Todos los personajes pertenecen a J.K Rowling.

Familia Rota.

—Tenemos que hablar…— dijo serio Fred

—Hermano, esto algo de pareja— le dijo George a su gemelo

—Le decía a Angelina, hermano— dijo sin perder su seriedad y sin dejar de mirarla

— ¿Qué? ¿Sabías que tu novia se desapareció justo después de salir de la cafetería? Ella es lo que te incumbe, no esto— dijo molesto

—si quieres ve tu detrás de ella, ahora lo que me CONCIERNE es con Angelina

—Uhh, esto es incomodo— dijeron Blaise y Luna a la vez pues acababan de salir de la cafetería.

—Bien, lo que le tengas que decir a MI NOVIA, se lo dirás frente a mi…y ellos— dijo señalando a Luna y Blaise que estaban a punto de irse de la escena, Luna más concentrada de lo que jamás había estado, noto como Angelina temblaba mientras se sentaba en el andén.

— ¡Vete de una vez, George! —exigió Fred ya desesperado.

—No, no me iré, es mi novia…—explicaba George e incluso se podía notar como su voz se quebraba por la tristeza y el dolor, pero no pudo terminar por que su gemelo lo había interrumpido.

—Fue mi novia primero…—dijo serio, sin ninguna emoción en su voz.

George, dolido, no sabía cómo reaccionar, era bastante obvio que no lo querían ahí ¿Por qué insistir? ¿Por qué sufrir más por alguien que ni te quiere, que solo quiere lo que uno tiene al lado? ¿Por qué insistir? Si sabía que al final no quedaría nada para él, absolutamente nada, ni siquiera su gemelo…—Bien— fue lo único que dijo mientras las lágrimas salían de sus ojos y desaparecía frente a más de un muggle.

Luna y Blaise no sabían qué hacer, como reaccionar, que decir, nada, después de varios segundos en el que los muggles pensaron que alucinaban por el frio y habían vistos a dos chicos iguales en un lugar en el que obviamente no los había siguieron con sus compras y cosas que hacer; Blaise agarro a Luna de la mano y caminaron hasta donde estaba Fred, quien no se había movido ni un centímetro, y lo agarraron del hombro, este reacciono agresivo, se soltó bruscamente de Blaise y se fue a sentar al lado de Angelina, quien se encontraba en ese momento sola sentada en el andén.

— ¿Luna, ya cumpliste tu mayoría de edad? —Preguntó sombrío Blaise, Luna simplemente asintió— Entonces, vámonos de aquí…— la cogió aun más fuerte de la mano y desaparecieron justo después de que una pareja de muggles entrara en un salón de té.

Ginny, aun en el cuarto insonoro e invisible QUE Fred Había preparado para Hermione, organizaba de aquí a allá, de allá a aquí, para hacer dormir a Deán ahí y que ni sus hermanos ni su madre le pusieran problemas, pero al caer la noche la habitación desapareció, y quedo sola en el jardín con unas mantas y varias cosillas de más. ¿Y ahora que haría?

—te lo juro, Harry la vi de pies justo aquí…— escucho Ginny de lo lejos a su hermano Ron, y lo alcanzo ver desde lo lejos brincando a un par de metros de la entradita del jardín, fuera de la esfera protectora de la madriguera.

—Estás loco, Ron— menciono Harry— ahh, Hola Ginny, Bonita noche ¿no? — empezó a decir nerviosa.

— ¿Ron? ¿Viste a Hermione? — preguntó preocupada

—Si te lo juro, desapareció justo aquí— dijo mientras brincaba en su mismo sitio y señalaba al suelo, Harry y Ginny empezaron a burlarse de las maniobras que hacia Ron mientras se explicaba, a su vez a lo lejos se veían unas luces de un auto muggle, era un taxi que estaciono justo al frente de la madriguera.

— ¿RO-Ro? — preguntó la chica que bajaba del taxi muggle

—Lavender, llegaste antes…— dijo un sorprendido Ron

—No puedo creer que de verdad la invitaras…— dijo molesta Ginny

—Este…Ginny…ella dormirá en tu habitación…—

— ¿Qué? De ninguna manera— dijo la chica

—Pues si Ginny…estaba pensando, porque pues…como Hermione no vino…— empezó a ponerse nervioso

— ¡Ro-Ro! ¡No puedo creer que si quiera la menciones!

—No, No relájate… ¡Ginny!

Angelina solo lloraba sobre el pecho de Fred Y bajo el abrazo de este mismo.

—Pero es que no lo entiendo ¿me traicionaste por Granger?

—Si Angelina, fue el año pasado…—decía sin emoción Fred

—Me dejaste por Granger, y luego de que te perdonara todo eso, vuelves y me engañas con esa muggle…— seguía diciendo Angelina

— ¿Angelina? Yo no te traicione con ninguna muggle…— le dijo preocupado Fred, apartándola lo más posible que se lo permitieron sus brazos, la sacudía y le seguía repitiendo lo mismo una y otra vez.

— ¡Deja de sacudirme así, Fred! Es decir, juegas con tres chicas a la vez, pero yo soy la indicada ¿no? si debo serlo, ¿Por qué o sino las otras dos accederían a salir con él al mismo tiempo, las dos al mismo tiempo? Yo no haría eso…

— ¿Angelina? ¿Dime de verdad que te sucede? — pregunto preocupado

—No, No lo haría, jamás lo haría…Aunque podemos ir rápidamente a la sala de los menesteres y darte lo que te hace falta… ¿por eso me engañas? ¿Cierto?

¿A la sala de los menesteres? ¿Qué le está pasando?

— ¿Angelina en qué año estamos? ¿Cómo se llama tu novio? —

—1995… y mi novio eres tu bobito—

— ¿Qué?

Fred se puso de pies, y caminaba de un lado al otro en la calle, al frente de Angelina, no sabía que la cosa era tan grave, lo único que sabía era que ella al llamar Fred a George no lo había superado, el solo quería decirle que la iba a ayudar a superarlo como amigo porque te todas formas, a pesar de ser su ex, era una persona importante en su vida, pero no, la situación está más grave…Al parecer todavía piensa que está en su último año en Hogwarts y que el todavía es su novio…

— ¿Angelina? ¡REACCIONA!

— ¿PERO QUE TE PASA? — Le exigió Angelina, ya poniéndose de pies — ¡No me confundas Fred Weasley! ¡Yo no soy ninguna de tus mocitas!

El camino de un lado a otro, preocupado, sin saber qué hacer, sin saber que ha pasado —y ¿Qué pasa con George? — Le preguntó esperanzado — ¿Qué sientes por él, por mi gemelo?

— ¿Cuál gemelo? ¿Cuál George? No conozco ningún George

Ahora si la situación se complico, tenía que hacer algo, ¿era tan fuerte lo que sentía esta chica por él? Entonces ¿Por qué se ennovio con George? Obviamente sus sentimientos le habían jugado una mala…a su mente y recuerdos ¿Qué hacer? ¿Qué hacer? No la podía dejar sola y…Así, ¿San Mungo curaría cosas como estas? ¿Qué hacer? ¿Qué hacer cuando una persona esta tan enamorada y literalmente se vuelve loca por la otra persona? ¿Qué hizo? ¿De verdad le hizo tanto mal? ¿Qué hacer cuando una persona no puede vivir sin la persona a la que ama? ¿Si no puede reemplazarlo ni si quiera con su propio gemelo? ¿Qué hacer?

—Angelina, Nos vamos a San Mungo…—

— ¿Qué? ¿Por qué? No Fred, no podemos, no nos dejaran salir de Hogwarts, y aun si lo lográramos, ellos deben de estar muy ocupados con los heridos por la guerra con El-Que-No-Debe-Ser-Nombrado y hablando de eso ¿Qué tal que hayan mortifagos?

Loca y todo, pero ella tenía razón, muchos saben o sospechan que es parte de la orden del fénix, además seguro la utilizarían sabiendo que es tan buena amiga de los Weasley y de Harry Potter, además Fred no estaba tan seguro de que en San Mungo curaran algo como eso, no estaba seguro…

—Simplemente, Vámonos…— la agarro de la mano y desaparecieron, no importaron los muggles, ya no había nadie en la calle.

—Blaise ¿Dónde estamos? — preguntó Luna

—En el Jardín de mi nuevo padrastro, he tenido bastantes, no sé si lo has escuchado…— dijo Blaise mientras con un movimiento de su varita encendía las luces (velas flotantes) y reía de su propio chiste.

— ¡Ahhhhhhhhhhhhh! ¡¿Por qué? — se escuchaba un gritó desde la casa, un grito de mujer.

— ¿Qué ha pasado? — preguntó Luna preocupada

— ¡No! — Le exigió y grito Blaise a Luna— Deberíamos irnos, de todas formas mi madre ha arruinado el final de nuestra velada— le dijo sombrío mientras la cogía fuertemente del brazo.

Luna se soltó del agarre de Blaise y salió corriendo hacia la casa, era una mansión y por lo tanto ella demoro bastante en encontrar la habitación de la señora que grito, ella corrió de habitación en habitación, cerrando y abriendo puertas hasta que la encontró, era una mujer sentada en un mueble rustico frente al fuego tomando una copa de vino, dando la espalda al marco de la puerta, al lado del sillón estaba el cadáver de un hombre, Luna lo conocía, había salido en el quisquilloso hace unas semanas, era uno de los dueños de la mayoría de locales en el callejón diagon, su padre creía que era un Zombie…pues obviamente tenía que estar vivo antes para estar así de muerto(su padre se había equivocado con este hombre), como si le hubiesen hecho una maldición imperdonable…

—Luna…— rogó Blaise al ver la escena y la expresión de Luna

La señora Zabini, se dio por fin cuenta de la presencia de los chicos y volteo su arrogante rostro— Oh…Hijo Mío…no tendrías que estar aquí…— fue lo único que dijo una muy calmada mujer

—Madre…al parecer tú tampoco…— dijo aun más sombrío Blaise.

Luna chocó con Blaise al salir, no tenía miedo, ya había visto un muerto antes, pero así no quería que terminara su primera cita…al parecer Blaise ocultaba algo…algo que ella no quería saber…salió de los terrenos de esa familia y desapareció…

—Clínica psiquiátrica, Buenas noches— le dijo una cansada secretaria muggle a Fred

—Buenas Noches, deseo que le hagan un examen a mi…amiga— dijo mientras ella miraba a su alrededor, curioseando.

—Disculpe, señorita ¿Cómo es que tienen abierto hasta tan tarde? —preguntó Angelina

—Por que los enfermos no descansan— respondió secamente

Después de unos minutos de espera, por fin salió el doctor que atendió a Angelina.

—Su Amiga, ha sufrido un trauma por algún hecho reciente, al parecer habla de magia y algo de un señor que no debe ser nombrado…—

— ¿y aparte de eso? — Le interrumpió Fred sabiendo que esa era la parte normal, el doctor lo miro coléricamente pero prosiguió…— piensa que estamos en 1995, sus recuerdos son los de ese año y al parecer ha suprimido algunas personas de su memoria por el trauma que le mencione anteriormente…—

— ¿puede curarla? —lo interrumpió de nuevo

—Claro que si, solo que se tiene que quedar aquí…—

Fred accedió, firmo un par (muchos) de papeles y dio todo el dinero muggle que tenia a la secretaria, como no era suficiente, dio varios galeones de oro a la muchacha, la cual reacciono diciendo, "podemos cambiarlo por dinero de verdad…"; para cuando ya estaba amaneciendo se despidió de Angelina y apareció en la madriguera, camino hasta la entradita y vio a Harry y a Lavender durmiendo en el pasto y sus hermanos menores peleando...siguió derecho hasta la habitación de Hermione…

— ¿Fred? — Llamo Ginny dejando hablando solo a Ronald pues siguió a su otro hermano — ¿por que desapareció?

—Porque ya no siente la presencia de la persona por al cual fue construida— fue lo único que respondió— ¿George ya volvió?

—No…

Fred no dijo nada, solo suspiro y se fue a su habitación a dormir.

— ¿Ginny? — Gritó de lo lejos una persona, era Deán.

La señora Weasley que ya estaba levantada, vio la escena, sus hijos menores habían invitados a dos personas sin su autorización, no se los iba dejar pasar fácilmente…y así llego Nochebuena, sin George y Percy en la madriguera, las peleas entre Ron y Ginny, y las peleas de estos con su madre, además de las continuas riñas que había por la presencia de Fleur en la casa

¿Ah, qué tal?

Intenso ¿no?

Jajajajajajaajajajajaxd

Espero sus comentarios mis amores :D