Esto no puede ser Amor

-Acéptalo Lunático, estás enamorado. ¿Por qué eres tan necio?- Le reclama Sirius, sumergido en su sillón de piel favorito, encantado de la situación tan curiosa de su viejo amigo.

-Entiende perro tonto, esto no puedo ser amor- Le indica Remus seriamente.

- ¿Por qué lo crees así?- Le pregunta Sirius, con gran curiosidad.

- Porque me siento tan bien a su lado. No hay dolores, ni suspiros. Mi cabeza no está en los cielos. Cuando la veo sólo quiero estar a su lado y tú más que nadie sabes lo mal que ponía cuando una chica me gustaba, siempre me pasmaba y prefería salir huyendo que saludarla. – Le explica el cansado profesor, con la misma seguridad que si estuviera dictando una clase en el Instituto.

-Si tú lo dices, te lo creo – Le replica su amigo con un alto grado de sarcasmo.

-Es fácil saber que esto que siento no es amor. Al verla mi corazón no se detiene, al contrario no sé por qué late más fuerte. Complicaciones de la edad supongo.- Se defiende el licántropo nerviosamente, a la vez que recorre desesperadamente de un lado a otro la habitación.

-¡Claro , claro! A mi me pasa lo mismo cada que veo a las jovencitas en minifalda pasar por la avenida. Como dices cuestiones de la edad – Lo consuela su amigo, entre risas, y falsas apariencias.

-Esto es demasiado dulce para ser amor. ¡Entiende, entre Tonks y yo no hay complicaciones, es algo muy diferente! Jamás me había sentido así, pero no es amor.

-Lo entiendo, Lunático, lo entiendo. Ella es tan dulce que por eso te gusta mirarla profundamente a los ojos, y estar al pendiente de sus caídas para tomarla accidentalmente entre tus brazos.- Dice sonriente, no obstante al notar el enojo de su amigo decide seguirle la corriente- Pero eso no es amor, si tú lo piensas así, así debe ser.

-¡Pues claro! No tienes porque dudar siempre he sido el más inteligente de los dos, y si yo te digo que no es amor es porque lo es.

-Sí Remus, siempre has sido el más inteligente, pero no el más avispado de nosotros.

-¿Qué quieres decir con eso?- Le pregunta nervioso.

-Nada, nada, sólo pienso que deberías de dejar de pensar un poquito, y mejor concentrarte en lo que en verdad sientes.

-Me siento feliz, más fuerte, incluso más joven, desde que ella está a mi lado.

-¿Acaso esas no son pruebas suficientes de que esto que sientes es….

-Algo muy hermoso, pero no amor, ¿Verdad Sirius? Dime por favor que esto No es amor.