Bella POV

Un día mas, era todo lo que me faltaba para al fin alejarme de mi amado pueblito Forks (nótese el sarcasmo de "amado") bueno un día mas es lo único que tendré que los recuerdos tan bellos y al mismo tiempo tan dolorosos que me produce estar aquí. En esta casa donde nací y crecí donde pase una infancia maravillosa junto a mis padres Charlie y René

Mi padre Charlie es todo lo que una hija puede soñar cariñoso, atento, respetuoso, consentidor, realmente soy la niña de papa, aunque él se va de viajes frecuentemente (ya que es el vicepresidente de una cadena de hoteles muy famosa) siempre tiene tiempo para mí, a veces, incluso me lleva en sus viajes de negocios solo para pasar más tiempo conmigo.

Mama es otra historia, ella es como decirlo… medio loca??? No… tiene pequeños trastornos de personalidad?? No , tampoco… ummm no lo sé, mi madre es … mi madre todo un personaje inesperado ; nos llevábamos de maravilla pero ella es la típica madre que te hace pasar vergüenzas en los momentos más inoportunos.

Siempre recuerdo el día que me vino mi primera menstruación estábamos en el supermercado y juro por dios que todos los que se encontraban allí se enteraron de mi desarrollo, no porque me manchara ni nada, sino porque mi mama se encargo de decirle a cada persona que nos conseguimos que yo ya no era una niña pequeña ( ahhhhhhhhhhh como quería gritar ese día) , cuando compramos mi primer brassiere no me fue mucho mejor nonono (bastara con decir que todo el pueblo se entero de estos acontecimientos gracias a mi orgullosa madre…), incluso cuando mi invitaron a salir por primera vez, esa vez fue la peor:

Yo tenía 16 años (patético lo sé) pero nunca he sido del tipo que salen con chicos… sinceramente ninguno me llamaban la atención pero este era especial, era nuevo en el pueblo se había mudado recientemente solo porque según decían todos era un skater profesional muy famoso pero no le gustaba mucho ser una figura pública por lo que el tranquilo pueblo de Forks era perfecto para él.

Recuerdo que el chico se llamaba Ryan y me encantaba era dos años mayor que yo, rubio, atlético, skater, con unos ojos azules que te dejaban con haciendo burbujitas de baba si los veías mucho tiempo, lo conocí en una fiesta en casa de una de mis mejores amigas Rosalie Hale quien estudiaba conmigo y al igual que mis otra mejor amiga Alice Cullen, desde pequeñas hemos sido inseparables aunque las tres somos polos opuestos; Rose era la más popular de las tres le encantaban las fiestas y hacer vida social, conocer a todo el mundo absolutamente "todo el mundo". Alice en cambio era nuestra pequeña fashionista como siempre le decíamos, ella vivía estudiando revistas de moda siempre sabia las últimas tendencias de todo conocía cada detalle del mundo de la moda y la actualidad, yo en cambio siempre he sido la tranquila del grupo, no había nada que disfrutara más que un buen baño en la tina y leer mis libros favoritos, pero bueno esa es otra historia…

Volviendo a Ryan ese día le conté a mi madre que un chico, me había invitado a salir GRAN ERROR cuando le dije quien era el "chico" mi madre llamo inmediatamente a Alice para que me hiciera una transformación (bueno digamos que yo no era precisamente la reencarnación de Britney Spears en sus buenos tiempos, pero tampoco era Betty la fea) bueno después de que pelie y pataleé por un buen rato no tuve más remedio que aceptar el makeover de Alice, quien me vistió con un sexy vestido negro cortesía de Rose y unos tacones bajos, de manera que me pudiera ver bien y sentirme cómoda, me aliso mi gran melena castaña y me maquillo los ojos de color negro dándoles aun más profundidad a mi mirada y me coloco un color rosa en los labios para contrastar, cuando le recordé que no me había puesto blush se carcajeo y me ignoro, no entendí porque lo hizo pero tampoco quise preguntar.

Cuando al fin llego Ryan por mí, me di una última mirada en el espejo de mi habitación de verdad tenía que admitir que Alice sabía muy bien lo que hacía, me veía mucho mayor jamás aparentaba tener los 16 años que tenia parecía de la misma edad de Ryan me veía… SEXY???

Bueno sin pensarlo mucho baje por las escaleras hasta la sala para casi morirme al ver a mi cita: Ryan llevaba unos jeans desgastados y una camisa de vestir negra por fuera con los primeros botones abiertos de manera en que podía ver su muy bien desarrollado pecho, su maravilloso bronceado, sus ojos resaltaban aun mas, se veía… como decirlo… tan… espectacular, tan buenísimo, tan caliente, tan HOMBRE!!!

Me sentía como una pequeña niña sonrojada y es que bueno entiéndame esta sería mi primera salida SOLA con un chico y vaya no era cualquier chico era EL CHICO, él se acerco a mí y beso mi mano, por supuesto mi sonrojo nunca desapareció de mi rostro, es mas creo que se multiplico por 3, ya entiendo lo que Alice me dijo al no colocarme nada de Blush,( Nota Mental: Agradecer a Alice!).

Una vez nos disponíamos a salir mi Madre apareció de no sé donde con una video cámara en una mano y jalando a mi padre quien a su vez tenía una cámara fotográfica en su otra mano el me miraba con el perdón escrito en sus ojos, pero mama estaba radiante gritando de la emoción porque su pequeña hija al fin saldría en una cita con un chico… (Pueden creerlo??? antes de que me pregunten NO soy adoptada, de verdad aunque no lo parezca mi madre me ama muy a su modo pero lo hace).

Yo no sabía dónde esconderme, no quería ni mirar a Ryan lo único que quería era subir nuevamente en mi habitación y no salir de allí mas nunca, pero lo que nunca me imagine fue que él se lo tomara tan bien, poso para cada foto que propuso mi madre, abrazados, sonriendo y en el video mi madre lo obligo a explicar que era lo que le había llamado la atención en mi para asi invitarme a salir, también tuvo que decir que intenciones tenia conmigo y todo lo demás.

Yo ya me sentía con los niveles altos de suicidio, solo deseaba que alguien me lanzara un cuchillo para enterrarlo en mi corazón, ya no aguantaba la vergüenza.

Cuando al fin nos dejaron ir ya yo no quería hacer ni decir nada estaba demasiado apenada con todo, pero Ryan fue un real caballero sostuvo mi mano todo el tiempo y me dijo que no me preocupara que él estaba acostumbrado a ese tipo de acciones ya que su madre era muy similar a la mía, (algo me decía que no era cierto el solo quería hacerme sentir mejor, me pareció tan perfecto que decidí no pensar más en ello y disfrutar la cita).

Fuimos a cenar y luego al cine, se sentía realmente bien pasar el tiempo con el teníamos mucho en común, esa noche el me pidió que fuera su novia lo que acepte sin dudarlo por un segundo. Ryan fue mi primer beso, mi primera caricia, mi primer hombre, mi primer amor. Estuvimos juntos un poco más de dos años los cuales fueron los años más felices de mi vida Ryan y yo teníamos una relación perfecta éramos amigos y amantes yo le podía confiar todo y viceversa éramos la pareja perfecta decían todos en el pueblo. Pero todo lo bueno tiene un final y ese final fue el día del cumpleaños número 21 de Ryan.