Todos los personajes aparecidos en este fanfic no son míos. Actualmente son propiedad de la J.K Rowling, Warner Bros, salamandra, y todo aquel que haya comprado sus derechos (cosa que yo obviamente no he hecho porque no soy rica).

LA FORMA EN LA QUE LILY SE DIO CUENTA DE QUE NO ERA EL CENTRO DEL UNIVERSO

No es que a Lily le importe que a no brille su mirada marrón chocolate, porque no le importa. Tampoco es que le interese dónde fue su sonrisa ladeada y chulesca .Ni por supuesto quiere saber a donde han ido todos esos kilos que han desaparecido de su cuerpo haciéndolo más delgado de lo que ya era. Y mucho menos se para a recordar cuando fue la ultima vez que oyó su voz o que le dirigió un piropo.

Lo cierto es que a la chica no le interesan ninguna de esas nimiedades y por supuesto no ha pensado en James durante esta primera semana en Hogwarts en ningún momento. Y por eso no se ha dado cuenta de que el chico NO le ha dicho nada en toda una semana viéndola, todo un récord por cierto, ni un misero "¿Por qué no sales conmigo Evans?"

Por supuesto, el motivo por el que encamina el pasillo desde el Gran Comedor hasta la sala común de Gryffindor para exigirle a Remus que vaya ha hablar con ella, no esta relacionado con James Potter, sino con su acumulación de frustración.

Por ello ha empujado a su amigo en la primera sala que ha visto vacía y ha empezado a despotricar como una loca.

-¡Le odio!¡Ese Potter es un tarado!- Grita andando de un lado a otro.

-Lily, James esta vez no te ha podido hacer nada.- Comenta Remus con paciencia.

-¡EXACTO!¡ESE EL PROBLEMA QUE NO ME HA HECHO NADA!¿Que diantres le ocurre?¿Por qué no me mira y pasa de mi olímpicamente?¿Qué pasa ya encontró a otra a quien molestar?¡Pues me alegro! Vaya que si me alegro, así al fin podre tener una vida sentimental normal.

-¿Qué tal si me dices lo que realmente te molesta? Así acabaremos antes, delante de mi no tienes que actuar.

Lily se sienta en una destartalada mesa y suspira, no se puede creer lo que va a decir, pero lo va a soltar y entonces seguramente se sentirá un poco más liberada.

-¿Por qué ya no me presta atención? Ha encontrado a otra ¿verdad? Es normal con lo mediocre que soy, se habrá buscado a una tía buena a la que atosigar que este a su altura.

-Lily, no te ofendas, pero no todo gira en torno a ti y a las mujeres del castillo.

-Entonces ¿Qué le pasa?

-Sus padres han muerto, es normal que este destrozado ¿No crees?

La pelirroja se siente idiota, egocéntrica y escarmentada. De pronto se siente curiosamente abrumada, amerada y avergonzada con letras mayúsculas. Su cerebro se ha quedado en coma profundo después del bombazo, pero u pequeño punto aislado continua en funcionamiento, el archipiélago de las ideas que brilla con luces de neón preguntándose ¿Que hacer?¿Cómo coño volver hacer brillar sus ojos?

-Pero... ¿Los dos?¿Huérfano?¿Con quién esta viviendo?¡Dios míos! Remus esto es horrible... ¿Qué les ocurrió?

-Ellos eran aurores, murieron en una misión contra magos oscuros... últimamente hay muchos, deberías tener cuidado, van a por lo que no son de familias puramente mágicas. Ahora James está solo en casa, sus abuelos son demasiado mayores y no tiene más familia. Nosotros procuramos estar mucho con él, pero a veces es inevitable que se ruede solo.

Lily le escucha pero también piensa en el modo de solucionar su actitud con él en los últimos días. Se marcha en silencio, dejando a Remus solo en la clase. Él la entiende, como siempre sabe que se siente culpable.

Los pies de la chica andan sin rumbo tomando decisiones silenciosas. Pasa por varios pasillos, las clases, el sauce boxeador, el lago y se va detener en el campo de Quidditch. Se adentra en los vestuarios y se sienta delante de la taquilla que porta el nombre de James. La oscuridad se rompe con la luz de la bombillo al prenderse y un chico moreno con el uniforme dorado y rojo irrumpe en la sala con su escoba .

-¿Qué haces aquí?

-¿Estas tu solo entrenando?

-Eeehh, no estaba volando para relajarme.- Contesta sentándose junto a ella.

James se quita los guantes y se ajusta las gafas. La chica le observa y decide abrillantar esa mirada como únicamente puede. ¿No la había querido siempre? Pues ahora la tendría. Le seduciría, aunque nunca hubiese hecho algo así con alguien, haría por él, no soporta no verlo sonreír. Fija la mirada en sus ojos, verde contra marrón , y se lo come con los ojos mientras responde a la primera pregunta que le ha formulado.

-He venido para verte a ti.

James frunce el ceño, cuando ella se levanta y se coloca delante de él.

-¿Por qué?¿Necesitas algo? - La extrañeza inunda sus palabras porque la chica nunca ha querido nada de él, ni siquiera verle.

-Lo cierto es que sí, necesito algo.- Contesta a la par que se sienta a horcajadas sobre él, se acerca a su oído y le susurra.- Te necesito a ti.

Le ha mordido el lóbulo de la oreja y se ha abalanzado sobre su boca. El la responde con ganas pero desconfiando porque no entiende el motivo del cambio, aun así los besos consiguen su cometido, vaciarle la cabeza de toda pena , mitigando el dolor que parece haberse asentado en su corazón desde hace un tiempo.

Ella le muerde los labios y no porque quiera consolarle, sino porque realmente se ha dejado llevar y le desea, desea hasta el último rincón de su corazón, le desea desde sus instintos más básicos y esas entrañas que le arden en cada beso. Ahora no solo le arden, están a viva llama porque tiene los labios calientes y el la toca, la acaricia y ha comenzado un vaivén perfecto entre los dos cuerpos. Se sienten flotar.

James se separa un poco, con el aliento de la chica aun en su boca y una duda que le reclama en la cabeza. Abre los ojos y la ve con los ojos cerrados, la boca entreabierta para compartir su aliento del que ella carece después de esos besos y las mejillas tan rojas como la sala común de Gryffindor.

-¿Por qué?

-¿Por qué qué?

-¿Por qué esto Lily? -El silencio se instala y ella ya no le mira .- Lily contestame por favor.

-Yo, yo... - No sabe que contestar porque todas las respuestas que se le ocurren ahora no le parecen tan buenas, se levanta de encima de él y se dirige al otro extremo de la habitación para encontrara una respuesta adecuada que no encuentra.- Yo necesito al James de antes.

¿Qué?¿De qué hablas?

-Lo siento por lo de tus padres, de verdad, entiendo que tienes que estar hecho polvo, pero no puedes ir por ahí como un muerto viviente. Necesito al otro James, quiero que vuelvas y si la única forma de que vuelvas es darte lo que siempre has querido, te lo daré.

Lily ve pie un algo resplandece en sus ojos y se alegraría sino viese en ello el reflejo de la ira en estado puro.

-¿Piensas que dos besos tontos y un poco de manoseo debajo de tu falda me van hacer olvidar la muerte de mis padres?¿Crees que voy a olvidar que ya no están aquí y que yo estoy solo? ¿No lo entiendes? No tengo a nadie. -Ella trata de responderle pero él la toma del brazo y la grita un poco más, con más furia.- Escuchame bien, lo que ha pasado aquí no cambia nada de eso. No me gusta que me quieran por compasión, ahorratela y por favor hazme un favor y olvidate de hacer el papel de putita que se mete en mis pantalones para alegrarme la vida. No te pega. Yo lo que necesito son amigos de verdad.

La suelta como si su piel le quemara y la deja ahí, en los vestuarios, a oscuras como al principio. Pero acompañada de una nueva sensación de haberla vuelto a cagar, acompañada de otra agridulce de deseo que nunca antes había estado ahí. Se toca los labios y aun están calientes. No le permite olvidar que él hacía tan solo unos minutos había decorado su boca. Un sentimiento nuevo y extraño se encarama a su corazón. Uno que le da fuerza y el coraje necesario para arreglar el desaguisado y para solucionar toda la soledad de James.


Esta es mi primera historia sobre Lily y James. No se si gustará mucho o no por eso admito sugerencias, porque me gustaría seguir escribiendo sobre ellos. Espero que gusten mucho.

1besazo.