Viaje a las montañas

Dia uno: La invitación

-Vamos hermano, por favor…- Rogaba llorosa la menor de la familia, si le ponía entusiasmo quizás su hermano la escuchara y la dejaría ir con el.

-No, esta vez no-Contesto serio el joven. Odiaba no poder darle el gusto a su hermanita, pero tampoco se sentía capaz de llevarla lejos, no después de lo que habían vivido hace seis años. A fin de cuentas, ella era su responsabilidad.

-Tengo catorce años, me se cuidar sola-Lo mira con un puchero- Además, me enfrente junto a ti con criaturas digitales, dioses y hasta virus, ¿tanta responsabilidad es para ti que vaya a un viaje a las montañas junto a ti?

-Pequeña…-Tiernamente toco el cabello de su hermana- Tienes que estudiar, además no se si será divertido para ti-agrego con molestia el muchacho, tras ver el rostro de desagrado de la menor.

-Esta bien-Rápidamente se puso de pie para dirigirse hacia la puerta-Te odio-agrego antes de retirarse.

Le dolía mucho que la pequeña se molestara, ella ya no era una niña, pero por algún motivo a el le daba demasiado trabajo dejar de tratarla como tal.

Desde lo sucedido en el digimundo, Henry sentía que las responsabilidades como hermano habían crecido en un ciento veinte porciento.

-Te preocupas mucho ¡Moman Tai!-

-Tu lo dices por que no tienes hermanos pequeño-lo acaricia

-¡Que emoción, vamos a hacer un viaje!

-De hecho no vamos ha…- Y la pequeña criatura miro sorprendida ante tal corrección.

Era una tarde de invierno como cualquiera, todos se reían y divertían jugando video juegos y bebiendo chocolate en el apartamento de la familia Wong.

-¡Las vacaciones son geniales! ¡Realmente estoy harto de ese maldito instituto! ¡Ir de mañana todos los días, que aburrimiento!

-¡Que inmaduro que eres Hirokazu! ¿No ves que el año que viene serás todo un universitario?

-¡Huy si! Un universitario… ¿para que? ¿Para seguir con la rutina todos los días? ¿Y descansar cuando?, no todos somos tan masoquistas como tu princesita Nonaka.

-¡Dime así de nuevo y te rompo la cabeza a patadas!

-Eres muy agresiva Rika, no le tienes por que pegar a mi amigo-acoto Kenta

-¿Quieres que te patee a ti también?

-No-Contesto nervioso este.

-Bueno, bueno, no es necesario que continúen peleando chicos

-¡Si tú lo dices Ryo!-agregaron contentos ambos chicos

-tarados…

-¡Vamos Rika! No te pongas así, disfruta el momento, que la estamos pasando entre amigos.

-Takato, ellos dos son insoportables…

Habían pasado seis años de la experiencia más increíble de sus vidas, pero muchas cosas se mantenían igual al primer día, otras no. La discusiones de Hiro y kenta con la muchacha eran eternas, hasta eran normales para sus compañeros, las cuales, si algún día desaparecían, hasta serian extrañables.

-Oigan…Henry nos invito amablemente a su casa, ¿Creen correcto pelearse?

-Estoy de acuerdo con Juri- Respondió Takato algo avergonzado

-jaja, por mi no se preocupen, jaja, todos estamos perfectamente acostumbrados a esta situación, jaja-

-¿Dijiste que querías decirnos algo, no Henry?

-Así es Ryo-Miro emocionado a los muchachos los cuales lo miraban con cara de intriga y confusión-Lo que pasa es que…-saco unos boletos de su bolsillo- Mi papa hizo un trabajo informático en un hotel, fue por eso que le regalaron todos estos vales de alojamiento y pensaba seria divertido ir estas vacaciones a pasarlas a las montañas.

-¡¿A las que!?-Pregunto impactado Hirokazu

-A las montañas- Contesto calmado el joven de ojos celestes.

-¿No es peligroso ese lugar?-pregunto curioso el chico, mientras Rika lo miraba molesta

-¿Y por que seria peligroso? Tarado…

-¿Acaso tu nunca escuchaste hablar del Yeti, mujer ignorante?

-Volveme a decir ignorante y te mato, estupido

-Basta chicos, Henry nos acaba de dar una genial noticia, ¡nos iremos a las montañas! Y yo que pensé que solo limpiaría la panadería en esta semana.

-Siempre quise ir a las montañas, pero papá nunca quiso ir…-comento Juri

-Y yo-agrego Ryo

-¿Entonces hago la reserva para la semana entrante?

-¡Si!-se escucharon los gritos de emoción

-¿Y que pasa con el Yeti?

-¡Que no existe!

-¡Bueno! ¡Pero no me griten! Agresivos…

Los muchachos rieron un rato del inusual temor de su amigo, era totalmente subrealista, pero si el abominable hombre de las nieves los llegaba a atacar, ya verían que harían…

-Será complicado llevar a Guilmon, el es muy inquieto y me cuesta mucho que se quede escondido…

-Lo que plantea Takato es lógico…-Rika pensó unos segundos-¿Y si los dejamos? Podrían quedarse en algún escondite o algo…

-¡Claro, Rika tiene razón, si se quedan todos juntos no la pasaran mal!- Apoyo Juri

-Bueno, hagamos eso, a fin de cuentas eso solo una semana, ¿No?-argumento Ryo, para que los tamers decididos apoyaran la decisión.

-Perdón terriermon.

Para el no era fácil dejar a su pequeño y mucho menos verlo sollozar ante la ventana por perderse esa oportunidad. Pero no todos compartían sus escasos treinta centímetros, a fin de cuentas, es algo que tendría que aceptar.