Este es mi primer fic, tarde años en finalmente animarme a hacer uno, aunque se que no soy muy buena en estas cosas, espero que les guste

Ninguno de los personajes me pertenece, son de STEPHENIE MEYER

BELLA POV

Me encontraba en un campo hermoso, nunca había visto nada igual, las flores con sus magníficos colores llenaban el lugar.

Bajo el brillo del sol, su belleza era indescriptible, el viento fresco golpeaba mi rostro, cuando de repente sentí como todo se movía, y poco a poco ese paisaje se desvanecía, y todo se volvía oscuro...

- ¡Bella! ¡Bella! Levántate, es hora de ir a clases, no querrás llegar tarde a tu primer día de escuela.-

Había olvidado lo molesto que podía ser Emmett, desde pequeña odiaba que me levantara así.

- Ya estoy despierta, Emmett, sabes como odio que me hagas eso. No creo que haya la necesidad de brincar en mi cama para despertarme.-

- Vamos Bella, no hemos vivido en la misma casa desde hace muchos años, así que creo que tenía que reponer el tiempo perdido- puse los ojos en blanco tras ese comentario.

- Lo importante es que ya estoy despierta- dije mientras me levantaba de la cama- sino ¿Quién te prepararía el desayuno? No quiero ver a mi hermano muerto de hambre.-

- Ja ja… chistosa, eso realmente ofende- dijo mientra ponía su mano en su pecho- ¿crees que tu hermano no se sabe cuidar solo?, creí que tenias más fe en mí.-

- Tengo fe en ti Emmett, pero nunca en mí vida te he visto cocinar nada, ni siquiera te he visto preparar un cereal por ti mismo.-

- En eso te equivocas Bella- dijo Emmett con un tono de orgullo- De hecho venía a decirte que el desayuno ya esta preparado, es lo menos que puedo hacer después de no haber ido por ti al aeropuerto con papá.-

- No te preocupes, ni siquiera lo note, así que no me debes nada, además se que tu novia requiere tu atención en un 100%.- reí ante la última parte.

- Lamento decirte hermanita, que aunque quisiera, ayer no estaba con mi novia, no pude ir por ti, por que estaba en el entrenamiento de football.-

- Emmett, no me tienes que dar explicaciones, de verdad.-

- Lo se, pero quería hacerlo…. ahora apúrate que se nos va a hacer tarde y además quiero presentarte a mi novia- dijo Emmett mientras se dirigía a la puerta- Te espero en la camioneta- y con eso cerró la puerta.

Mientras me cambiaba, pensé en lo mucho que había extrañado a Emmett y a papá, la última vez que los había visto fue cuando tenía 12.

Después del divorcio de mis papas cuando tenía 4 años, venía a visitarlos 5 veces al año, pero al pasar los años ese número de visitas se fue reduciendo hasta quedar en 0.

Emmett realmente había cambiado desde la última vez que lo vi, pues ahora era realmente alto y musculoso, daba la impresión de ser un tipo rudo, pero yo sabía que en el fondo tenía un corazón de oro.

Baje a desayunar y me sorprendí al ver que Emmett me había preparado unos huevos estrellados, mis favoritos, me apuré en terminar y cuando salí de la casa me fije que mi hermano ya me estaba esperando en la camioneta.