Muy temprano por la mañana la mayoría de los miembros de la tripulación del Argos estaban listos para emprender su viaje hacia Nueva Cáprica. Se podía ver a simple vista en sus rostros ciertos despojos de lo que había sido una larga noche de celebración por sus nombramientos, aunque algunos mostraban signos de insomnio en especial Dione y Ethan. Al parecer la noticia no había sido de lo mejor para algunos, y eso se notaba claramente en el ánimo de la pequeña Dione

Están todos aquí? – preguntó con voz algo autoritaria Baltar quien ya había asumido claramente su rol de segundo a bordo

Como si quisiéramos… - respondió entre murmullos Dione

Algún problema señorita Saemon?

No ninguno Señor – respondió Dione con una mueca que intentaba parecer una sonrisa

La tensión se podía sentir en el aire, pero al menos eso intentaba no distraer a Karen, quien estaba bastante entusiasmada con su nombramiento como jefa de pilotos. Pero para ella no todo era alegría. Sabía que llegando a Nueva Caprica habría grandes posibilidades de encontrarse con Adama, y eso la tenia un poco confusa. A pesar de aquella abrupta despedida los sentimientos no se habían desaparecido en aquellos pocos meses que llevaba en Gemenon, pero estaba en proceso de aclararlos de una vez por todas.

Al llegar a la estación desde donde deberían partir los muchachos se dieron cuenta de que no viajarían en un simple transporte militar, si no mas bien en un crucero intergaláctico, ya que últimamente no llegaban naves militares a Gemenon.

El viaje duraría tres días e iban a tener que convivir con variados personajes durante su estancia allì. Las habitaciones fueron repartidas entre muchachas y chicos para que fuera todo mas parejo. A Dione le agradaba la idea de compartir su habitación con Rhodes pues se habían hecho muy amigas en el poco tiempo que llevaba la teniente en la universidad y Hana, pues, era su mejor amiga, pero últimamente se había puesto algo demandante sobre la forma de ser de Dione y su relación con Ethan.

Dione, Hana, voy al bar a tomarme una cerveza, me acompañan? – pregunto Karen a las muchachas

No, yo no. Quiero dormir un poco – respondió Dione sin pensarlo dos veces

Yo mas tarde te alcanzo. La verdad es que tengo que revisar unos archivos antes de que lleguemos a Nueva Caprica

Ok, nos vemos entonces.

Karen se dirigió hacia el bar de la nave que estaba lleno de todas clases de criaturas y se sentó en la barra

Una cerveza fría por favor

De inmediato – respondió el cantinero

Vaya vaya, una piloto por estos lados – dijo un hombre que se sentó justo al lado de Karen

Pero como…. No ando con uniforme ni nada

Se ve a simple vista. El pelo, la mirada, la posición de las manos, y claro, los pilotos son los únicos que toman esa marca de cerveza – dijo sonriendo el hombre

Mmm si, puede ser – contesto Rhodes devolviendo la sonrisa – Teniente Karen Rhodes y tu nombre es…

Samuel Anders, pero puedes llamarme Sam - dijo el joven guiñándole un ojo

Encantada

Los dos comenzaron a conversar y estaba claro que había algo extraño en la situación. Por primera vez en mucho tiempo Karen se sentía comoda y sin libre de culpas por las decisiones que había tomado en el ultimo tiempo, en especial con respecto a la relación con Adama, pero no quería pensar que tal vez era solo una ilusión por dejar abiertas sus defensas ante el primer extraño guapo que se le aparecia.

El murmullo general se fue apagando con las horas y se podía notar como todo el mundo se dirigía a sus habitaciones para dormir, pero claro, el tiempo pasaba demasiado rápido para Karen y Sam quienes conversaban amenamente.

En otra parte de la nave las cosas estaban un poco mas complicadas. Dione había tomado la decisión de encarar a Baltar, sentía que no podía seguir viviendo en una incertidumbre sobre si ella había sido quien causo la separación entre ambos.

En la puerta de la habitación que compartían Aidan y Ethan se encontró con el primero quien le hizo señas para que se alejara pues seria tal vez mas doloroso si veía que es lo que pasaba dentro. Pero Dione no le hizo caso entro sin mas y vio algo que le encogió el corazón. Ethan, sentado en su escritorio con una foto de ella sollozando. Por fin pudo entender de que la decisión de alejarse le dolia mas a el que a ella, que en verdad la quería. Sin meter casi ruido se acerco y lo abrazo por el cuello. Ethan sobresaltado intento quitarse sus gafas y limpiarse las lagrimas que aun corrian por sus mejillas

Que haces aquí?

Queria que hablásemos…

Sobre que?

Sobre nosotros

No hay nada que hablar, no hay un nosotros – dijo Baltar intentando dar la espalda para no mostrar su acongojada cara

Mirame

Ethan se dio vuelta y la vio. En ese momento rompió su promesa con su mejor amigo, no podía dejar escapar a esa pequeña muchacha que le hacia olvidarse por completo a si mismo. La tomo entre sus brazos y la beso.

Algún dia me explicaras el porque

Espero que no sea muy pronto. Las cosas podrían ponerse feas – le dijo Ethan a Dione acariciándole el cabello.

Los presagios estaban a la vuelta de la esquina, y el comunicador sono justo cuando ambos se sumían en un abrazo. Sin pensarlo Ethan lo contesto, encontrándose al otro lado de la pantalla ni mas ni menos que con Jason, quien presenciaba como su querido amigo abrazaba a su adorada hermana pequeña

Que sucede allí? Baltar suéltala inmediatamente si no quieres que te mate

En un acto reflejo Baltar se alejo de Dione sabiendo que esto traería tensiones a las relaciones entre los tres, en especial con la nueva misión.

Hermano, no le digas que hacer. Ya estoy bastante grandecita para que vigiles lo que yo hago

Dione, cállate! Vete a tu habitación. Cuando llegues aquí te enviare de vuelta a la universidad

Arggggg

Dione sabia que no había razones para discutir, pero también sabia que aquella decisión de no dejarla participar en la misión no correspondía a su hermano, pero tenia miedo, miedo porque no sabia como se gestarían las relaciones interpersonales a bordo del Argos si ella volvia a tener una relación que su hermano no aceptaba. Se dirigió sin mayor alegato a su habitación, esperando que el tiempo se detuviera o que se la tragase un hoyo negro, asi seria mas fácil de escapar a ese cumulo de emociones que estaba viviendo.