tranquila princesa, tu hermanito ya va a nacer y tengo que llevar a mami al hospital – Jasper le explicó a su hijota calmadamente – quédate con tus tíos y pórtate bien ¿de acuerdo?

- Sí, papi te lo prometo – respondió la niña y le dio un besito a su mami en la mejilla – te amo mami

- Y yo a ti princesita hermosa – respondió Alice algo jadeante mientras acariciaba la mejilla de su hija – obedece a tus tíos y pórtate bien

- Sí mami

Jasper y Alice se fueron al hospital en el Turbo. Yo cargué a Aline la niña me miró con sus ojitos llenos de preocupación, yo la besé en la mejilla.

- Tu mami estará bien, princesa – le prometí

- ¿Vamos a poded id al hospital tío Edwad? – me preguntó la pequeña

- Claro que sí princesita linda, ahora mismo vamos

No pasaron cinco minutos de que se fueron Alice y Jasper cuando ya todos nos dirigíamos al hospital. Bella y yo nos habíamos hecho cargo de Aline, Emmett y Rosalie ya tenían mucho con sus tres hijos así que Aline se vino con nosotros. Llegamos al hospital y nos quedamos en la sala de espera.

Jasper POV

Alice y yo estábamos en nuestra habitación recogiendo algunas cosas cuando de repente se quedó inmóvil y gritó fuertemente. Yo corrí a su lado y ella me tomó de los brazos con su frente perlada de sudor.

- ¿Alice qué sucede?

- Se…se…se me rompió la fuente – me respondió

Yo no dudé ni un segundo, la cargué y me dirigí con toda la prisa al coche, los demás nos verían allá. Nos despedimos de nuestra pequeña y manejé como loco al hospital mientras Alice controlaba su respiración y evitaba a toda cosa que las contracciones llegaran, aunque no había mucho por hacer en ese aspecto. Llegué al hospital e inmediatamente me pasaron a la sala de partos, me puse rápidamente una bata, un tapabocas y guantes de látex según la orden del doctor.

- ¡¡¡Jasper!!! – me gritó Alice cubierta de sudor

- Tranquila mi amor, aquí estoy – le respondí poniéndome a su lado y tomando su mano

- Muy bien señora Hale, necesito que respire profundamente y puje

Alice hizo caso al doctor y yo estuve junto a ella, compartiendo el nacimiento de nuestro hijo así como lo había hecho con Aline, siempre al lado de mi Alice, sin importar lo que pasara.

Tras una hora y media, hizo su entrada al mundo nuestro hijo, un pequeño niño que pesó 2 kilos 300 gramos. Las enfermeras lo limpiaron mientras yo secaba el sudor de la frente de Alice y la besaba.

- Un niño mi amor – me susurró visiblemente cansada

- Sí, mi amor, por fin otro niño para una familia repleta de niñas – le dije y ella rió agotada.

- Feliz Navidad, Jasper - me susurró y yo la besé dulcemente

- Todas las que he pasado a tu lado han sido las más hermosas de toda mi vida, ésta es una de las más dichosas, mi amor

Dejé a Alice unos momentos para salir a la sala de espera donde todos nos esperaban. Mi niña corrió a abrazarme y yo la cargué.

- Nena, tienes un hermanito – le dije

- ¡¡¡Sí, tengo un hemanito!!! – gritó emocionada - ¿Cómo está mami?

- Bien, tesoro, sólo está algo cansada

- ¿Puedo pasad a ved a mi hemanito y a mi mami? – me preguntó

- Claro que sí mi amor.

Entré con Aline entre mis brazos, ambos vimos como Alice tenía a nuestro hijo acunado contra su pecho y lo miraba con adoración. Llevé a nuestra hija hasta la cama y ella se sentó cuidadosamente junto a su mamá. Alice le pasó un brazo por sus hombros y la besó en la frente.

- ¿te sientes bien mami? - le preguntó Aline a su mamá

- Sí tesoro, algo cansada, pero tu hermanito y yo estamos muy bien - Alice le enseñó al bebé a Aline y ella le acarició la cabecita.

- Hola hemanito, que bonito está ¿vedad mami?

- Sí, mi amor igual que tú

Alice abrazó a sus dos hijos y yo la miré completamente conmovido, la imagen era conmovedora e hizo estremecer mi vida de alegría. Tenía a la mujer que más amaba en este mundo. Mi hermana estaba sana y feliz con su propia familia y sabía sin lugar a dudas que siempre lo sería. Tenía a los mejores amigos de este mundo, los hermanos que jamás tuve pero que encontré gracias al cielo. Y tenía a mi madre, no le podía pedir más a la vida.

Ése día, poco a poco todos entraron a la habitación de Alice a conocer a nuestro hijito, un pequeño al que llamamos Roger.


¡¡¡¡¡¡¡¡FIN!!!!!! Sí, yo sé que nadie quiere oír esas palabras , lo sé pero todas las historias siempre tienen un final. Gracias por su apoyo a través de este fic 1900 reviews alcanzados gracias a cada uno de ustedes, gracias por leerme, gracias por comentarme de verdad que todos ustedes son personas muy lindas y los quiero muchísimo por seguirme.

Sé que van a extrañar este fic, pero les prometo que AMOR EN EL LABORATORIO lo disfrutarán igual o a lo mejor un poco más porque habrá muchísimas sorpresas y su sufrieron en este, en AMOR EN EL LABORATORIO lo harán aún más jajaja ya saben que me gusta el suspense.

Besitos a todos y nuevamente gracias

Dayan Hale