MIDNIGHT SECRETARY

Bella pensó que había encontrado el trabajo perfecto cuando se convirtió en la secretaria privada de Edward, cuya arrogancia y comportamiento son legendarios. Pero una noche por accidente descubre el secreto de Edward… es un vampiro

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Dedicado a mi amiga "Bibi" y "Leia Fénix" quienes me inspiraron y dieron el valor de subir esta historia

----------------------------------------------------------------------------------------

Noche: Bloody Night Office I

BELLA POV.

Tranquila, no pasa nada, respira.-pensé

Sí, tal vez estaba exagerando un poco pero esta era la primera vez que me sentía tan nerviosa con respecto a mi nuevo trabajo. Pero ya no podía arrepentirme de nada, estaba caminando a la oficina del que sería mi nuevo jefe.

Y estaba tan nerviosa que no era consiente del señor que se había tomado la molestia en guiarme. ¿Como dijo que se llamaba? Bueno no lo recuerdo

-¿Te sientes bien?- me preguntó

- Sí, gracias

Continuamos caminando en silencio por el pasillo que había antes de llegar a la oficina del señor Cullen. Y cada vez me costaba más mover mis piernas para que siguieran caminando. Como por reflejo comencé a revisar que todo en mí estuviera presentable

¿Qué más faltaba? ¿Qué más?

Tus lentes. Tonta- me recordó una vocecita en mi cabeza

Busqué discretamente en mi bolso y saqué los lentes que en varias ocasiones me habían salvado. No es que los necesitara por que estuviera mal de la vista. No, no era por eso.

Curiosamente mi rostro tiene todavía varios rasgos de la niñez que odio. Cuando no tengo mi pelo amarrado y sin lentes, mi cara no parece la de una señorita sino la de una niña de 15. Y por eso mucha gente me ha malinterpretado pensando en que soy menor de edad.

Pero al fin había encontrado una forma en que eso no sucediera. Gracias a mi mejor amiga Alice.

Solo tenía que amarrar mi pelo lo más corto posible (a pesar de que era largo). Y ponerme unos inofensivos lentes sin aumento.

-Sígame ya casi llegamos, lo que pasa es que al señor Edward le gusta mucho la vista de la ciudad y por eso decidió mudar su oficina hasta el último piso- se disculpó el señor apretando el botón del ascensor

-Eso no es problema, no se preocupe

Miré con impaciencia los números del ascensor que indicaban en que piso íbamos. ¡Dios es que nunca llegaríamos!

Y como si alguien haya arriba me hubiera escuchado, las puertas del ascensor se abrieron y mostraron una sala de espera bastante lujosa. Pero sobretodo mi posible escritorio escondido detrás de un mostrador alto de madera.

Justo a un lado una puerta de roble con el nombre: Director Edward Cullen con letras doradas

- Antes de entrar le diré que el carácter del director es un poco difícil, pero creo que

serás capaz de manejarlo a la perfección- dijo acercándose a la puerta

-Muchas gracias, daré mi mejor esfuerzo

No me pasó desapercibido ese creo y lo único que causo ese detalle fue que empezara a dudar de mí misma más de lo normal.

Mi acompañante se acercó a la puerta y yo lo seguí, tocó ligeramente la puerta.

-Disculpe señor, quiero presentarle a la que será su nueva secretaria.

Pero antes incluso de que alguien contestara, él se había adelantado y abierto la puerta dejando una comprometedora escena ante nosotros.

Una mujer bastante joven y hermosa se encontraba recostada en uno de los sillones de cuero de la pequeña salita, y justo sobre ella mi nuevo jefe se encontraba desabrochando los botones de la camisa de la mujer.

Ambos nos miraron sorprendidos y yo solo pude sonrojarme completamente

-Oh, Dios. Por eso te dije que le pusiéramos seguro a la puerta- le susurró la mujer al oído.- Bueno supongo que tienes trabajo que hacer. Nos vemos más tarde

Y así como si nada la mujer pasó por un lado nuestro y se fue

-Disculpe la interrupción, señor.- se disculpó el hombre con cara aterrada

Él en cambió hizo un gesto con la mano para que se callara y se giró bruscamente hacía un escritorio lacado en negro y detrás de este una pared recubierta de cristal, dejando a la vista la ciudad de Nueva York

Su caminar era desgarbado y ligeramente seductor. Parecía un felino con paso elegante y aire misterioso.

Se sentó en la silla del escritorio con despreocupación entrelazando los dedos y nos dirigió una sonrisa pícara.

-¿Y?- preguntó con aburrimiento y con una voz aterciopelada y hermosa

Supe que en ese momento me tocaba a mí hablar puesto que ambos me miraban esperando, por lo que me tragué los nervios y tomé mi postura profesional

- Mi nombre es Bella Swan, vengo de la oficina secretarial- contesté mientras le entregaba los documentos.- Yo seré su secretaria a partir del día de hoy.

Él en cambió no miró los papeles en ningún momento, se la pasó "escaneandome". Mirándome todo el tiempo de arriba a abajo descaradamente, lo que provocó que me sintiera incómoda. Y cuando terminé de hablar me penetró con su intimidante mirada topacio.

-Aquí dice que tu nombre es Isabella- dijo al fin mirando los papeles

-prefiero Bella si no es mucha molestia

Soltó una risita que se me antojo de lo más seductora, como si fuera el ronroneo de un felino. Siguió mirando los papeles con ademán despreocupado

-Bueno, yo puedo ser Edward Cullen, o tu peor pesadilla.

La respiración y me congeló en los pulmones. Si bien él era increíblemente guapo con su pelo cobrizo y su mirada arrebatadora, también podía matarte con el poder de sus ojos. Y jamás en los 2 que llevaba trabajando en el edificio, me había intimidado de esa manera.

-He escuchado mucho sobre ti Bella- dijo remarcando mi nombre con burla.- y al

parecer haces maravillas

Comenzaba a enojarme mucho. Si bien era mi nuevo jefe, eso no le daba permiso a burlarse de mí de ese modo. Contuve la tentación de soltarle una que otra palabrota y salir de ahí humeando y no regresar jamás. Pero me contuve, nada de lo que hiciera me sacaría de mis casillas.

Por un momento me pareció ver una mueca de desencanto en su perfecto rostro. Pero después se compuso y siguió mirando mis papeles como si de verdad le importara y para mi sorpresa mostró una expresión sorprendida mientras leía la última hoja.

-Excelentes cualidades.- me halagó.- de verdad muy buenas.

Una oleada de orgullo me invadió. Si bien es cierto que desde que estoy en la escuela e sido una alumna sobresaliente, nunca había entregado nada tarde o equivocado. Como decía mi madre había cosas que . . .

-¿Louis?, llevatela de aquí- ordenó sin más, dándonos la espalda- Y tráeme una secretaria con mejor apariencia

¡¿QUÉ?!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Bueno hasta el momento solo tengo el 1. cap. pero ya estoy trabajando en los demás. Acepto cualquier tipo de comentarios, a fin de cuentas lo que me importa es su opinion. y por supuesto que me gustaria oír sus propuestas para poder complacer a los fans.

Bye

Diana-vampiresa-Swan