¡Hola! Aquí les dejo el capo uno, que espero les guste.

Los personajes de Naruto no me pertenecen, ya saben… son de Masashi Kishimoto…

La narración esta en primera persona; pero en esta ocasión tanto Gaara como Sakura, serán los narradores.

.

MI ADORADO TORMENTO

By Tsukisaku

.

EL COMIENZO DE UN TORMENTO

.

Yo crecí en una pequeña ciudad llamada Konoha, es un lugar muy bonito y tranquilo para vivir. Aunque la verdad, cuando llegas a cierta edad, siempre tienes ganas de mas, de conocer el exterior… ese mundo desconocido que nos rodea. Siempre viví con mi hermana mayor Kasumi, ella se ocupó de mi desde que nuestros padres fallecieron en un terrible incendio; yo era muy pequeña, solo tenía ocho años y mi hermana diecisiete cuando eso pasó y la verdad fue devastador para las dos, pero para mí más.

Mi mejor amigo se llama: Naruto Uzumaki. Es un rubio bastante hiperactivo, que siempre ha estado conmigo, en las buenas y en las malas. Jamás me llevé bien con las niñas, así que se puede decir que él es mi único amigo, de toda la vida.

Siempre tuve deseos de salir de aquel pueblo. Así que en cuanto termine la preparatoria, me fui a estudiar a la Todai en Tokio. Dejando atrás mi vida aburrida y una relación un tanto extraña y tormentosa.

¿El motivo de mi sufrimiento? Un joven llamado Sasuke Uchiha. Es la clase de tipo de la que jamás pensé enamorarme, y sin embargo, terminé loca por él y —ahora— con el corazón roto, ya que su vida y la mía, siguen rumbos diferentes.

Hoy por hoy, estoy estudiando: Diseño y Comunicación Visual. Simplemente me fascina.

Mi vida no ha sido tan mala, hasta he hecho una amiga. Yo sé que nunca me agradaron las niñas como para entablar una amistad, pero ella es diferente. Su nombre es: Ino Yamanaka, una rubia de ojos azules, que es mi compañera de habitación. Es extrovertida, algo loca, le encanta divertirse y me cae súper bien. De hecho, creo que gracias a ella, he cambiado un poco mi forma de ser. Ella estudia lo mismo que yo, así que pasamos casi todo el tiempo juntas.

Nosotras frecuentamos mucho un canta—bar llamado: Rakuen (Paraíso). Así hicimos amistad con una chica llamada Tenten, la cual por cierto me ayudó a conseguir un empleo en ese lugar. Yo necesitaba dinero para mis gastos y mis ahorros llegaban a su fin, así que no me lo pensé mucho antes de aceptar.

Ahora que recién comienza mi segundo semestre de la carrera… Todo comienza a tomar forma en mi vida.

—¡Levántate cerda! —le grité a la rubia que dormía como piedra envuelta en sus cobijas. La cual solo atinó a gruñirme. Sólo llevamos dos días en la escuela y ya está de floja—. ¡Vas a llegar tarde a la primera clase!

—Ya voy… —contestó dejando ver su cabeza y abriendo pesadamente los ojos.

—Ya me voy a clase… nos veremos después —le dije saliendo rápidamente del lugar.

Éste semestre únicamente compartiríamos dos clases juntas. Además hoy iniciaba una clase de Lectura y Redacción, a la cual me había inscrito. Después de todo, aunque la lectura no tuviera que ver con mi carrera… ¡Me fascinaba leer! Y pues, la redacción si me ayudaría en futuras publicidades.

Llegué justo a tiempo… Y pensar que por tratar de despertar a la cerda, casi llego tarde. La clase transcurría bastante interesante, de hecho me gustaba mucho, se hablaba de la poesía en todos sus términos. Todo estaba perfecto, hasta que el profesor me hizo una pregunta que me puso en aprietos.

—Haruno. Dígame que me puede decir del trabajo de Garcilaso de la Vega.

¿Quién? ¡Olvide leer el material, que se debía analizar antes de la primera clase!

—Pues… yo… —me puse sumamente nerviosa.

—Garcilaso de la Vega… —intervino un chico pelirrojo que estaba sentado del otro lado del aula, pero frente a mí—. Es un maestro reconocido durante toda su época. Escribió casi exclusivamente poemas de amor, adaptando a su personalidad castellana el estilo del Italiano Petrarca. Su poesía se caracteriza por una gran hondura de sentimiento y una gran musicalidad —concluyó su explicación, dejando a varios impresionados, entre ellos… a mí. Durante todo su "discursito" no dejó de mirarme de manera arrogante. Sus ojos verde aguamarina son bastante intimidantes.

—Bien… parece que al menos, alguien si hizo su tarea —comentó el profesor con sarcasmo, básicamente refiriéndose a mí. En ese instante la clase se dio por terminada.

El resto de mis clases me la pasé enfurruñada, no me había gustado que me humillaran en público, pero eso me enseñaba que debía estudiar más. Después de mi última clase, me encaminé a Rakuen, era mi primer día oficial y debía llegar temprano.

Mientras caminaba, comencé a recordar lo que pasó en las vacaciones de invierno, cuando Naruto vino a visitarme…

¡Cerda ya levántate! —le grité pegándole con una almohada. Eran las doce del día y ella ahí como muerta.

Nuestra habitación, tiene dos camas, una frente a la otra, tenemos para cada quien un pequeño escritorio, un mueble con un espejo y un armario. El baño es lo único que compartimos.

Ya voy, aún es temprano frentona —murmuró tapándose de nuevo con las cobijas.

¡Aún tienes mucho que empacar! Y si no te apuras, ¡No saldré contigo hoy en la noche! —Nunca la vi levantarse tan rápido de la cama. Ella con tal de salir de fiesta es capaz de todo.

Luego de unas horas, ya estaba todo listo, así que nos disponíamos a salir a comer, cuando alguien llamó a nuestra puerta. Ino se adelantó a abrir la puerta, en tanto yo buscaba mi cartera.

¿Qué desean? —le escuché decir sin abrir del todo la puerta.

¿Se encentra Sakura-Chan? —esa voz, se me hace familiar, ¿Es de Naruto?

¿Quién la busca?

Naruto Uzumaki —¡Es él! ¿Qué hace aquí?

Caminé instantáneamente a la puerta—. Está bien, Ino —le dije abriendo la puerta, pero algo estaba mal. Ahí no solo estaba Naruto, si no también Sasuke y otras dos chicas, que en mi vida había visto.

¿Quiénes son ellas?

¡Sakura-Chan! ¡Cuánto tiempo sin vernos! —gritó mi rubio amigo mientras me abrazaba.

No la agobies dobe —esa voz, como extrañaba su hermosa voz.

¿Quiénes son estos, Sakura? —me preguntó la Yamanaka.

Son: Naruto y Sasuke, unos amigos —sonreí lo mejor que pude.

Yo soy Ino Yamanaka, la mejor amiga de Sakura —más sonriente no podía estar.

¿Mejor Amiga? ¡Eso es nuevo! —gritó Naruto—. ¡Por cierto! Ella es Hinata-Chan —nos dijo pasándole un brazo por el hombro a una chica que estaba sonrojada. Una mujer de tez blanca, cabellos azulados largos y ojos de un extraño color perla.

Mucho, gusto —dijo como muy tímida.

Es mi novia.

¿Su novia? ¿Naruto tiene novia?

Es un gusto conocer a la chica que conquistó el corazón de mi amigo —le dije esbozando una sonrisa. Luego miré a la otra chica; la cual tenía un semblante de no querer estar ahí. No sé porque me causaba disgusto de sólo verla. Es una tipa: alta, de cabellos rojos con gafas.

Como Sasuke notó que la miraba con desagrado,

Ella es Karin, mí… —justo antes de que terminara de hablar, la tipa lo interrumpió.

Soy, su Novia.

¿Novia?

Mi corazón detuvo su paso por unos segundos y mi estomago dio un gran vuelco.

¿No dices nada? —inquirió el Uchiha mirándome fríamente.

Los… felicito —contesté con el mismo tono de voz de él.

El silencio inundo el lugar, yo no sabía que decir. Mi corazón dolía mucho, pero no tenia porque, después de todo, yo terminé con él y le dije que siguiera con su vida.

Bueno, ¿Qué les parece si vamos a tomar algo?... nosotras ya íbamos de salida —sugirió la rubia, al ver que nadie decía nada. Todos asentimos con la cabeza.

Con eso termine de convencerme que el Uchiha y yo, no estábamos destinados a estar juntos.

Cuando me di cuenta ya había llegado a mi destino. Al entrar, Tenten me recibió con una gran sonrisa.

—Hola Sakura —se acercó a mí—. ¿Cómo estás?

—Bien, ¿Y tú? —le pregunté sonriente.

—Bien, ¿Lista para trabajar? —asentí con la cabeza. La verdad estaba muy emocionada.

—Déjame llamar al Gerente, espérame en la barra —asentí mientras le daba una mirada rápida al lugar; casi todo estaba vacío, luego me dirigí a la barra y me senté en un banco a esperar.

—¿Vas a pedir algo ó solo te quedaras observando el lugar? —esa voz me era extrañamente familiar, cuando giré mi rostro para ver a el dueño de la misma, me topé con los mismos ojos aguamarina intimidantes de mi clase de literatura.

—¿Tú? ¿Trabajas aquí? —realmente no es que me importara mucho, pero ese chico tenía algo que llamaba mi atención.

—Así es princesita —el tonito de voz que utilizo al llamarme princesita, no me gusto nada, acaso ¿Le caigo mal?

—¡Que bien que ya se conocen! —intervino Tenten bastante alegre.

—En realidad, no la conozco —comentó el pelirrojo fríamente.

—Pues, desde ahora lo harás, porque ella comienza a trabajar aquí hoy —acto seguido me abrazó con mucho entusiasmo. Ante la mirada atónita del chico.

—Bien por ti —me dijo inexpresivamente—. Me llamo Gaara.

—Y yo soy Sakura.

¿Cómo es que nunca había visto a ese chico? No es el tipo de chico que yo olvidaría. Tiene una mirada muy penetrante y fría, muy parecida a la del Uchiha.

Mi primer día pasó relativamente bien, pues aprendí un poco más de las bebidas y conocí oficialmente a todos los chicos que trabajan en el lugar. Uno de ellos se llama Kiba Inuzuka, es un moreno de cabellos castaños muy divertido. Otro se llama Shino Aburame, un chico sumamente serio, de cabellos oscuros y de tez blanca. También conocí al novio de Tenten, el cual para mi sorpresa es primo de Hinata… la novia de mi amigo. Su nombre es Neji Hyuga y tiene el cabello largo y unos ojos iguales a los de su prima. Otro de ellos, se llama Shikamaru Nara, es un chico amante de la tranquilidad. Es un moreno de cabellos negros y muy inteligente. La verdad aunque Ino no lo acepte, yo sé que él le gusta.

Ese tal Gaara, me intrigaba mucho, pareciera que me odia. Me mira de una manera muy fría y despectiva. Espero que con el tiempo, pueda ganarme su amistad.

Llevaba trabajando exactamente tres semanas, la verdad esto era fácil. Mi trabajo sólo consistía en tomar órdenes y servirlas, justo como cuando trabajaba en el Ichiraku. El único problema que tengo, se llama: Sabaku No Gaara, sinceramente creo que no le agrado. No es nada fácil llevar una orden rápido, cuando el chico que debe prepararla, me ignora. Todo lo contrario a cuando estamos en clase, puesto que parece que disfruta poniéndome en ridículo.

¡Como lo detesto!, pero uno de estos días, conocerá a la verdadera Sakura Haruno.

—¡Espérame frentona! —escuché gritar a una persona ya muy conocida.

—¿Qué sucede, cerda? —le dije deteniendo mi paso.

—Nada, es que quiero acompañarte al bar —¿Acompañarme?

—¿No será más bien que quieres ver a cierto chico? —a mi no me engañaba con esa cara de "niña buena".

—No sé de que hablas —¡Lo sabia!

—¡No te hagas la tonta cerdita! Sé muy bien que quieres ir a ver a Shikamaru —miré a mi acompañante de soslayo y pude notar cómo se ruborizaba. Me dio mucha risa.

—Bueno, tal vez, pero eso no quita que desee acompañarte.

—Si, claro —murmuré rodando los ojos.

—¿Y cómo te va con ese chico del bar? —¡Lo odio! Quise gritar.

—¡Horrible! —bufé.

—¿Por qué no hablas con él? —¿Hablar?... Matarlo es una mejor opción.

—Tal vez lo haga —murmuré justo cuando llegábamos al Rakuen.

Ambas entramos y pude ver que el lugar estaba muy tranquilo. La cerda se fue hacia la barra y yo me dirigí a los lockers para cambiarme de ropa. Mi uniforma consistía en una polera negra con el logotipo del bar en la espalda y un pantalón de mezclilla. La verdad no eran tan exigentes en eso.

Unos minutos más tarde Salí, dispuesta a comenzar con mí turno. En la barra me topé con Tenten e inmediatamente nos pusimos a conversar. El lugar estaba completamente tranquilo, así que hoy no haría falta que trabajáramos muchos. Cuando le pregunté quienes más estarían con nosotras, casi me da un ataque, ese pelirrojo trabajaría hoy, gracias a que le cambió uno de sus horarios a Neji. ¡Como lo odio!

Un par de horas más tarde, el lugar comenzó a estar un poco más concurrido. Y ahí estaba yo, en la barra tratando de que me hiciera caso, pero sólo se dedicaba a ignorarme.

—¡Oye! —le grité, no podía contener mi enojo ni un minuto más—. ¡Te estoy hablando! —y el joven seguía sin dignarse a mirarme ¡Lo mato Shannaro!—. ¡Gaara! —le grité de nuevo. Y parece que funcionó, pues el joven me brindo una de sus frías miradas.

—¿Qué? —preguntó con una de esas miradas de hastío. ¡Como que ¿Qué?!

—¿Por qué me ignoras?

—Estoy ocupado —respira Sakura, respira.

—Necesito dos cervezas, por favor —necesitaba no seguir viéndolo. Tomo dos tarros y de mala gana me los entregó. Y así era siempre, ¡No podré soportarlo!

Luego de entregar las bebidas a los clientes, me dirigí al baño, mascullando maldiciones. Necesitaba relajarme; así que abrí el grifo del agua y con mis manos la ponía sobre mi rostro.

—Sakura ¿Estas ahí? —¿Y ahora qué?, me dirigí a la puerta y salí de ahí, encontrándome con Shino.

—¿Qué sucede? —le pregunté pesadamente.

—Necesitamos que vayas a entregar un pedido.

—¿Yo sola?

—No, alguien te acompañara, así que ayúdale a Gaara a subir las cosas a la camioneta —esta noche no podía ir peor.

Odiaba esos pedidos, como el bar también servía comida, a veces algunos lugares pedían en grandes cantidades.

Aunque analizándolo mejor, con eso no tendré que ver a ese amargado por más tiempo.

Luego de subir todas las cosas a la camioneta, esperé a un costado de la puerta del copiloto, a que saliera la persona que me acompañaría.

—Sube —me dijo el pelirrojo desde el interior de la misma.

—¿Disculpa?

—Hmph —¿Eso significaba que él era mi acompañante? Oh, no.

—No iré contigo.

—¿Por qué no? —su voz era muy intimidante—. No te haré nada malo, eso te lo aseguro —¿Pero que se cree?

—¿Por qué no va Shino contigo ó Tenten? —pregunté con la esperanza de no tener que viajar con él.

—Shino se quedara a cargo de la barra y Tenten tiene que cerrar la caja, ¡Así que sube de una buena vez! —después de decir miles de maldiciones mentalmente. Me subí en el lugar del copiloto.

Esto si podía ir peor.

Continuará…

¡Hola!

Aquí Tsukisaku. Estoy editando éste fic, ya que me parece que tiene varios errores ortográficos y pues aprovecharé para cambiarle ligeramente varias cosillas.

Bueno, como ya saben, éste fic es contraparte de mi otro fic: ¿Amigos, Novios ó Amantes?, por lo tanto existirán similitudes, pero únicamente en los momentos clave, lo demás será diferente.

Y para todas aquellas personas q leían el fic: Más fuerte que la atracción, temo decir que me vi en la necesidad de eliminarlo, por fuerzas de causa mayor, aunque no significa que ya no subiré un GaaSaku nuevo. Tengo uno que ya estoy iniciando y que solo espero avanzar, para poder publicar.

Me despido y nos estamos leyendo.

¡Sayo!

Tsukisaku

¿Reviews?