Gemelas

Abrí los ojos con lentitud y trabajo. Note que la luz del sol se colaba por entre las cortinas y iluminaba nuestra habitación, y hago énfasis en "nuestra" habitación porque ahora tenemos una cama de dos plazas. Aunque la verdad nunca dormía solo ahora era más cómodo si a cama era más grande, después de todo había seguido su consejo de… "Y si vendemos las camas y compramos una sola cama para ti y para mi… Una graaaaande."

-Je "Una graaaaande"- Dije para mis adentro mientras volteaba para contemplar a la chica recostada en mi pecho- Tan bella como siempre…

Daana seguía dormida. Llevamos un poco más de 2 años juntos, pero cuando digo juntos ya no somos solamente Homúnculo y Alquimista, sino que ahora somos pareja… Además de que estamos en plan de tener hijos.

Después de todo teníamos que llegar a ese punto ¿no?

Y si… la persona que estuvo a cargo de explicarle los detalles sobre la sexualidad ¿A que no adivinan? Así es… Karin y yo. Con toda la vergüenza del mundo tuve que explicarle a Daana el acto del coito. Más bien Karin fue un "soporte" para que no me sintiera tan pervertido explicándole, aunque no ayudo en mucho por que se dedico a reírse a mandíbula suelta cuando veía mi monumental esfuerzo por explicarle a Daana que era un orgasmo.

Por suerte Daana entiende rápido ya que es una mujer muy inteligente, bueno, es un talento que tienen TODAS las Lif en cuanto a madurar. Un año de Lif son como 3 años humanos y Daana tiene 7 ósea que es como si tuviera 21 lo que la deja mayor que yo por un año.

-Lagartija asada…- Balbuceo Daana entre sueño mientras yo seguía con mis reflexiones.

Ha pasado mucho tiempo y logramos desarrollar una manera en que las Lif pueden tener hijos. Antes que nada se tiene que usar un Embryo de Homúnculo en su etapa más pequeña y criogenizarlo en jugo de la fruta de Yggdrasil para que se mantenga de ese tamaño y vivo. Se le injerta tejido de la madre (De la Lif) provocando que el hijo sea automática mente esa especie de homúnculo. Luego se le inyecta en Embryo en el útero de la madre y se debe "fertilizar" por el padre.

Se que mi explicación suena aburrida así que volveré a donde nos quedamos.

Me levanto con cuidado de no despertarla. Me deslice hasta el baño donde abrí la llave de la ducha y me desvestí mientras esperaba que el agua calentara.

Después de darme una larga ducha volví para despertar a Daana.

-¿Hasta cuando esperas dormí?- Le gruñí con enojo fingido- Mira ya es de día- Le susurre mientras corría las cortinas para que entrara toda la luz.

-¿Ya es de día?- Pregunto ella mientras se frotaba sus ojos carmesí- Quiero dormir un rato más…

-¿Olvidas que día es hoy?- Le reclame- Martes 8 de Junio.

Ella ladeo la cabeza hacia un lado para intentar comprender porque le recordaba la fecha hasta que se le encendió el foco.

- ¡Hoy vamos a saber los resultados ¡- Dijo mientras me regalaba una de sus deslumbrantes sonrisas.

Corrió al baño para ducharse, yo aproveche para poner toda la habitación en orden después de…. El "desorden" en que la dejamos anoche. Levante su blusa del suelo y la metí en la canasta del lavado. Ordene y doble mi ropa limpia y hice la cama con las esperanzas de que esta noche durara un poco.

-Resiste compañera- Le dije a la cama aunque sabia que no me respondería.

Después de la ducha, Daana se vistió a velocidad record. Y desayuno casi con la misma velocidad, hasta que le advertí que se podría ahogar y no pensaba estar pasando sustos con ella.

Después nos encaminamos tranquilamente a través de la ciudad al hospital donde trabajaba actualmente mi padre.

Daana tomo mi mano y anduvimos así en silencio meditando la noticia hasta que nos topamos con un grupo de acólitos dirigidos por un High Priest de ojos azules y cabello rubio casi dorado. Al vernos su sonrisa que exhibía a sus alumnos se cambio una mueca de asco.

-¡Tu ¡ Asqueroso pecador que te atreves a llevar un camino podrido a los ojos de Dios- Vocifero mientras me señalaba- Que te atreves a tratar como tu amada a esa mascota tuya.

-¡Daana no es ninguna mascota ¡ ¡Es mi esposa ¡- Le grite lleno de rabia .

Una High Priest, un Star Gladiaor y un Paladin se pararon a nuestro lado mientras miraban desafiantes al extraño rodeado de acólitos.

-¿Algún problema Darius? – Dije la High Priest con voz de miel pero en tono amenazador- Antes que andar sermoneando al resto sobre lo que es correcto o no deberías madurar un poco.

-Señor…- Susurro un acolito de cabello castaño claro y ojos carmesí como los de Daana- Déjelos señor no valen la pena…

Darius le dio una bofetada al acolito mientras hacia ademán para que los otros acólitos se retiraran.

-Cállate Vega- Le espeto Darius al joven acolito- No me digas lo que tengo que hacer.

-Lo siento señor- Respondió el acolito mientras se acariciaba la mejilla inflamada.

Darius se retiro junto con su pandilla de acólitos.

Después de unos instantes los 3 extraños voltearon hacia nosotros. La High Priest poseía una cabellera plateada y brillante con unos ojos azules como dos zafiros. El Paladín tenía el cabello negro peinado reciamente hacia delante y unos ojos negros como boca de lobo, sus facciones eran bastante suaves para ser un hombre. Finalmente el Star Gladiator poseía una cabellera castaña oscura bien rebelde no se le podían ver los ojos porque tenia una venda tapándole y sus facciones eran mucho más duras y rígidas que su compañero.

-Me llano Neritte- Dijo la High Priest con su melodiosa voz- No se preocupen por Darius, es un idiota natural.

-Si, ese tipo es un conservador al extremo… Por cierto me llamo Justin- Continuo el Paladin con un tono bastante alegre.

Note que a pesar de que el Star Gladiator no podía vernos, por su venda parecia que nos observaba a mi y Daana. Su rostro era inexpresivo y hasta resultaba inquietante.

-Yehaw- Se presento finalmente sin necesidad de preguntarle su nombre.

Después de haber agradecido a los tres por habernos defendido e intercambiar algún que otro comentario sobre la discriminación al amor entre monstruos y humanos nos encaminamos nuevamente al hospital. Al llegar mi padre nos recibió con un abraso que casi nos fractura a mi y a Daana la columna.

-Papá… no respiro- Articule finalmente.

-¿Eh? Lo siento- Se disculpo mientras me soltaba de su prensa letal- Vamos entren.

Subimos a su oficina donde nos daría los resultados. Ya que a el no le importaba las formalidades de documentos pero quería hablar con nosotros a solas, eso me preocupo un poco.

-¿Qué sucede Papá?- Articule finalmente- ¿Hay algo malo con el bebe?

-Tu sabes que… Nos llevo tiempo identificar al bebe y todo eso ¿no?- Dijo como tanteando el terreno.

-Si, después de todo es la o el primer Lif nacido mediante… embarazo- Respondió Daana con orgullo.

Mi padre sonrío mientras pasaba un dedo por el borde de su mesa.

-Bueno el punto es ese mismo, no es que vaya a haber problemas de deformidad o enfermedades… A mi me preocupa más la madre- Dijo mientras subió la vista para contemplarnos a ambos- Existe la posibilidad… bueno sabemos todos que Daana es de salud y cuerpo delicado a diferencia de las otras Lif.

Hizo una larga y tortuosa pausa como si evaluara las palabras que nos iba a decir.

-Al grano- Le suplique impaciente

-Daana podría morir en el parto.

-Aun así estoy decida- Corto Daana antes de que empezara la charla de precauciones de mi padre.

Este tema lo habíamos tratado antes y aunque yo también temía que Daana muriera en el parto tuve que ceder finalmente ante su tenacidad. Confiaba en ella.

-Bueno, alto al fuego- Suplico mi padre- Les quiero dar la noticia sin que se enojen, después de todo es mejor de lo que piensan…

-¿Así?

-Adivinen, vamos se que podrán- Dijo mi padre mientras reía.

-Niño- le lance yo.

-No

-Niña- Respondió Daana haciendo énfasis en que seria niña.

-Cerca- Susurro mi padre mientras nos miraba divertido- Muy cerca…

En ese momento nos asustamos, mi cara se puso tan pálida hasta alcanzar el color de Daana y ella miraba con los ojos de par en par temerosa. Si no era niño ni niña entonces…

Mi padre noto el susto que pasábamos y levanto su mano derecha empuñada y luego alzo dos dedos.

Nos tomos un segundo darnos cuenta.

-Dos niñas- Dijo Daana cautelosa.

Mi padre asintió.

-¡Gemelas ¡ - Grite mientras daba un salto de alegría, no podía creerlo era increíble.

El Embryo no solo había superado mis expectativas sino que me dio la sorpresa más grata que podía recibir. Voltee para mirar a Daana que se estaba apunto de desmayar por la noticia.

Le dimos la gracias a mi padre una y mil veces y salimos alegres de la oficiona a pesar de la insistencia de mi padre. Daana parecía más decidida ahora que sabia que tenia dos razones más por las que vivir.

-Mira- Me señalo mientras se detenía frente a un cuarto.

Voltee para ver a Yehaw sentado frente a una cama donde estaba una mujer vestida con una bata de hospital .Estaba acunando un bebe en sus brazos. El Star Gladiator volteo como si pudiera vernos e hizo ademán de que nos acercáramos lo que me inquieto profundamente.

-Permiso- Dije mientras entraba en la habitación acompañado por Daana.

-Hola- Me contesto con su dura voz

-Debe Ser una coincidencia vernos nuevamente- Empece.

-No existen las coincidencias- Dijo cortante.

La mujer que estaba recostada al lado de el le da un potente coscorrón en la cabeza.

-Te dije que trabajaras tus formas- Le regaño mientras soltaba un sonoro suspiro- Por eso la gente piensa que le odias.

-Lo siento, es mi voz- Se disculpo el Star Gladiator.

-Esta es mi esposa- Dijo con su potente voz pero con algo de timidez- Chiyome.

-Chiyome Mochizuki- Se termino de presentar ella- Soy una Ninja.

Cuando la pude contemplar mejor note su evidente belleza. Tenía cabello obscuro y corto hasta las mejillas, llevaba en el cabello un broche en forma de mariposa, tenia ojos color miel y a juzgar por la altura de Yehaw al lado suyo ella debía ser bajita.

Daana se acercó a Chiyome para poder contemplar al bebe.

-¿Te gustaría cargarlo?- Le propuso la Ninja con tono alegre.

-¿Puedo?- Consulto Daana tímidamente.

-¡Claro ¡

Daana tomo al bebe con mucho cuidado y pude notar como le brillaban los ojos al ver a la criatura.

-¿Cómo se llama?- Le pregunte a Yehaw

- Akenm Aton- Me respondió con su potente voz pero mientras esbozaba una sonrisa.

Yo aun no tenia idea como esa pequeña criatura que sostenía Daana en estos momentos influiría en mi futuro y en el de mis hijas.