Disclaimer: Dado que no soy rubia, ni tengo ojos claros, ni tengo hijos, ni soy millonaria y muchos menos soy inglesa, creo que queda claro que ninguno de los personajes me pertenece y que sólo los tomo prestados por un ratito.

Lily y Hugo, Hugo y Lily

Siempre juntos, prácticamente desde que nacieron. Porque era imposible imaginarse al uno sin el otro, porque eran el complemento perfecto.

"El dúo dinámico", como solía llamarlos Hermione. Iguales y distintos a la vez...

Ella, la menor de tres hermanos, la única niña, la única pelirroja como su madre y su abuela.

Él, el hermano menor de una de las mentes más brillantes que había en la familia, el único que había heredado la gran habilidad de su padre para el ajedrez mágico.

Ambos opacados por sus hermanos mayores, James por bromista, Albus por tranquilo, Rose por inteligente...

Y ellos, ¿por qué destacaban?

Más de una vez habían tratado de encontrar la respuesta a esta pregunta, pero por mucho que se esforzaran aún no la encontraban.

Pero no por eso no eran felices, al contrario, no les importaba que James los tratara de antisociales o que Rose y Albus nunca los incluyeran en sus juegos por ser "demasiado pequeños".

No les importaba, porque se tenían el uno al otro, porque mientras se mantuvieran juntos todo estaría bien.

Así el tiempo pasó, entre travesuras y secretos que sólo ellos conocían; y el tan ansiado dia de partir a Hogwarts llegó y junto con él su oportunidad de ser alguien, no sólo la sombra de sus padres o sus hermanos.

"Quiero que me pongas en la misma casa que a él" le rogó ella al sombrero, cuando este estuvo a punto de enviarla a Slytherin.

Y así lo hizo, ambos resultaron Gryffindors. Lo que ella nunca supo, es que él le hizo la misma petición...

Sus deseos se hicieron realidad, en Hogwarts encontraron SU lugar, dejaron SU huella, lograron ser alguien.

Lily Potter y Hugo Weasley.


Este no estaba tan mal, pero igual no le vino mal la edición.