PETS

Este es mi primer fic de junjou ^^, se trata de una serie de one-shots, uno por cada pareja (incluida Mystique), donde el tema central son las mascotas jejejeje espero que les gusten. Y sin más, le dejo con la primera parte, la de Usagui y Misaki

PETS Romantica version


—¿¿Koinu-chan?? — Se extraño Misaki al ver un cachorrillo grisáceo en su camino, y se agacho para revisar si tenía alguna placa que le indicara de donde había salido.

Antes de darse cuenta, estaba en departamento con el animalito en los brazos. El pequeño perro le había seguido, y al cruzar por una calla especialmente transitada no le había quedado más remedio que cargarlo para que no fuera atropellado.

—Y ahora ¿Qué debería hacer con tigo? — le pregunto mientras lo alzaba frente a el, a lo que aquel respondió dándole un lengüetazo en la nariz — Jejeje, eres muy simpático, pero debo preparar la cena, así que quédate quietecito aquí —

Lo coloco en suelo y fue a la cocina para comenzar a cocinar, pero como todo buen cachorro, este se le metía entre las piernas y lloriqueaba reclamando atención. El castaño se agachaba y le regalaba un par de caricias (teniendo que volver a lavarse las manos nuevamente después) y volvía a su trabajo, pero esto solo hacia que el perrito fuera cada vez más insistente, al grado de que si quería terminar la comida tenía que encerrarlo en algún sitio.

Cuando Usami volvió de su reunión (a la que había asistido obligado por Aikawa e Isaka), se encontró con la mesa servida y el universitario dormido frente al televisor. Estaba por despertarlo (con métodos no muy ortodoxos debo agregar) cuando escucho ruidos extraños en la planta superior y fue a revisar que eran.

Misaki despertó alertado por ladridos y el correteo de patas; y lo primero que vio fue al peliplata aventar a su nuevo amiguito.

—¡¡¡Usagui-san no!!! — grito espantado al ver el cachorro atravesar el aire, para aterrizar limpiamente sobre un cojín y regresar corriendo y ladrando entusiasmado junto al escritor.

—Ah Misaki, mira lo que encontré — le mostró al can que se revolvía en sus brazos, ansioso por volver al suelo — Se llama Moraxella ―

—Mora ¡¿Qué?! — Se preguntó si Usagui-san finalmente había perdido la cordura — ¿Qué clase de nombre es ese? Además el perro es mío ―

―Misaki, Mora-chan es una nena ― Y volteo al animalito para que el Takahashi pudiera comprobar que efectivamente se trataba de una hembra

—Usagui-san, bájala, ¿no vez que es degradante que la estés mostrando así? — Ciertamente el avergonzado era el, que tenía las mejillas rojas — Además ¿Quién te dio el derecho de nombrarla? —

—Estaba dormida sobre los restos de Susuki-san — y señalo al rincón, donde se podían ver pedazos de peluche café y relleno para muñecos — Así que es mía…pero si lo deseas podemos compartirla —

Se acerco MUCHO al otro, quien hubiera salido corriendo de no ser porque sintió unos pequeños dientes mordiendo su brazo (aclarando que no eran los de Akihiko)

El resto de la tarde transcurrió con calma, calentaron la comida y cenaron tranquilamente, a Mora-chan le toco también puesto que a ninguno se le había ocurrido comprar alimento para perros.

Para suerte (buena o mala) de Usami y Misaki, esa noche durmieron los tres juntos, la cachorra en medio de ambos, porque si, aquel pequeño bichito ya se había ganado no solo al menor, también había robado un trocito del corazón del grandioso escritor Usami Akihiko.

—¡Usagui-baka! Deja mi cuello en paz — se quejo Misaki esa mañana al sentir algo humedo y calido contra su cuello

—Yo no he hecho nada Misaki…aún — y se volvió para tomarlo por las caderas y acercarlo más contra el.

Y antes de que el ojiverde pudiera comenzar a reclamar por su libertad, oyeron un curioso chillido que provenía de "algo" tibio que se revolvía entre sus cuerpos.

―¡¡Arf!! ¡¡arf!! ― la perrita salto contenta sobre el peliplata para lamerle la comisura de los labios (N.A. Quien fuera ella) causando disgusto en el otro

—Hmpf — Se levanto y fue directo a la cocina para preparar el desayuno.

Cuando estaba sacando la sartén del fuego, sintió como algo le jalaba el pantalón, bajo la vista para ver a Chibi Mora-chan (se negaba terminantemente a aceptar ese nombre de Mora-no-se-que) mordisqueando y tirando de la prenda

—Pequeña traidora — murmuro tratando de que le soltara, pero ella jalo aún con más fuerza. De manera que permitió que le llevara a donde quisiera

El lugar resulto ser al lado del escritor, quien lo miraba divertido; mientras la bola de pelos saltaba alrededor de ambos ladrando entusiasmada.

―Vaya, es una pequeña muy lista — susurro al oído del menor, mientras lo apretaba contra si — Te ha traído exactamente a donde debes estar

—¡Usagui-san! Se quejo sonrojado Misaki — Que nos esta viendo, ¿es que la quieres pervertir como tu acaso? — Volteo en busca del cachorro, pero por lo visto ella ya no estaba ahí

―Lo dicho, es muy inteligente — Y dejo hablar para ocupar sus labios en algo que consideraba mucho más productivo…

Claro esta, que el pobre universitario hubo de recalentar la comida para que pudieran tomar el desayuno (esperaba en verdad que no se volviera un hábito eso de comer recalentado).

Un par de horas más tarde, se encontraban en una muy exclusiva tienda de mascotas, en busca alimento, platos, juguetes una cama, y demás cosas para la nueva miembro de la familia.

Usagui-san también contrato a una entrenadora profesional (ampliamente recomendada por Aikawa) para que se encargara de adiestrar a Mora-chan, que le enseñara a sentarse, echarse, saludar, traer cosas (como a Misaki por ejemplo), entre otras cosas que solo el sabía.

Unos meses más tarde, el castaño había sacado a una ya no tan pequeña Mora a caminar, cuando vio que un lujoso auto se detenido a pocos metros de donde estaba el. Se detuvo a verlo con curiosidad, cuando de el se bajo Haruhiko Usami, quien comenzó a acercarse a el; pero su acompañante enseguida erizo el pelaje del lomo y mostró sus colmillos al reconocer el aroma.

M&U.M&U.M&U.M&U…FLASH BACK… M&U.M&U.M&U. M&U

—Y ¿Segura que puede enseñarle a alejar a alguna persona en especifico? —preguntaba muy interesando el ojivioleta a la entrenadora que iba a entrenar su mascota

—Por supuesto Usami-sensei, Mora-chan es una pequeña muy inteligente —Ante esto, Akihiko se hincho como pavo…como si fuera merito suyo que el animal fuera inteligente — Bastara con que me consiga el aroma de esa persona

—Yo me encargo — Sonrió con malicia al pensar que por fin podría alejar al otro hijo de su padre de lo que era suyo

M&U.M&U.M&U.M&U… END OF FLASH BACK… M&U.M&U.M&U. M&U

—Misaki — muy a su pesar tuvo que detenerse ante la directa amenaza de aquel animal

—Tranquila Mora-chan, daijoubu —trato de calmarla, lo que logro a medias, pues si bien dejo de gruñir, siguió mostrando los colmillos y con el lomo erizado.

Y en ningún momento despego sus ojos de aquel hombre con olor similar al de su amo, siempre buscando su mirada,en un acto de desafío, retándolo a acercarse más.

Y cuando el pelinegro dio un ligerísimo paso hacia ellos, la perra tiro una mordida al aire a modo de advertencia y dándose le media vuelta jalo a Misaki de regreso a casa, sin escuchar las ordenes de este para que se detuviera, tal y como le habían enseñado a hacer.

Claro que nada se pudo probar contra Usagui-san de haber enseñado eso a Mora, es más a Misaki ni si quiera se le paso por la cabeza. Pero más tarde, el escritor consolaba a la perrita (se había puesto triste por que el "amito" la regaño por desobedecer) y la premiaba por su buen trabajo al haber traído de regreso a casa a su amante ante el peligro en que se encontraba.

OWARI


Apoco Mora-chan no es un amor?? Por cierto, Moraxella es el nombre de un grupo de bacterias...^^U soy pésima para inventar nombres, de modo que me valí de un libro de bacteriología jejejejejeje ^^

Bueno, creo que eso es todo, espero en verdad que les haya dejado un buen sabor de boca...para aquellas amantes del lemmon, sé que me lo brinque, pero la verdad es que nunca he escrito uno...y creo que aun me falta mucho para intentarlo si quiera, gomen, se los debo ^///^