Capitulo 1 – Una despedida, una promesa y un cambio en la chica tímida.

El sol se ponía, Naruto caminaba por ultima vez por las hermosas calles de Konoha ya que a primera hora de la mañana partiría a un entrenamiento con Jiraya durante dos años y medio, estaba feliz pero inquieto pues no vería a esa chicas tímida que con ternura y esfuerzo se había ganado su corazón, ese sentimiento tan hermoso que había crecido en su corazón asía tan solo algunas semanas...cual es el nombre de esa chica?... pues nada menos que Hyuuga Hinata.

Si Hinata era la chica la cual que era dueña de ese sentimiento que tenia en el alma... ese sentimiento llamado amor.

Ya había oscurecido cuando llego frente a la mansión Hyuuga, la habitación de su reina estaba apagada algo que no le sorprendía pues ella había llegado esa tarde de una fuerte misión la cual la dejo agotada. Con su amplia experiencia como ninja se adentró en los territorios Hyuuga esquivando las alarmas y a los guardias, de un brinco entra a la habitación.

Miro a la cama y entre la sabanas encontró a la poseedora de los ojos blancos y puros, su rostro transmitía paz y el como alma en busca de luz se le acercó jalando con su mano una silla para sentarse al lado de su amada… las horas pasaron pero para el no, se sentía como si al lado de ella no existiera el tiempo, el sol hizo su primera aparición dándole aviso a Naruto de que la hora había llegado.

Se levanto y se acerca todavía mas a Hinata, se sentó a la cama y rozando sus labios con las de ella se dispuso a levantarla, Hinata sentía esa calida sensación en sus labios esa misma sensación que tenia cuando Naruto la besaba y aun media dormida correspondió el beso. Ya se encontraba completamente despierta y sonrojada cundo el beso termino, pero algo no estaba bien lo podía sentir en el ambiente y en los ojos de su amado pero aun temiendo a la repuesta se dispuso a preguntar.

Hinata: Naruto-kun pasa algo malo?

Naruto: malo?, no, pero si triste.

Hinata se asusto, se sentó en la cama preocupada pues en los ojos de su amado había tristeza… esa misma tristeza que reflejaban sus ojos cuando le tocaban misiones en la que no los asignaban juntos.

Hinata: Naruto-kun me preocupas, que sucede?

Naruto: Hinata tengo que irme.

Hinata: y cundo regresas?

La voz de Hinata no sonaba tranquila como siempre sino que encerraba temor y soledad, haciendo más difícil la despedida

Naruto: Hinata tengo que irme por dos años y medio

Hinata: QUE?!

De la impresión ya estaba parada

Hinata: pero porque, por que tanto tiempo Naruto-kun?- estaba alarmada y dolida de solo pensar que pasaría tanto tiempo lejos de el.

Naruto: No se, pero Ero-Senin me dijo que iríamos a entrenar, dijo que me ayudaría a controlar a Kyuubi y para no perder el control de este durante batalla (Naruto ya le había contado sobre Kyuubi pero a ella no le importo que estuviera encerrado dentro de el), te aseguro que si no fuera necesario no iría pero no quiero perderte, no quiero que algún día pierda el control y cuando lo recupere me de cuenta que te herí o peor que te mate, a ti o alguno de nuestros amigos.

Hinata sabia que lo que el decía era cierto y por sus ojos confirmo que si no fuese necesario no se ria de su lado jamás, suspiro y lo miro con ternura, se acerco para besarlo, Naruto no supo a que venia ese tierno beso pero su sabor le contesto...era su beso de despedida, Hinata no podía ser mas comprensiva, el lo sabia ella era buena, el sabia que su ausencia la destrozaría pero tenia que marcharse por su bien por el de el y por el de todos.

Hinata: Ve, te esperare el tiempo que sea necesario, solo procura regresar vivo porque sin ti moriría.

Naruto: lo mismo digo: procura estar viva cundo regrese pues moriría sin ti.

Hinata lo beso de nuevo pero esta vez el beso no era tierno ni casto era todo lo contrario... era salvaje y apasionado, cundo la falta de aire se hizo presente se separaron.

Naruto: Hinata, mi amada, prométeme que cuando regrese me seguras amando y que cuando me vaya seguras entrenando, que te harás muy fuerte tan fuerte que serás la konnichi mas fuerte de todas, que no dejaras que nadie mas te humillé, que te darás a respetar y que si Neji es el genio de los Hyuuga tu te convertirás en el orgullo de los Hyuuga, prométeme que serraras tu corazón y solo yo tendré las llaves de este.

Hinata: te lo prometo Naruto-kun, te prometo que entrenare y me convertiré en una digna novia, prometo que ya no serré la misma de hoy en adelante ocultare mis emociones y solo las liberare cuando tu lo digas, prometo que te amare siempre.

Esto último lo dijo acariciando su mejilla y depositando un suave beso en esta. Naruto se dispuso a salir de la habitación y dando una ultima mirada a su amada se fue con su maestro para no regresar en lo que para el y su amada seri una eternidad.

Hinata seguía mirando la ventana por donde su amado se había ido hacia ya un rato cuando sintió unos golpes en su perta... era Neji que venia a levantarla. Hinata busco en su closet ropa miro lo siempre se ponía pero lo tiro a un lado u busco en el fondo el conjunto de ropa negra que Ino le había regalado no asía mucho, se lo puso, cuando termino de vestirse se miro al espejo y se sorprendió aunque no lo mostró pues en ese momento lo que el espejo reflejaba no era lo Hinata que esa noche se había acostado, no ahora había una nueva y diferente Hinata... pero no pudo termino su evaluación pues los golpes de Neji en la puerta se habían intensificado algo que la molesto, abrió la puerta y miro a su primo con desden y frialdad, este se asombro por el cambio de apariencia y de personalidad de Hinata.

Neji: se encuentra bien Hinata-sama?

Hinata: eso no es algo de tu incumbencia

Y diciendo estas palabras camino por el pasillo hasta la salida con un aura de frialdad y frialdad hasta desaparecer al doblar dejando a un Neji conmocionado.