Hola todos/todas!!

Mil gracias todas las personas por haber tomado lectura y dejado sus comentarios respecto a los capí´tulo y en sí al fic.

Y bueno simplemente vengo a dejarle el capítulo final de éste fic :) el cual espero sea de su completo agrado.

Notas extras: la líricas en e fic proviene del tema "All I Want is you" de U2, tema que dio inspiración a la realización de éste fic.

Gracias de antemano y un gran saludo y un beso!


… … * … …

Capítulo XVIII

"Felicidad"

La causa de mayor el tumulto se derivó de diversas fotografías que se publicaron en las revistas y el internet sobre Ichigo y Rukia, la gran mayoría captaban a ese par bastante cariñosos en la ciudad de Las Vegas, que despejaban las dudas de los comunicólogos respecto al valor contingente que había tomado la relación del pelinaranja con Senna, de la supuesta relación de Rukia y Renji, así como la misma conformada por el promotor y la modelo.

Un vez que se hizo evidente la ruptura de Senna con el pelinaranja, no se hicieron esperar los degradantes comentarios de la prensa para con Ichigo y la morena, a quien incluso se tildó de diversos calificativos desagradables, a pesar de que Renji nunca tuvo nada que ver con ella, la prensa se empecinaba en que admitiera su 'ruptura' con la modelo, sin embargo en toda ocasión dejó claro que sólo era su amiga y era feliz con la persona que quería.

Respecto a la relación de Ichigo y la pelipúrpura, una vez que la prensa se enteró de los trámites de divorcio que la actriz impuso, la vida de ambos giraba en torno a todo tipo de comentarios que hacían de cada detalle de la situación un completo circo. No sólo tildaron a Ichigo de infiel, a ella de los adjetivos del oportunismo.

Sin embargo y aún cuando los asuntos legales terminaron sin muchos tropiezos, la relación del pelinaranja con Senna terminó por enfriarse en lo absoluto, hasta el grado de ni siquiera conversar algo de amistad, mucho menos en dirigirse la palabra, de las pocas veces que se llegaron a encontrar se dirigieron mirada serias, como si fueran un par de extraños.

Pasando a un ámbito laboral, la morena aún y con toda esa carga de escándalos que traía en su historial, consiguió elevar su fama, no sólo recibió una gran diversidad de contratos sobre marcas de ropa, comerciales de todo tipo de productos e incluso algunas pequeñas participaciones en series televisivas, no obstante continuó con su labor de modelo para pasarela, y entre toda su agenda tenía que alternar esa glamorosa vida para dedicarse de a viajar cuando era posible a la ciudad de las Vegas, con el único propósito de visitar al pelinaranja.

En cuanto a Ichigo, y aún después de su tumultuoso divorcio, continuó en labor de promotor, siendo el dirigente de Ganju, quien ya había sembrado más triunfos y 3 campeonatos que traían una gran satisfacción. Asistía también a reuniones entre grandes empresarios que buscaban patrocinar al moreno boxeador, así como el arreglo de buenas peleas que enaltecieran aún más la fama de ambos. Si bien había días que recibía a Rukia en su casa en la ciudad del pecado, aunque también estaban esas ocasiones en las que le tocaba a él viajar hasta Tokio y pasar tiempo con ella.

De cierta forma habían entendido que si querían que su relación funcionara tenían que sacrificar cosas por igual.

Y en una de esas tantas ocasiones, Ichigo llegó a la capital de Japón, como otro de tantos viajes que hacía, no dudó ni un momento en invitar a la morena a cenar en un lujoso restaurante de la zona.

A penas y sus pies tocaron la banqueta de la avenida y miles de flashasos les cayeron como arroyos, demasiadas miradas llenas de alegría pero algunas otras con un profundo odio, estruendosas voces y una persecución de cámaras a cualquier dirección que fueran.

Sus manos unidas en una estrecho íntimo y comprometedor, sus dedos entrelazados por ese amor que tanto se profesaban y muchos criticaban por ser obsceno y cínico, sin siquiera entender esos sentimientos. Era molesto el acoso de la prensa ante su escandalosa relación, como la tildaban los tabloides, pero que para el pelinaranja y la morena era una relación fundada de cariño, comprensión y confianza, parecía que esos factores desaparecieran de la vista de todos… o simplemente los ignoraran.

-"Casi no lo logramos…"- Dijo la morena al estar ambos dentro del restaurante, mientras Ichigo le ayudaba a deshacerse de su abrigo, entregándolo a la par al dependiente.

-"Ni modo, ese es el precio que pagamos por estar en el medio…"- Le dijo a su guapa novia al volver a tomarla de la mano, siendo ambos guiados por el dependiente hasta un rincón del restaurante, ya que allí podría gozar mejor de la tranquilidad y privacía que necesitaban.

El par de menús no tardó mucho en llegar, sus ojuelos revisaron cuidadosamente la carta y una vez determinado la elección para la cena, se les retiraron los menús. Después llegó un amable mesero que sirvió vino de cortesía para ambos, para que se deleitaran el paladar en lo que su manducatoria se les servía.

La comida no tardó mucho en llegar, ambos degustaron de excelentes filetes y un espumoso vino, entre sonrisa charlaron sobre sus respectivo trabajos, compartiendo sus anécdotas, como antes solían hacerlo. En un momento clave de la velada, el pelinaranja fijó toda su atención en la morena, quien se sintió algo incómoda con esos suspicaces ojos miel enterrados en su rostro.

-"¿Qué sucede? ¿Porqué me vez de esa forma?"- Inquirió la joven modelo con gracia.

-"Sólo que…"- Musitó a pena, deslizando su mano dentro de uno de sus bolsillos.

Ella lo observó curiosa, notaba algo de inquietud incluso.

-"Si volviera a pedirte matrimonio… ¿me aceptarías?"- Propuso con una sonrisa, a la par que mostraba aquel anillo dorado y su resplandeciente diamante, en espera de que ella dijera algo.

Dices que quieres, diamantes en un anillo de oro

Rukia echó una mirada ala joya y luego a su novio, con una faz colmada de sorpresa y las emociones tratando de contener, sentía que en cualquier momento desbordarían. Y no era para menos, no todos los días se recibía ese tipo de propuestas, y aunque en su caso era la tercera ocasión que se lo pedían, pero era la primera ocasión en la que estaba realmente segura de su respuesta.

-"Sí…"- Musitó a penas, su tranquila voz y una sonrisa dulce acompañaron su respuesta.

Se sintió lleno de júbilo, tranquilo al escucharla aceptar sin ningún tapujo o pizca de duda, finalmente había dicho que sí… después de todas las promesas que quedaron suspendidas y quebrantadas, después de tantos errores cometidos y del arrepentimiento… dijo que sí…

Pero, todas las promesas que rompimos
desde la cuna hasta la tumba

Con delicadeza tomó su mano izquierda y acomodó en su delgado dedo aquella sortija que reflejaba algo mucho más que un compromiso, un amor incondicional que duraría hasta el final de sus días. Habían aprendido también a que estar con la persona más amada, era más valioso y significativa que toda la fama o el dinero del mundo.


Cuando todo lo que quiero… eres tú…

… … o … …

Y aunque el anunció de su boda causó aún más revuelo en los medios, ninguna mal comentario les haría cambiar de parecer, no le iban a dar gusto a nadie más que sólo a ellos mismos, a su corazón y a su alma, porque era algo que ambos realmente querían sin importar quien estuviera en contra o a favor.

Dices que me darás, una autopista vacía
tesoros sólo para contemplar,
todas las riquezas en la noche,

Contrajeron nupcias una tarde de marzo, el día en que la primavera nació y los cerezos florecían al radiante día, en compañía de los amigos, de sus colaboradores en el trabajo, de familiares y algunos invitados extras, conocidos suyos, estuvieron en la ceremonia.

Jurando ante todos los presentes ser fieles en lo próspero y lo adverso, en la salud y en la enfermedad, amarse y respetarse todos los días de su vida hasta que la muerte los separara. Recibiendo los anillos como símbolo de amor y fidelidad, así como las arras que significaban el cuidado que tendrían para que no faltara lo necesario en su hogar, así como de señal de cuidado de que todo se aproveche. Cerrando su compromiso con un sutil y tierno beso que se vio acompañado de una llovizna de aplausos.

Dices que me darás, ojos en una noche cegada
un río en tiempos de sequía,
un puerto en la tempestad,

todas las promesas que hacemos

desde la cuna hasta la tumba

Una amenizada recepción, en compañía de los seres queridos de la pareja, vino y comida gourmet, sonrisas y fotografías que servirían de recuerdo.

Su primer baile en el centro de la pista. Una noche de bodas mágica. El inicio de una nueva etapa en sus vidas, como una pareja feliz, como un matrimonio que tenía la fortuna de tener felicidad, dinero, fama, salud y sobre todo amor.

¿Qué mas podía hacerles falta?... Si tenían todo lo que querían en la vida, lo más importante: a la persona amada a su lado.


Cuando todo lo que quiero… eres tú…

… … o … …

Posteriormente al evento, los titulares, sitio de internet, periódico, programas televisivos de espectáculos y las mismas revistas estaban colmados de muchísima información relacionada a esa boda. Fotografías exclusivas de cada detalle, desde el vestido de novia hasta los cocktails que tomaron los invitados, bien la gente catalogaba esa unión como aquellos que se dan en los cuentos de hadas.

Con el paso del tiempo los tabloides y la gente influenciada por los mismos dejó de oponerse a ese matrimonio, poco a poco la idea de ser escandaloso se fue desvaneciendo, pues los hechos mostraban cosas muy diversas. Y aunque aún había algunos aferrados que perjuraban que dentro de "x" cantidad de meses terminarían divorciándose, la morena y el pelinaranja terminaron por callarles la boca.

Byakuya terminó convenciéndose del buen hombre que era Ichigo, y que haría muy feliz a su hermana, después de todo, la situación estaba arreglada.

Y a los pocos meses… una noticia más alegró el hogar de los Kurosaki-Kuchiki.

Sus ojos se encontraban leyendo la información contenida en aquella hoja de papel, estaba pasmado… eso no podía estarle pasando… era tan maravilloso como para creer que le estaba sucediendo…

Miró a su bella esposa, quien se encontraba delante de él, con una ligera sonrisa adornando sus labios. El pelinaranja tomó aire y después abrió la boca un poco, tratando de soltar las palabras pero no encontraba alguna que pudiera expresar a la perfección como se sentía.

-"¿Significa que voy a ser padre?"- Preguntó y es que no le bastaba con leer lo que se tenía impreso en la papeleta, necesitaba que ella se lo dijera de su propia voz para comenzar a creerlo…

-"Por supuesto…"- Respondió con esa misma sonrisa que trasmitía calma y dulzura, ella estaba bastante contenta con la noticia, no pensó que tan pronto se convertiría en madre sin embargo ahora tenía esa bendición y estaba más que segura que esa experiencia en el proceso sería de lo más agradable.

Ichigo soltó una risita a causa de la emoción, y no era para menos, no todos los días llegas a casa con la noticia de que serás padre, y en su vida jamás creyó llegar a tener esa oportunidad sin embargo ahora la vida le sonreía aún más y dentro de varios meses tendría en sus brazos a su primer hijo o hija, para enseñarle una gran diversidad de cosas…

Soltó aquel papel sin darle importancia en donde quedaba, para ir hasta su esposa y con sus manos tomar delicadamente su rostro y depositar en sus labios un cálido y fugaz beso, para después abrazarla cuidadosamente… Rodeando con sus manos su cintura, una que conforme al tiempo iría creciendo… Rukia le correspondió el abrazo, mientras a su oído el pelinaranja murmuraba su alegría.

-"No sabes cuanto me alegra la noticia…"-

Ambos lo estaban… Con esa noticia se reforzaba aún más su amor y su relación…

Lo acontecido en sus vidas era una muestra más de que después de la tormenta, siempre viene la calma… El hecho de haber asumido sus propios errores y olvidar el orgullo les había traído de vuelta al camino de la felicidad y esperaban nunca más volver a descarrilarse.

… … * … …

F I N


Espero que les haya gustado el final :) y en sí todo el fic.

Tengo que confesar que de los 3 fic largos que he escrito, éste ha sido el que más trabajo me costó, ya que los personajes son complejos, y la historia puede girar de muchas formas, sin embargo creo que le di el giro que tenía en mente, sin dejar en fuera nada de lo que tenía previsto añadir al fic y espero que lo hayan disfrutado tanto como yo al escribirlo.

No me queda más que agradecerles a todas las personas que siguieron cada capítulo y el fic en general, así como haberme hecho saber su opinión en casa entrega, sus comentarios me motivaron mucho y fueron de gran ayuda en mis momentos de bloqueo total.

Espero vernos pronto en otro fic, el cual aún estoy todavía pensando su subirlo o no, aunque ya veremos.

Una vez más gracias. Un beso y un saludo a todos y todas.