Disclaimer: Twilight ni sus personajes me pertenecen.
La autora de esta historia es Peachylicious :)

LEER: Hola! Aquí les traigo una nueva historia, Rehenes, mi primera traducción. Debo decir que la adoré, desde que comencé a leerla no pude parar. Trae bastante suspenso (a mi la historia me tuvo como loca todo el tiempo xD), y cómo transcurre la relación entre Bella y Edward. Se sitúa luego de que Edward salva a Bella de la camioneta de Tyler, por lo que ella todavía no sabe nada sobre su secreto. Pero en esta historia se van acercando cada vez más y más ;) Se las recomiendo 100%. Y bien, eso es todo, leer! ^^


Capítulo 1

Caminé por los pasillos del colegio con seguridad y determinación mientras me dirigía hacia Edward Cullen, el cual estaba apoyado sobre la pared próxima de nuestra clase de biología. Estaba envuelto en una acalorada conversación con su hermana Alice, por lo que parecía. Los dos miraron en mi dirección, aún estando lejos de ellos, y no era posible que hubieran podido oír que me acercaba con todos esos estudiantes caminando al frente de mí. A pesar de todo, miraron en mi dirección como si supieran que me acercaría a ellos.

Edward estrechó sus ojos hacia mi y estuve a punto de arrepentirme y dejarlo pasar. Pero me recordé a mi misma que tengo el derecho a saber qué es lo que pasa. Cómo empujó la camioneta y por qué me está evitando? Voy a demandar una respuesta el día de hoy y no voy a dejar que huya de nuevo.

Alice me sonrió y Edward le miró ferozmente. Ella rodó sus ojos antes de irse y dirigirse hacia su próxima clase.

Edward me dirigió una dura y fría mirada antes de dar un paso hacia adentro de la clase. Yo prácticamente corrí los pocos pasos que me quedaban hacia él para prevenir que se escapara. Me paré directamente al frente de él y no tenía otra opción salvo dar marcha atrás. El apretó su mandíbula y encerró sus manos en unos puños.


"Qué quieres?" su voz era todavía aterciopelada a pesar del tono fuerte.


Puse mis manos a los lados de mis caderas e intenté darle una mirada enojada. "Quiero una explicación."

Evitó mi mirada y observó cualquier cosa excepto a mí. "No te voy a dar una. Cuándo lo dejarás y seguirás con tu vida?"


Crucé los brazos sobre mi pecho. "Nunca."

Ahora él me miraba. Nuestros ojos se toparon y la ira se notaba a través de sus facciones. "Entonces supongo que nunca estarás satisfecha."

Pasó por mi lado y entró a la clase. Yo me quedé allí parada, atónita. Nunca le voy a sacar una respuesta. Tal vez me rinda y lo deje pasar. Suspiré decepcionada y seguí al grupo de estudiantes para entrar al salón de clase.

Edward ya estaba sentado y saqué la silla de debajo de la mesa, haciendo que rechinara contra el suelo. No me miró. Me senté y exhalé dramáticamente, tratando de ganar su atención. Ni siquiera movió un músculo. Es absolutamente exasperante!

El Sr. Banner empezó su lectura y traté de prestarle atención lo más que pude, pero me encontré a mi misma mandándole miradas a Edward; y si lo notaba, estaba haciendo un gran trabajo pretendiendo que no lo hacía.

El reloj hacía tic tac lentamente y a mitad de la clase, noté que Edward se tensó en su silla y volteó su cabeza hacia la puerta. Lo miré curiosamente, pero me ignoró y continuó mirando la puerta, como si pudiera ver o escuchar a alguien que se encontrara en el otro lado. Lo que era imposible ya que la puerta estaba cerrada y yo no podía escuchar nada.

Continué mirandole y sus ojos finalmente se posaron en los míos. Parecía.. preocupado. Pero luego de algunos segundos, sus facciones se endurecieron y me dió una mirada asesina.

"Srta. Swan! Sr. Cullen!" escuché al Profesor Banner gritar desde el frente de la clase. Yo volteé mi cabeza hacia él abruptamente, pero Edward mantuvo su rostro en mi dirección y solo movió sus ojos hacia el profesor. "Les importaría mirarse el uno al otro en otra ocasión? Digamos cuando la clase termine? Ahora mismo me gustaría tener su atención, por favor."

Suaves risas vinieron de todos los estudiantes excepto de Mike. Miré hacia atrás para encontrarle mirando ferozmente la parte de atrás de la cabeza de Edward, y luego volteó su mirada hacia mí y suavizó su rostro antes de sonreír. Le regresé la sonrisa y miré por el rabillo del ojo a Edward, quien estaba ahora mirando hacia el frente de la clase con una expresión seria en su rostro. Cuando no lucía serio?

El profesor Banner continuó su lección pero luego de algunos minutos, Edward se volvió a tensar y se levantó de su silla. Pero antes de que se pudiera mover, el sonido de la alarma inundó toda el colegio y pude ver luces rojas y blancas en el pasillo desde la ventanilla de la puerta. Todo el mundo se levantó y miramos hacia todas direcciones, confusos.

El altoparlante del colegio sonó unas cuantas veces y supe que alguien estaba a punto de hacer un anuncio. "Todos los estudiantes y los profesores, por favor permanezcan en sus salones de clases y cierren las puertas. Esta es una situación de emergencia. Si no estás en una clase, enciérrate en la habitación más cercana. No salgan de los salones bajo ninguna circunstancia. Esta es una situación de emergencia."

Voces inundaron el salón de clase y sentí mi corazón latir erráticamente. Qué está pasando? Vi a Edward caminar a través de los estudiantes y se dirigió hacia la puerta pero el profesor Banner saltó al frente de él y cerró la puerta.

"Todo el mundo, siéntense y permanezcan en silencio!" El Sr. Banner gritó sobre las estridentes voces.

Edward lucía como si estuviera listo para echar abajo la puerta y así pudiera escapar, pero el Sr. Banner lo empujó gentilmente por el hombro y le urgió que regresara a su asiento.

Todos los estudiantes inmediatamente sacaron sus móviles y empezaron a llamar o a mandar mensajes de texto sus padres.

Vi a Edward regresar hacia nuestra mesa malhumorado y se sentó, mostrándose derrotado. Una voz retumbó a mi espalda y yo salté, alarmada por la cercanía, y me volteé para ver a Mike arrodillado debajo de mi silla, su rostro a unas pocas pulgadas del mío.

"Acabo de hablar con mi padre por el teléfono" me dijo. "Cinco prisioneros escaparon de Seattle y ahora están en nuestro colegio escondiéndose de la policía. Se cree que están armados y ahora nos tienen como rehenes."

Mi boca se abrió del asombro, no podía creerlo. "Oh Dios mío." susurré, incapaz de decir otra cosa. Pensé en Charlie, debe de estar preocupado como enfermo ahora que su única hija está siendo mantenida como rehén por criminales.

Un chico agarró a Mike por los hombros para decirle algo y me volteé hacia Edward. El frotó las palmas de sus manos sobre su rostro y parecía angustiado. Claro que lo estaba, cuatro de sus hermanos estaban en algún lugar de la edificación y él probablemente estaba asustado por su seguridad. Pero en eso recodé lo tenso que se puso antes de que la alarma sonara.

"Tú sabías" le acusé. El bajó sus manos y me miró a los ojos. "Cuando estabas viendo la puerta. Tú sabías.." mi voz se fue desvaneciendo poco a poco. Hay algo sobre él que es diferente de todo el mundo. Algo antinatural e inhumano.

"No sabes de lo que estás hablando, Bella." respondió.

Mike caminó hacia mí y posó una mano en mi hombro. "Hey, vamos a salir de aquí. Ven con nosotros. No vamos a esperar a ser matados por esos psicópatas."

Asentí con mi cabeza, pero debo admitir que estoy aterrorizada ante la idea de vagar por los pasillos mientras hay cinco criminales con armas por allí. Empecé a levantarme pero sentí una fría mano agarrarme la muñeca. Abrí los ojos como platos y me volteé para ver a Edward mirándome con reproche.

"No vas a salir de aquí" ordenó.

Sacudí mi brazo y el me liberó. "Por qué te preocupa lo que yo haga?"

"No sabes lo que hay allí afuera" Su voz sombría y severa envió escalofríos a través de mi espina.

"Y tu sí?"

Apretó su mandíbula. "No vayas."

Rodé mis ojos. Ya estoy enferma de sus juegos. Empuje mi silla hacia atrás y me levanté. "Vamos, Mike." dije mientras miraba a Edward. Edward arrugó su frente y se veía extremadamente agitado por mi culpa. Aparté mi mirada de él y dejé que Mike me guiara hacia el pequeño grupo de estudiantes que decidieron salir, a pesar de lo que el anuncio dijo.

El Sr. Banner estaba distraído con estudiantes llorosos buscando por noticias tranquilizadoras de que estarán bien, mientras nosotros nos deslizábamos a través de la puerta. Dí una última mirada hacia Edward y él todavía estaba sentado, dándome una mirada asesina. A él no le preocupa que algo me ocurra, por qué debería quedarme?

Salimos del salón de clases y miramos de un lado a otro en el pasillo, pero no vimos ningún rastro de convictos acechando, por lo que caminamos de puntillas por el pasillo y rodeamos la esquina. Todos estuvimos en una fila con nuestras espaldas presionadas a la pared. El chico que agarró a Mike antes de que éste me dijera lo que ocurría, estaba dirigiendo el grupo y yo estaba al final de la fila.

Caminamos hacia otro pasillo el cual parecía despejado, pero de pronto me estremecí y tuve un mal presentimiento sobre esto. Mi intuición me dijo que debía regresar a la clase. No debería estar aquí. Esta era una idea estúpida! Mientras estaba perdida en mis pensamientos, escuché un jadeo al frente de la fila y todos chocaron los unos con los otros. Me moví para poder mirar a través de la gente y vi a un hombre sosteniendo una pistola al final del pasillo, mirándonos.


Espero que les guste! Cada vez se pone mejor ^^

Mientras más reviews más rápido actualizo :D

- Mariale