Esta historia es 100% original. Los personajes son creación de la estupenda Stephenie Meyer y hago uso de los nombres sin algún fin de lucro.

Siento mucho no haber subido capitulo el viernes, pero es que no tuve tiempo y luego ayer (sábado) nos hicieron ir a la escuela ¬¬ espero que les guste el capitulo.

EDWARD POV

Habían pasado 3 maravillosos meses desde mi boda con Bella. Fuimos de luna de miel a Europa, casi recorrimos el continente entero. Visitamos Venecia, España, Paris, Londres, Italia. Bella se veía sorprendida por todos los lugares que conocía, me fascinaba ver su cara cada vez que visitábamos un museo o íbamos a otra ciudad. Mi corazón se lleno de felicidad cuando vio por primera vez la torre Eiffel. Sabía que Paris era un lugar hermoso y más cuando lo disfrutas con la persona que amas.

Nos habíamos tomado un mes para la luna de miel, en la cual solo hacíamos 2 cosas: conocer y hacer el amor. Bella cada día me sorprendía más. Era una mujer excepcional, llena de amor, de paciencia de virtudes, las cuales se las estaba traspasando a nuestra niña. Leslie.

Era una niña sumamente inteligente y lo demostraba más ahora que estaba en el jardín de niños. Se podría decir que Leslie en verdad sabe lo que quiere. Diariamente nos pide que le demos un hermanito o hermanita. Bella y yo solamente le decimos que es cuestión de tiempo, ya que ninguno de los dos usa protección cuando estamos íntimamente.

Ahora vivíamos en nuestra propia casa, ella se había mudado de su pequeña casa y yo de la mía, para tener nuestro propio hogar. Bella aun decía que era una casa extremadamente grande para nosotros, pero yo nunca estaba de acuerdo con ella en ese aspecto.

Estaba en mi consultorio, esperando a mi siguiente consulta. Al parecer un madre primeriza que por cualquier cosa venia a visitarme. Creo que en cierta parte la comprendía, uno como padre quiere lo mejor para sus hijos y siempre se preocupa por ellos.

Algo llamo a mi puerta.

-Adelante- dije.

-Buenas tarde Dr. Cullen-me saludo la señora Morrison.

-Buenas tardes señora Morrison, tome asiento.

-Gracias- dijo mientras se sentaba cuidadosamente para no despertar a su hija.

-Dígame, ¿Qué pasa ahora?- le pregunte.

-Ay Doctor, pues me asuste mucho un día cuando desde de darle de comer a mi niña pues como que comenzó a vomitarla, pero no un vomito normal es más bien como agua, no se Doctor y me asusto.

-No se preocupe señora Morrison, todo está perfecto en su bebe, por lo que veo en sus expedientes de sus visitas- le dije mientras ojeaba unos documentos-. Lo que su hija tiene es reflujo algo bastante común en los recién nacidos, así que no se preocupe.

-¿Es todo?- me pregunto, como si estuviera que fuera algo tan sencillo-. Bueno muchas gracias doctor, siento haberlo molestado.

-No se preocupe, para eso estamos los pediatras-dije mientras esbozaba mi ya famosa sonrisa torcida. Al parecer la deslumbre, aunque lo hice intencionalmente, ya que a la única que quería deslumbrar era a Bella.

Después de que la señora Morrison abandono el consultorio me dedique un momento a contemplar, desde mi asiento, las fotos de mi consultorio. Un mi escritorio se encontraban 2, una de ellas era una del día de la boda. Estábamos Leslie, Bella y yo. Leslie tenía una gran sonrisa en el rostro al igual que Bella y yo. Leslie estaba en mis brazos y Bella tenia los suyos alrededor mío. Nos veíamos tan felices. La otra era la fotografía que Leslie me había regalado hace mucho, en nuestra primera navidad juntos. Era demasiado feliz en estos momentos y por nada del mundo lo cambiaria.

El sonido de mi teléfono celular me saco de mis pensamientos. Sonreí cuando vi el identificador de llamadas.

-Hola, mi amor-conteste.

-Edward- dijo con voz exasperada.

-Amor, ¿todo está bien?- le pregunte.

-Sí, solo que volvía de recoger a Leslie del kínder y un auto se me atravesó, casi choco, Edward- dijo algo exasperada. Tenía que hacerle unos análisis, solo por precaución.

-¿Pero están bien?- le pregunte.

-Claro, amor, estamos bien- dijo ya algo mas tranquilizada.

-Aun así no me quedo muy tranquilo- le dije-. Amor, ¿puedes venir tu y Leslie a que les haga unos exámenes?

-Edward, no es necesario, estamos bien- me aseguro.

-Si no vienen, iré yo por ustedes- le amenacé. Sé que sonaba algo exagerado, pero más vale prevenir que lamentar.

-Está bien- me contesto-. Estaremos ahí enseguida.

-Gracias, te amo- le dije.

-Yo también te amo- dicho esto corto la llamada.

Las espere en la recepción del hospital. Mi corazón se hincho de la felicidad cuando las vi pasar por las puertas eléctricas de la entrada del hospital.

-¡Papi!- grito Leslie, quien se acercaba a mí corriendo.

-Mi niña- le dije cargándola-. ¿Cómo estás?

-Muy bien, solo que me suste mucho- me contesto abriendo mucho los ojos.

-Hola, mi amor- me dijo mi esposa, mientras se acercaba.

-Hola, cariño- repuse-. ¿Qué tal estas tu?

-Bien, no hacía falta que nos hicieras venir al hospital, estamos bien- dijo acercándose para besarme suavemente.

-Pero aun así quiero asegurarme de que no sufrieron algún daño interno- le dijo.

El Dr. Spencer fue el que se hizo cargo de todo. De una vez, hice que les hicieran un chequeo general. Les tomo la presión, las peso, las midió, incluso hice que les tomaran unas muestras de sangre, solo para asegurarme de que no tuvieran diabetes o algún padecimiento parecido.

Estábamos en mi oficina, esperando a que el Dr. Spencer trajera los resultados, yo sabía de sobra que estaban bien, solo que me sentía algo sobre protectores con ellas.

-¿Te he dicho alguna vez lo sexy que te ves con tu bata de doctor?- me dijo Bella mientras ponía sus delgados brazos alrededor de mi cuello.

-No- el conteste con una sonrisa antes de acercar mi rostro al suyo y darle un suave pero amoroso beso.

Escuchamos una risita detrás de nosotros. Nos separamos y vimos que Leslie tenía sus manitas encima de sus ojos.

-Ven acá pequeña- le dije yo.

Fue corriendo hacia donde nosotros y la tome en brazos.

-Las amo con todo mi corazón- les dije a Bella y Leslie.

-Y nosotras a ti papi- me contesto Leslie, mientras le daba un beso en la mejilla.

Irrumpieron en nuestra burbuja de felicidad unos toquidos en la puerta.

-Adelante- dije. Aun si dejar de abrazar a Bella y a Leslie.

-Dr. Cullen- dijo el Dr. Spencer-. Ya tengo los resultados. Su hija- sonreí cuando esa palabra-. Está en perfectas condiciones, al igual que su esposa. Solo que hay algo que necesito decirles.

-¿Algo grave?- le pregunto Bella.

-Para nada- Nos tranquilizo el Dr. Spencer-. Al contrario. Enhorabuena, serán padres.

Ok. ¿Había escuchado bien?

Serán padres-eso fue lo que pronuncio el Dr.

Un momento… ¡SERE PAPÁ!

-¿Habla en serio?- pregunto Bella con una sonrisa pintada en su rostro.

-Así es. Al parecer tiene 2 meses y medio- le contesto el Dr.

Aun no reaccionaba.

Seré…papá. Un hijo. De Bella y mío. ¡UN HIJO!

-¡Seremos papás!- grite mientras abrazaba mas fuerte a Leslie y Bella.

-Si mi amor, así parece- me contesto Bella con su sonrisa más amplia.

-Un hijo, Bella. Tuyo y mío. Nuestro-le dije mientras le daba de besos en diferentes partes de su bello rostro.

-Los dejare solos- dijo el Dr. Spencer, al parecer para no interrumpir más.

-Si amor, algo tuyo y mío- me dijo Bella, ahora con los ojos anegados en lagrimas.

-Te amo y gracias por darme la vida que probablemente no merezco, te amo por darme la felicidad más grande del mundo, te amo por traer al mundo a una hija tan maravillosa, te amo por darme otro hijo. Te amo demasiado mi Bella.

-Y yo te amo a ti mi Edward- me contesto antes de volverla a besar.

-¿Qué significa serán padres?- pregunto Leslie.

-Significa mi niña que tendrás un hermanito- le contesto Bella mientras la cargaba.

-O una hermanita- le dije yo.

-¿Qué?- pregunto sorprendida, pero a la vez feliz-. Una hermanito. Wii.

Comenzó a saltar por toda la oficina.

-Muchas gracias mi amor- le dije-. Te amo.

-

-

-

4 MESES DESPUÉS

Habían pasado 4 maravillosos meses después de la gran noticia de que seriamos padres.

Bella se encontraba dormida plácidamente en nuestra recamara. En media hora Leslie saldría del kínder y tendría que ir por ella. Era magnifico estar de vacaciones y pasar tiempo con mi familia.

Estaba en la cocina preparando una ensalada, para que cuando Bella despertara no se preocupara por la comida. Cuando fui a sacar unos cuantos ingredientes del refrigerador, no pude evitar mirar la pequeña fotografía a blanco y negro que se hallaba pegado con unos imanes. Era nuestro bebe. Se veía perfectamente sano y fuerte. Bella le pidió a la doctora que no le dijera el sexo, quería que fuera sorpresa. Aunque Alice aseguraba que sus visiones le habían dicho que nuestro bebe era niña.

Alice y Jasper, hace 3 meses se habían convertido en padres del pequeño Adam. Había sacado los ojos de Jasper, color miel y el color de cabello de Alice, negro. Ellen, la pequeña de Emmett y Rosalie ya estaba dando sus primeros pasos a sus escasos 9 meses, era una niña bastante inteligente.

Leslie se volvía, literalmente, loca cada vez que veía a sus primitos. Bella y yo no veíamos el momento en que conociera a su hermanito o hermanita.

Esta tan metido en mis pensamiento que no me percate de que unos brazos de abrazaban por detrás. Aunque algo mis pequeño se interponía entre nosotros.

-¿En que piensas?- me pregunto, mientras me giraba para quedar frente a ella.

-En lo afortunado que soy de haberte encontrado en mi vida- dije mientras me acercaba a ella para darle un suave y tierno beso.

Su pancita hacia que nuestro encuentro no fuera más cercano, pero por ello estaba yo feliz. Cuando la bese el bebe dio una patadita, que incluso yo pude sentir.

-Wow- dijo Bella mientras ponía sus brazos en su vientre-. Es la primera vez que hace eso.

-¿En serio? Que mejor que compartir ese momento contigo- le dije mientras me acercaba de nuevo para besarla, pero de nuevo una nueva patadita hizo que nos separáramos.

-Al parecer alguien esta celosa de que mime a mami- dije mientras me ponía de rodillas y darle un beso al vientre de Bella.

-O probablemente este celoso de que papi se acerque a mami- me contraataco.

Sonreí ante lo que dijo.

-¿Quién no estaría celoso de que alguien se acercara a ti?- le pregunte mientras le daba un beso en la nariz.

-Vayamos por Leslie- me dijo. Ahora fue ella quien se acerco a mí para besarme.

-

-

-

Los meses se pasaron volando, de un momento a otro Bella ya estaba en su noveno mes, así que en cuestión de nada entraría en labor de parto. Era muy seguido las veces en que me pillaba viéndola, pero ella creía que la veía porque estaba gorda, pero no se daba cuenta de que la veía porque se veía cada vez más hermosa.

-Edward harás que en verdad me ponga como un tomate, si me sigues viendo así- me dijo mientras se recostaba en mi pecho, estábamos en el sillón de la sala-. Ya estoy gorda, lo último que me falta es ponerme roja.

-Tranquila amor, si te miro es porque te ves hermosa- le dije en el oído.

Eso la hizo estremecer.

BELLA POV

-Tranquila amor, si te miro porque te ves hermosa-me susurro en el oído.

Me estremecí.

Sentí como un líquido caliente salía de entre mis piernas.

-Edward…creo que se me rompió la fuente-dije mientras los agarraba fuertemente de un brazo.

Miro mis ojos y pude ver algo de miedo en ellos. Tardo algo en reaccionar lo que le había dicho.

-Vámonos al hospital- dijo algo alarmado, mientras me ayudaba a levantarme, pero cuando lo hizo sentí un horrible dolor.

-Ouch- dije mientras se me iba el aire.

-Tranquila mi amor, ya vamos- me dijo Edward, mientras corría escaleras arriba y vi que traía a Leslie en brazos, que no tenía ni idea de que era lo que pasaba, en uno de sus hombros tenia la pañalera que desde hace semanas habíamos preparado.

-Con cuidado amor- me dijo mientras me ayudaba a salir de la casa-. Respira.

Dicho y hecho. Iba inhalando y exhalando.

-¿Qué paso?- pregunto Leslie, mientras Edward la acomodaba en su sillita en la camioneta que me había regalado, a lado de la silla de su hermana o hermano.

-Mami va a tener al bebe, cariño- le contesto Edward, mientras cerraba la puerta y habría la mía para ayudarme a entrar.

Íbamos a una velocidad increíble por la ciudad. Tenía miedo de que fuéramos a chocar.

-Edward por favor, baja la velocidad- quise tranquilizarlo. Sabía que aun no estaba lista totalmente dilatada pero ya había entrado a labor de parto.

-Amor, en cualquier momento podrá nacer el bebe y créeme no quiero que sea en una camioneta- me dijo mientras sacaba su celular y marcaba.

-Alice…si nos dirigimos al hospital…Bella, creo, ya está en labor de parto…nos vemos ahí-dicho esto colgó teléfono.

Cuando llegamos Alice, Jasper, Emmett y Rosalie ya se encontraban ahí. Emmett y Jasper ayudaron a Edward a bajarme de la camioneta y Alice y Rosalie bajaron a Leslie. Emmett me cargo en brazos. Y salió corriendo hacia la recepción.

-¡Ayúdeme!- grito Emmett, jugando obviamente-. ¡Va a tener un o una bebe! Y créame cuando no salen pronto se ponen a decirnos, o más bien a gritarnos, que todo fue nuestra culpa.

-Emmett- lo reprendió Rosalie.

-Emmett por favor- dijo Edward en un tono mortificado.

-Por cierto ¿y sus hijos?- les pregunte a Rosalie y Alice.

-En casa de los papas de Jasper- contesto Alice.

-Pónganla en la silla, por favor- dijo una enfermera que traía consigo una silla de ruedas-. Y síganme por favor.

Emmett estaba más que dispuesto a empujar la silla de ruedas pero Edward no se lo permitió.

Cuando todos estábamos dispuesto a seguir a la enfermera, ella nos interrumpió.

-Lo siento, pero solo pueden venir la paciente, y si así lo desea, el padre.

Todos nos quedamos atónitos, éramos tan unidos que nunca pensé que nos los dejarían ir conmigo y con Edward.

-Adiós mami- Leslie fue la primera en despedirse-. Me traes a mi hermanito.

-Hermanita- la interrumpió Alice.

-Suerte chicos- nos dijeron Rose y Emmett.

-Gracias- les dijimos Edward y yo.

Edward siguió a la enfermera, que nos puse en, lo que parecía, una suite habitación (N/A: Ni idea de cómo se les llama a las habitación donde solo estas tu, no donde compartes con alguien mas).

Mire a Edward. Claramente esto tenía que ser idea suya.

-Quiero que tu y mi hijo o hija-sonrió- estén cómodos.

-Gracias, te amo- le dije, mientras me ayudaba a acostarme en la cama.

-Igual yo.

-

-

-

EDWARD POV

-Vamos, mi amor- le anime-. Lo estás haciendo muy bien.

Bella tomo otra gran bocanada de aire y pujo de nuevo.

-Ya casi- le dijo la doctora-. Ya veo su cabeza, tiene bastante cabello.

-Vamos amor, tu puedes- la tome de la mano y ella la apretó fuertemente.

De pronto, en un segundo, mi vida cambio permanentemente. Un leve lloriqueo hizo que mi mundo cambiara totalmente.

-Es un niño- dijo la doctora.

-Un mini Edward- dijo Bella mientras de sus hermosos ojos salían lágrimas-. Felicidades papá- me dijo mientras me sonreía cansadamente.

-Felicidades, de nuevo, mamá- le conteste.

Una enfermera se acerco a nosotros y nos entrego a nuestro hijo.

-Felicidades- nos dijo cuando dejo a nuestro pequeño en el pecho de Bella.

-Es hermoso- dijo Bella mientras deslizaba un dedo por el delicado de nuestro niño.

-Y es nuestro- sentí como las lagrimas se acumulaban en mis ojos.

-¿Cómo le pondremos?- me pregunto Bella.

Nunca me había puesto a pensar mucho en el nombre. Pero de pronto me vino uno a la mente y creo que será perfecto.

-Jackson- le dije mientras le acariciaba las mejillas a mi hijo-. Me gusta Jackson.

-Jackson Cullen Swan- dijo en tono monótono-. Me fascina como suena.

Cuando Bella pronuncio su nombre comenzó a abrir sus ojitos.

-Tiene tus ojos- dijo Bella mientras levantaba el rostro para verme, no pude evitar darle un tierno beso-. Ahora sabemos que estaba celoso de que papi le diera tantas atenciones a mami.

Sonreí. Estaba totalmente feliz, pleno, no podía pedirle más a la vida.

Se llevaron a Jackson para hacerle los chequeos rutinarios y dejaron a nuestros amigos pasar.

Bella dormía plácidamente y la deje, puesto, según lo que me han dicho Emmett y Jasper, un bebe casi no deja dormir.

Leslie fue la primera en asomarse por la puerta de la habitación.

-¡Papi!- dijo en un tono muy bajito.

-Mi niña ¿Qué tal?- le pregunte mientras le daba un beso en su mejilla.

-Muy nerviosita, escuche a mami gritar y luego alguien lloro- dijo con sus ojitos muy abiertos.

-El que lloro fue tu hermanito-le dije.

-¿Es niño?- pregunto Alice, de cuya presencia no me había percatado.

-Así es- le conteste.

-Me equivoque-dijo sin poder creérsela.

Dos días después ya estábamos en nuestra casa, con nuestros hijos.

-Mami, papi- dijo Leslie mientras aparecía por la puerta de la cocina. Bella y yo estábamos comiendo ya que casi no había podido en los últimos días-. Jack está llorando.

Bella y yo seguimos a Leslie hasta nuestra habitación, a pesar de que Jackson tenía su propia habitación, aun estaba muy pequeño para dormir solo.

Llegamos a su cuna y estaba emitiendo un enojado pero tierno llanto.

-¿Qué tiene mi campeón?- dije mientras lo levantaba cuidadosamente.

En cuanto lo cargue, dejo llorar.

-A lo mejor solo quería estar con nosotros- dijo Leslie, quien estaba en brazos de Bella, que ya estaba más recuperada.

-A lo mejor si- concorde con ella-. ¿Lo quieres cargar?

Abrió sus ojos como platos.

-¿En serio papi?- me pregunto mientras se bajaba de los brazos de Bella y se ponía en el suelo y extendía sus bracitos.

-Claro mi princesa, solo que con cuidado- le dije mientras ponía a Jackson en sus bracitos.

Leslie cargo con muchísimo cuidado a Jackson, quien no se inmuto al cambio de brazos.

Bella se acerco y rodeo mi cintura con sus delgados brazos.

-Se ven hermosos- dijo mientras buscaba mis ojos con los suyos.

-Claro amor, son nuestros hijos- le dije mientras me acercaba para besarla.

FIN

Hola! De nuevo, jejeje, bueno pues espero que no me golpeen por no actualizar el viernes, pero como dije no tuve tiempo y ayer me hicieron ir a la escuela ¬¬

QUE TAL LES PARECIO EL FINAL? En serio, yo estoy súper feliz, porque termine mi primera fic larga, en serio que no tengo como agradecérselos, a cada una que dejo un review siempre fue muy importarte para el crecimiento de esta historia, en serio que como "escritora" (si es que se me puede llamar así) estoy muy feliz de que les haya gustado la historia, pese a los posibles problemas que tuvimos, a mis bloqueos y todo eso. MUCHAS GRACIAS. Ustedes hicieron posible todo esto.

La foto de Jackson esta en mi perfil.

Si, el nombre del bebe lo saque del sexy Jackson Rathbone, es que me fascina su nombre, es serio! =)

Pues es todo de mi parte, en esta historia, porque seguire escribiendo.

Espero que anden de lo mejor, se cuidan mucho mucho.

Alex-Cullen-Pattinson.